Animales

Características del Bulldog Francés

Pin
Send
Share
Send
Send


El perro bulldog Francés se caracteriza por ser un perro bastante ruidoso, ¡no por sus ladridos! Y es que esta raza, tiene una respiración muy fuerte. Y si… ¡También ronca!Otros rasgos que le diferencian son sus ojos saltones, la cara chata, y las orejas de murciélago.

Comencemos… ¿Qué datos básicos tienes que saber?

  • Altura: Normalmente suele rondar los 30 cm
  • Su peso suele rondar los 8-14 kg
  • El pelaje puede ser de un solo color o incluso atigrado
  • El Bulldog Francés, está considerado como un perro de raza pequeña

Historia del perro Bulldog Francés

Una de las creencias más extendidas, es la que dice que el Bulldog Francés se creó a partir de varios cruces entre perros Bulldog Inglés y pequeños Terriers.

También cabe destacar que la raza, ¡se hizo muy popular en poco tiempo! También se dio la tendencia de reunirse en bulevares y cafeterías para intercambiar consejos y ver cómo podían mejorar la raza.

Si no diferencias a los bulldog Francés, de los Terrier, no te pierdas el artículo sobre las diferencias entre el bulldog Francés y los Boston Terrier.

Los Bulldog Franceses, ¿Son cariñosos?


Aunque a veces el Bulldog Francés ha tenido fama de agresivo, el carácter del Bulldog se caracteriza por ser listo, sensible, dócil, y afectuoso.
Es una raza muy tranquila, especialmente recomendada para personas mayores y niños. Si te gusta acariciarle, ¡le encantará! Y es que es una raza especialmente mimosa.

Reconocer a un perro de la raza Bulldog Francés

El bulldog Francés se caracteriza por ser un perro musculoso, compacto, con una cabeza muy ancha y cuadrada, con la piel con pliegues y arrugas. Sus orejas son de tamaño mediano anchas en la base y muy redondeadas en los extremos.
Su pelaje es corto, suave y brillante, en cuanto al color puede ser de un solo color, o atigrado.

Cu > (Foto via: imagexia)

(Foto via: solobulldogfrances)


La verdad es que para mantener a tu Bulldog Francés en el mejor estado, ¡no vas a necesitar mucho! Es una raza que se adapta muy bien a cualquier tipo de vida, y además, ¡no necesita mucho ejercicio! Aunque, recuerda que debes sacarle todos los días a pasear.
En verano es mejor que le tengas en lugares fresquitos, y es que, ¡no soporta bien el calor!

Problemas de salud son frecuentes en los Bulldog Francés

El mayor problema de los Bulldog Franceses es sin duda el cáncer, no obstante este problema no es tan común como el sobrepeso.

¿Cómo evitar que tu perro tenga sobrepeso? Ten cuidado con la cantidad de pienso que le estás proporcionando. Ya que un exceso en el peso, podría desencadenar:

  • Dificultades respiratorias
  • Complicaciones cardíacas
  • Problemas dorso/vertebrales

¿Te gustan los Bulldog Francés? ¿Te animas a comprar o adoptar a un nuevo amigo?

Características del Bulldog Francés

  • Altura a la cruz: alrededor de 30 cm
  • Peso: de 8 a 14 kg.
  • Capa: atigrada o blanca y atigrada
  • Promedio de vida: doce años
  • Carácter: activo e inteligente
  • Relación con los niños: excelente
  • Relación con otros perros: se interesa poco por sus congénres, puede mostrarse celoso
  • Aptitudes: perro de compañía
  • Necesidades del espacio: puede vivir en el interior de la vivienda
  • Alimentación del Bulldog Francés: de 200 a 300 g. de comida seca completa por día
  • Arreglo: ninguno
  • Coste mantenimiento: moderado

El Bulldog Francés es un perro de compañía. Ni más ni menos. No fue criado para cazar aves en el campo ni para meterse en madrigueras de conejos. Es listo y refinado y fue criado para hacer compañía al hombre. De todas formas, el que le agrade sentarse en el sofá con su amo y ver la televisión mientras le metemos una golosina ocasional en la boca no quiere decir que no le guste la diversión o que no sea activo.

Se considera al Bulldog Francés como el payaso del mundo canino. Algunos perros tolerarán llevar puesto un sombrero de papel y sentarse frente a un pastel de cumpleaños mientras les sacan fotografías, y otros perros llevarán una gorra y una camiseta y permitirán que sus jóvenes amas les lleven en un carrito para bebés. El Bulldog Francés disfruta con estas bufonadas y participa en ellas plenamente. Le gustan los sombreros, las gorras y las orejas de Mickey Mouse y le encanta el collar que ha formado parte de su vestimenta desde finales del siglo XIX. También le gustan las gafas de sol de cualquier tamaño. Le gusta montar en vehículos, y podrá ver fotografías de Bulldog Francés en carretillas, coches, carritos y bicicletas. Algunos Bulldog Francés tiran de carretones, o bien van montados en ellos. También les gusta hacer cosas en pareja. Si a un Bulldog Francés le agrada disfrazarse para celebrar un cumpleaños, le gustará tener otro Bulldog Francés a su lado (que, por supuesto, también vaya disfrazado). No hay nada mejor para un Bulldog Francés que disfrute reclinándose al lado de su amo en el sofá por la tarde que el que otro Bulldog Francés se recline sobre él.

El estándar inglés apunta que es vivaz, afectuoso e inteligente. El americano ofrece muchos más adjetivos: son compañeros con un buen comportamiento, adaptables y cómodos, con una naturaleza afectuosa y un talante equilibrado, es generalmente activo, está alerta y es juguetón, aunque no excesivamente bullicioso.

En algunos países se admite su participación en pruebas de obediencia, en cuyo caso su actuación es muy correcta. Pocas cosas hay mejores que ver a un Bulldog Francés saltando por encima de las vallas. Si adiestra a su perro para la obediencia debería inscribirse en un club de adiestramiento donde dispongan de las instalaciones y requisitos necesarios y debe trabajar un poco cada día con su perro para tener éxito.

El Agility es la actividad canina con un mayor auge y los Bulldog Franceses pueden participar en este activo deporte. Asista a una prueba de este tipo y vea si es la adecuada para su perro, ya que supone un gran ejercicio tanto para el perro como para el presentador. Al igual que para la obediencia, es interesante formar parte de un club que disponga de las instalaciones y utensilios necesarios.

Una gran ventaja del Bulldog Francés sobre muchas otras razas es que su acicalado es mínimo y consiste, principalmente, en un cepillado semanal. Hágalo con un cepillo o un guante de cerdas. Báñelo cuando sea necesario y limpie los pliegues de su cara con un trapo húmedo. Deberíamos cortarles las uñas aproximadamente cada tres semanas. Si no puede hacerlo, llévelo al veterinario o a un peluquero canino. Una vez al mes quizá quiera colocarle en el fregadero y bañarle. Esto hará que los pelos muertos queden más sueltos, así que cepíllelo concienzudamente tras el baño, ya que así eliminaremos los pelos muertos de la parte más profunda de la capa. Un buen momento para cortarle las uñas será tras el baño, ya que estarán más blandas y serán más fáciles de cortar. Puede que quiera cortarle los bigotes, ya que esto le conferirá un aspecto pulcro y limpio. Séquele con una toalla o con un secador y, si el día es cálido, quizá quiera dejar que se seque en el patio o el jardín.

Si va a presentar su Bulldog Francés en las exposiciones caninas de belleza, quizá quiera aplicar una pomada u otro producto sobre su pelaje para que éste tenga mejor lustre. El corte de pelo para un Bulldog Francés de exposición será mínimo y el único objetivo es de darle un aspecto pulcro.

¡Voilà! ¡Ya ha terminado! Los perros de capa corta son de fácil mantenimiento y los que tenemos uno lo apreciamos.

El Bulldog Francés es una de las razas braquicéfalas (de cara y hocico cortos), en este grupo se incluyen el Bulldog Francés, el Boxer, el Pug y el Boston Terrier. Estas razas tienen unos orificios nasales anormalmente pequeños y un paladar relativamente largo. Los perros prefieren respirar por la trufa, y para estas razas esto resulta más difícil debido a sus pequeñas narices.

Todas las razas braquicéfalas, debido a sus estrechas aperturas nasales, on muy susceptibles al frío y al calor. No debemos permitir que el Bulldog Francés realice un ejercicio agotador en verano y nunca debemos dejarle dentro de un coche aparcado al sol. Igualmente, si el clima es frío, su amiguito no permanecerá fuera de casa mucho tiempo.

Los Bulldog Franceses tienen una cola muy corta y enroscada y pueden ser propensos a la repleción de las glándulas anales. El perro tiene dos glándulas anales a ambos lados del recto. Debido a la cola enroscada, resulta más difícil la evacuación de dichas glándulas en el Bulldog Francés que en otras razas. Cuando lleve su perro al veterinario para un chequeo, debería hacer que le examine las glándulas anales para ver si es necesario vaciarlas.

La degeneración prematura de los discos intervertebrales puede suponer un problema en esta raza. Los síntomas son un cuello estirado o tieso, cojera de las patas anteriores o posteriores y pérdida del control sobre la vejiga de la orina. Si aparece este problema deberá ir al veterinario, y el tratamiento consistirá en la cirugía o la administración de fármacos.

Los partos normales son raros debido al gran tamaño de la cabeza y al pequeño diámetro pélvico, y casi siempre se deben realizar cesáreas. Las cataratas juveniles también pueden suponer un problema. Se trata de una enfermedad hereditaria y debería preguntar al criador si este problema afecta a su línea.

Debe tener un buen veterinario que conozca la raza y sus problemas de salud. El buen primer propietario de un Bulldog Francés estará informado de los varios problemas que pueden afectarle. Desgraciadamente, la mayoría de los perros de pura raza son propensos a padecer ciertas enfermedades, y el Bulldog Francés no supone una excepción. No tema preguntar al criador sobre estos y otros problemas que pueden afectar a la raza.

Si deseas saber más sobre el Bulldog Francés te recomendamos la publicación de la editorial Hispano Europea Bulldog Francés Serie Excellence:

Personalidad

El bulldog francés es un perro de casa de temperamento apacible que se siente realizado siendo el centro de atención. De hecho, la exige. Este perro es ideal para un hogar unipersonal, puesto que podría competir por tu atención con los demás miembros de la familia. El bulldog francés no ladra mucho, solo cuando encuentra una verdadera causa de excitación.

Convivencia

El bulldog francés puede ser feliz en cualquier tipo de casa. Esta raza es adecuada por la vida en la ciudad, porque no necesitan patios grandes. No va a ser un compañero para salir a correr, pero siempre estará dispuesto a salir para pasear a paso ligero. El bulldog francés no necesita mucha comida, y su pelo corto es fácil de limpiar. Es necesario limpiarle las arrugas faciales con regularidad. El bulldog francés resopla y ronca, aunque en cierto modo es parte de su atractivo. Prefiere pasar el tiempo en casa recibiendo toda tu atención.

A principios del siglo XIX, encajeros procedentes de Inglaterra partieron para Francia en busca de trabajo. Llevaron consigo los bulldogs más pequeños para tenerlos en las granjas como compañía y para ahuyentar a las ratas. En aquellas comunidades agrícolas del norte de Francia, la popularidad de este robusto perro ascendió enseguida. De hecho, los criadores de bulldog establecidos de Inglaterra estaban contentos por perpetuar esta "nueva" raza vendiendo sus perros demasiado pequeños a los franceses.

Este perro es muy conocido por ser un compañero doméstico muy de moda presente en hogares de clase alta y de la realeza. Un bulldog francés, asegurado por la increíble suma (en la época) de 750 dólares, viajó a bordo del Titanic. A finales del siglo XIX y principios del XX, el bulldog francés se consideraba un perro de la alta sociedad, la raza sigue atrayendo a la gente que aprecia la elegancia por encima de todo.

Origen del bulldog francés

En la segunda mitad del siglo XIX, durante la revolución industrial, muchos obreros ingleses migraron a Francia. Una gran parte de esos obreros provenía de la ciudad inglesa de Nottingham, donde eran muy apreciados los perros bulldog y que fueron llevados a Francia por sus propietarios. Algunos de esos bulldog eran de tallas muy reducidas y algunos también tenían las orejas erectas, condición que no era muy apreciada en Inglaterra. En Francia, sin embargo, los pequeños bulldog de orejas erguidas causaron sensación, especialmente entre las mujeres. Por tanto, los comerciantes de mascotas se encargaron de importar más y más de esos pequeños bulldog que ya empezaban a conocerse como bouledogue Francais o bulldog francés.

Para finales del siglo XIX, los criadores franceses ya habían conseguido criar de forma consistente esos perros pequeños con "orejas de murciélago" y algunos bulldog franceses habían sido adquiridos por familias de alta alcurnia. Es a partir de entonces que la raza cobró mayor protagonismo en la cinofilia francesa y tuvo mayor difusión en el extranjero. El favoritismo de las clases privilegiadas por estos perros ayudó a catapultar la raza, que luego fue exportada a América, donde alcanzó bastante popularidad.

Hoy en día el bulldog francés es un perro conocido en casi todo el mundo y muy apreciado como mascota y compañero. También se lo puede encontrar en exposiciones caninas de todo el mundo, y alguno que otro se desempeña como perro de terapia.

Características físicas del bulldog francés

El peso de estos pequeños bulldog no debe ser menor a ocho kilogramos ni mayor a 14 kilogramos, tanto para machos como para hembras. El tamaño no está indicado en el estándar de la raza, pero debe ser proporcional al peso. Obviamente, son perros pequeños. Este bulldog es un perro robusto y de huesos sólidos a pesar de ser pequeño y regordete. Es un típico molosoide pequeño.

La línea superior del cuerpo de este perro se levanta a nivel del lomo y luego desciende bruscamente hacia la cola. La espalda es ancha y musculosa, el lomo es ancho y corto, y la grupa es oblicua. El pecho del bulldog francés es cilíndrico y profundo, con el antepecho muy amplio. Los flancos son levantados a nivel del vientre, pero no llegan a adquirir forma agalgada.

El bulldog francés tiene la cabeza ancha y cuadrada, con pliegues y arrugas en su piel. La cara es achatada y el stop muy marcado. La nariz es ancha, muy corta y levantada. Los ojos oscuros, grandes, redondeados y levemente saltones tienen expresión despierta. Las orejas son medianas, anchas en la base y redondeadas en su extremo. Son erectas y de inserción alta.

La cola de este perro es corta de nacimiento y de inserción baja. Gruesa en su base, su porción central puede ir anudada o doblada naturalmente para terminar en punta. Aún cuando el bulldog está activo, lleva la cola por debajo de la horizontal.

El pelo de este bulldog es muy hermoso y llamativo. Es raso, apretado, brillante y suave. Según el estándar racial publicado por la Federación Cinológica Internacional (FCI), el pelaje puede ser de color leonado o leonado atigrado, con parches blancos.

Carácter del bulldog francés

El temperamento de los bulldog franceses corresponde perfectamente al de los perros de compañía. Estos perros son amigables, juguetones, muy sociables y dulces. Se puede decir que son los perros falderos perfectos. Estos bulldog tienden a socializar fácilmente ya sea con gente, perros u otros animales. Suelen llevarse muy bien con niños, pero pueden ser muy demandantes de compañía y mimos para niños muy chicos. A pesar de eso, es importante socializar a estos perros desde temprana edad para evitar que se vuelvan tímidos cuando son adultos.

Esta raza no tiende a ser muy problemática, pero por su gran necesidad de compañía puede desarrollar ansiedad por separación con cierta facilidad. Eso significa que el bulldog francés puede convertirse en un perro destructor si se queda solo por períodos prolongados. Éste no es un perro para dejar aislado en un cuarto, el patio o el jardín.

Por otra parte, estos perros pueden ser excelentes mascotas para la mayoría de las personas. Por su carácter amigable y sociable, llegan a ser excelentes mascotas para familias con niños grandes y personas solas. Sin embargo, hay que considerar que demandan mucha compañía y son muy juguetones, así que no son adecuados para gente que pasa la mayor parte del tiempo afuera. También son buenos perros para propietarios primerizos, siempre que estén conscientes del tiempo que le deben dedicar a sus mascotas.

El cuidado del pelo es más fácil y sencillo que en otras razas caninas de compañía, ya que su pelo corto no demanda muchas exigencias. Suele ser suficiente con el cepillado semanal para remover el pelo suelto y el baño ocasional, sólo cuando el perro está sucio o una vez por mes. Sin embargo, hay que limpiar con frecuencia las arrugas de su cara, para evitar que se acumule suciedad en ellas. Para esto basta con limpiar suavemente con un trapo húmedo y luego secar también con suavidad.

Los requerimientos de ejercicio son bajos para el bulldog francés. Aunque es un perro muy juguetón, se cansa rápidamente y puede hacer la mayor parte del ejercicio físico dentro de casa. Aún así es aconsejable brindarle un paseo moderado a diario para estimular su mente y permitirle socializar, y ofrecerle algún tiempo de juego no intenso. Por su nariz achatada, el bulldog francés no tolera bien los climas cálidos y puede ser hipersensible a la anestesia. Tampoco es bueno permitirle o forzarlo a hacer ejercicios intensos, ya que puede sufrir de un choque térmico con facilidad.

No es un buen nadador, por lo que importante supervisarlo constantemente si hay piscinas, lagos o cuerpos de agua cerca. Los bulldog franceses suelen tener problemas para nadar, ya que sus cabezas son muy pesadas en proporción al resto de sus cuerpos, y pueden ahogarse con facilidad.

Estos perros se adaptan con mucha facilidad a la vida en departamentos y en grandes ciudades, por lo que pueden ser excelentes mascotas para la mayoría de las personas cosmopolitas. Sin embargo, hay que tener en cuenta que sus necesidades de compañía son muy altas y no pueden quedarse solos por mucho tiempo ni vivir aislados en un cuarto, un jardín o un patio. Estos perros necesitan compartir con sus familias la mayor parte del tiempo.

Educación del bulldog francés

Esta es una de las razas que no destacan en el adiestramiento canino y muchos entrenadores de "la vieja escuela" catalogan a los bulldog franceses como perros tercos y dominantes. Sin embargo, la verdadera razón por la que es difícil entrenar a estos perros es porque no responden bien al adiestramiento tradicional.

En cambio, cuando se los entrena mediante adiestramiento con clicker, u otra variante del adiestramiento en positivo, los bulldog franceses pueden aprender con facilidad. El único aspecto que puede tomar más tiempo que para otras razas es la educación del perro para ir al baño, porque estos pequeños perritos necesitan ir con más frecuencia que perros de razas medianas o grandes.

Salud del bulldog francés

Lastimosamente, el bulldog francés es propenso a varias enfermedades de perros, muchas relacionadas con su hocico achatado. Entre las más frecuentes se encuentran: narinas estenóticas, paladar blando elongado, degeneración de disco intervertebral y hemivértebra canina. Con menor frecuencia también se diagnostican en esta raza: displasia de cadera, luxación patelar, entropión, distiquiasis, cataratas y sordera.

#1 Perro de talla pequeña

Por lo general sólo alcanzan los 30 centímetros de altura. Digamos que no es un perro ni muy grande ni muy pequeño, varía también en función de si son hembras o machos pero por lo general suelen tener un tamaño estándar. A veces algunos propietarios piensan que su bulldog francés no es igual que otros que ve pero es que no tiene porque ser exactamente iguales, depende mucho de los padres y de sus características físicas.

#2 Peso estándar

Aunque sean perros de talla pequeña, su peso oscila entre 10 y 15 kilos, por lo que pueden llegar a ser perros de «peso medio». Su peso ideal es para hembras sobre los 11kg y para los machos sobre los 13kg. Esta es una característica que también varía mucho en relación a su genética y también a su alimentación ya que es una raza que que en ocasiones tiende al sobrepeso si no se le alimenta correctamente o no hace el suficiente ejercicio físico.

#3 Cara con líneas bien definidas

Si miramos la cara del bulldog francés observamos que en su mandíbula y su nariz se puede dibujar una línea recta imaginaria perfectamente. Las orejas deben de ser altas, rectas y redondeadas en la punta (también llamadas orejas de murciélago) son móviles y las usan para manifestar sus sentimientos. Son perros chatos con la cara aplastada como también lo son el carlino o el bostón terrier, es decir, no tienen el morro largo sino corto.

#4 Paticorto

Los frenchies son perros de patas cortas, pero de robustos huesos y pies compactos. No te dejes engañar por el menor tamaño de las patas, bien entrenados pueden llegar a dar saltos y carreras que, a priori, estarían fuera de su alcance. También varía en relación a su genética y antecedentes, pero lo normal es que tengan patitas cortas y no largas como el boston terrier.

#5 Cola corta

Los frenchies tienen la cola corta, como máximo su tamaño tiene que llegar a tapar el orificio anal y nunca tiene que estar más alta que la espalda. Algunos bulldog francés presentan cola más larga debido a los cruces genéticos que a veces hacen particulares o criadores, pero no es lo normal.

#6 Multitud de colores

Existen bulldogs francés en multitud de colores. De acuerdo con su estándar, los colores reconocidos incluyen atigrado (brindle), leonado (fawn), negro, blanco con manchas (vaquita) y la mezcla de los anteriores. Ahora puedes encontrar los frnechies en colores tan raros como azul y chocolate.

# 7 Perro de interiores

El bulldogs francés no puede vivir al aire libre. Debido a su síndrome braquiocefálico (hocico corto) no puede regular su temperatura corporal y se recalientan fácilmente. Debes tener mucho cuidado de mantener a tu frenchie en lugares frescos en los meses de más calor. Es un perro al que le encanta estar en casa protegido con su familia y aunque también son muy juguetones y les encanta salir a la calle en invierno por el frío y la lluvia se vuelven algo más perezosos.

Esta raza es muy mimosa y requiere mucha atención. No te dejarán en paz cuando te sientas en el sofá u ocupas su lugar de descanso. Además, son perfectos para niños, ya que aguantarán todas los «juegos» típicos de los niños. Reclaman todo el rato atención y si no les haces caso seguro que te acaban dando con la patita o chupando para que les acaricies un buen rato.

#9 Sociable

Que los frenchies son sociables lo sabe cualquier dueño de uno de estos perros. Siempre con ganas de «hacer amigos», si están bien educados, son de las razas más sociables y obedientes que existen. Es importante relacionarlos desde cachorros y socializarlos ya que se divertirán mucho con otros perros y humanos ya que también les encanta saludar a todas las personas que se cruzan.

#10 Carne de veterinario

Es una raza delicada, tenemos 3 bulldog francés, y no los cambiaríamos por nada en el mundo, pero el perro que te sale «malo», puede llegar a que te arrepientas de haberlo comprado o adoptado. Lo primero es conocer varios consejos antes de comprar un bulldog francés y después conocer sus enfermedades, para que estés preparado ante cualquier problema.

La mejor raza de perro, el bulldog francés

Que podemos decir nosotros de estos adorables perritos, son únicos y los elegiríamos una y otra vez pese a que en ocasiones hemos pasado malos momentos como operaciones, alergias y otras enfermedades. El bulldog francés tiene más cosas buenas que malas sin duda, pero es importante elegir un buen criador para no sufrir por ellos cuando vienen con problemas.

¿Y tú tienes un bulldog francés o te gustaría tenerlo? Si decides tener uno no te arrepentirás porque es un perro estupendo, divertido, cariñoso y más bueno que el pan, seguro que alegrará tu hogar. Si te ha parecido interesante este artículo déjanos un comentario y compártelo en tus redes sociales favoritas.

Pin
Send
Share
Send
Send