Animales

Periódico de Ibiza y Formentera

Pin
Send
Share
Send
Send


También conocido como pseudociesis , el embarazo psicológico o utópico es un padecimiento que incluye características auténticas de un embarazo real, pero no hay ningún feto en el saco embrionario.

Esto hace que una mujer crea estar embarazada y presente los síntomas que avalen esta presunción, incluyendo malestares, ausencia de la menstruación e incluso aumento del volumen abdominal. Estos síntomas podrían durar semanas, los 9 meses que dura el embarazo e incluso años.

Sin embargo, no hay embarazo, se trata de un trastorno psicológico bastante interesante. La razón es que no se trata de una mujer fingiendo estar embarazada, o simulándolo. Sino que su deseo consciente y subconsciente es tan fuerte que termina por traducirse en lo que parece un embarazo pero no lo es.

En este sentido , sería muy interesante saber qué tan común es el embarazo psicológico, cuáles son sus causas, sus síntomas específicos y cómo puede ser tratado.

Es importante destacar que no solo las mujeres presentan este tipo de síntomas, también ha sido evidenciado en perros y menos comúnmente en hombres.

¿Qué tan común es un embarazo psicológico?

No es un padecimiento común , pero podría pasarle a cualquier mujer.

Las estadísticas no son concluyentes, algunas establecen que sólo 1 de cada 22.000 mujeres sufren de este padecimiento. Sin embargo, otras dicen que 1 de cada 30.000 mujeres lo padecen.

Sea cual sea la incidencia entre estos números, sucede en casos absolutamente extremos.

En casos históricos, la inc >. Sin embargo también se ha presentado en mujeres mayores e incluso en mujeres con la menopausia. El factor común entre todos estos embarazos son mujeres con muy altos niveles de estrés por no poder concebir un niño.

Históricamente, el número de embarazos psicológicos ha disminuido con el pasar del tiempo. Esto se debe a que ahora hay muchas opciones mediante las cuales una mujer puede quedar embarazada, y estas técnicas de reproducción asistidas han disminuido considerablemente el estrés en esta área.

¿Qué causa un embarazo psicológico?

La primera causa de un embarazo psicológico es el estrés por presión. Esta puede venir de muchas fuentes, una mujer puede estar presionada por un grupo de amistades, sus familiares y agentes externos que la hagan sentir que debe estar embarazada para ser aceptada.

La presión puede venir incluso de su pareja que al contraer matrimonio desee establecer una familia rápidamente.

Incluso se puede presentar en casos de culpabil >. Hay casos en los que una chica ha quedado embarazada por miedo al embarazo o por culpabilidad tras haber mantenido relaciones sexuales sin protección. Es decir, se desarrolla tanta “paranoia” por la relación sexual tenida que la mujer podría asegurar estar embarazada y esto se refleja en su cuerpo como tal.

También se toma como causa la amenorrea . Esto cuando una mujer no tiene su período menstrual o lo tiene de manera irregular y es el símbolo de otros padecimientos más serios y dignos de estudio.

Es correcto suponer que una mujer que no tiene control de cuándo viene su menstruación y tiene relaciones sexuales constantes pueda creer que está embarazada en cualquier momento. Al ejercer esta presión en su mente, puede contraer un embarazo psicológico.

La pseudociesis es un padecimiento totalmente mental . Está en el cerebro de una mujer y es provocada sólo por esto. No existen causas biológicas que puedan desencadenar un embarazo de este tipo.

La Organización Reproducción Asistida llama “gestación ausente” a este padecimiento y establece que se da generalmente en edad reproductiva en mujeres que tienen algún tipo de problema psicológico y que sufren ansiedad por no poder concebir de manera natural o artificial.

Muchas mujeres estériles han presentado este tipo de embarazo luego de muchas veces de intento de embarazarse sin éxito.

Otras causas posibles están relacionadas con la principal, sin embargo hechos específicos pueden desencadenar el ataque mental que desarrolle el embarazo psicológico. Estos hechos pudieran ser:

  • Depresión
  • Baja autoestima
  • Soledad
  • Abuso sexual durante la infancia
  • Grandes focos de estrés emocional
  • Infertilidad
  • Abortos espontáneos
  • Proximidad a la menopausia
  • Perfeccionismo

¿Cuáles son los síntomas de un embarazo psicológico?

Como se mencionó, los síntomas de una pseudociesis son similares a los de un embarazo normal. Entre estos síntomas se encuentran:

1.- Ausencia de la menstruación o amenorrea:

Es uno de los principales indicadores de que una mujer está embarazada. Se caracteriza por la desaparición total o parcial de la mujer a partir de la concepción. Es de esta manera como las mujeres que sufren pseudociesis están alertadas de que pudieran estar embarazadas.

2.- Nauseas matinales y antojos:

Tal como cuando una mujer está embarazada realmente, un embarazo psicológico podría acarrear nauseas e incluso vómitos como síntoma y también antojos con respecto a hábitos alimenticios. De esta manera, la mujer también puede presentar dolor de cabeza, acidez y sensación de pesadez en las piernas.

3.- Aumento del tamaño de los senos y producción de leche:

Todo el organismo de una mujer que sufre pseudociesis está preparándose para tener un hijo, por tanto sus pechos están preparándose para amamantar al bebé, aunque este no sea real. La razón es que el padecimiento modifica las glándulas mamarias de tal forma que puedan segregar leche y calostro . Es por esto que sus pechos crecen y producen leche materna tal como en un embarazo normal.

4.- Sensación subjetiva de movimientos fetales

El embarazo psicológico puede incluso generar la impresión de que el bebé está creciendo dentro del vientre de su madre, y este patea y se mueve. Por supuesto, muchas mujeres con este padecimiento han expresado que sienten al bebé moverse dentro de sí .

Sin embargo, ninguna persona externa que toque su vientre siente al bebé. Esto es un movimiento generado en su mente que da sensación de hiperrealismo.

5.- Aumento del volumen abdominal

El vientre de una mujer con embarazo psicológico se distiende modificando la postura de la misma. La acumulación de ciertos líquidos, incluyendo el amniótico, hace posible esta distensión. Esto se presenta meses después de diagnosticado el embarazo psicológico, tal como en uno real. La distensión de los músculos del abdomen ha permitido crecimientos sorprendentes en el vientre de una mujer aunque no haya un bebé dentro de ella.

6.- Falso positivo en pruebas de embarazo

Esto es específicamente en pruebas de embarazos caseras. Es común que el embarazo utópico de como resultado positivo en las pruebas hechas en casa. La razón es, que estas pruebas miden las gonadotropinas en el organismo secretadas en la orina. Según la presión que se ejerza mentalmente al organismo, es posible que esta hormona alojada en el hipotálamo se desencadene en grandes dosis.

7.- Aumento de peso y lordosis

Este aumento ha demostrado ser incluso mayor al de los embarazos reales. La barriga puede incluso tomar forma semejante a la del vientre de una mujer embarazada y es posible que el peso haga que la Columna lumbar se curve hacia dentro producto del peso, a ese fenómeno se le denomina lordosis.

8.- Contracciones intrauterinas

De la misma forma, una mujer con embarazo utópico puede creer que está a punto de dar a luz. Esto se debe a que las contracciones son tan fuertes como en un embarazo natural. La diferencia es que estas no van acompañadas del rompimiento de fuente y del parto propiamente.

9.- Trastornos del sueño

El más común de ellos es el insomnio, esto también es producto de su estado de ansiedad. De la misma manera, pueden desarrollar paranoias serias por el cuidado de su estado de embarazo o la necesidad de librarse de él.

10.- Necesidades emocionales ocultas

El común denominador en las mujeres que quedan embarazadas de esta forma es una necesidad emocional oculta que se expresa en síntomas físicos. Estas mujeres responden a un perfil de profunda carencia de afecto, necesidad de aceptación social, temor e inseguridad con respecto a las relaciones sexuales y el embarazo o depresión por profunda soledad.

La depresión en sí, suele ser la base de todos los embarazos psicológicos. Y pese a que estar deprimido es algo bastante común entre las personas, la exposición prolongada a este tipo de sentimientos y comportamientos llevan a padecimientos más serios.

En segundo lugar, la ansiedad y la angustia pueden hacer que cualquier mujer se “crea una mentira muy real” y termine teniendo un embarazo de este tipo. Es por esto que es importante revisar las causas detrás del padecimiento, pues al tratar la sintomatología los efectos desaparecen.

¿En qué se diferencia un embarazo real de uno psicológico?

Realmente, es fácil confundir un embarazo utópico con uno real, pero hay ciertas señales que pueden librar esta confusión:

  1. En un embarazo real se produce la hormona Gonadotropina Corionica (BhCG) , mientras que en uno utópico esta hormona no está presente como tal. La razón es que esta hormona es producida por la placenta durante la gestación, si no hay placenta, la hormona no estará presente.
  2. Cuando el vientre de una mujer embarazada realmente crece el agujero del ombligo desaparece, es decir, el ombligo “se sale”. Esto es producto de la presión que ejerce el saco embrionario en el ombligo, cosa que no sucede en un embarazo psicológico porque no hay ningún saco que ejerza la presión.

¿Qué hacer en caso de sospechar un embarazo psicológico?

Si una mujer sospecha que su embarazo podría ser psicológico, el primer paso a seguir es observar las características de su embarazo y acudir a un médico inmediatamente.

Seguido de esto, debe realizarse una prueba de embarazo en un laboratorio. Específicamente una prueba de sangre que es la que realiza el conteo de la BhCG y define si coincide con los niveles de hormona presentes en el cuerpo de una embarazada

La mujer también debe realizarse una ecografía abdominal para demostrar si el útero está vacío o si en efecto el embarazo es real.

También se debe revisar los efectos secundarios de algunas pastillas. Se ha confirmado que algunos fármacos pueden detener o inhibir la producción de dopaminas y esto puede generar los síntomas de un embarazo falso que una mujer podría confundir.

Por último, las mujeres que presentan secreción de leche en sus senos deben realizar estudios en sus senos que descarten la presencia de un tumor en la glándula hipófisis. Esta es la encargada de la producción de leche en las mamas.

¿Cuál es el tratamiento para el embarazo psicológico?

Luego de diagnosticado el embarazo psicológico, la mujer debe ser inmediatamente remitida a un psiquiatra para tratar sus síntomas psicológicos y tratar con su ansiedad y depresión. El acompañamiento es fundamental en este punto, ya que las mujeres que sufren este tipo de decepción tienden a empeorar sus síntomas.

El tratamiento en si consiste en primer lugar en convencer a la mujer de que no está embarazada y que todo ha sido producto de su imaginación. Esto es realmente difícil pues la pseudociesis es simplemente un mecanismo de escape mental para un estado constante de estrés y adversidad psicológica.

En segundo lugar, se realizan terapias psicológicas progresivas. Además, se les recomienda a las mujeres que sufrieron embarazos utópicos, asistir a grupos de ayuda y a terapias individuales así como compartir sus emociones y experiencias con amigos o familiares. Esto es por la necesidad de apoyo de otras personas para que no se agraven más los síntomas de depresión y ansiedad.

Los expertos reflejan que más que atacar el embarazo psicológico se debe tratar el trastorno en la personalidad de la mujer para que el síntoma deje de presentarse. Es decir, se ve a la pseudociesis como un fin de un largo trastorno de ansiedad y depresión.

En muchos casos, se realiza a las mujeres un tratamiento hormonal para controlar el desorden que se genera a partir de que el organismo cree estar en estado de gestación. Así mismo, la mujer puede realizar ejercicios físicos para recuperar su figura habitual mientras que los líquidos que generaron el crecimiento en el abdomen son desechados de manera natural por el organismo.

¿Es posible que un hombre se embarace psicológicamente?

Según expertos, sí hay casos que describen “embarazos psicológicos en hombres” producto del mismo estrés que sus parejas viven.

Entre los síntomas se han presentado náuseas, antojos, aumentos de peso, y en casos raros secreción de algunas hormonas y crecimiento del vientre.

Según el pres > lo más común es que los hombres mimeticen con la situación de su pareja. Es decir, que su mujer esté embarazada y ellos tengan síntomas similares o comunes con el embarazo. “Si uno tiene náuseas, el otro también. Si uno vomita, el otro va detrás. Si una gana peso, el hombre también. Y así hasta que ella da a luz” , explicó durante una conferencia. A este desorden se le llama el síndrome de Couvade.

La razón de esto es que muchos hombres tienen graves trastornos de la personalidad. Por esto, les es necesario copiar características de otros para reafirmar su posición. Esto quiere decir, que si la mujer (por lógica) recibe más atención que él, entonces éste podría inconscientemente surtir los síntomas de ella para recrear esta atención.

Embarazo en canes

Este trastorno es mucho más común en los animales, específicamente en perras, aunque también se han visto casos en gatos y conejos.

Se ha demostrado que al menos 6 de cada 10 perras esterilizadas sufren este tipo de embarazo. Esto no es una enfermedad como tal sino que es un desajuste hormonal usualmente ocasionado por la castración de las perras y como se desarrolla el celo posterior a esa castración.

De la misma manera que con las mujeres, los síntomas de las perras que tienen pseudociesis son similares a los del embarazo real. Estos síntomas incluyen la detención de la menstruación (y por ende el celo), la producción de leche en las mamas y el crecimiento del vientre del animal.

Además se pueden presentar varias incógnitas con respecto al embarazo utópico en perras:

¿En qué momento se produce?

Usualmente se produce entre uno y dos meses después del celo de la perra aunque no haya existido la fecundación como tal, es decir, no es necesario que haya sido montada por un perro.

A diferencia de las mujeres, las perras no sufren ansiedad del mismo tipo que ellas, por tanto el embarazo ficticio se produce porque las hormonas que sus ovarios fabrican hacen que el organismo se comporte congruente con su aparición.

¿Cuanto dura?

Podría durar sólo un par de días. En la mayoría de los casos, las perras sufren los síntomas del embarazo y luego estos desaparecen. El más común de ellas es el crecimiento de las mamas como producto de la pseudogestación . Esto se da porque las hormonas de progesterona y estradiol aumentan y hacen posible la lactancia.

Conviene que se observe detenidamente al animal y si los síntomas persisten sería necesario llevar al animal inmediatamente al médico

Cambios de comportamiento de la mascota

También es común que durante este tipo de trastorno, el animal llegue a pensar y a comportarse como si estuviera embarazada o ya tuviera los cachorros.

Dentro de las alteraciones del comportamiento está la adopción de trapos o muñecos que cuidan como si fueran sus hijos, además, pueden mostrarse cansadas o ansiosas, así como deambular por la casa tratando de esconderse o buscando un lugar donde dar a luz.

¿Qué hacer frente al embarazo ficticio de un can?

En primer lugar se debe llevar al animal al veterinario para constatar la suposición y observar si sus mamas producen demasiada leche. Esto porque la producción de leche sin ser consumida podría ocasionar mastitis y otros trastornos en la conducta del animal.

El veterinario será quien determine el tratamiento. Usualmente no se recurre a ninguno sino que se espera que los síntomas desaparezcan eventualmente.

En casos más graves se trata la mastitis y si el comportamiento del animal se torna agresivo o en extremo depresivo se trata con ansiolíticos bajo supervisión de expertos.

Los expertos recomiendan ciertas medidas:

  1. Retirar los objetos que el animal pudo haber adoptado para que no se afiance la idea de procreación.
  2. Reducir o restringir la ingestión de agua en forma razonable. Esto reduciría la producción de leche, siempre cuidando la hidratación necesaria del animal
  3. Evitar la auto estimulación de las mamas. No permitir que el animal u otros estimulen con lamidos las mamas, esto hará que se frenen los mecanismos de secreción y producción de leche a través de ellas.
  4. Incrementar la cantidad de ejercicio físico
  5. Acompañamiento y distracciones. Usualmente las perras reflejan decaimiento e hipersensibilidad al sufrir este tipo de embarazo, por lo cual también se aconseja mimar a la perra y distraerla con otras actividades.

Pin
Send
Share
Send
Send