Animales

Ayuda a tu hijo a superar el miedo a los perros

Mi perro tiene miedo a otros perros: ¿qué puedo hacer?

Si en lugar de alegrarse ante la presencia de otro perro, tu can se bate en retirada con las orejas gachas y la cola entre las patas, préstale atención, porque te está diciendo que su emoción no es precisamente de alegría. Enseguida explicaremos el porqué de sus temores y daremos algunos consejos para combatirlos.

¿Cuál es la causa?

Es difícil encontrar el origen de este miedo.

Puede deberse a algún susto, a una escena que ha visto en la tele en la que un perro atacaba a alguien o ser algo inculcado por los padres.

En todo caso, a esta edad la forma básica de aprendizaje sigue siendo la imitación, así que cuanta más naturalidad muestres ante estos animales, mejor evitarás que automatice reacciones como cruzar de acera.

Cómo actuar

Si tu hijo muestra temor a los perros, sigue estas pautas:

- Nunca le ridiculices, le ignores o te rías de él. Tampoco le regañes ya que se sentirá incomprendido.

- No evites al perro pero tampoco le obligues a acercarse a él. Puedes intentar aproximaciones sucesivas para evitar tener que cruzar de acera, siempre de forma progresiva, segura y sin presión.

- Enséñale películas protagonizadas por perros amigables, como “Los 101 dálmatas”, “La Dama y el Vagabundo” o “Beethoven”. También puedes recurrir a documentales o leerle cuentos como “Un problema con patas,” de M. Terzi, Edit. Edelvives, 8,50 €.

- Incúlcale el respeto a los animales y evita expresiones como “no te acerques, que te muerde”.

Poco a poco

Por último, para que tu niño supere su temor, intenta lograr que acaricie a un perro y compruebe que no le pasa nada. Enséñale cómo acercarse a él:

- Elige un perro pacífico y habla con el dueño antes de nada.

- Evita que el niño se acerque directamente o el perro se asustará. Muéstrale cómo le acaricias tú y explícale que puede tocarle el lomo, rascarle el cuello. pero nunca tirarle del rabo (le haría daño y el perro le mordería).

- Si se asusta o no quiere tocarlo, no le fuerces. Ya habrá otro momento para intentarlo de nuevo.

¡Qué interesante!

Si el miedo de tu hijo hacia los perros se está convirtiendo en una fobia tan intensa que le afecta en su día a día (llora y grita si ve de lejos a alguno, no quiere que paséis por ningún parque. ), si le produce un problema de ansiedad y si es difícil de controlar, plantéate que es el momento de acudir a un psicólogo.

Este profesional será quien te indique cómo puedes ayudar al niño a superar su temor.

Niños y animales de compañía

Algunos libros que pueden ayudarte a mejorar la relación de tu hijo con los perros son los siguientes:

- “Los niños necesitan animales de compañía”, de D. Krowatschek, Edit. Plataforma, 16 €. Enseña los valores que se encuentran en los animales y cómo el pequeño puede aprender de ellos.

- “Niños y animales de compañía: sí, pero”, de Carnosa y Minguell., Edit. Debate, 13,99 €. Expone los riesgos y beneficios de la convivencia con estos animales y explica los parámetros de conducta que se deben establecer entre niños, adultos y los distintos animales.

Cómo y por qué sienten miedo los canes

El miedo en el perro puede desencadenarlo, principalmente, otros animales, ruidos, objetos o personas. Se manifiesta de diversas formas. Por ejemplo:

  • Se esconde
  • Ladra, o incluso ataca
  • Se queda inmóvil
  • Se muestra sumiso

Además, un can siente miedo por distintos motivos:

  • Predisposición genética
  • Una sociabilización deficiente
  • Distintas experiencias traumáticas
  • Haber s >Si tu perro es temeroso en exceso, debes saber que cuentas con distintas herramientas para ayudarlo a sobrellevar sus miedos.

Consejos para ayudar a tu perro a superar los miedos

Ten en cuenta los siguientes consejos para aplicar cuando tu perro se vea invadido por el miedo.

  • No lo acaricies ni lo abraces. Si bien te costará evitar no mostrar una actitud protectora cuando tu amigo de cuatro patas sufra un episodio de temor, el intentar tranquilizarlo de esta manera solo reforzará la conducta de miedo. Tú crees que lo estás ayudando. Pero es al revés. Solo estás contribuyendo a empeorar la situación.
  • No lo regañes ni lo castigues. Lo único que lograrás es agravar el problema.
  • No intentes sacarlo del lugar donde se escondió. Solo agregarás angustia a una circunstancia de por sí estresante.

Todo lo que debes saber acerca de cómo adiestrar a un cachorro

¿Cómo quitarle el miedo a un perro? Si tienes un perro con miedo seguramente te habrás hecho esta pregunta múltiples veces. Sabemos que tener un perro asustado no es fácil, ya que verle pasar malos momentos a nuestro compañero también nos hace pasarlo mal a nosotros.

Con el post de hoy queremos dar respuestas a tus preguntas sobre el miedo.

¿Qué es el miedo? ¿Qué lo provoca? ¿Cómo detectarlo? ¿Cómo quitar el miedo? Estas son algunas de las cuestiones que resolveremos hoy.

¿Qué es el miedo?

El miedo es una respuesta emocional que aparece cuando el perro se enfrenta a un estímulo o una situación amenazante (El ejemplo claro de estos es la relación entre los perros y los petardos).

El miedo es una respuesta adaptativa y supone un mecanismo de supervivencia. Sin la emoción del miedo, los animales no evitarían los peligros, por lo que morirían.

Es importante diferenciar entre los conceptos de miedo y fobia. Una fobia es una respuesta de miedo desproporcionada en duración y/o intensidad delante de un estímulo que el perro percibe como amenazante. La fobia NO es adaptativa y limita enormemente la capacidad del perro para gestionar la situación amenazante.

¿Por qué tiene miedo mi perro?

El problema de un perro con miedo puede tener un origen multifactorial. A veces será una única causa la que ha provocado que nuestro compañero sea un perro con miedo o a veces se trata de una combinación de múltiples causas. A continuación, te exponemoslos factores más influyentes sobre el miedo:

El miedo es una característica heredable. Así como se heredan características físicas, como el tipo de manto y el color de los ojos, hay ciertos rasgos de temperamento que también se heredan.

El miedo es una característica con una alta heredabilidad. Esto significa que, de una madre miedosa, los cachorros tendrán un 50% de probabilidades de ser también perros miedosos.

Por este motivo, es muy importante que un perro con miedo no sea utilizado para criar, sus cachorros tendrán muchas posibilidades de llevar este rasgo en su ADN.

Socialización deficiente.

El período de socialización es la etapa del desarrollo que va desde las 3 semanas de edad (cuando el perro ya tiene todos sus sentidos funcionales), hasta aproximadamente los 3 o 4 meses.

Este periodo se caracteriza por que el cachorro aun no tiene totalmente funcionales las estructuras del cerebro que se encargan de la respuesta de miedo. A los 3 o 4 meses estas estructuras ya son funcionales y la respuesta de miedo es similar a la que el perro tendrá cuando sea adulto.

Durante la etapa de socialización, el perro se habituará con más facilidad a todos aquellos estímulos que se le vayan presentando. Durante este periodo debemos presentarle al cachorro distintas personas, perros, ruidos, objetos, superficies etc.

En definitiva, todo aquello con lo que el perro va a tener que relacionarse cuando sea adulto.

Si por el contrario, el cachorro pasa sus primeros meses aislado, será más probable que en el momento de salir al mundo real nos encontremos que tenemos un perro con miedo.

Experiencias traumáticas.

Las experiencias traumáticas también pueden hacer que nuestro perro desarrolle miedo. Por ejemplo, puede ser que tengamos un perro bien socializado, que juega a menudo con otros canes, pero un día sufre una mordida grave y a partir de entonces presenta miedo a perros.

Los perros con miedo por una experiencia traumática tienen mejor pronóstico que los que tiene miedo porqué no han estado socializados o por componente genético.

Ruidos fuertes.

El ruido al que más habitualmente tiene miedo los perros son los petardos, seguidos de las tormentas y los disparos.

La alta intensidad del ruido, la poca previsibilidad y el hecho de no poder identificar de dónde proviene el sonido son características que facilitan que el perro sea cada vez más sensible a este tipo de estímulos, por lo que, si no se trata, es probable que nuestro perro tenga cada vez más miedo.

Personas u otros perros.

Muchos perros son inseguros con personas. Cuando vemos un perro con miedo a personas, tenemos tendencia a pensar que se trata de un perro maltratado, pero no siempre es así. Recordemos que el hecho de no haberse relacionado con personas desconocidas durante el periodo de socialización, o tener padres miedosos también pueden ser la causa.En el caso de perros con miedo a otros perros, la explicación es la misma.

Estímulos desconocidos.

La neofobia se define como el miedo o fobia a estímulos nuevos. Se trata de un mecanismo natural en los animales. “Si no conoces algo, mejor tenerle miedo”.

El perro es mucho menos neofóbico que su antepasado el lobo. Además, un perro con una rica estimulación en su periodo de socialización será menos neofóbico que uno con una pobre estimulación.

¿Como detectar el miedo?

Es importante atender a la comunicación de nuestro perro para poder ayudarle.

Los signos más evidentes y que seguro sabes detectar en un perro con miedo son: Cola entre las patas, orejas hacia atrás, postura corporal encogida, temblores, intentos de escapar o esconderse.

Otros signos que puede presentar un perro con miedo y a los que también debemos estar atentos:

  • Freezing (quedarse inmóvil).
  • Taquicardia (ritmo excesivo de los lat >¿Cómo quitarle el miedo a un perro? Tratamiento de los miedos.

Antes de plantearte como quitarle el miedo a un perro debes saber que, la causa, los estímulos a los que tenga miedo y la intensidad de sus respuestas definirán el pronóstico.

Un perro con miedo generalizado por falta de socialización tendrá mucho peor pronóstico que un perro con miedo a un solo estímulo porque un día tuvo una mala experiencia.

En el primero de los casos, tu expectativa deberá cambiar, no debes preguntarte como quitarle el miedo a un perro sino como puedes ayudarle a gestionar mejor sus miedos o a disminuir el tiempo que tarda en recuperarse.

En el segundo caso, aunque es preciso evaluar cada caso en concreto, quizás si puedas preguntarte como quitar el miedo a un perro.

Debemos decir que un perro miedoso siempre tenderá a ser un perro miedoso y seguramente nunca podremos exponerlo a todas las situaciones a las que expondríamos a un perro que no tienen ningún problema.

Hablar de como quitarle el miedo a un perro, así de manera general, es algo complicado, por lo que vamos a intentar darte distintas herramientas para que puedas escoger las que más se adapten a tu caso:

Crear zonas de referencia y seguridad.

Crear una zona de seguridad en casa a la que nuestro perro pueda acudir cuando tiene miedo resulta beneficioso en muchos casos.

En el caso del miedo a ruidos fuertes, podemos utilizar una habitación de la casa sin ventanas o la que quede más alejada del exterior. La utilización de un transportín ayuda a los perros a gestionar mejor los estímulos atemorizantes.

El espacio reducido y el efecto madriguera que crea el transportín les ayuda a estar más tranquilos. El transportín también puede sernos útil para un perro con miedo ante la presencia de desconocidos en la casa.

Es importante hacer antes un protocolo correcto de habituación al transportín para que realmente sea una zona de seguridad. Nunca debemos meter a nuestro perro a la fuerza o de buenas a primeras sin un proceso previo.

En la calle, lo ideal es que nosotros seamos “la zona” de referencia de nuestro perro. Asociar la aparición del estímulo atemorizante a la llamada, para que cuando nuestro perro se asuste acuda a nosotros impedirá las huidas descontroladas con los peligros que eso conlleva.

Es imprescindible que demos respuesta a la conducta de venir y saquemos a nuestro perro de la situación que le asusta. Si por el contrario lo ignoramos o permanecemos allí, el perro tendrá que buscarse otras soluciones.

Proveer al perro de sus propias herramientas de gestión emocional.

Dotar al perro de herramientas de gestión emocional reducirá el miedo.

Pongamos un ejemplo: un perro presenta respuestas de miedo cuando una persona desconocida está a menos de 4 metros. Le enseñamos a nuestro perro que cuando alguien pasa demasiado cerca, puede rodearnos por detrás y colocarse en el otro lado y que con eso la persona se marchará.

Cuando nuestro perro sabe qué tiene que hacer cuando tiene miedo y que esa conducta le dará el resultado que espera, cada vez se sentirá más seguro en distancias más cortas, porque será consciente de que dispone de una herramienta de utilidad.

Desensibilización sistemática y contracondicionamiento clásico.

La desensibilización sistemática es la exposición del perro al estímulo que le da miedo en una intensidad y duración que no provoquen la respuesta de miedo para progresivamente ir subiendo esos criterios y aumentando la tolerancia del perro al estímulo.

Un ejemplo claro de la utilización de esta técnica puede ser con un perro con miedo a viajar en coche. Inicialmente se le enseñaría al perro a subir y bajar del coche hasta que esto no suponga ningún problema para él.

Después se le pediría que se mantenga unos minutos dentro con el coche parado. El siguiente criterio podría ser encender el motor, pero sin mover el coche y así sucesivamente, subiendo criterios cuando el perro tenga superados los anteriores.

El contracondicionamiento clásico es otra técnica utilizada en modificación de conducta que se basa en la presentación del estímulo atemorizante asociado a un estímulo apetecible, como puede ser comida o juego.

La teoría dice que el perro establece una nueva asociación en la que el estímulo negativo pasa a desencadenar la respuesta que produce el estímulo apetecible al que lo hemos asociado.

La práctica establece que el contracondicionamiento por sí mismo resulta poco útil y el mecanismo por el cual el perro cambia su percepción del estímulo atemorizante no es precisamente porque vaya asociado a comida, si no porque ve que en realidad ese estímulo no le causa daño o porque es consciente de que dispone de herramientas para resolver la situación.

Otros productos.

Existen otros productos no farmacológicos que también pueden ayudar al tratamiento del miedo, como son los nutracéuticos y las feromonas.

Los problemas de miedo no son fáciles de tratar, por lo que te recomendamos que antes de intentar aplicar las estrategias propuestas por tu cuenta, consultes a un profesional para que te pueda asesorar.

En IzeKan estamos a tu disposición si deseas contactar con nosotros para contarnos tu caso en particular.

Consejos para ayudar a tu perro a no tener miedo de otros perros

Un problema que ha tardado mucho tiempo en gestarse no puede solucionarse de la noche a la mañana.

Que tu perro disfrute con la compañía y la complicidad de otros perros es un objetivo que requiere técnica, paciencia y un período paulatino de adaptación. Sin prisa, pero sin pausa, es posible alcanzarlo.

Veamos algunos procedimientos que te ayudarán en el intento:

  • Desensibilización

Es una técnica que, aplicada a los perros miedosos, da muy buenos resultados, aunque se requiere una gran dosis de paciencia y cariño.

Desensibilizar significa continuar con los paseos y las salidas al parque o la montaña, donde nuestro perro se encontrará con el objeto de sus temores. Cuando esto ocurra, mantendremos la distancia de confort e iremos acortándola progresivamente. Cada vez que nos acerquemos un poco y nuestro perro se sienta tranquilo, lo felicitaremos, y así hasta conseguir disipar todos sus temores.

Otra opción es escoger lugares frecuentados por perros tranquilos para ir subiendo el listón de dificultad con otros canes más impetuosos.

  • Contra-condicionamiento

El contra-condicionamiento o condicionamiento inverso, es una técnica pensada para modificar las conductas indeseadas en los perros. Consiste en asociar aquello que le da miedo al perro con algo agradable para él.

Con esta técnica lo que se pretende es que tu perro vaya asociando poco a poco las situaciones inquietantes con experiencias gratificantes, un ejemplo sería jugar con tu perro o darle un premio en el momento en que los otros canes se acerquen, la fórmula: perros cerca + juegos o golosinas = experiencia positiva, es muy efectiva.

Sea cual sea el método, lo esencial es llevarlo a cabo, de manera progresiva, y adaptándolo a las respuestas del perro, con cariño y sin castigos, ya que éstos sólo agravarían el problema.

¡Esperamos que tu perro disfrute con otros colegas y se lo pase “de miedo”, en el buen sentido de la expresión!

¿Te ha sido útil este artículo? ¡Compártelo y déjanos tus comentarios!

Cómo proceder ante un perro miedoso

Lo mejor que puedes hacer para ayudar a tu perro a superar los miedos es ignorar su actitud y mostrar tranquilidad. Debes intentar transmitirle a tu peludo que no pasa nada grave. Los perros pueden percibir muy bien lo que sientes. Así que debes estar calmado, seguro y confiado.

Trata también de desenfocarlo de su miedo. Una comida que le apetezca a veces puede obrar milagros. Si logras que se olvide de sus temores cuando le ofreces una golosina, recompénsalo también con caricias.

Además, asegúrate de que su vida sea lo más rutinaria posible, para que mantenga su equilibrio emocional. No lo alteres con actividades sorpresivas mientras no logre dejar atrás sus temores.

Formas para ayudar a tu can a superar a sus miedos

Existen algunos procedimientos que puedes poner en práctica si quieres contribuir a que tu peludo supere sus temores. Eso sí, deberás armarte de mucho tiempo y de mucha paciencia para obtener resultados.

Primero, debes intentar que tu mascota se habitúe al estímulo que desencadena su miedo. Por ejemplo, puedes grabar los sonidos que le asustan y hacérselos escuchar a bajo volumen para que se vaya acostumbrando a ellos. Luego, debes ir aumentando el volumen de manera muy gradual.

También, puedes pedirle a un amigo que tenga un perro tranquilo que colabore para que tu peludo logre ir tolerando la presencia de otro animal. Y, a medida que el miedo vaya desapareciendo, se pueden ir achicando las distancias entre ambos.

Cuando tengas el convencimiento real de que el temor de tu can está en retirada, puedes intentar asociar el estímulo que lo provoca con algo positivo. Entonces, lo expones al sonido o a la situación que lo atemoriza y, a la par, lo recompensas con caricias y golosinas.

Los chihuahuas son más agresivos que los pitbull

Aunque nos cueste creerlo, existe la fobia hacia los perros, un miedo extremo que es difícil de superar y que se identifica cuando una persona siente un fuerte pánico solo cuando este animal le pasa por el frente, junto con otros síntomas como taquicardia, sudoración, sentimiento de ira, temblores, dificultad para respirar o náuseas.

Lamentablemente es una fobia que crece en el mundo entero gracias a que cada vez salen más a la luz pública los ataques de perros a personas. Sin embargo, las causas más frecuentes para este miedo irracional tienen que ver con experiencias traumáticas que se vivieron a una edad muy temprana.

Aunque, otro medio de adquisición de esta fobia, según el psicólogo y educador canino Jesús Gutiérrez citado en el portal Marie Claire, es la transmisión por imitación. En numerosas ocasiones, los miedos irracionales que tienen los padres son transmitidos a sus hijos, ya sea por temor propio o a través de simples comentarios como "no te acerques, que te muerde".

¿Cómo saber que realmente es una fobia?

Las fobias deben cumplir las siguientes características para ser consideradas como tales:

  • Existencia de miedo desproporcionado. Es decir, el miedo es claramente superior al que cabría esperar dada la situación. No es un miedo adaptativo. Esta característica, no obstante, puede estar ausente en los niños.
  • El miedo conduce a la evitación de la situación tem >Mira también: Los beneficios de dormir con tu perro

Posibles tratamientos para la cinofobia

Vale la pena aclarar que las fobias no desaparecen de un día para otro y que estos miedos interfieren en su convivencia, así que debe ser tratado con un especialista que indique de acuerdo a una evaluación del caso, cuál es la mejor alternativa. En 4 Patas te presentamos algunas de ellas para que las tengas en cuenta.

  1. Terapia de exposición gradual

De acuerdo con el portal especializado Adiestrador Canino, La exposición al estímulo fóbico es el ingrediente común de técnicas como la desensibilización sistemática, la inundación o la exposición graduada. Se puede trabajar con exposición en vivo (directamente con perros reales) o con una exposición a imágenes de perros. Este proceso debe ser gradual y no imponerse de una la presencia de este animal de compañía desde la primera sesión.

  1. Técnicas de relajación

Esta técnica se puede combinar con la primera en el que los ejercicios de relajación muscular progresiva, respiración, yoga o meditación pueden serte muy útiles para controlar de manera puntual la ansiedad ante el encuentro con los perros.

  1. Terapia cognitiva conductual

En general, estos programas van dirigidos a cambiar los patrones de pensamiento, insistiendo en la diferencia entre pensamientos realistas e irrealistas o la diferencia entre posible y probable. Además, se incluyen las técnicas destinadas a incrementar la información del paciente sobre su trastorno. Se trata de presentar al paciente el máximo de información relevante referida al estímulo fóbico.

    Exposición mediante real >Con el avance de la tecnología, esta podría ser una opción muy acertada, pues a través de imágenes controladas se exponen diferentes situaciones en las que el paciente y el perro deben interactuar. La ventaja es que aquí se manipula todo el comportamiento del can, así que no habrá sorpresas como enfrentamientos con otro.

Recurre a ayuda profesional si el miedo de tu perro no desaparece

Si pese a tus esfuerzos el miedo persiste, es hora de que el veterinario intervenga o te derive a un especialista en comportamiento animal.

Los tratamientos pueden incluir la prescripción de algún tipo de medicamento, cuyas dosis deben ser estrictamente controladas por el profesional para evitar efectos secundarios. Recuerda que nunca debes medicar por tu cuenta a tu mascota. Puedes exponerlo a daños irreversibles.

También el veterinario puede recomendarte el uso de feromonas, para buscar un efecto tranquilizador como el que ejercen las madres sobre sus cachorros.

No pierdas las esperanzas, que con paciencia y persistencia lograrás ayudar a tu perro a superar sus miedos. Y, seguramente más temprano que tarde, conseguirás que tu mascota tenga una vida feliz, equilibrada y libre de temores.

Video: Cómo superar el miedo a los perros Cinofobia - EXPERIENCIA - pánico-temor a los perros - DOGKING (Enero 2020).