Animales

Mudanza con gatos? 5 trucos para hacerla más fácil

Pin
Send
Share
Send
Send


Los cambios son difíciles para todos, y también para nuestras mascotas, así que si te mudas a una casa nueva, intenta que tu gato se adapte lo más rápido posible.

Los gatos son animales territoriales que aunque salgan y entren de su hogar, saben dónde tienen a su manada (la familia), el alimento y su lugar de refugio. Por eso, el cambio de casa puede suponer todo un trastorno para el animal que puede sentirse confundido y desubicado al menos los primeros días.

La adaptación a un nuevo hogar puede ser una experiencia tensa y aterradora para un gato. La paciencia y comprensión que tengas hacia tu pequeño felino es muy importante durante el período inicial de adaptación. De este modo podrás conseguir que tu gato se sienta como en casa en su nuevo hogar.

Las mudanzas y los gatos

Cuando se trata de una mudanza y tu gato se debe adaptar al nuevo hogar, es necesario que seas consciente de las preocupaciones que puede estar teniendo tu pequeño felino en este instante. Cuando te mudas el desplazamiento ya es suficientemente estresante para los humanos pero también lo es para los pequeños animales que les resulta aún más difícil adaptarse a su nuevo ambiente.

El viaje al nuevo hogar puede ser bastante traumático para los gatos, tu gato o gatito deberá ir en coche o en algún vehículo durante el viaje a su nuevo hogar y puede resultar algo tedioso para el pequeño. Cuando viajes con tu gato deberá ir debidamente protegido en su canasto o trasportín para gatos, no permitas que vaya suelto en el coche porque podría ponerse aún más nervioso. Mantén a tu gato en su canasto o trasportín hasta que llegues a tu nuevo hogar.

Presenta el nuevo hogar

Cuando llegues a tu nuevo hogar abre el trasportín y permite que sea tu gato quien salga de él bajo su propia voluntad y permite que investigue cada rincón del hogar, empezando por una sola habitación. Mientras realiza este primer contacto explorador con la casa, mantén ventanas y cualquier puerta por la que pueda salir al exterior bien cerrada para que no tenga tentaciones de salir corriendo.

Los gatos están apegados a su entorno porque les aporta seguridad y un cambio les inquieta. Un primer momento es mejor que investiga una o dos habitaciones para darle la oportunidad de que se sienta seguro dentro de un espacio que le pueda aportar confianza.

En esta habitación puedes colocar su caja de arena, su cama, su rascador, el agua y sus alimentos. Esto le dará la oportunidad de acostumbrarse a los nuevos sonidos y olores. También podrá convertirse en su habitación posterior que sentirá como refugio cada vez que se sienta inseguro (por ejemplo cuando tengas visitas).

Antes de que tu gato pueda moverse por el resto del hogar, es necesario que desempaquetes la mayor parte de las cajas que tengas por medio, así se sentirá más cómodo al ver todo en su sitio. Si prevés que puedes tardar demasiado tiempo y que no quieres que tu gato esté demasiado tiempo encerrado en una estancia o crees que está listo para salir, entonces desempaqueta las cajas con tu gato permitiéndole explorar cada rincón sin restricciones.

Posibles problemas de conducta

No es raro que los gatos muestren problemas de conducta durante los primeros días en un nuevo hogar, pero esto es a causa de la inquietud que sienten y desaparecerá después de los primeros días.

Los gatos y gatitos pueden rascar los muebles, pueden pasar horas o días escondidas, pueden maullar. una idea es acercarse al gato y hablarle en voz baja para que sienta que estás a su lado y que la manada sigue junta. Asegúrate que los alimentos, el agua y la caja de arena están cerca del lugar dónde se encuentra tu gato.

Olores para aportarle seguridad

Los gatos se guían mucho por los olores y necesitan sentir que están en casa. Para conseguirlo puedes ponerle cerca su cama favorita, su manta, sus juguetes o cualquier elemento que le resulte familiar y que huela al hogar anterior. También puedes colocar elementos que huelan a ti como ropa para que pueda tumbarse encima y sentirse seguro.

Tu ropa le puede ayudar a sentirse consolado cuando se siente estresado, algo muy importante en los primeros días de adaptación al nuevo hogar. Recuerda que es imprescindible mantener puertas y ventanas cerradas y que no hay ningún lugar por el que el gato pueda escapar. Al sentir miedo puede sentir el impulso de marcharse, por lo que es mejor que le tengas totalmente seguro todo el tiempo.

En el mercado también existen productos de feromonas para los felinos que pueden ayudarles a sentirse más tranquilos. Son una versión sintética de la feromona facial producido por los gatos para marcar el territorio por lo que les aporta seguridad. Hay personas que lo utilizan para ponerlo en el hogar antes de que el gato llegue. Hay quienes opinan que no suele haber una gran diferencia en los niveles de estrés, pero otras personas lo encuentran tremendamente útil para sus pequeños felinos.

También existen remedios naturales como las flores de Bach que pueden ayudar a calmar a los gatos ante una mudanza, sobre todo en las primeras horas del nuevo hogar. Puedes hablar con tu veterinario para que te pueda informar sobre los remedios naturales antes de dárselos a tu gato. Nunca intentes darle remedios naturales sin las indicaciones de un profesional.

Cuidado con dejar salir al gato antes de tiempo

Además de que la exploración el hogar debe ser lento y progresivo, es necesario que tengas cuidado si quieres dejar a tu gato salir de casa. Hay gatos a los que les encanta pasear por la calle y después volver a su hogar, y quizá tú le permitas hacerlo.

En el caso de una mudanza, es absolutamente necesario que te asegures de que tu gato se mantiene por lo menos dos semanas dentro de casa antes de salir, así podrá hacerse familiar para tu gato. Después de dos semanas podrás llevar al gato fuera contigo y dejar que explore un poco (mejor con un arnés para gatos para controlar que no se vaya muy lejos). Después de diez minutos, llévale de nuevo dentro del hogar.

Cada día podrás aumentar un poco de tiempo hasta que tu gato se sienta seguro y conozca la zona. Recuerda que tu gato deberá estar bien documentado y con tu teléfono en el collar para que si se extravía puedan localizarte rápidamente.

Sea como sea, es buena idea que conozcas a tu gato y cuál es su personalidad (confiada, social o tímida) para poder determinar cuáles son sus necesidades individuales y poder hacer que la adaptación al nuevo ambiente sea más fácil para él a pesar de la mudanza, necesitará tus mimos.

Mudanza con gatos: peligro de estrés

Las mudanzas pueden ser muy estresantes para los felinos, motivo de nerviosismo, problemas de conducta e incluso enfermedades

¿Planeando una mudanza o cambio de domicilio, y con un gato en casa? La pregunta habitual cuando se convive con un felino es: ¿cómo se lo tomará? Los gatos son animales territoriales y, por eso, desarrollan fuertes lazos con su ambiente. Esto explica que los traslados y mudanzas puedan resultar un momento de especial estrés para los peludos amigos. "Los gatos son especialmente sensibles a los cambios en su entorno y, en consecuencia, cualquier modificación en su ambiente habitual puede convertirse en un factor de ansiedad potente que perjudique su bienestar", concluye un extenso trabajo sobre comportamiento felino realizado por la Universidad de Ohio (EE.UU.).

Los gatos sensibles a las mudanzas y los cambios en su ámbito pueden responder al estrés con miedo o nerviosismo inusual. Los animales más susceptibles incluso es posible que pierdan el apetito o desarrollen problemas de comportamiento como reacción al temor -entre ellos, agresividad-.

Un felino puede incluso enfermar como respuesta a una situación de ansiedad prolongada, explican los expertos. "Los gatos, como las personas, pueden desarrollar enfermedades como consecuencia del estrés, cambios, como las mudanzas, pueden incluso desencadenar dolencias en la vejiga del animal", afirma la veterinaria Danielle Gunn-Moore, de la Universidad de Edimburgo (Reino Unido), y autora de numerosas investigaciones relacionadas con el estrés felino.

Entonces, ¿qué hacer cuando se prepara una mudanza con gatos en casa? Algunos trucos, combinados con la intuición y el sentido común, ayudan a convertir el cambio de vivienda en un trámite menos estresante, tanto para el peludo amigo como para sus humanos.

La mudanza, un cambio peligroso en su rutina

Además de animales de rutina, los gatos son animales territoriales, por lo que cambiarlos del lugar al que están acostumbrados puede resultar desconcertante para ellos.

Los síntomas que pueden tener si no aceptan el cambio son: estrés, nerviosismo extremo o miedo. Se sienten fuera de lugar, desconcertados y en ocasiones podrían incluso presentar signos de agresividad.

Debido al estrés, como nos sucede a las personas, los gatos podrían desarrollar enfermedades y causar serios problemas de salud. Por tanto, siempre que esté en nuestra mano, debemos hacerle las cosas más fáciles a nuestro animal.

1. Mudanza con gatos: crear un refugio para el felino

Durante la mudanza con gatos en casa, hay que preparar una habitación protegida del ruido para los felinos

Muebles que se mueven, cajas que se llenan y se amontonan, ruido. La primera regla de oro antes de una mudanza con el gato es habilitar un espacio en la vivienda donde pueda sentirse a salvo y protegido del movimiento externo.

"Una o dos semanas antes de la mudanza con el felino, hay que preparar una habitación en casa despejada de muebles, con su cama, cuencos de comida, agua, rascadores y arenero, para que pueda sentirse seguro en ella cuando comience el jaleo del traslado", explica la asociación Protección de Gatos (Cats Protection), que ha preparado una extensa documentación para hacer las mudanzas con felinos más fáciles. Esta habitación-refugio puede acondicionarse con una radio o televisión encendida, que amortigüe el ruido exterior del movimiento de muebles del resto del hogar.

Del mismo modo, es importante elegir una estancia en el nuevo domicilio que servirá de refugio para el gato durante los primeros días, mientras el ruido y la colocación de muebles continúan.

Evítale el mal trago

Debido al trauma que una mudanza puede ocasionarle a tu felino, te recomendamos que le evites pasar por el mal trago. Verte mover cajas de un lado a otro, ver que te vas, que vuelves, que te vuelves a ir… Puede estresar enormemente a tu mascota.

Por ello, si tienes un amigo o familiar que se pueda quedar con él un par de días para no ver cómo su territorio se desmorona sin darse cuenta, lo ayudará a sentirse mejor, a aceptar la nueva casa de otra manera y a estar más tranquilo. Tú también estarás más tranquilo sabiendo que está bien cuidado.

Antes de una mudanza con gatos.

Como te hemos adelantado en la introducción, los gatos son animales que adoran la rutina, por ese motivo, los cambios repentinos pueden ocasionarles fácilmente estrés y ansiedad. Entender este punto es fundamental, pues antes de empezar con nuestros consejos para mudarte con un gato adulto, queremos recordarte que como tutor responsable, debes respetar los tiempos de adaptación y hacer todo lo posible por favorecer el cambio sin que ello se convierta en una mala experiencia, que podría derivar rápidamente en un trauma.

Ningún animal, sin importar su edad, sexo o raza, es capaz de adaptarse instantáneamente a una nueva realidad o a un nuevo entorno. La adaptación es, en sí misma, un proceso y cada individuo necesita su propio tiempo para superarlo de forma positiva.

La mudanza es una experiencia compleja para los gatos, en cualquier etapa de su vida. No obstante, los gatos cachorros o jóvenes suelen ser más adaptables y flexibles que los gatos adultos. Ello no significa que los gatos adultos o de edad avanzada no puedan experimentar una buena mudanza, sin embargo, necesitarán más paciencia y dedicación por parte de sus tutores.

Haz su lugar desde el comienzo

Que tenga su lugar es imprescindible para que se sienta bienvenido en la nueva casa. Si no has podido dejarlo con un amigo o familiar, este espacio para él deberá estar también en la antigua casa mientras te mudas.

Necesitará un espacio alejado de los ruidos y en el que sienta seguro.

En la nueva casa, necesitará un lugar que él sepa que es suyo y en el que nadie lo moleste. Deberá tener sus comederos, su agua, arenero, juguetes y rascador a mano, para sentirse como en casa. Lo mejor para esto será que habitúes una habitación sin cajas ni muebles mientras termina todo el proceso.

Pasa tiempo con él

Tu gato debe percibir que nada ha cambiado. Y aunque estés cansado, deberás sacar tiempo para jugar con él y para demostrarle que tú sigues ahí y que lo sigues queriendo.

Por otra parte, los juegos le ayudarán a aliviar cualquier resquicio de estrés en caso de que haya notado que algo está pasando. Acarícialo, quiérelo y así le harás menos traumático el cambio.

8 consejos para cambio de domicilio en gatos

Ahora que ya sabes cómo pueden llegar a experiementar la mudanza los felinos, debes conocer 8 consejos prácticos para que su adaptación sea lo más positiva posible:

  1. Convierte la mudanza en algo positivo: son muchas las personas que se estresan ellas mismas a la hora de empezar una mudanza, no obstante, esta actitud impacta directamente en el felino, aunque no pueda parecerlo. Lo primero que debes hacer para que tu gato asimile la mudanza como algo positivo y atraviese este proceso con tranquilidad, es tomarla tú mismo/a de esta manera. Si la idea o el proceso de mudarte te provoca nerviosismo, ansiedad o estrés, tu lenguaje corporal expresará estos sentimientos negativos y ello no pasará desapercibido ante los potentes sentidos de tu felino. Al percibir tus cambios de humor, probablemente tu gato se mostrará desconfiado y también asimilará los acontecimientos a su alrededor de forma negativa. Entonces, nuestro primer consejo para mudarse con un gato adulto es tomar la mudanza, desde sus inicios, de forma positiva, manteniendo la calma y planificando cada etapa para no tener imprevistos o accidentes durante la transición al nuevo hogar. Al percibir tu calma y seguridad, tu minino también se sentirá más tranquilo y seguro para vivir esta nueva experiencia.
  2. Empaqueta tus cosas poco a poco: la falta de planificación y la prisa en el último momento son dos factores que hacen de la mudanza algo estresante no solo para ti, sino también para tu minino. Si dejas para empaquetar tus cosas en uno o dos días, con enorme prisa, probablemente te sentirás estresado y terminarás agotado física y mentalmente. Además, esta correría a última hora significa exponer tu gato no solo a un cambio repentino en su ambiente, sino también al estrés y a la desconfianza de observar tu "vaivén" nada habitual, la acumulación de cajas a su alrededor y la "desaparición" de los elementos de su ambiente. Si planificas el paso a paso de tu mudanza y empaquetas tus cosa poco a poco, una caja de cada vez, estarás suavizando los cambios en el entorno de tu minino y contribuyendo para que él asimile este proceso gradualmente, con total tranquilidad.
  3. Proporciona un refugio a tu gato durante los"vaivenes" de la mudanza: el momento descargar las cajas para llevarlas a la nueva casa es un "vaivén" que resulta caótico para tu minino. Los movimientos de acá para allá, el amontonamiento de cajas, la entrada de personas desconocidas en su territorio, el proceso de vaciar del hogar. Todo ello puede generar mucho estrés en tu gato, por ello, lo mejor es prepararle un refugio seguro y tranquilo en una habitación, donde tu minino pueda permanecer ajeno al "vaivén" de la mudanza y estar tranquilo disfrutando de su cama o de sus juguetes. También puedes poner algo de música relajante en el ambiente o simplemente dejar la televisión encendida para que los ruidos del exterior no molesten la tranquilidad de tu felino. Otro tip muy útil es dejar una caja de cartón a disposición de tu minino en esta habitación segura, con algunos juguetes, unas golosinas y una manta en su interior. De esta manera, tu gato también tendrá un "segundo refugio" por si acaso percibe algún movimiento extraño o un ruido fuerte provenientes de la mudanza.
  4. Recoge las pertenencias de tu gato en el último momento: si bien recomendamos empaquetar tus cosas y los objetos del hogar poco a poco, es clave dejar para el último momento las pertenencias de tu gato, cuando ya lo hayas acomodado con total seguridad en su transportín y estés preparado para irte al nuevo hogar. Así, evitamos que el minino se sienta nervioso o ansioso al identificar un cambio brusco en su ambiente. El transportín es un elemento clave en la rutina de un gato doméstico, ya que te permite transportarlo en seguridad, ya sea para llevarlo al veterinario, mudarte o irte de viaje con tu minino. Por ello, es esencial que tu minino se habitúe a permanecer tranquilo en su transportín y a quedarse tranquilo mientras viaja en un vehículo. En el Experto Animal, te ofrecemos algunas recomendaciones para viajar de coche con tu gato y acostumbrarlo a su transportín correctamente.
  5. Lleva a tu gato siempre contigo, con total confort y seguridad: tras asegurarte que tu minino está tranquilo en su transportín y recoger todas sus cosas, es hora de irse a la nueva casa. Durante todo el trayecto, es esencial que tu minino viaje contigo, con la necesaria comodidad y seguridad. Tu gato no debe ir junto a las cajas ni sentirse aprisionado en algún camión de mudanza. Llévalo siempre contigo, transmitiéndole tu tranquilidad y afecto, y asegúrate de que se sienta cómodo y seguro durante todo el viaje.
  6. Suéltalo cunado todo esté preparado: cuando llegues a la nueva casa, deberás repetir la estrategia del refugio seguro, que adoptaste para hacer la mudanza de ida. Asegúrate de preparar una habitación segura y limpia para tu minino, donde encuentre su cama, sus juguetes y complementos, su comedero y bebedero, y los demás elementos que componían su refugio seguro antes de dejar su antiguo hogar. También puedes dejar la misma caja de cartón, con sus juguetes, golosinas y manta adentro para que tenga un "segundo abrigo" frente al "caos" de la mudanza. De esta manera, suavizas la sensación de llegar a un lugar totalmente extraño, presentándolo de forma similar a su ambiente familiar y hogareño del antiguo hogar. Mientras acomodas las cajas y terminas el proceso de llegada a la nueva casa, deja que tu minino se sienta seguro en su refugio. Cuando el "vaivén" de la mudanza termine y la tranquilidad vuelva a reinar en tu nuevo hogar, podrás soltar a tu minino, tras verificar que el entorno es totalmente seguro y positivo para él.
  7. Dale libertad y tiempo para explorar su nueva casa: nuevamente, recordamos la importancia de dar tiempo y libertad a tu minino para que explore su nueva casa, siguiendo sus propios instintos. Además de garantizar la seguridad e higiene del nuevo hogar, será esencial ofrecerle un ambiente enriquecido que estimule su natural curiosidad y le permita no solo entretenerse, sino también desarrollar sus capacidades cognitivas, emocionales y sociales.
  8. Dedica tiempo a estar con tu gato en el nuevo hogar: si bien todos los consejos anteriores son muy útiles para mudarse con un gato adulto, el aspecto clave para que un minino se sienta cómodo, seguro y bienvenido en su nuevo hogar es el afecto y la dedicación de su tutor. Por ello, recuerda siempre dedicar un tiempo especial de tu día a jugar con tu gato en la nueva casa, prepararle una exquisita comida casera o simplemente disfrutar de su compañía mientras duerme a tu lado en el sofá. El amor es el "ingrediente" más poderoso para transformar un inmueble en un verdadero hogar.

¿Cuánto tiempo lleva un gato adulto para adaptarse al nuevo hogar?

¿Te preguntas cuánto tiempo tarda un gato en adaptarse a su nueva casa? El tiempo es variable y dependerá de su propia personalidad y del ambiente ofrecido por sus tutores. Deberás ser paciente y respetar que tu felino tome su propio tiempo para sentirse seguro y empezar a querer explorar su nueva casa. Recuerda que obligar un gato a hacer algo en contra de su propia voluntad es totalmente contraproducente para su adaptación, salud y educación.

Sin lugar a dudas, es totalmente natural que un felino se muestre más tímido, confundido y hasta algo miedoso al recién llegar a un ambiente desconocido y encontrarse con todos los nuevos estímulos de este entorno. Por ello, es posible que prefiera estar escondido los primeros días, o bien se muestre más reservado en relación a su comportamiento en el antiguo hogar.

No obstante, además de respetarlo, podrás ayudar a tu gato de muchas maneras. Primero, proporcionando un entorno positivo, cómodo y tranquilo, donde tu felino se sienta seguro para expresarse libremente y explorar su nuevo entorno. Una nutrición equilibrada y los cuidados esenciales con su salud también serán clave para garantizar su bienestar y óptimo desarrollo, antes, durante y después de una mudanza.

De forma general, los gatos pueden tardar desde pocas semanas hasta varios meses en adaptarse a nuevo hogar. Si necesitas saber más, sigue en ExpertoAnimal para conocer los mejores consejos para los primeros días de un gato en casa, que te ayudarán a favorecer la adaptación de tu gato tras la mudanza al nuevo hogar.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Cómo mudarse con un gato adulto?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Curiosidades del mundo animal.

Qué hacer antes de iniciar la mudanza

Días antes del inicio de la mudanza es recomendable seguir una rutina, manteniendo un horario regular de alimentación y juego. También buscar una habitación «refugio» en casa, despejada de muebles y cajas amontonadas. Deja ahí las cosas del minino (como su cama, rascador, bandeja de arena, juguetes, comida y agua) para que pueda sentirse seguro en ella cuando comience el jaleo del traslado.

No hay que olvidar “gatificar» la nueva vivienda para que pueda cubrir los instintos naturales del gato como descansar, trepar, refugiarse, jugar y, en definitiva, sentirse dueños de su hogar. Te aconsejamos que leas el artículo de los elementos indispensables para un gato y este en el que se que explica cómo es su carácter territorial y como se debería dividir la casa para respetarlo.

Otro truco que pueden ayudarte es esparcir el olor del gato en la nueva casa (frota una mantita o toalla por sus mejillas, cola, etc.). Otra opción es usar feromonas para ayudarle.

Y, sobre todo, vigila que la nueva casa sea segura para el minino: oculta cables, quita plantas de interior o exterior que puedan ser venenosas, comprueba que las ventanas y puertas cierran bien par evitar de fugas y caídas.

Y llegó el día de cambiar de hogar…

  • Dale un desayuno ligero el día de la mudanza para evitar el malestar estomacal.
  • Durante el traslado no abras el transportín para calmarle. Un gato asustado puede salir corriendo. Ábrelo en una zona segura y sólo cuando sea absolutamente necesario.
  • Elige una habitación “refugio” para los primeros días, mientras el ruido y el trajín continúan. Coloca algunas golosinas alrededor de la habitación para animar al gato a explorar.
  • Cuando el ajetreo haya terminado, dale acceso al resto de la casa para que poco a poco vaya acostumbrándose a los nuevos olores y espacios.

Si tu gato es muy asustadizo o se estresa fácilmente, si observas que los signos de ansiedad son elevados, o no se normalizan en un tiempo razonable, acude siempre a tu veterinario o al especialista de confianza en comportamiento felino.

2. Cambio de casa con gatos: juegos y tiempo de calidad con el felino

"Igual de importante que proporcionarle un refugio es pasar tiempo de calidad con el felino durante la mudanza: acordarse de entrar a la habitación para jugar con él o ella, no escatimar las caricias y no descuidar el tiempo de cepillado", recuerdan los investigadores de la Universidad de Ohio.

3. Mudanza con gato: asegurarse de que el nuevo hogar es seguro

Una casa nueva puede tener algunos peligros para el gato que no siempre son fáciles de detectar en un primer momento. Estos incluyen ventanas no seguras para el felino, cableados eléctricos desprotegidos o huecos donde la mascota pueda quedar atrapada.

Por ello, hay que revisar con cuidado el nuevo hogar y eliminar cualquier peligro para el animal. Además, conviene localizar el veterinario más cercano, pues nunca se sabe cuándo puede surgir una emergencia.

Asegúrate de que la nueva casa es segura

Antes de llevar a tu gato a la nueva casa, asegúrate de que los enchufes están tapados, de que la terraza está cerrada para que no escape o hay un accidente, que no hay huecos en los que podría quedarse encerrado, etc.

A veces, hay cosas que damos por hechas, pero aunque tu nueva casa sea nueva o vieja, deberás pensar detenidamente en los peligros que esta podría encerrar para tu mascota.

4. Llegada a una nueva casa con gato: dejarle explorar

La llegada del gato a su nuevo hogar es importante. Una vez que la casa está lista y el movimiento de muebles y cajas ha cesado, hay que abrir todas las puertas y permitir que el felino deambule y explore a sus anchas las habitaciones.

Algunos felinos, sin embargo, son de naturaleza tímida y pueden necesitar algo más de tiempo. En estos casos, una buena idea es enseñarles una estancia cada día, para evitar que se sientan abrumados.

Déjale explorar

Una vez que llegues a la nueva casa con tu gato, déjalo suelto a su aire para que mire, observe y vaya conociendo su territorio. Ten ya preparado cuál será su espacio para que desde el primer momento sepa dónde acudir por agua o comida o para hacer sus necesidades.

No lo fuerces, dale su tiempo.

Estos son algunos consejos que harán menos traumática la mudanza para tu gato. Síguelos y bienvenidos a vuestro nuevo hogar.

5. Gatificar la nueva casa

Los gatos domésticos felices necesitan viviendas adaptadas a su fascinante personalidad. La nueva casa debe ofrecer al animal espacio suficiente para merodear y tiene que contar con camas colocadas a distintas alturas. También hay que reservar un espacio para el arenero, donde el felino disfrute de su intimidad.

  • Aquí se ofrecen más trucos para gatificar la casa y hacerla más amable para el felino.

Pero, sobre todo, el gato que vive una mudanza precisa que su amigo de dos piernas le proporcione la compañía y el amor que tanto ansía este afectuoso y peludo compañero.

Pin
Send
Share
Send
Send