Animales

Mi perro se escapa: causas y soluciones

Pin
Send
Share
Send
Send


¿A veces tu perro corre y parece que huye? Sin duda alguna si tu mascota hace intentos de escapismo, es posible que pienses que quiere huir, y es muy posible que lo relaciones con que “no estás cuidando suficientemente bien” a tu mascota. Pero… ¿Esto es cierto? ¿Por qué tu perro se escapa?

Lo primero de todo ¡tranquilo! Tu perro no está huyendo de ti, ni tampoco es que no le cuides lo suficientemente bien.

Por qué mi perro se escapa

Hay algunas cosas que pueden causar que tu perro se escape ¡te las contamos!

Cualquier ruido demasiado fuerte: una sirena, una ambulancia, un trueno, petardos… ¡Pueden hacer que tu perro se escape!

Si en otras ocasiones has visto que tu perro se asusta cuando escucha ruidos fuertes, ¡es que tiene miedo! Por lo que…¡cuidado! ¡Podría escaparse!

Una perra en celo

Si tu mascota se cruza con una sexy perrita en celo, ¡podrían pasar dos cosas!

  • Que la perrita en celo vaya persiguiendo a los machos
  • Que los machos la persigan a ella haciéndola sentirse agobiada

¡También hay otros casos! Y es que… Cuando un macho huele a una perra en celo, aunque tú no la hayas visto ¡irá en su busca! Recuerda que las perritas en celo, tienen un olor especial, fácilmente rastreable por la potente nariz de nuestra mascota.

(Foto via: expertoanimal)

Peligros de que mi perro se escape

Si tu perro se escapa, ¡puede correr varios peligros! Te los contamos:

  • Si tu mascota es dominante o agresiva, podría morder a alguien
  • Lo podrían atropellar
  • Podría meterse en una pelea con otros perros
  • Podría hacerse daño con cualquier cosa que haya tirada en la calle (cristales, vallas metálicas…)
(Foto via: adiestramientocanino)

Consejos para conseguir que tu perro no se escape

Si quieres evitar que tu mascota sufra o cause algún daño, ¡hay algunos consejos que puedes seguir!

  • No saques a tu perro a pasear sin correa, ¡así evitarás posibles disgustos!
  • Si tienes una perra que está en celo, ¡no la saques por zonas donde haya otros perros! Si tu perro se escapa siempre que huele una perra, ¡plantéate castrarlo!
  • Si tu mascota tiene miedo a los ruidos, ¡prueba técnicas de adiestramiento para que les pierda el miedo, o se acostumbre a ello!
  • ¡Adiestra desde cachorro a tu perro! Enséñale las órdenes básicas para que te obedezca.
  • Si tu perro corre, ¡no le persigas! Esto provocaría que tu perro corra aún más rápido. Lo mejor es que te quedes donde estás, y le hables con firmeza para que vuelva a donde estás tú.

Utiliza el refuerzo positivo para adiestrarle y educarle, sin duda, ¡lo que mejor funciona!
¿Tu perro también se ha escapado alguna vez? ¿Cómo lo has solucionado?

Hembras en celo

Otra causa de fuga muy habitual es que haya cerca una hembra en celo que desprende un olor característico, detectado por los machos a largas distancias. Entonces el perro saltará cualquier obstáculo para satisfacer su instinto sexual. Esta es la causa más frecuente de escapadas . La solución para estos casos es la esterilización, que además en los machos evitará problemas de próstata y en las hembras quistes ováricos y tumores de mama.

Educación incorrecta

Las escapadas también pueden deberse a un problema de desobediencia, fruto de una educación incorrecta y del establecimiento de una jerarquía inadecuada.

Una vez que el perro se ha escapado hay que esperarle con paciencia

Para corregirlo, hay que instaurar una dinámica, en la que los líderes de la manada son los dueños. Para conseguirlo, se debe procurar que el dueño entre y salga el primero por la puerta o darle órdenes antes de conseguir lo que quiere. No es recomendable encerrar al perro, porque puede provocarle un estado de ansiedad y nerviosismo.

Una situación común, que crea quebraderos de cabeza a muchos dueños de perros, es que el animal no haga caso a la orden de acudir durante el paseo. Para muchos propietarios de perros, el momento de recreo y relajo con su animal, se convierte en tensión y estrés.

Persecuciones

Cuando se pretende que el perro acuda y corre en dirección contraria, no hay que ir tras él para cogerle, porque el efecto será el contrario. Es decir, el perro huirá con más insistencia. Lo ideal es que el animal siga a su dueño y no al contrario. Cuando el animal percibe que no se está pendiente de él, sino que debe seguir al dueño para no perderle la pista, cambia de actitud.

Refuerzo positivo

El estímulo positivo funciona una vez más para educar y corregir malos hábitos en el perro. Cada vez que el animal acude sin problemas a la llamada, hay que felicitarle. De esta manera, comprenderá lo que se espera de él. Los comportamientos incorrectos no cambian de un día para otro. Se necesitará tiempo, paciencia y tesón.

El perro ha escapado

Una vez que el perro se ha escapado hay que esperarle con paciencia, y llamarle para que cuando regrese nos encuentre. Si pasa demasiado tiempo y no aparece, hay que dar aviso a la policía, sociedades protectoras y clínicas veterinarias. Es muy importante, así como obligatorio, que el animal esté identificado con el microchip, y más si se tiene tendencia a escaparse. También se le puede colocar una chapa en el collar con el teléfono para tener garantía de recuperarlo en caso de pérdida.

En el momento en el que el perro se escapa, no hay que perseguirlo porque correrá todavía más. Si se le llama y vuelve, hay que recibirlo con una caricia y no con reproches para no confundirlo sobre lo que tiene que hacer.

Correcta educación

Para evitar situaciones que, una vez adquiridas, son difíciles de corregir hay que procurar educar bien al perro desde cachorro. En caso de no poder corregir el problema en casa, se puede acudir a un adiestrador canino, que averiguará las causas por las que el animal se escapa y reconducirá su actitud.

El peligro de las fugas

Las fugas de los perros son peligrosas, puede haber accidentes y atropellos, así que hay que procurar por todos los medios que el perro no escape. En el jardín hay que colocar vallas altas para evitar que pueda saltar y llevarle sujeto con la correa por la calle.

Las causas de que un perro escape de casa pueden ser diversas: aburrimiento, necesidad de más actividad física, miedo a determinados ruidos o ansiedad por separación. Es decir, el perro no soporta la ausencia de sus dueños y sale en su búsqueda. Es cuestión de averiguar por qué lo hace para frenar la situación.

Averiguar la causa de sus escapadas. Puede ser por necesidad de más compañía o ejercicio físico, así como por miedo a determinados ruidos.

Poner medios para evitar las peligrosas fugas descontroladas. Nada de puertas abiertas o pasear sin correa.

No reñir al perro cuando regresa de una de sus escapadas, sino felicitarle y acariciarle.

No perseguirle cuando escapa, porque correrá aún más rápido.

Video: A mi perro se le escapa la orina. (Julio 2021).

Pin
Send
Share
Send
Send