Animales

El ъltimo hogar de los animales de circo jubilados

Pin
Send
Share
Send
Send


El circo es itinerante, lo que quiere decir que los animales son trasladados constantemente, y no solo de una ciudad a otra, sino también de un país a otro. Esto implica que no disponen de unas instalaciones fijas que puedan adaptarse mínimamente a sus necesidades, sino que viven en los tráileres o camiones en los que son desplazados la mayoría del tiempo. Sólo salen de estos camiones para actuar o entre actuaciones, lo que implica que el resto del tiempo se mantienen atados, o en una carpa junto al camión, o se les monta un recinto temporal, con unas vallas y un poco de paja, allá donde el circo se instale. Esto se hace incluso con algunos grandes mamíferos como elefantes o hipopótamos. Además de todo esto, los animales son forzados a trabajar y a realizar comportamientos antinaturales durante largas jornadas.

La evidencia científica recopilada a lo largo de los años muestra que el impacto que los circos tienen sobre el bienestar animal es grave. En definitiva, la vida itinerante del circo no puede garantizar que los animales vivan en un ambiente adecuado, ni que tengan una dieta adecuada, ni tampoco que puedan desarrollar sus conductas naturales como nadar y bañarse, cazar, satisfacer sus necesidades sociales y vivir en manada, relacionarse con otros de su especie, descansar durante el día las especies nocturnas, etc. Y todas estas carencias pueden causar graves problemas como respuestas fisiológicas al estrés, sufrimiento emocional, depresión, aparición de comportamientos anormales, enfermedades y sufrimiento físico.

En la naturaleza, los elefantes llegan a recorrer hasta 50 Km en un día y los hipopótamos 10 Km. Los territorios en los que viven los leones pueden abarcar más de 220 Km2 y los de los tigres hasta 180 Km2.

Desafortunadamente la lista de animales utilizados en el circo es bastante larga: babuinos, camellos, dromedarios, llamas, cebras, cocodrilos, focas, leones marinos, osos, etc., pero aun así podríamos destacar unas cuantas especies que son ampliamente utilizadas y que parecen ser “emblemáticas” para el circo: elefantes, tigres, leones, hipopótamos y jirafas.

Elefantes: en la naturaleza gozan de una vida social muy compleja, viven en manadas de estructura matriarcal de varias docenas de individuos y establecen estrechos lazos entre ellos, llorando incluso la muerte de un compañero. Para esta especie, el simple hecho de vivir en soledad y sin la compañía de otros elefantes ya es un maltrato, al igual que lo sería para un ser humano. Son animales nómadas y de una gran inteligencia. Además, necesitan beber una gran cantidad de agua, tener acceso a ella para bañarse, y necesitan mucho espacio, ya que llegan a recorrer hasta 50 Km en un día.

En el circo todas estas necesidades se ven inhibidas, por lo que los elefantes sufren graves problemas, no solo emocionales, como estereotipias, apatía o depresión, sino también físicos, como artritis y severas cojeras, debido al tiempo que pasan encadenados o por verse forzados a realizar tantas posturas antinaturales.

Tigres: Son animales solitarios, que viven con las hembras sólo durante la época de cría. Su territorio puede extenderse hasta 180 Km2. Son cazadores y su morfología está diseñada para correr, saltar, trepar y recorrer largas distancias. Además, a los tigres les gusta mucho el agua y pueden nadar grandes distancias.

En el circo son obligados a vivir en jaulas de remolque con otros tigres, o incluso con otros felinos, lo que les causa gran estrés y frustración. No pueden realizar el ejercicio que necesitan ni tener acceso a agua.

Leones: son animales altamente sociales que viven en grupos de hasta 20 individuos. Descansan y se relacionan con otros durante el día y se activan por la noche. Los territorios en los que viven pueden abarcar más de 220 Km2.

Los leones sufren mucho por el ruido, el tráfico y la presencia cercana de personas y otras especies.

Los tigres y los leones, junto con otros carnívoros de amplios territorios, son los que tienen mayores niveles de estrés y problemas psicológicos, la mayoría muestran comportamientos estereotipados, autodestructivos y anormales.

Hipopótamos: son animales semiacuáticos, con un cuerpo adaptado a una vida de anfibio. En el circo como mucho reciben de vez en cuando una ducha de manguera. Viajan cada día unos 10 Km, son especialmente activos por la noche cuando salen a pastar y viven en grupos de hasta 100 animales. En el circo están solos, disponen de un espacio muy restringido, no pueden pastar y además son obligados a realizar comportamientos antinaturales.

Jirafas: en la naturaleza son gregarias y pacíficas, viven en grupos de varios individuos y cubren amplios territorios buscando comida, ya que tienen una dieta muy especializada a base de hojas y brotes que alcanzan de las copas más altas de los árboles.

Debido a su tamaño, su transporte y alojamiento resulta bastante complicado, y como además son difíciles de domar, su show se limita a hacerles dar vueltas a la pista.

Las jirafas, al ser animales herbívoros se mantienen continuamente en alerta, incluso cuando descansan, y en el circo este estado se incrementa, llegando a causarles altos niveles de estrés, agravados también por la falta de espacio.

BIENESTAR ANIMAL

Basada en hechos observados y verificados de primera mano por el periodista, o reportados por fuentes fiables y bien informadas.

Al igual que medio millar de municipios espaсoles, Madrid tampoco permitirб espectбculos con fauna salvaje

Infocircos, una coaliciуn de entidades, les busca un centro para vivir cuando son liberados, volver a su hбbitat natural no es una opciуn

Muchos de los animales provienen del trбfico ilegal, otros del mundo del circo

Vigo y Kumba fueron los primeros en llegar. Dos leones jуvenes que en su vida anterior respondнan a los nombres de Simba y Mufasa. Cuando, despuйs de la cuarentena de rigor, salieron a las instalaciones exteriores del centro que los habнa acogido se asustaron al ver arbustos y matorrales.

Nunca vivieron donde tendrнan que haber vivido. Su nuevo hogar-un terreno vallado y naturalizado de 1.792 metros cuadrados- poco se parecнa a los pequeсos carromatos en donde pasaban sus dнas. Tampoco tienen la caracterнstica melena de los leones porque sus anteriores propietarios les habнan sometido a una castraciуn quнmica. Al principio, ni siquiera rugнan. La llegada de este par de felinos al centro de rescate en mayo de 2017 marcу el inicio del fin de los circos con animales salvajes.

Estos hermanos de ocho aсos que formaban parte del Circo Europa fueron los primeros en ser cedidos voluntariamente a un centro de rescate -AAP Primadomus, con sede en Villena, Alicante- con el compromiso de los propietarios de no utilizar mбs animales salvajes en sus espectбculos. Los otros inquilinos habнan llegado tras ser rescatados o entregados despuйs de operaciones de decomiso. La mayorнa provenientes del trбfico ilegal y otros, como Vigo y Kumba, del mundo del circo.

Detrбs del plan para motivar a los propietarios de los circos a ceder sus animales de forma voluntaria estб Infocircos, una coaliciуn de entidades de protecciуn de los animales y la fauna salvaje, a la que pertenecen ANDA, FAADA y AAP Primadomus, entre otros.

Respaldo veterinario

Segъn Alberto Diez, director de la Asociaciуn Nacional para la Defensa de los Animales (ANDA), su proyecto para acabar con la utilizaciуn de animales en actuaciones circenses tiene una base cientнfica. Estбn respaldados por informes elaborados por la Federaciуn Veterinaria Europa y por varios colegios de veterinarios en Espaсa que sostienen que "es imposible mantener de forma correcta o satisfacer las necesidades de un animal silvestre en una cautividad en itinerancia". Asimismo, supone un enorme sufrimiento para ellos, implica un peligro para la seguridad pъblica y pone en riesgo la sanidad animal.

Cada vez hay mбs municipios libres de circos con animales salvajes en Espaсa, alrededor de medio millar ya. La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, anunciу a finales de enero que los circos que usen en sus espectбculos animales salvajes no podrбn instalarse en la capital.

En diciembre de 2018, la Comunidad Valenciana se convirtiу en la sexta Comunidad Autуnoma en aprobar la prohibiciуn de los circos con animales, siguiendo los pasos de Cataluсa, Baleares, Galicia, Regiуn de Murcia y La Rioja. A propуsito de la aprobaciуn de esta medida, Marta Merchбn, coordinadora de Infocircos, ha asegurado que "esta nueva prohibiciуn pone de manifiesto una tendencia imparable en la reconversiуn de los circos en espectбculos sin animales, tanto dentro de Espaсa, como a nivel europeo, donde la mayorнa de paнses han dejado de permitir la utilizaciуn de animales salvajes en circos".

A pesar de esta tendencia de la que habla Merchбn, en Europa todavнa hay paнses en los que se siguen permitiendo actuaciones de circos con animales. Italia, Francia, Alemania y Espaсa entre ellos. El ъltimo informe de Eurogroup for Animales -Wild Animales in EU circuses: problems, risks and solutions (Animales salvajes en circos europeos: problemas, riesgos y soluciones)- previene sobre el nъmero de creciente de incidentes peligrosos en circos de toda la regiуn. Estб el caso de la tigresa que perdiу la conciencia en pleno espectбculo (en el circo de los hermanos Baddasбrov, en Rusia) y que fue forzada a seguir con la funciуn.

Sin ir mбs lejos, el 2 de abril de 2018 un grupo de elefantes quedaron sueltos tras un accidente mientras viajaban en un camiуn y obligaron a cortar la A-30 en Pozo Caсada (Albacete). Uno de ellos falleciу. Semanas antes de este suceso, un vecino del municipio extremeсo de La Garrovilla alertaba sobre la presencia de un hipopуtamo en plena calle. El animal, llamado Pipo, perenecнa a un circo y, segъn Infocircos, era la quinta vez que se escapaba.

Circos con animales salvajes en Espaсa

Alberto Diez dice que "actualmente hay unos ocho circos espaсoles con animales salvajes", que cuentan entre sus 'estrellas' con grandes felinos, elefantes, algъn hipopуtamo o cocodrilos. En el informe de Eurogroup for Animals se cuantifican nueve. Son cifras sin considerar a los animales salvajes que han sido cedidos voluntariamente en los ъltimos dos aсos. Diez reconoce que saber el nъmero exacto de animales salvajes actuando en circos en Espaсa es complicado por la itinerancia de este tipo de espectбculos. Sin embargo, cree que el plan que tienen desde Infocircos es perfectamente viable. "Debe ser un proceso paulatino", advierte, pues resulta difнcil encontrar de inmediato hogares adecuados para estas criaturas.

Cuando los animales de los circos en Espaсa son 'liberados' hay varias opciones: ir a un centro de rescate y acogida como Primadomus (el ъnico especializado en animales de circo en el sur de Europa) o como la Fundaciуn Mona o Rainfer -estos dos exclusivos para primates-, ser trasladados a un zoolуgico o similar o reubicarlos en algъn santuario en el extranjero.

Regresar a su hбbitat natural no es una opciуn puesto que la mayorнa han nacido en cautiverio y no podrнan sobrevivir. Existen pocos casos de animales de circos espaсoles que ahora viven en estado estado de semi-libertad y han sido situaciones excepcionales. Como el de Natasha, un cachorro de leуn rescatada por la Fundaciуn Raъl Mйrida, que fue trasladada a un santuario de vida salvaje en Sudбfrica. Un destino similar ha tenido Nala, una leona que tras ser rescatada por AAP Primadomus de un criador ilegal de animales de circo y pasar un aсo en rehabilitaciуn en las instalaciones de la ONG, ha viajado a finales de aсo al santuario para felinos Lions Rock.

En lo que se refiere a los animales del mundo circense cedidos voluntariamente por sus dueсos, tras Vigo y Kumba se han sumado mбs casos. El segundo caso se dio en septiembre de 2017. En esa ocasiуn el circo Wonderland donу siete tigres y un leуn que pasaron a vivir en las instalaciones de Villena. Posteriormente en junio de 2018, cinco de ellos viajaron al que serб su hogar permanente, el zoo de la isla britбnica de Wight.

Meses despuйs, entre enero y febrero de 2018, Primadomus recibiу nuevos inquilinos. Dos leones y un tigre provenientes del circo Francia. Mientras se negociaban las condiciones del traspaso, los felinos permanecieron encerrados en carromatos en pйsimas condiciones durante un largo periodo de tiempo. Los ъltimos en ser cedidos -en agosto del aсo pasado- han sido cuatro tigres, sin que se conozca aъn el circo en el cual trabajaban. Los han trasladado al zoolуgico El Bosque en Asturias y a Safari Aitana en Alicante. Para acoger a los felinos ambos zoos emprendieron campaсas de recaudaciуn de fondos.

Raquel Lуpez, abogada del despacho especializado en derecho animal DeAnimals, ha mediado en algunos de estos casos. Segъn explica, el principal problema que tiene Espaсa en relaciуn a la prohibiciуn del uso de animales en los circos es que "no hay sitios para llevarlos inmediatamente". Gran parte de los centros con las condiciones adecuadas para recibirlos estбn saturados o desbordados, como ocurre con Rainfer o Primadomus. Ademбs, cuando se trata de los cedidos voluntariamente, los propietarios prefieren que sean trasladados a instalaciones cercanas -no en el extranjero- para poder visitarlos ocasionalmente por el vнnculo que han generado con ellos.

Traumas y problemas de salud

En solo uno de los casos los dueсos se han acercado a visitar a los animales tras la cesiуn, cuenta Berta Alzaga, miembro del equipo de comunicaciуn de AAP Primadomus. De todas formas, especifica, que se trata de que las visitas sean lo mбs espaciadas posibles para no alterar el proceso de desvinculaciуn con los humanos. En el centro de rescate de Villena, el 80% de los grandes felinos acogidos proceden de circos o de criadores relacionados a este mundo. Se pensу, en un principio, que serнa un lugar de acogida temporal, pero tienen inquilinos que terminan quedбndose por aсos. Los animales llegan a sus instalaciones para afrontar un largo proceso de recuperaciуn.

Dice Alzaga que suelen presentar comportamientos autodirigidos (como lastimarse a sн mismos), problemas de piel, musculatura y peso, entre otras secuelas. Por ejemplo, Silas y Govani, del circo Francia, llegaron muy delgados y les costaba caminar. Han ido ganando peso poco a poco, de forma controlada. Otros felinos presentan comportamientos de passing, es decir, realizan una y otra vez el mismo recorrido en una corta distancia. Como un recuerdo de su caminar en los escasos metros cuadrados de su carromato.

animalescirco2.jpg

Los dueños están preocupados por el destino de los animales: advierten la imposibilidad de seguir costeando el oneroso cuidado y los grandes zoológicos han dicho que es complicado recibirlos.

"Estamos a la espera de una respuesta del gobierno en torno a qué va a pasar con nuestros animales", dice Armando Cedeño, presidente de la Unión Nacional de Empresarios y Artistas de Circos (Uneac), que agrupa a decenas de empresarios circenses.

Mientras, en un predio de Tizayuca, municipio vecino a la Ciudad de México, permanecen estacionados varios tráileres de circo. En algunas casas rodantes duermen artistas ahora desempleados, junto a instalaciones con tigres, jaguares, cebras, llamas, caballos y dromedarios.

A pesar de todo, el domador Bruno Raffo sigue con su rutina cotidiana. Temprano por la mañana limpia las jaulas, alimenta a trece tigres que supervisa y hace espacio para que se ejerciten.

animalescirco3.jpg

Raffo, un argentino de familia de domadores con cicatrices de arañazos en sus brazos, asegura que el costo de mantener a los tigres es de casi US$200 diarios. A eso se suman los salarios de los cuidadores y de veterinarios especializados.

"La mayoría de los trabajadores se fueron a sus casas, otros están aquí 'parqueados' en los terrenos a la espera de un nuevo aviso, yo tengo que estar aquí con los animales para ver que se puede hacer más adelante", dice Raffo.

El proceso de ubicar a tigres, jirafas, elefantes y osos no es nada sencillo.

En los grandes zoológicos públicos como el de Chapultepec, administrado por el gobierno de la capital mexicana y que ocupa siete hectáreas, no ven muy factible recibir a ejemplares como los tigres de Raffo porque se trata un grupo de muchos animales acostumbrados a estar juntos.

leonpayaso5.jpg

"Nosotros tenemos ya un plan de colección donde tenemos una capacidad establecida de animales que podemos mantener en buenas condiciones y sería contraproducente en pensar en grupos tan numerosos", dijo Arturo Rivera, director general de zoológicos y vida silvestre del gobierno capitalino.

Para tratar de llegar a una solución, el Gobierno federal está evaluando qué instalaciones, desde zoológicos públicos y privados hasta centros de investigación científica o centros de ecoturismo podrían recibir a los animales.

Zoológicos privados como Africam Safari, uno de los más grandes del país donde los animales están sueltos y los visitantes recorren el lugar en auto, se ha mostrado dispuesto a ayudar en la reubicación de los animales. Pero aseguran que es un proceso complejo.

"Depende en gran medida de la condición física y mental de los mismos animales para adaptarse", dice su director, Frank Carlos Camacho.

Pin
Send
Share
Send
Send