Animales

La fiebre en perros - Causas, síntomas y tratamiento

Pin
Send
Share
Send
Send


Todos conocemos la fiebre, la hemos padecido alguna vez. Pero ¿cómo es la fiebre en perros? A veces no es fácil detectar los síntomas de enfermedades en nuestras mascotas, por eso hemos preparado este artículo para ayudarte a detectar la fiebre de tu perro y que sepas qué hacer en caso de que la padezca.

Qué es la fiebre en perros

Como en los humanos, la fiebre en perros es un mecanismo de defensa del cuerpo ante un patógeno que ataca al organismo. La temperatura normal de un perro está entre 38,5 y 39 grados, todo lo que supere esa temperatura se considera fiebre, llegando a ser realmente peligrosa a partir de los 41 grados aproximadamente.

De todos modos, ten en cuenta que hay ciertas circunstancias que pueden hacer que la temperatura basal normal de un perro varíe, como por ejemplo el período de gestación de las perras, o bien en los perros cachorros, a los que les cuenta un poquito más autorregular su temperatura.

Hay montones de afecciones y circunstancias que pueden causar fiebre en perros, como:

  • Infecciones víricas, bacterianas o parasitarias
  • Reacciones a vacunas
  • Golpe de calor
  • Envenenamiento
  • Gran variedad de enfermedades

Síntomas de la fiebre en perros

Además del inequívoco aumento de la temperatura corporal, que podrás comprobar con un termómetro rectal, la fiebre produce otros síntomas en tu perro:

  • Nariz seca. ¡Pero no siempre que tienen la nariz seca tienen fiebre! Puede haber otras razones que les hagan perder la humedad de la nariz temporalmente y que no deben preocuparte.
  • Nariz caliente
  • Tristeza
  • Cansancio generalizado, apatía
  • Vómitos
  • Pérdida de apetito
  • Hipersensibilidad, incluso agresividad
  • Secreción nasal
  • Sueño
  • Diarrea

¿Tu perro reúne algunas de estas señales de fiebre? ¡Deberías tomar su temperatura! Podría tener una temperatura demasiado alta, o por el contrario, demasiado baja (hipotermia). Sin duda, cualquiera de estos dos casos indicará que tu perro tiene algún problema de salud, por lo que es necesario acudir al veterinario en busca de un diagnóstico.

Tratamiento de la fiebre en perros

Nunca debes medicar a tu perro por tu cuenta, ¡los medicamentos podrían dañarle seriamente! Además, la fiebre no viene sola, sino que es síntoma de enfermedad, por eso es fundamental ir a consulta, así sabrás qué le ocurre y se le podrá poner el tratamiento más adecuado.

Por eso, no podemos dar un tratamiento específico. Los fármacos dependerán de qué produzca la fiebre en perros, podría ser un tratamiento puramente sintomático en caso de que fuera un simple resfriado, o necesitar antiinflamatorios, antibióticos u otros medicamentos si es un problema más grave.

¿Tu perro tiene fiebre? Eso es que algo anda mal, ¡no dejes pasar el tiempo y actúa!

La temperatura normal de un perro

La temperatura corporal de un perro adulto se sitúa entre los 38 y los 39ºC (Grados Celsius) la cual puede variar según las circunstancias. No obstante, al superar los 39ºC consideraremos que la temperatura corporal del perro es demasiado elevada y, por tanto, que padece fiebre. A partir de los 41ºC nos encontraremos ante una emergencia veterinaria.

Es frecuente observar irregularidades en la temperatura del perro cuando nos encontramos ante un cachorro, un perro joven, perras próximas a dar a luz e incluso en perros de edad muy avanzada. En cualquier caso, si observamos que nuestro perro no es capaz de regular correctamente la temperatura y la misma ha aumentado de forma notable, será indicado acudir al especialista para notificarle la posibilidad de que se haya producido un aumento de la fiebre canina.

Causas de la fiebre en perros

Existen muchas causas distintas que pueden provocar la fiebre canina, no solamente las que te mostraremos a continuación, por ello, recalcamos la importancia de la visita al veterinario, pues el especialista es la única figura que puede realizar un diagnóstico veraz. No obstante, nosotros te mostraremos las más frecuentes.

Algunas de las causas de la fiebre en perros, ya sean adultos o cachorros son:

Tomar la temperatura a un perro paso a paso

  1. Elige un termómetro digital o de un material seguro para tomar su temperatura.
  2. Relaja a tu perro con caricias y voz, para evitar que pueda moverse y hacerse daño.
  3. Si no te es posible, pide ayuda a otra persona y sujétalo.
  4. Embadurna el termómetro con lubricante o vaselina, para que sea menos incómodo.
  5. Introduce el termómetro, al menos, 2 centímetros en el interior del ano.
  6. Espera el tiempo que te indique el termómetro.
  7. Si no tiene temporizador espera, al menos, un par de minutos antes de sacarlo.
  8. Una vez tomada la temperatura, retira el termómetro y lávalo con alcohol etílico para desinfectarlo adecuadamente.

Después de medir la temperatura del perro, podrás identificar fácilmente si tiene fiebre o no. Recuerda que a partir de los 39ºC o más se considera que un can padece fiebre y que a partir de los 41ºC nos encontramos ante una emergencia veterinaria.

Cuando la temperatura de un perro es baja, ¿es síntoma de fiebre?

Puede ocurrir que, de forma puntual y debido a un descenso de temperatura del medio, la temperatura corporal del perro se encuentre por debajo de los 38ºC, no obstante, cuando advertimos que esta se encuentra por debajo de los 37ºC e incluso de los 35ºC, nos encontramos ante un caso de hipotermia.

Observaríamos además algunos síntomas frecuentes de la hipotermia en perros, como por ejemplo temblores, rigidez muscular, respiración lenta, letargo y dificultad para encontrar el pulso del animal. Será fundamental llamar a nuestro veterinario para que nos indique cómo proceder a partir de ese momento para calentar al perro teniendo en cuenta la temperatura corporal que muestra.

En los casos de hipotermia severa puede ser necesaria la hospitalización del animal, para poder llevar a cabo un tratamiento de emergencia mientras se encuentra en observación. Puede ser necesaria la inyección de fluidos por vía intravenosa o la utilización de enemas, por ejemplo.

Tratamiento para la fiebre en perros

Es probable que te preguntes cómo bajar la fiebre a un perro, sin embargo, debes saber que el veterinario es el único especialista capacitado para aplicar un tratamiento en caso de fiebre en el perro, ya que se requiere un diagnóstico que indique la causa subyacente que está provocando la subida de su temperatura corporal en el can. El tratamiento a aplicar dependerá directamente de la patología que padezca el animal y puede ser necesario el uso de antibióticos o la fluidoterapia.

Fiebre en perros, ¿cómo bajarla?

Aunque nos encontremos ante una situación grave, es muy importante tener en cuenta que jamás debemos automedicar a nuestro perro. Existen muchos medicamentos humanos prohibidos para perros, como el paracetamol o el ibuprofeno, que podrían ser fatales o provocar daños graves en su organismo.

Lo más indicado será acudir directamente al centro veterinario o realizar una llamada de emergencia para recibir los consejos del especialista, que nos guiará en función de los síntomas que presente el perro.

Remedios caseros para la fiebre en los perros

Si te encuentras ante una emergencia y no puedes acudir al veterinario, puedes aplicar algunos remedios y trucos para tratar de bajar ligeramente la temperatura. No obstante, antes y después de aplicarlos es esencial contactar con el veterinario, aunque sea de forma telefónica, quien te indicará si estos consejos son acertados según tu caso concreto. No olvides que la fiebre puede ser síntoma de muchas patologías, algunas de ellas muy graves, que de no ser tratadas a tiempo ponen en riesgo la vida del animal.

¿Cómo bajarle la fiebre a un perro?

Algunos consejos para bajar la fiebre en perros son:

  • Humedece ligeramente una esponja o toalla y refresca con ella ciertas zonas del cuerpo del perro, como el abdomen, las ingles o las axilas. Revisa cada 15 minutos su temperatura corporal para ver qué efectos tiene este proceso en el perro y si ello logra bajar su temperatura. Eso sí, no es aconsejable que el perro se encuentre húmedo durante mucho tiempo, ya que podría provocar una bajada excesiva de su temperatura coporal, causando una hipotermia. Ten a mano una toalla seca para ir secándolo. También será imprescindible que tengas a mano un secador y una manta para taparlo si eso sucediera.
  • Mantén a tu perro bien hidratado en todo momento. Puede ser interesante acercarle el bebedero e incluso administrarle agua directamente en la boca con la ayuda de una jeringa sin aguja, siempre en pequeñas cantidades. Si tu perro no lo acepta, puedes probar a estimularle con caldo de pollo casero (sin cebolla, ajo o sal) o con comida húmeda bien calentita.

Durante todo el proceso deberás ir tomando su temperatura y prestando atención a todos los síntomas que presente el animal para poder proporcionar a tu veterinario toda la información posible acerca del cuadro clínico. No olvides tratarle con cariño y estar cerca para animarle, ya que ayudará a que se sienta más seguro y relajado, fundamental en cualquier proceso de enfermedad.

Si tras 4 o 6 horas su estado no mejora, deberás acudir al veterinario de urgencias.

¿Cómo evitar la fiebre en perros?

Te ofrecemos algunos consejos:

  • Revisiones veterinarias cada 6 - 12 meses: muchas enfermedades podrían prevenirse y tratarse de forma más eficaz si fueran detectadas a tiempo. La medicina preventiva puede ahorrarnos una gran cantidad de dinero y tiempo al detectar una patología de forma pronta.
  • Vacunación: es imprescindible seguir el calendario de vacunas del perro. Sin ellas, tu mejor amigo podría ser susceptible a contraer cualquier enfermedad que pusiera en riesgo su vida, como el moquillo o el parvovirus.
  • Desparasitación: son muchos los parásitos externos e internos que pueden provocar enfermedades en nuestro perro. Para evitarlo, deberás desparasitar a tu can de forma regular, tal y como te indique el veterinario. Existe una gran variedad de productos en el mercado y muchos son bastante económicos.
  • Toxicidad: identificar cuáles son las plantas tóxicas para perros así como los alimentos tóxicos para perros será fundamental para evitar una posible intoxicación. Infórmate adecuadamente y si no estás seguro, ofrécele únicamente una alimentación ya preparada para perros.
  • Frío y calor: la temperatura ambiental es muy importante para los canes, de ella depende que no sufran un golpe de calor, un resfriado o una hipotermia. Evitaremos que se encuentre en el exterior de forma prolongada si las temperaturas son muy bajas o excesivamente altas y tomaremos precauciones para evitar exponerlo de forma excesiva.

El cuidado y el cariño constante de un propietario son el mejor remedio para evitar un resfriado o la aparición de cualquier enfermedad, como es la fiebre en los perros. Aún así, en ocasiones será inevitable que nuestro perro sufra ciertas enfermedades, pero siguiendo estos consejos podemos lograr minimizar el riesgo.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a La fiebre en perros - Causas, síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra sección de Enfermedades infecciosas.

Igual que ocurre con las personas, la fiebre en perros es un claro síntoma de que algo no va bien, de que puede haber una enfermedad. ¿Cómo debemos actuar?

La fiebre en perros aparece como un mecanismo de defensa contra envenenamientos, infecciones, gripes o enfermedades en general. Es un sistema de alerta del organismo, declarando un estado de emergencia, síntoma que de forma inequívoca implica una visita de urgencia al veterinario. No siempre es fácil detectar un cuadro febril en un can. Algunas manifestaciones son: nariz caliente y seca, temblores, apatía, vómitos y agresividad. También abundante secreción nasal, pérdida del apetito, diarrea e hipersensibilidad.

Para despejar las dudas sobre la fiebre en perros, se debe colocar un termómetro en la zona rectal. La temperatura no debe alcanzar los 39°C. Por otra parte, si supera los 41°C, la situación es bastante delicada, con riesgo latente de muerte.

Infecciones, inflamaciones e insolaciones figuran entre los detonantes más comunes de la fiebre en perros. Lo mismo que la presencia de parásitos internos o externos y los golpes de calor. Al igual que ocurre con los humanos, suele ser una reacción normal luego de la colocación de una vacuna. Es importante tener en cuenta que cachorros, ejemplares de avanzada edad y perras que hayan tenido cachorros tienen más dificultades para autorregular su temperatura.

Fiebre en perros: tratamientos a seguir

Después que el veterinario de confianza haya estudiado el caso y determinado el origen del problema, podrá ordenar el tratamiento a seguir. Antes solo podrá ordenar paliativos, orientados a mantener la temperatura del can dentro de los parámetros />

También se puede dar de comer caldo de pollo al animal enfermo, sin ningún tipo de condimentos. Si la temperatura no para de subir, un baño de 10 minutos con agua fría es una buena opción. Pero sin excederse de este tiempo, ya que pudiese generar justo el efecto contrario.

Una vez identificada la causa del problema, el régimen a aplicar puede ser meramente sintomático para casos de resfriados. Mientras que antibióticos y antiinflamatorios son recetados en casos de mayor complejidad, con presencia de infecciones y otras anomalías.

El paracetamol no es una opción

No acudir al veterinario en casos de fiebre en perros ya es una irresponsabilidad. Pero medicarlo sin consultar al especialista es la peor de las ideas. Principalmente si se recurre a fármacos diseñados para humanos, dentro de este grupo, el paracetamol es de los más dañinos. Suministrar estas medicinas a los canes puede originar una intoxicación. Lo que combinado con el cuadro febril, terminará por complicar más el estado de salud del animal.

Pin
Send
Share
Send
Send