Animales

Rabia en perros - Síntomas, contagio y tratamiento

En este artículo vamos a enseñarte cómo saber si un perro tiene rabia. La rabia es una enfermedad vírica muy peligrosa que no sólo afecta a los perros, sino a todos los mamíferos, incluidos nosotros. Por eso, que un perro contraiga la rabia no es sólo peligro para sí mismo, sino para todos los demás que conviven con él. Te enseñamos cuáles son los primeros síntomas de la rabia en perros.

Síntomas de un perro con rabia

Cuando la enfermedad ya está más avanzada, los síntomas de un perro con rabia evolucionan y puede tener problemas para dormir y presentar hipersensibilidad a estímulos que antes le resultaban indiferentes, como los ruidos normales o la luz. Esta fase se llama rabia furiosa y puede concluir con la muerte del perro.

No siempre, la rabia en los perros presenta otra etapa más, en la que se paralizan los músculos de su cuello y cabeza. Provoca que tengan la boca abierta de forma permanente ya que no pueden mover la mandíbula. También tienen grandes dificultades para tragar y se cae su saliva constantemente. Si esta parálisis afecta al diafragma, el perro muere asfixiado.

La mejor prevención para la rabia en perros es vacunar a tus mascotas. Esperamos que este artículo sobre cómo saber si un perro tiene rabia te ayude a entender la enfermedad y a identificar sus síntomas. Si observas alguno y sospechas que tu perro puede haber contraído la rabia, no dudes en acudir al veterinario lo antes posible.

¿Qué es la rabia canina?

El término "rabia" proviene del adjetivo en Latín Rabidus, que se traduce como "delirante", "furioso" o "feroz", debido al comportamiento característico de los animales que padecen esta patología, los cuales muestran conductas agresivas.

Como hemos adelantado en la introducción, la rabia está causada por un virus de la familia Rhabdoviridae, que afecta principalmente al sistema nervioso central (SNC), extendiéndose y acumulándose en grandes cantidades en las glándulas salivares del perro, que causan una producción excesiva de saliva, infectada con el virus. Esta enfermedad está presente en el animal infectado y puede perdurar en las carcasas de los animales fallecidos hasta 24 horas.

Formas de contagio de la rabia en perros

La rabia suele contagiarse mediante la mordida de un animal infectado, no obstante, también puede transmitirse por medio de la saliva, por ejemplo si el animal lame una herida abierta, o bien si se producen arañazos en determinadas zonas, como en las mucosas. No obstante, se trata de situaciones poco frecuentes.

No olvidemos que esta enfermedad puede llegar a afectar al ser humano en caso de mordedura, por ello es tan importante realizar un adecuado plan de medicina preventiva e informarnos sobre los síntomas y las formas de contagio, con el objetivo de garantizar la salud del can, de otros animales domésticos y la de los propios tutores.

Causas de la rabia en perros

Los perros se consideran los principales portadores de la rabia, siendo vulnerables aquellos canes que no han sido vacunados y los que entran en contacto con animales silvestres, como zorros y murciélagos. No obstante, la forma de contagio más común es mediante la mordedura mamíferos domésticos, como gatos, perros y conejos.

El contacto directo con la piel (sin heridas), la sangre, la orina o las heces no es un factor de riesgo, exceptuando en los murciélagos, no obstante, es poco frecuente que los animales domésticos entren en contacto con estos pequeños mamíferos.

Actualmente se intenta controlar la rabia en países de todo el mundo, enfocando su prevención en perros y gatos, gracias a las campañas de vacunación y las múltiples medidas de protección. No obstante, la rabia sigue siendo una patología frecuente que aparece de forma puntual, hasta en los países donde está prácticamente erradicada.

Fases de la rabia en perros

Para entender el avance del virus de la rabia canina es fundamental prestar atención a las fases de esta patología. Durante la mordedura, el virus presente en la saliva entra en el organismo y se instala en el interior de músculos y tejidos, a la vez que se multiplica en ese sitio.

Entonces, el virus se empieza a propagar por las estructuras de alrededor, generalmente a las más cercanas al tejido nervioso, ya que se trata de un virus neutrópico, es decir, que tiene afinidad por las fibras nerviosas. Es importante resaltar que no utiliza la sangre como medio de difusión.

La rabia canina presenta varias fases:

  • Incubación: hace referencia al período que comprende desde la mordedura hasta la aparición de los primeros síntomas. En esta etapa el perro parece estar bien y es asintomático, es decir, no presenta síntomas de enfermedad. Hablamos de una fase que puede durar desde una semana hasta varios meses.
  • Prodrómica: en esta etapa el perro empieza a manifestar los síntomas incipientes de la enfermedad, mostrándose más nervioso, asustado, ansioso, cansado e incluso retraído. Puede durar de 2 a 10 días.
  • Agresividad: esta es la fase que caracteriza la enfermedad de la rabia. El perro se torna irritable, de forma excesiva, llegando incluso a morder a sus propietarios. Es una etapa de riesgo elevado.
  • Parálisis: es la etapa final de la rabia. En ella el perro se muestra paralizado y puede presentar espasmos e incluso entrar en coma, hasta que se produce la muerte.

Ahora que ya conoces las fases de la rabia canina, te explicaremos cuáles son los síntomas de rabia en perros, fundamentales ante la sospecha que nuestro can pueda estar infectado.

Síntomas de la rabia en perros

El virus de la rabia canina tiene un período de incubación largo, que puede oscilar entre tres y ocho semanas, aunque en algunos casos puede ser incluso más extenso, motivo por el cual no siempre se detecta de forma pronta. En los humanos, por ejemplo, los síntomas suelen aparecer alrededor de las 3 y las 6 semanas posteriores a la mordida.

Los síntomas de esta condición afectan principalmente al SNC y al cerebro, y aunque suelen presentarse las fases que hemos mencionado anteriormente, no siempre se manifiestan todos los síntomas, motivo por el cual es tan importante estar atentos a las señales que indican que nuestro perro pueda estar enfermo.

A continuación te mostramos los síntomas de la rabia en perros más comunes:

  • Fiebre
  • Agresividad
  • Irritabilidad
  • Apatía
  • Vómitos
  • Salivación excesiva
  • Fotofobia (aversión a la luz)
  • Hidrofobia (aversión al agua)
  • Dificultad para tragar
  • Parálisis del rostro
  • Convulsiones
  • Parálisis general

La rabia se confunde fácilmente con otras enfermedades neurológicas y, por ende, siempre es necesario consultar con un veterinario ante la aparición de cualquiera de los síntomas de rabia en perros mencionados, o bien si sospechamos que nuestro perro pueda haber entrado en contacto con un animal infectado.

¿Cómo saber si mi perro tiene la rabia?

Si sospechas que tu perro puede haber sido mordido por un perro callejero, un gato sin hogar o entrado en contacto con un mamífero silvestre portador, quizás quieras averiguar cómo saber si un perro tiene la rabia. Presta atención al siguiente paso a paso:

  1. Busca heridas o señales de mordedura: esta enfermedad se suele transmitir mediante la saliva, entonces, si tu can se ha peleado con otro perro o animal doméstico deberás, busca inmediatamente las heridas que le hayan podido causar.
  2. Presta atención a los posibles síntomas: si bien durante la primera fase no se manifiesta ninguna señal evidente, pasadas unas pocas semanas tras la mordedura el perro empezará a manifestar comportamientos extraños y, aunque no son síntomas que puedan confirmar la transmisión, sí pueden alertarte. Recuerda que los perros pueden presentar dolores musculares, fiebre, debilidad, nerviosismo, miedo, ansiedad, fotofobia o pérdida de apetito, entre otros síntomas. En una etapa más avanzada, tu perro empezará a mostrar una actitud furiosa que es la más característica de la enfermedad y que le da el nombre de "rabia". Los síntomas que presentará serán el de salivación excesiva (puede presentar la típica espuma blanca con la que se relaciona la enfermedad), unas ganas incontrolables de morder cosas, irritabilidad excesiva (ante cualquier estímulo el perro se volverá agresivo, gruñirá e intentará mordernos), pérdida de apetito e hiperactividad. Algunos síntomas menos comunes pueden ser falta de orientación e, incluso, convulsiones.
  3. Fases avanzadas: Si no hemos prestado atención a los síntomas anteriores y no hemos llevado al perro al veterinario, la enfermedad entrará en la fase más avanzada, aunque hay perros que ni siquiera llegan a padecerlas, pues antes se les practica la eutanasia o mueren. En esta etapa los músculos del perro empezarán a paralizarse, desde sus patas traseras hasta el cuello y la cabeza. También estará aletargado, seguirá echando espuma blanca por la boca, ladrará de manera anormal y tendrá dificultades para tragar debido a la paralización de los músculos.

Cuarentena por rabia

En España existe un protocolo de actuación ante las mordeduras o agresiones de animales domésticos, con el objetivo de minimizar el riesgo de contagio hacia otros animales y personas. Se hace un estudio sobre el caso, se realiza una evaluación inicial y se mantiene en observación al animal durante un período de 14 días, fundamental para asegurar que el mamífero no era infectivo en el momento de la agresión, aún si no presentara síntomas de rabia en perros.

Después, si el animal ha dado positivo, se realiza un período de investigación epidemiológico de 20 días. Además, existen varios niveles de alerta según la presencia de rabia en el territorio, ya hablemos de animales domésticos y terrestres, que comprenden unos métodos de actuación u otros.

Diagnóstico de la rabia en perros

Antiguamente, el diagnóstico de la rabia en perros se realizaba mediante una prueba de tinción directa de anticuerpos fluorescentes (DFA) mediante el análisis de los tejidos cerebrales, mostrando así los agentes virales. Para ello era necesaria la eutanasia del perro, no obstante, hoy en día, ante la sospecha de un caso de rabia en el perro o la aparición de síntomas de rabia en perros, el veterinario puede proceder al aislamiento del animal e iniciar una serie de análisis serológicos que confirmen o no la presencia del virus, como la reacción en cadena de la polimerasa (PCR).

Ante el fallecimiento del animal o la confirmación de rabia sí se realiza el DFA durante la necropsia para realizar una investigación epidemiológica del caso de rabia.

Tratamiento de la rabia en perros

Desafortunadamente, la rabia canina no tiene cura ni tratamiento, pues la intensidad de los síntomas de la rabia en perros y su rápida propagación provocan la muerte certera del animal, sin embargo, sí es posible prevenir el contagio de esta patología mediante la vacunación del perro. Por ello, ante un animal infectado el veterinario nos aconsejará proceder a la eutanasia del perro, con el objetivo de evitar el sufrimiento animal y un posible contagio.

Recordamos que tras la mordedura de un animal infectado nos exponemos a padecer la rabia en humanos, por ese motivo resulta de vital importancia lavar la herida con agua y jabón y acudir cuanto antes a un centro médico para recibir de forma pronta la vacuna antirrábica.

¿Cómo prevenir la rabia en perros?

Mediante el seguimiento estricto del calendario de vacunación del perro podemos prevenir que nuestro can padezca esta terrible enfermedad mortal. Generalmente se aplica la primera dosis alrededor de las 16 semanas y, de forma anual, se aplica un refuerzo para que el organismo del perro se mantenga activo contra el virus. Así mismo, antes incluso de la aparición de los primeros síntomas de la rabia en perros, si hemos observado que nuestro can ha sido mordido por otro perro o animal silvestre debemos acudir al veterinario.

¿Cuánto vive un perro con rabia?

No es posible determinar de forma exacta cuánto tiempo vive un perro con rabia ya que la fase de incubación puede variar enormemente dependiendo de la localización y gravedad de la mordedura. Por ejemplo: el virus transmitido por un mordisco profundo en la pata se extenderá mucho rápido que en una herida superficial en la cola.

Debemos saber que la esperanza de vida de un perro con rabia es relativamente corta, pues puede variar entre 15 y 90 días, siendo más corta aún en cachorros. Así mismo, una vez afectado el SNC y tras una manifestación evidente de los síntomas de rabia en perros, la muerte del can ocurre entre los 7 y 10 días.

En cualquier caso, si sospechas que tu perro pueda padecer la rabia acude cuanto antes a tu veterinario para aislar adecuadamente al animal, hacerle las pruebas pertinentes y evitar así el riesgo de propagación hacia otros animales y hacia las personas mediante la eutanasia.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Rabia en perros - Síntomas, contagio y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra sección de Enfermedades infecciosas.

Síntomas de la rabia en humanos por mordedura de perro

La rabia es una enfermedad que puede contagiarse a humanos y a todos los mamíferos. El grupo de personas más afectado por esta enfermedad son los voluntarios que se dedican a cuidar a los perretes en las protectoras o en los refugios. La rabia es relativamente frecuente en perros abandonados, puesto que aunque hayan recibido una vacuna a los pocos meses de nacer esta de ser efectiva si no se renueva.

Si el perro abandonado ha sido mordido por otro o ha compartido saliva con este, puede llegar a pillar la enfermedad, que a su vez puede ser contraída por un humano a través del mismo proceso. El virus de la rabia aguanta hasta un día entero en el cuerpo de un perro aunque esté haya muerto e incluso tiene cierta resistencia en el aire. Por este motivo hay que tomar precauciones si nos encontramos con un perrete en la calle o si decidimos colaborar con una potectora, por lo que es fundamental conocer los síntomas de esta enfermedad.

Síntomas de la rabia en un perro

Reconocer a un perro con rabia es relativamente fácil si sabes que se desarrolla en tres fases. La primera es una en la que a tu colega le cambia el carácter, está huraño, desorientado, tiembla y está nervioso, incluso hasta parece que tiene miedo de ti. Si no tiene motivos para parecer asustado, si no hay una explicación ambiental o de comportamiento para ello, has de examinar su cuerpo buscando alguna herida con forma de mordisco para sospechar que sí tiene la rabia.

La siguiente fase es la más fácil de reconocer y que responde a la descripción más popular de esta enfermedad. Tu colega estará muy agresivo, violento y se comportará como si no te conociera. El virus de la rabia afecta al cerebro provocándole agresividad, motivo por el que se comporta así.

Por último, la enfermedad le irá paralizando el cuerpo hasta que finalmente le arrebata la vida. Si ves algunos de estos síntomas de la rabia en un perro con el que te topas por la calle, cuídate mucho de interaccionar con él, lo mejor que puedes hacer es llamar a una protectora para que se encargue de los pertinentes cuidados.

¿Existe tratamiento para la rabia, tiene cura?

La realidad es que no. Si ves a un perro con rabia por la calle no podrás salvarlo, por lo que corres el riesgo de contagiarte. De nuevo, en este caso has de pedir ayuda profesional. Lo que sí has de hacer para atajar este mal en tu colega es recurrir a la vacunación pues el único remedio efectivo contra ella. La rabia proviene de un virus, la vacuna entrena a tu perro para enfrentarse a él en caso de contagio, por lo es imperativo que las tengas siempre en regla.

Rabia en perros vacunados, ¿la pueden contraer?

Decimos que has de tener la vacuna siempre actualizada porque si solo recibe la inyección cuando es un cachorro, al crecer dejará de ser efectiva. Cuando visites a tu veterinario tras adoptar a tu peludo, lo vacunará y también te hará entrega del calendario pertinente. Síguelo a rajatabla pues es la única forma efectiva de prevenir la rabia en perros y cachorros.

Si estás leyendo esto y te planteas acudir a una protectora a trabajar de veterinario, has de vacunarte contra la rabia y aprender a identificar los síntomas de la enfermedad, puesto que te verás muchas veces con perros que la tengan. Ante cualquier duda sobre este tema, no dudes en contar con nuestros veterinarios online, de todos modos, ante la rabia en humanos y perros, el tiempo apremia. Sal pitando a urgencias cuanto antes.

¿Te has quedado con dudas? Pregunta a nuestros veterinarios:

Todo lo que debes saber ante la mordedura de un perro

Si alguna vez un perro te mordió, quizá te preguntaste si el animal tenía rabia y no supiste qué hacer. Precisamente, este jueves 28 de septiembre se celebra el Día Mundial contra la Rabia, una fecha que recuerda la importancia de vacunar a nuestras mascotas.

“La rabia es una enfermedad mortal, si uno no se atiende y el perro ha tenido rabia, la persona se va a morir”, enfatizó, a Útil e Interesante, el médico Ricardo López, médico veterinario del Instituto Nacional de Salud.

Actualmente, en Lima no existe rabia, sin embargo, según datos del Instituto Nacional de Salud, en Arequipa se han detectado más de 35 casos.

Síntomas iniciales de persona con rabia

Cuando una persona ha sufrido la mordedura de un perro con rabia, presenta algunos síntomas iniciales que incluyen: fiebre, ardor y hormigueo en el sitio de la mordida, pérdida de la sensibilidad, espasmos musculares. En etapas más avanzadas, continuará propagándose el virus de la rabia por el sistema nervioso central, llevando a una inflamación tanto del cerebro como la médula espinal, produciendo la muerte de la persona infectada.

Zonas sensibles

Si hay heridas múltiples o si la mordedura se produjo en zonas como, cara, cuello o pulpejos de los dedos, el médico deberá aplicar la vacuna contra la rabia.

Prevención

Si un animal te muerde, el especialista del Instituto Nacional de Salud recomienda lavar la herida con agua y jabón. Posteriormente, el paciente debe acudir al servicio de emergencias médicas y si el perro que lo mordió se ha escapado, tendrá que vacunarse contra la rabia.

¿Cómo saber si el perro tiene rabia?

Síntomas iniciales de la rabia. El perro cambia su comportamiento, huye de la luz, empieza a meterse en sitios oscuros, tiene temor al agua y no quiere comer. Además, el can empieza a tener un gruñido y un ladrido más intenso, debido a que hay una afectación a la faringe y laringe.

Síntomas de la rabia en fase tardía. El can empieza a tener descoordinación motora. Sus patas traseras tambalean cuando camina y tiene contracciones.

El perro enfermo con rabia puede mantenerse en pie apenas entre 5 a 8 días. ´Si ya son 10 días y sigue vivo, entonces no tiene rabia´, sostuvo a RPP el médico Aldo Lama, director regional de salud del Callao.

La enfermedad de la rabia en los perros

El virus de la rabia se halla presente en la saliva infectada y penetra en el cuerpo a través de un mordisco. También puede transmitirse a través de la saliva por una herida abierta o una mucosa.

En el caso de los perros, el período de incubación es de dos a ocho semanas, aunque puede reducirse a una o ampliarse a un año entero. El virus llega al cerebro a través del sistema nervioso, por lo que, cuanto más distante está el mordisco del cerebro, más largo será el período de incubación. Tras llegar al cerebro, el virus regresa a la boca, penetrando en las glándulas salivares hasta 10 días antes de presentarse los primeros síntomas.

Los síntoma de la rabia en los perros

Los síntomas de la rabia se deben a la inflamación del cerebro (encefalitis) y presentan varias fases:

  • Incubación. En esta fase, el perro aún no presenta ningún síntoma de la enfermedad. Puede durar desde una semana hasta varios meses.
  • Fase pondrómica. Dura de dos a ocho días. Observarás cambios en el comportamiento habitual de tu perro. Además, es frecuente que se muerda en el lugar por dónde penetró el virus. Más tarde, el perro se volverá retraído y pasará tiempo mirando abstraído al vacío.
  • Fase agresiva. El perro se vuelve peligroso y agresivo, atacando a cualquier cosa que se mueva. Los músculos de su cara entran en espasmo y tiran de los labios hacia atrás, dejando los dientes al descubierto. Morderá a cualquiera que se cruce con él. Es una fase peligrosa en la que deberás tener cu >Qué hacer si sospechamos que nuestro perro puede haber contraído la rabia

  • Examina a tu perro para localizar posibles mordeduras, her >Tratamiento de la enfermedad de la rabia

Actualmente no existe tratamiento para la rabia. Por ello, cuando un perro es mordido por otro animal, se supone que puede estar rabioso hasta que se demuestra lo contrario.

Si el perro está vacunado, se le suministrará una revacunación y se le mantendrá en observación encerrado durante 14 a 20 días según el protocolo de actuación vigente en nuestro país.

Si el perro no está vacunado, deberá ser sacrificado o encerrado en cuarentena durante seis meses. En caso de someterlo a cuarentena y no mostrar síntomas de la enfermedad, se le vacunará un mes antes de soltarlo.

Prevención de la enfermedad de la rabia

La vacunación es una forma de prevención muy efectiva. Se comienza a los tres meses de edad, con revacunaciones un año después y a continuación, cada uno o tres años, dependiendo de la ley vigente.

Cualquier mordisco de un animal salvaje debe considerarse portador potencial de la rabia. Es esencial limpiar rápidamente y a fondo los mordiscos y rasguños con agua y jabón, administrando también un antiséptico. Esta acción disminuye en gran medida el riesgo de contraer la enfermedad. No es conveniente suturar la herida. A continuación, acude al veterinario para que administre una vacuna a tu perro y tome las medidas oportunas.

La profilaxis debe comenzar antes de que pasen 14 días desde la mordedura, ya que no es eficaz una vez que aparecen los primeros síntomas de la enfermedad.

Asimismo, trata de evitar que tu perro interactúe con animales salvajes o desconocidos. Ten precaución con los animales abandonados y, en vez de recogerlos, avisa a la autoridad competente. Hazlo también si sospechas que un animal que no es tuyo puede tener la rabia. Así evitarás la propagación de la enfermedad.

Cuando viajes con tu perro, lleva contigo los certificados de vacunación antirrábica, ya que si entras en una zona sometida a cuarentena y no puedes demostrar que tu perro está vacunado, te lo pueden quitar.