Animales

Cómo cuidar un hurón?

Pin
Send
Share
Send
Send


El hurón es un animal sencillo de cuidar y que no requiere una atención constante. Aquí te mostramos algunos trucos para mantener a tu mascota sana y feliz.

Los hurones son animales muy curiosos, listos, amantes de la diversión y a veces, son un poco gatos. Los hurones han sido utilizados para la caza y el control de plagas desde siempre aunque actualmente cada vez son más personas que las tienen en sus hogares como mascotas. Pueden dormir entre 18 y 20 horas al día y resultan más activos durante el amanecer y el anochecer.

Los hurones pueden vivir de 5 a 15 años, aunque el promedio es que vivan entre 8 y 10 años. Tanto los hurones machos como las hembras maduran sexualmente en su primera primavera, es decir, cuando tienen unos 9 meses. Los machos suelen ser más grandes que las hembras y si no han s >

El confort para los hurones

Si quieres que tu hurón sea feliz a tu lado deberás cuidarle en condiciones para que así sea. Los hurones necesitan espacio para poder correr y jugar. Si quieres tenerle durante algún tiempo en jaula, lo ideal es que sea de al menos 3 metros de largo, dos metros de alto y otros dos metros de ancho.

A los hurones les encanta cavar y son capaces de escapar a través del más diminuto agujero. Para evitar que desaparezcan recuerda tener todas las posibles vías de escape bien tapadas con mallas.

Los hurones necesitan un lugar seguro para dormir, deberá ser un buen lugar para acurrucarse, sin viento y sin luz directa del sol. A los hurones no les gustan los climas extremos, sobre todo a temperaturas superiores a los 26ºC ya que podrían morir si se exponen a temperaturas superiores a 30ºC.

El heno de buena calidad o el papel triturado puede utilizarse para su cama o también virutas de madera. Aunque también les gustan los paños suaves, las hamacas o cajas de tela. Si le pones una pequeña hamaca dentro de su jaula le encantará entrar para dormir dentro del confort de su lugar especial.

A los hurones les encanta jugar y trepar

Para jugar les encantan los túneles y trepar, por lo que pueden utilizar las estanterías de tu casa para disfrutar de un buen rato de juego. También les gusta mucho jugar con juguetes de gatos, les entretienen y se podrán divertir contigo, ya que también demandarán tu atención para poder jugar y establecer un mejor vínculo afectivo contigo.

Para que crezcan felices y sanos

Los hurones son animales carnívoros por lo que su alimentación deberá ser de calidad tanto en pienso como en comida orgánica. Hay que vigilar su dieta para que no tengan sobrepeso sobre todo para aquellos hurones que no se muevan demasiado, aunque lo normal es que sí se muevan porque son animales muy enérgicos. También puede comer pollo o pavo y latas de comida húmeda especial para hurones.

Es esencial que te fijes en que tenga una buena alimentación para que se mantenga saludable, con buen aspecto y con energía. Si ves que tu hurón está demasiado apagado o que no tiene brillo en la piel u otras características poco comunes en su físico, acude al veterinario para saber si le ocurre algo subyacente o si tienes que cambiar la alimentación para que esté mejor.

Carácter del hurón

Los hurones son animales muy inteligentes y sociales que crecen mejor en grupos reducidos, por ese motivo es recomendable adoptar un par de hurones en lugar de un único ejemplar para que tenga un compañero con el que poder socializar.

Uno de los juegos instintivos de los hurones consiste en dar pequeños mordiscos cuando está excitado o contento y se requiere de un entrenamiento para asegurar que tu hurón aprende que no debe morder a los humanos.

En general, un hurón no es una buena mascota para un niño pequeño por diferentes motivos, por lo que es recomendable adoptar un hurón sólo si los niños que convivirán con el animal tienen edad suficiente para entender como deben tratar al animal y enseñarlos a hacerlo de manera correcta. En primer lugar, los hurones son animales relativamente frágiles que pueden ser heridos fácilmente si son manipulados por manos inexpertas. Por otro lado, los niños podrían resultar heridos por los afilados dientes del hurón o asustarse cuando el animal muestra los dientes. Un niño asustado puede lesionar a un hurón al dejarlo caer o golpear la mascota, en represalia, con una fuerza inadecuada para el animal.

¿Cómo debe ser le hábitat ideal para cuidar un hurón?

Las jaulas para hurones están diseñadas generalmente con dos o más niveles y una hamaca para descansar y jugar. La jaula debe contener también un recinto oscuro, como una cabaña de madera o plástico donde los hurones podrán hacer su nido para dormir. Deberás dejar trozos de tela o pequeñas toallas para que el hurón pueda construir su refujio y se encuentre cómodo y calentito en él. La ropa de cama debe ser extraida y lavada con frecuencia al igual que la jaula. Es conveniente limpiar la jaula de tu hurón cada dos o tres días como máximo para evitar el mal olor, ya que, el hurón es primo lejano de la mofeta y tiene unas glándulas que pueden segregar un olor muy fuerte.

Las dimensiones mínimas con las que debe contar una jaula para hurónes es de unos 90 centímetros de largo por unos 60 de ancho y 70 de alto. Este será el tamaño mínimo, sin embargo, debes tener en cuenta que es el lugar en el que el animal pasará la mayor parte de su vida, por ese motivo es recomendable utilizar recintos lo más amplios posible para que puedan liberar su energía natural.

La base de la jaula debe contener algún tipo de arena sanitaria neutra apta para mascotas o arena específica para hurones que podrás encontrar en tu tienda de mascotas. La arena es necesaria para que el animal pueda hacer en ella sus heces. El resto de la jaula puede estar compuesta de trozos de servilleta o papel de diario. Hay quien desaconseja utilizar papel de diario ya que, el animal podría chupar los papeles y tragar parte de la tinta.

Además de estos elementos básicos, la jaula debe contar con algún recipiente en el que colocar la comida y el agua. Un recipiente pequeño de cerámica será ideal para colocar la comida a tu hurón. Para el agua, puedes encontrar bebederos de sorber especiales similares a los que utilizarías para un hámster o cobaya.

Para las visitas al veterinario o cuando lo saques de casa, necesitarás algún lugar en el que poder transportar a tu hurón con seguridad. Puedes optar por una jaula de viaje suficientemente pequeña para que el animal no pueda colarse por los barrotes u optar por una correa y harnés apto para hurones que podrás encontar en tu tienda de animales.

¿Cuánto ejercicio debe hacer un hurón?

Como hemos mencionado anteriormente, los hurones tienen una gran cantidad de energía, por lo tanto, al cuidar un hurón es muy importante que cubramos esa necesidad. Una de las partes divertidas de cuidar un hurón es que les encanta jugar, ellos van y vuelven y corren como locos hacia los lados con sus dientes al descubierto y una mirada feroz. Cuando veas este comportamiento quiere decir que te estarán invitando a ti y a otros hurones a jugar con ellos. Aprovecha esos momentos para pasar tiempo con tu hurón y ellos estarán encantados y felices.

Otra de las maneras en que podrás interactuar con él es haciendo pequeñas pugnas por conseguir algún juguete. Puedes ofrecerle algún muñeco expresamente para él y hacer pequeñas peleas con el animal por conseguirlo. Al hacer estos juegos debes ir con cuidado de que el animal en estado de excitación no muerda tu mano y si lo hace, debes enseñarle que no debe hacerlo. Un simple "no!" deberá ser suficiente para que el animal entienda que no debe morder a las personas. Nunca utilices la fuerza para enseñar al animal que no debe hacer algo, ya que tu hurón es un animal sensible y frágil.

Alimentación del hurón

La alimentación de un hurón no es en absoluto como la de un perro o un gato. El hurón tiene los alimentos mucho más restringidos para atender a sus necesidades dietéticas especiales. La alimentación correcta es uno de los aspectos claves al cuidar a un hurón ya que, una alimentación equivocada aumenta las probabilidades de que enferme.

En primer lugar, debemos asegurar al hurón acceso libre a un suministro de agua limpia y a temperatura ambiente. Podrás encontrar en tu tienda de mascotas bebederos especialmente adaptados para ellos.

Los hurones necesitan una dieta alta en proteínas y grasa animales con muy pocos hidratos de carbono, de hecho, los hurones son incapaces de digerir las fibras vegetales, por lo que, a diferencia de los humanos y otras mascotas, el consumo de fibra no los beneficia en absoluto.

El sistemas digestivos de los hurones es relativamente corto con un tiempo de tránsito de sólo 3 o 4 horas. Esto significa que su comida debe ser altamente digerible así que los únicos granos o materia vegetal que pueden tolerar son los que ya han sido parcialmente digeridos en el intestino de su presa.

Los alimentos cocinados, especialmente los huesos cocidos, también están prohibidos para los hurones ya que la cocción cambia la estructura de los alimentos y su digestibilidad. Los alimentos crudos como el huevo y la carne son un alimento ideal para un hurón, sin embargo, debes tener en cuenta que los hurones no son animales carroñeros, por lo que cualquier carne que le ofrezcas debe ser fresca y apta para el consumo humano.

Los hurones deben comer idealmente entre 2 y 4 comidas pequeñas al día. Así que puedes dividir las tomas en dos tipos, los alimentos secos que dejarás en su comedero para que coma a demanda y la carne fresca que ofrecerás puntualmente y retirarás en una hora si no se la ha comido. La dieta del hurón también puede variar dependiendo de su edad, por ejemplo, los hurones jovenes, son más activos y requieren tomas más frecuentes entre 4 y 6 veces al día. Los hurones mayores, especialmente aquellos con problemas de páncreas, requieren un acceso continuo a los alimentos.

Al cuidar un hurón, debes ser consciente de que tienen la costumbre de esconder cualquier exceso de comida, así que puedes llevarte alguna sorpresa maloliente si decide ocultar alimentos por la casa. Para evitar esto, debes ofrecer la comida durante un periodo de tiempo concreto y luego retire las sobras.

Los hurones son cazadores por naturaleza, así que darles la oportunidad de expresar ese comportamiento natural ocultando los alimentos ayudará a mantenerlo despierto y feliz. También puedes aprovechar las tomas para juegar con tu animal y reducir el aburrimiento, por ejemplo, puedes usar pelotas con galletas para gatos o simplemente colocar los alimentos en varios lugares alrededor de la habitación para que los vaya descubriendo a través de su olfato.

En tu tienda de mascotas encontrarás alimentos preparados para hurones, sin embargo, no todos los alimentos para mascotas industriales están correctamente balanceados para asegurar una dieta adecuada para tu hurón. Es conveniente que, si optas por utilizar comida preparada te asegures de leer los ingredientes y descartar todos aquellos con una base de pescado. Los alimentos a base de pescado no aportarán a tu hurón las proteinas y nutrientes necesarios. Por otro lado, siempre deberás complementar una dieta a base de alimento industrial con alimentos frescos.

A continuación te dejamos varios tipos de dietas óptimas para cuidar un hurón.

Dieta con presas vivas

Idealmente un hurón alimentado con presas vivas debe ser alimentado con una variedad de diferentes carnes como pollitos, ratones o ratas, sin embargo, en algunos países es ilegal alimentar mascotas con presas vivas. En esos lugares, se debe suministra siempre los animales sacrificados de forma compasiva antes de dárselos al animal.

Por razones morales y totalmente respetables, algunos propietarios son reacios a alimentar a su hurón con comida viva o carne fresca para no fomentar el sufrimiento de otro animal y prefieren dar alimento preparado industrial. Si decides alimentar a tu hurón con una dieta formulada, trata de ofrecer algo de carne variada y algún huevo crudo de vez en cuando para complementar su dieta y aportarle todos los nutrientes que él necesita.

Dietas a base de carne cruda

La alimentación de un hurón con huesos carnosos crudos como dieta base regular es ideal. Por lo general, los hurones salvajes se comen todo el animal incluyendo los huesos, la piel y el contenido del estómago, sin embargo, la carne sin hueso también será un buen comienzo. Puedes complementar fácilmente una dieta de carne cruda con un poco de alimento preparado para hurónes o alimento para gatos, de ese modo compensarás las deficiencias nutricionales por falta de el calcio al no ingerir huesos entre otros nutrientes.

Debes evitar las llamadas dietas de carne "fresca" que podrás encontrar en la sección de alimentos de tu tienda de mascotas, ya que suelen contener conservantes peligrosos y no aptos para el uso en carnes consumidas por humanos pero que, por contra, si están permitidas en el alimento para mascotas.

Dietas con comida preparada industrial

Hay algunas marcas de comida para animales que formulan dietas preparada para hurones que cumplen los requisitos nutricionales para el animal sin necesidad de alimentarlo con carne cruda o presas vivas. Un alimento preparado especialmente para hurones es difícil de encontrar y suelen ser caros.

Debes asegurarte que la comida preparada contendrá entre un 32% y un 40% de proteína animal y un 20% de grasas animales sobre una base calórica. Asegúrate de que la comida preparada no tiene una base de pescado y deberás evitar las que contienen productos como soja, maíz u otros rellenos de plantas que se utilizan para subir el contenido en proteínas pero que no son aptas para los hurones.

El aseo del hurón

Los hurones son animales naturalmente limpios que atienden su propia piel cuidadosamente. Necesitan disponer de un recipiente con agua limpia que utilizarán para lavar su rostro y el resto del cuerpo lo limpiarán igual que lo hacen los gatos.

Esporádicamente puedes dar un baño a tu hurón si se ha manchado o huele especialmente mal por cualquier motivo. Si te encuentras en la necesidad de bañar a tu hurón deberás seguir estos pasos:

  • Llenar un recipiente no muy profundo con agua templada. La temperatura ideal será una temperatura templada que sea cómoda para tu mano.
  • Remoja cuidadosamente tu hurón en ese agua.
  • Frota suavemente tu hurón con un champú suave para mascotas y "sin lágrimas" teniendo cuidado de las zonas sensibles como los ojos. Puedes preguntar a tu veterinario sobre los jabones aptos para tu hurón.
  • Enjuaga con abundante agua tibia.
  • Seca tu hurón con una toalla y manténlo ahí hasta que su piel se haya secado completamente.

El hurón y el veterinario

Los hurones viven entre 6 y 10 años y durante ese tiempo es conveniente que visite de manera regular a un veterinario para mantenerse sano y fuerte. Los hurones son propensos a diferentes enfermedades como el moquillo canino y el gusano del corazón, por lo que tu veterinario administrará tratamientos preventivos regulares que evitarán que tu hurón se ponga enfermo.

A menos que planees criar pequeños hurones, es recomendable esterilizar a un hurón antes de alcanzar la madurez sexual. Esto no sólo reducirá el olor asociado con las glándulas reproductivas del hurón, sinó que también es esencial para garantizar la salud de las hembras ya que, una vez se ponen en celo permanecen en ese estado hasta que se aparean. Una hembra no esterilizada que no puede aparearse puede sufrir problemas en el útero con consecuencias graves para su salud como la Pyometra.

Pin
Send
Share
Send
Send