Animales

Cuándo se debe empezar a desparasitar a un perro

Pin
Send
Share
Send
Send


Los parásitos internos también infectan a los cachorros, por lo que la primera dosis antiparasitaria se administra a menudo a las dos semanas

  • Autor: Por EVA SAN MARTÍN
  • Fecha de publicación: 25 de abril de 2012

No es extraño que los cachorros de perro alojen parásitos en su organismo al nacer. Sin embargo, estos gusanos intestinales frecuentes en las crías pueden ser peligrosos para los vulnerables neonatos. En ocasiones, la propia perra embarazada transmite los parásitos a los cachorros durante el embarazo o la posterior lactancia. Esto explica que se deba acudir pronto al veterinario y empezar un tratamiento desparasitario adecuado. Además, la higiene es esencial para luchar contra los gusanos.

"La desparasitación es fundamental para nuestra salud y la de nuestro cachorro", explica la Asociación Madrileña de Veterinarios de Animales de Compañía (AMVAC). Ante cualquier sospecha de que el cachorro tenga parásitos, es esencial realizar una visita al veterinario.

Lombrices y tenias son dos tipos de parásitos intestinales frecuentes en los perros, que también afectan a los cachorros. La diferencia fundamental entre estos gusanos radica en su forma. Mientras que las lombrices son gusanos redondos, con la forma de un cordón, la tenia es un tipo de gusano plano, más parecido a una cinta.

A pesar de su distinta fisonomía, los dos son dañinos parásitos intestinales, que llegan al aparato digestivo de la cría con la misma intención: alimentarse del alimento que el pequeño y vulnerable cachorro ingiere.

El organismo de una mascota infectada reacciona con virulencia a estos visitantes de su intestino. Entre las señales que pueden avisar de que nuestro perro aloja parásitos, figuran las diarreas y los vómitos. En otras ocasiones, nuestro perro puede padecer molestas flatulencias o problemas de estreñimiento. Lombrices y tenias provocan, a la vez, una pérdida de salud generalizada en el cachorro.

Los gusanos se transmiten de la perra a los cachorros

En ocasiones, la madre transmite estos nocivos parásitos a los cachorros durante el embarazo o la posterior lactancia, a través de la leche materna, si la perra está infectada.

No es extraño que los cachorros de perro alojen parásitos en su organismo al nacer

Una perra embarazada puede transmitir sus parásitos a los cachorros que crecen en su interior. Aunque la mejor opción es prevenir, en especial cuando la perra espera los cachorros, no siempre se llega a tiempo para combatir a los gusanos intestinales.

"La prevención es la mejor estrategia para evitar la infección por gusanos internos en una perra embarazada", apunta la veterinaria Diana Contreras. En su opinión, además, es relevante aumentar los controles de parásitos antes de cruzar a la perra y fortalecer la frecuencia del habitual tratamiento desparasitario.

Cuándo empezar a desparasitar a un perro

En el caso de los cachorros, debemos desparasitarlos frecuentemente. Lo habitual es realizar un tratamiento de desparasitación interna con medicamentos por gotas (externa no es necesaria porque al no salir a la calle no pueden coger garrapatas ni nada similar) a partir de los 20 días de vida, aproximadamente. Después se repetirá la operación cada 15 días hasta que el perro cumpla 2 meses. En este ciclo de desparasitaciones habremos dado a nuestro cachorro entre 3 y 4 dosis. Algunos veterinarios prefieren seguir con este ritmo hasta los 3 meses de edad, sigue bien los consejos que te dé el tuyo y comprométete a completar todas las tomas, ¡es muy importante!

Los recién nacidos son más vulnerables a todo tipo de infecciones, por eso se practican desparasitaciones tan a menudo durante las primeras semanas. Si quieres puedes llevar a tu cachorro a desparasitar al veterinario, pero no es necesario, él te dará los productos adecuados y te indicará las dosis necesarias, puedes hacerlo en casa.

Primer paso: la visita al veterinario

Si sospecha que su cachorro puede tener parásitos internos en su intestino, lo primero es acudir pronto al veterinario. Él recomendará el tratamiento adecuado.

La primera dosis para eliminar a los nocivos gusanos del interior del cuerpo de la cría del perro se administra, con frecuencia, cuando el cachorro ha cumplido en torno a las dos semanas de edad. Sin embargo, a menudo, esta primera toma no es suficiente para acabar con la infección, ya que las larvas de los parásitos pueden ser muy resistentes a los medicamentos.

Esto explica que, aunque los gusanos adultos se hayan eliminado, sea habitual que los huevos depositados no tarden en eclosionar y los parásitos logren colonizar de nuevo el cuerpo del cachorro y haya que repetir la toma. "La desparasitación interna frente a nematodos (gusanos redondos) y cestodos (tenias o gusanos planos) se realiza en general cada tres meses", explican desde la Asociación Madrileña de Veterinarios de Animales de Compañía.

Cómo desparasitar a un perro de más de dos meses

A partir de los dos (o tres) meses de edad, podremos seguir utilizando el mismo producto, pero variaremos la dosis en función de su peso. ¡No te preocupes! El veterinario sabrá orientarte durante el proceso. A partir de ese momento, habrá que desparasitar internamente al perro cada 3 meses, hasta que cumpla un año de edad.

Una vez haya cumplido un año, dejaremos de lado las gotas y el perro pasará a tomar un tratamiento antiparásitos en pastillas o pasta, como cualquier perro adulto. El ritmo seguirá siendo de una toma cada 3 meses.

Desparasitar a un perro internamente es tan importante o más que hacerlo externamente. Ambos procesos son paralelos e importantes, pero los parásitos internos tienen un peligro extra: pueden estar ahí y no los vemos. Y pueden provocarles enfermedades intestinales graves que, incluso se podrían contagiar a todos los que viven con él.

Además de necesario para su salud y calidad de vida, desparasitar a un perro no es caro, puede costar entre 5 y 10 euros la toma, que recordamos que se realiza cada 3 meses. ¿Qué es ese poco dinero comparado con la salud y felicidad de nuestro mejor amigo?

La higiene: una herramienta esencial para luchar contra los gusanos del cachorro

Vigilar las heces del cachorro es fundamental para realizar el necesario control sobre ese proceso de desparasitación de la cría del perro.

La mejor opción es prevenir los gusanos intestinales en las crías, pero no siempre se llega a tiempo

Recuerde que las larvas de los gusanos pueden ser muy resistentes: están preparadas para aguantar situaciones realmente muy adversas.

Las larvas se ocultan en las heces del cachorro. Esto explica que una de las medidas esenciales con respecto a los excrementos, que han de observarse en busca de restos de gusanos, sea retirarlos de forma inmediata tras depositarlos el cachorro en la habitación donde duerme.

Lombrices y tenias son dos tipos de parásitos intestinales frecuentes en los perros, que también afectan a los cachorros.

No es extraño que la perra transmita estos nocivos parásitos a los cachorros durante el embarazo o la posterior lactancia, si está infectada.

La mejor opción es prevenir los gusanos intestinales, aunque no siempre se llega a tiempo.

La primera dosis para eliminar a los nocivos gusanos del interior del cuerpo de la cría del perro suele administrarse cuando el cachorro ha cumplido las dos semanas de edad.

La desparasitación interna frente a nematodos (gusanos redondos) y cestodos (tenias o gusanos planos) se realiza en general cada tres meses.

Si sospecha que su cachorro puede alojar parásitos internos en su intestino, debe acudir pronto a su veterinario. Él recomendará el tratamiento adecuado para el cachorro.

Vigilar las heces de cachorro es fundamental para realizar el necesario control sobre el proceso de desparasitación de la cría del perro. Recuerde que las larvas de los gusanos pueden ser muy resistentes: están preparadas para aguantar situaciones muy adversas.

Desparasitar al cachorro de perro

Según datos del Consejo de Colegios Veterinarios de Cataluña, el 90% de los cachorros tienen lombrices intestinales que les pueden provocar trastornos digestivos. Un cachorro que no está desparasitado puede padecer enfermedades y retrasar su desarrollo normal. Pero además, puede contagiar a las personas que conviven con él quistes hidatídicos. Estos son cúmulos de líquido donde habitan los huevos del parásito.

Para reducir el riesgo de estas patologías, es esencial que la desparasitación del cachorro comience cuando el perro tiene entre 21 y 30 días de edad. Tras esta primera vez, el calendario de desparasitación de un cachorro varía según el estilo de vida del animal, su estado sanitario y el tipo de productos antiparasitarios que se utilizan, pero continuará durante toda la vida.

El calendario de desparasitación del cachorro varía en función de si vive en un entorno rural o urbano

El veterinario no aplicará las mismas pautas de desparasitación con un cachorro que viva en la ciudad y con otro que viva en el campo. Este último está más expuesto al contagio de parásitos de otros animales de ganadería, como vacas u ovejas, así como otros canes, por lo que la desparasitación será más frecuente.

La periodicidad habitual para desparasitar al perro oscila entre 30 días y tres meses, excepciones aparte.

Calendario orientativo para medicar a la cría de perro

El siguiente calendario es un modelo orientativo que puede estar sujeto a los cambios y variaciones que el veterinario considere oportunos con cada perro:

Cachorros entre 21 y 30 días. En esta fase vital del cachorro, lo habitual es desparasitarle con un jarabe o pasta. El motivo es que todavía es lactante y no digiere con facilidad el producto en formato de comprimidos. A esta edad son recomendables los productos antiparasitarios que exterminan tanto los parásitos adultos como los huevos.

Con mes y medio de edad. La desparasitación es recomendable antes de la primera vacunación.

Las vacunas no deben aplicarse en un perro que no está desparasitado. La razón, según la veterinaria Ana Cameno, es que un perro lleno de parásitos no tiene el organismo preparado para que la vacuna sea efectiva.

"El protocolo pasa por realizar primero la desparasitación del cachorro, hacer después un análisis de heces y, por último, vacunar, una vez que está libre de parásitos", explica.

Las siguientes desparasitaciones se llevarían a cabo a los dos meses de edad del cachorro y otra con tres meses.

Entre tres y seis meses de edad será necesaria otra aplicación si el perro tiene más probabilidades de contraer parásitos (vive en el exterior o en el campo). En este caso, la desparasitación se lleva a cabo con una periodicidad mensual, de manera que coincida con la vacunación antirrábica. Esta inyección se aplica alrededor de los seis meses.

A partir de los seis meses, la frecuencia de desparasitación del cachorro de perro puede ser mensual o trimestral, como se ha explicado, en función de la zona donde reside el animal (rural, urbana o en una zona residencial).

Hay precauciones que conviene tener en cuenta y con el veterinario. Cuando los perros coinciden en un mismo parque y hay más riesgo de contagio, como suele ocurrir en las ciudades, los médicos caninos recomiendan la desparasitación mensual.

En otras ocasiones con menos peligro de contagio de parásitos entre perros, lo habitual es que la periodicidad de la desparasitación sea trimestral.

Excepciones en cachorros y perros adultos

Cuando un perro va a ir a una residencia. En este caso, es aconsejable la desparasitación interna y externa antes de que el perro ingrese en el centro. Y repetirla cuando salga.

Bebé nuevo en la familia. Con esta feliz circunstancia, el procedimiento pasa por desparasitarle cuando el bebé llega a casa. Después, hay que continuar el calendario habitual. Con niños en casa, hay veterinarios que recomiendan la desparasitación mensual del perro.

Hembras que van a parir. Es conveniente desparasitarlas al principio del celo y alrededor de quince días antes del parto (a los 45 días de gestación). Una perra gestante puede transmitir a los fetos los parásitos a través de la placenta.

La desparasitación externa del cachorro

La desparasitación externa del cachorro es de carácter principalmente preventivo. Se utilizan productos como pipetas, collares para combatir pulgas y garrapatas.

Según José Capacés, veterinario, "es recomendable comenzar con métodos de desparasitación externa a partir de los dos meses de edad del cachorro". Para entonces, el animal ya tiene formado su sistema inmunitario y el producto cumple su cometido con eficacia.

¿Cuándo desparasitar a un cachorro por primera vez?

A los cachorros hay que desparasitarlos antes de su primera vacuna, de manera que es preciso hacerlo entre sus primeros 21 y 30 días de vida. Será el veterinario quien nos aconsejará sobre cómo desparasitar a un cachorro por primera vez aunque, en general, debido a que muchos todavía se encuentran en periodo de lactancia o están haciendo el cambio al alimento sólido, se suele indicar el uso de jarabes antiparasitarios o gotas específicas para cachorros cada mes hasta alcanzar los seis meses de edad, o cada 15 días al principio y después cada mes.

Si acabas de adoptar a un cachorro que no ha sido desparasitado y tiene más de dos meses de vida, ya que separarlo antes de la madre está contraindicado, debes saber que ya puedes desparasitarlo administrando el producto recomendado por el especialista. Después, deberás iniciar el calendario de vacunas cuando te indique el veterinario.

¿Por qué primero hay que desparasitar al cachorro y después vacunar? La respuesta es sencilla, mediante la leche materna el cachorro adquiere cierta protección e inmunidad frente a determinadas enfermedades, sin embargo, esta protección no sirve para prevenir o combatir las infestaciones parasitarias, de hecho, a través de ella el cachorro puede contraer parásitos intestinales. De esta forma, y sobre todo dependiendo del lugar en el que viva, el riesgo de sufrir la presencia de parásitos externos o internos es mayor que el de contraer enfermedades. Por este motivo, los veterinarios siempre recomiendan desparasitar primero y, después, iniciar el calendario de vacunas para cachorros. Sobre el tiempo de espera entre la administración del antiparasitario y la primera vacuna, dependerá del producto utilizado, por lo que será el mismo veterinario quien nos indique cuándo acudir para vacunar.

Una vez que el cachorro tiene seis meses de vida, es fundamental establecer un calendario de desparasitación junto con su veterinario, que puede ser mensual o más espaciado, dependiendo del estilo de vida del animal y de su lugar de residencia.

¿Cada cuánto desparasitar a un perro adulto?

Un perro se considera adulto a partir del año de edad aproximadamente, y como sucede con los cachorros, para saber cada cuánto desparasitar a un perro es necesario considerar su estilo de vida y lugar de residencia. Tanto los canes que viven en entornos naturales, rodeados de bosque o campo y, por ende, con un mayor índice de parásitos externos (pulgas y garrapatas), como los que residen en zonas urbanas, deben desparasitarse cada mes o de forma más espaciada en función del producto utilizado, siendo la primera opción la más aceptada. Sin embargo, los parásitos externos no son los únicos que afectan a los perros, puesto que también pueden verse perjudicados por los parásitos internos, presentes tanto en entornos naturales como en los urbanos. Por este motivo, a pesar de residir en una ciudad, para prevenir y combatir la presencia de parásitos internos los veterinarios recomiendan la desparasitación mensual, sobre todo en casos de riesgo como familias con niños o el uso de zonas ajardinadas para el paseo de sus animales de compañía.

Ahora bien, ¿cómo desparasitar a un perro? ¿Es necesario administrar un antiparasitario para los parásitos externos y otro para los internos? A continuación exponemos los productos más comunes.

¿Cómo desparasitar a un perro? - Desparasitación interna y externa

Como hemos comentado, los perros no solo tienen parásitos externos como pulgas o garrapatas, sino que también pueden verse afectados por parásitos internos, por eso es importante saber cada cuánto desparasitar a un perro y cómo hacerlo.

Mediante distintas vías, como olfatear el suelo, comer algo infectado o, incluso, a través de la leche materna, los perros pueden contagiarse con parásitos internos como los gusanos intestinales, los gusanos pulmonares o los gusanos del corazón. Aunque todos ellos son comunes, los más habituales son los gusanos intestinales redondos, pudiendo afectar hasta a un 12 % de perros adultos y un 30 % de cachorros. Los más recurrentes son Toxocara canis y Toxascaris leonina y, en la mayoría de los casos, el contagio suele darse mediante las heces de perros infestados, ya que a través de ellas son expulsados los huevos, los cuales tienen la capacidad de permanecer vivos hasta cinco años y pueden penetrar en un perro sano con el simple hecho de olfatear estos excrementos. El contagio también es posible cazando algún roedor infestado, olfateando tierra infestada, etc. En cachorros la transmisión de los gusanos suele darse mediante la leche materna o, incluso, durante la gestación si la madre está infestada (en el caso de Toxocara). Por todo ello, es recomendable que cada mes se le administre el producto antiparasitario aconsejado por el veterinario.

Por otro lado, todos sabemos lo extremadamente fácil que es que a nuestros perros se les peguen pulgas o garrapatas cuando juegan en un parque o están en contacto con otros animales. Para evitar a estos molestos habitantes existen varios métodos:

  • Pipetas: se trata de un líquido que se deposita en la zona de la cruz del perro. Tienen una duración aproximada de un mes, dependiendo de la marca, y se las podemos echar cada vez que se pase el efecto de la misma. Existen pipetas especiales para cachorros a partir de dos meses.
  • Collares: son unos collares con principios activos para eliminar las pulgas y las garrapatas. Dependiendo del modelo pueden durar entre dos y ocho meses, acabado ese tiempo podemos ponerle otro sin problemas.
  • Champús: con un champú antipulgas normal podemos lavar a nuestro perro cada vez que haga falta, aunque su efectividad es simplemente momentánea. Elimina a las pulgas y garrapatas que tenga pero no lo protegerá de nuevos habitantes, así que es simplemente un método complementario a los demás.
  • Espray: elimina pulgas y garrapatas al momento. Su efectividad y la frecuencia de uso dependerá de cada marca.

Para combatir los parásitos internos existen tanto jarabes como pastillas y comprimidos masticables, cada uno con una duración distinta en función de la marca escogida. Ahora bien, para evitar administrar al animal dos productos antiparasitarios, cabe resaltar que también está disponible la doble protección mensual, en forma de comprimido masticable, que permite proteger al perro tanto de los parásitos internos como de los externos. Así pues, no lo dudes más, desparasita a tu mascota y pregunta a tu veterinario por este método antiparasitario más fácil de administrar y mucho más eficaz.

¿Por qué es importante desparasitar a un perro?

La presencia de parásitos intestinales, sobre todo cuando la infestación es grave, puede provocar en el perro síntomas como:

  • Vómitos
  • Dolor abdominal
  • Inflamación abdominal
  • Pérdida de peso
  • Pérdida de apetito
  • Decaimiento
  • Diarrea

Los gusanos pulmonares provocan síntomas respiratorios y los del corazón perjudican al flujo sanguíneo, produciendo una reducción del bombeo de la sangre a las arterias y, finalmente, una insuficiencia cardíaca.

Las pulgas y las garrapatas, además de producir picor y signos cutáneos como heridas, costras o erupciones, pueden transmitir a los perros una serie de enfermedades más o menos graves, como la babesiosis, la enfermedad de Lyme o la ehrlichiosis. Así mismo, algunos canes presentan síntomas de alergia a la picadura de pulga.

Por todo lo anterior, desparasitar al perro siguiendo las instrucciones del veterinario es fundamental, ya que los productos antiparasitarios previenen posibles infestaciones o, en el caso de los parásitos externos, provocan su eliminación antes de contagiar al animal cualquier patología.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Cada cuánto desparasitar a un perro?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Desparasitación.

Pin
Send
Share
Send
Send