Animales

Shiba Inu: cuidados y alimentación

Detrás de la puerta, el shiba inu se porta maravillosamente bién. Siempre alerta, seguro de sí mismo, no deja entrar a nadie. Nada le impresiona. No es un perro que se refugia entre las piernas de su dueño cuando un desconocido entra en casa. Por el contrario le planta cara e incluso puede comportarse de manera muy valiente. Es capaz de enfrentarse a alquien mucho más fuerte que él.

En una casa, el shiba inu es muy discreto, su presencia apenas se nota. Es un perro de gran vida interior, no reclama obligatoriamente un gran jardín para divertirse. Acepta perfectamente las obligaciones del piso y de la ciudad. Por supuesto, si se le lleva al campo, se convierte en un perro totalmente diferente, un ágil deportista, una reminiscencia de las epocas en las que se dedicaba a la caza. En principio no tiene tendencia a fugarse, pero como todos los perros, debe pasar un pequeño aprendizaje para regresar cuanto se le llama. Si bien le gusta satisfacer a su propietario, no se trata de hacerle hacer cualquier cosa. Es impensable que un shiba inu lleve el periódico o las zapatillas a su dueño. Detesta este tipo de cosas. Cuando no está contento se va a su rincón. Si permanece más de una hora dándole la espalada, no existe ninguna duda, está enfadado.

En casa, sabe apreciar la comodidad del hogar, es un perro refinado, aprecia especialmente tener un colchón, alfombra y sobre todo tumbarse delante del fuego en invierno. No posee un temperamento celoso y le gustan los demás, tanto la gente como los perros. Hacerlo convivir con otros perros que no sean de su raza no representa un problema. Es reservado y a la vez juguetón sobre todo con los cachorros y los niños.

El Shiba Inu no es un perro que coma en exceso. No tiene tendencia a ser glotón ni a ser obeso. Come con moderación. Incluso puede dejarse la comida a su alcance. Para un adulto de unos 12 kilos de peso, sería suficiente unos 180gr. de carne diarios, acompañados de 90 g de arroz y 90 g de verdura junto con algún complemente alimenticio. Para que nuestro perro tenga una alimentación equilibrada sin carencias es recomendable que coma comida industrial. Si vive en un piso, puede tener calor y deshidratarse por lo que hay que comprobar que siempre tenga agua a su disposición.

Su apariencia nos recuerda a los perros primitivos y es tan robusto como ellos. No tiene ningún problema de salud específico. Cuando empieza a hacer frío, su manto se hace grueso para protegerlo, por lo que puede vivir en el exterior sin problemas.

Su pelo corto, áspero y espeso y un subpelo fino no necesitan ningún cuidado específico. Con un cepillado regularmente es más que suficiente para eliminar el pelo muerto. No necesita bañarlo con frecuencia, le horroriza observar suciedad en su bello manto y se acicala sólo cada día, como si de un gato se tratara.

Cuidados del Shiba Inu

El Shiba Inu es una raza de perro de abrigo grueso, y en consecuencia, desprende mucho pelo. Muchísimo. Debido a ello, durante la época de muda es necesario cepillarle varias veces por semana, incluso a diario. Si no, suele bastar con uno o dos cepillados por semana.

Pero, a pesar del problema del desprendimiento de pelo, se trata de un perro fácil de asear, ya que es perro naturalmente limpio y que apenas huele. El cepillado, además de ayudarle a eliminar el pelo desprendido, contribuirá a distribuir sus aceites naturales.

En cuanto al baño, el Shiba Inu necesita un baño de vez en cuando, cada tres o cuatro meses, cuando se observe que el perro lo necesita. Bañarlo en exceso le secará la piel y el pelaje, por lo que que no conviene abusar.

Como todos los perros, el Shiba Inu también requiere el aseo de uñas y dientes. Así, es recomendable cepillar los dientes del Shiba Inu dos o tres veces por semana para prevenir enfermedades de las encías y el mal aliento. Las uñas del Shiba Inu deben recortarse una o dos veces al mes para prevenir lesiones en los pies.

Como el Shiba Inu puede ser un perro tremendamente obstinado, es recomendable comenzar una rutina regular de aseo lo antes posible y convertir la experiencia en un evento lo más placentero posible. Por eso, hay que enseñar al Shiba Inu qué esperar y cómo comportarse desde el principio, para así corregir adecuadamente cualquier comportamiento no deseado, lo que facilitará el proceso de aseo cara al futuro.

Además, es muy importante propocionar al Shiba Inu oportunidades de actividad física a diario, tan a menudo como sea posible. Los perros de esta raza necesitan correr, jugar y estar activos para tener una buena salud.

También es clave empezar con su entrenamiento de manera temprana. Los cachorros de Shiba Inu, por lo general, necesitan disciplina. De hecho, los Shiba Inu son notoriamente tercos y testarudos, y se considera que suelen ser difíciles de entrenar.

Alimentación del Shiba Inu

El Shiba Inu requiere una dieta nutricionalmente balanceada para vivir una vida larga y saludable. Como ocurre con otros perros, los alimentos naturales crudos siempre son los más saludables.

Los alimentos procesados ​​hacen mucho más daño que bien a largo plazo, por lo que elegir una dieta más saludable significa mejorar la salud de su sistema digestivo. Dándole comida cruda para perros tendrás un can más feliz, con pelaje más brillante, y piel y órganos más sanos.

Pero esto no significa que no le puedas dar alimento seco al Shiba Inu. Solo hay que tener en cuenta una serie de características que el alimento seco debe tener:

  • El alimento debe tener la carne como su principal fuente de proteína.
  • Evitar alimentos con trigo, maíz o soja como ingredientes principales (muchos perros son alérgicos al trigo y al maíz). Para las fuentes de carbohidratos, las patatas y el arroz son más fáciles de digerir.
  • Evita los alimentos con demasiados ‘subproductos’ en la lista de ingredientes (harina, concentrados…).
  • Evita los alimentos con colorantes y conservantes artificiales.
  • Evita los alimentos con demasiados productos de relleno.

Los cachorros de Shiba Inu necesitan comer muchas veces durante el día. Hay que darles de comer de cuatro a cinco comidas pequeñas por día. Dependiendo del tipo de comida, el valor nutricional y las calorías incluidas, un cachorro de Shiba Inu debe comer al menos una taza de comida al día, distribuida a lo largo de la jornada. También hay que proporcionarle suficiente agua para que permanezca adecuadamente hidratado.

A partir del año de edad, debe comer solo dos veces al día. Suele necesitar alrededor de una taza de comida diaria, aunque la cantidad depende del tamaño, el nivel de actividad y la edad de cada perro. Lo mejor es consultar con el veterinario.

Todo lo que deberías saber sobre el Shiba Inu

Activa y muy independiente, esta raza fue empleada como perro de caza menor con el fin de levantar aves y perseguir a algunos animales pequeños. Debió ser muy estimada e incluso venerada por sus amos, lo que se deduce de los muchos cuidados con los que los enterraban. A día de hoy continúa siendo una de las mascotas más populares de Japón.

El shiba inu es, de todas las razas japonesas autóctonas, la más pequeña y ha venido existiendo en la región nipona de Sanin durante siglos. Como muestra, decir que se han encontrado huesos de esta raza con más de 2.500 años de antigüedad en excavaciones allí efectuadas.

La raza shiba inu se clasifica entre las que se conocen como spitz. Llegaron a Japón procedentes de Corea o de China, haciendo compañía a emigrantes chinos o coreanos.

Un perro que se considera japonés pese a haber tenido su origen en otros países asiáticos, porque, aparte de llevar muchísimo tiempo allí, ha sido en ese país en el que realmente se ha criado.

Es un pariente cercano del emblemático akita inu, raza a la que perteneció “Hachiko” el fiel perro que protagonizara una historia de leal espera a su amo fallecido durante años y que inspiró la película “Siempre a tu lado” de Richard Gere.

El término “shiba” le fue incorporado a su nombre en 1920, ya que “inu” significa perro en japonés. Fue muy apreciado por los cazadores en las montañas escarpadas y pobladas del centro del país. Se usaban igualmente en bosques en los que moraba el faisán de montañas junto con otras presas de plumas así como jabalíes. De él se dice que incluso sirvió para la caza del oso, del zorro y del corzo.

Originalmente el shiba inu no existió tal como hoy lo conocemos, sino que había distintas variedades que diferían entre ellas en el color, en la talla y en otros rasgos físicos, lo que dependía de su localización geográfica. Como curiosidad decir que estas variedades solían recibir el nombre de aquella prefectura en la que se criaban (como Shiba Shin Shu).

Su estándar fue confeccionado en 1934 y tres años después se declaró “monumento natural” igual que el resto de razas caninas japonesas, protegiéndose por el gobierno como patrimonio cultural. Durante la II Guerra Mundial la raza se diezmó como ocurriera con tantas otras.

Hoy es el perro de compañía típico japonés a la que, por mucho que en los últimos tiempos se estén introduciendo en el país nipón razas europeas, ninguna va a quitar el mítico lugar ocupado en la cultura y en los hogares japoneses.

Características y rasgos físicos

El shiba inu es un perro robusto y ágil de pelo corto. De talla pequeña y buena osamenta, está bien equilibrado y tiene unos músculos bastante desarrollados. Se considera una raza rápida y bella…

Su altura es de unos 40 centímetros a la cruz y su peso oscila entre los 7 y los 11 kilos.

Su cabeza cuenta con un cráneo ancho, con unas mejillas bien desarrolladas y con un stop definido. Su caballete nasal es recto y su nariz, de preferencia, de color negro. Su hocico es algo grueso, afinándose hacia la punta. Tanto los belfos adherentes como los dientes han de ser fuertes y con la mordida en tijera.

Sus ojos son moderadamente pequeños y triangulares. Su color es café oscuro, con el rabillo vuelto hacia arriba.

Sus orejas son pequeñas y triangulares, inclinadas de un modo ligero hacia delante y muy erguidas.

Su cuerpo está formado por un dorso firme y derecho. La región de los riñones es musculosa y amplia. Su tórax es profundo, con el abdomen bien recogido y las costillas ligeramente arqueadas.

Su cola es de implantación alta y gruesa, pudiéndola llevar enroscada o curva como si fuese una hoz. Su punta, cuando la lleva colgando hacia abajo, prácticamente le llega hasta los corvejones.

Sus miembros anteriores cuentan con omóplatos algo oblicuos y codos adheridos al cuerpo. Los miembros anteriores han de aparecer rectos si se ven de frente.

Sus miembros posteriores cuentan con muslos largos y patas cortas, pero perfectamente desarrolladas. Sus corvejones son fuertes y gruesos.

Sus pies cuentan con dedos que han de estar bien juntos y bien arqueados. Sus almohadillas plantares deben ser elásticas y fuertes. Sus uñas son también fuertes y, a poder ser, de color oscuro.

Color y capa

Su capa externa ha de ser de pelo liso y con textura dura, mientras que su capa interna ha de ser de abundante pelo fino. El pelo de la cola debe mantenerse separado y mostrarse ligeramente largo.

Los colores más habituales del shiba inu son:

  • Color más conocido de su manto. Tono muy intenso que favorece a la raza.
  • Negro y fuego. Toda una tendencia y también muy popular.
  • Muy parecido al rojo pero en una intensidad de color rebajada.
  • Sésamo. En sus tres variedades de sésamo (pelaje blanco y negro proporcionado), sésamo negro (pelaje negro en contraste con blanco) y sésamo rojo (pelaje rojo junto con negro y blanco).
  • Esta bonita variedad, sin embargo, no es aceptada en exposiciones caninas ni en exposiciones de belleza.

El urajiro del shiba inu es una particularidad que debe presentar tu perro en el caso de que quieras presentarlo a concurso o a exposiciones caninas. El urajiro es una concentración de pelo blanco en zonas concretas como son: debajo del maxilar, el lateral del hocico, en el pecho, en la garganta, en el vientre, en el interior de la cola o en el interior de las patas.

Muda del pelo

El frondoso pelaje del shiba inu hace que sus dueños se enorgullezcan de su espectacular aspecto. Sin embargo, tal belleza tiene un precio porque su pelaje comienza a mermar durante la época de muda, pareciendo una fuente inagotable de pelo y también lo hace ante algunas otras causas.

Si tu mascota pierde pelo fuera de la temporada de muda y observas que no está afectada por ningún parásito, podría tener un problema interno de salud, lo cual requiere una rápida visita al veterinario.

Lo normal es que los ejemplares de esta raza pasen por dos períodos de vertimiento de su pelaje durante el año, más todavía los que permanecen gran cantidad de tiempo al aire libre. Algunos propietarios los clasifican en esos momentos como “toallas viejas” al perder una enorme cantidad de pelo.

En la medida que su pelaje es muy tupido en invierno, su aspecto, al terminar su vertimiento en la primavera, puede resultar cuando menos algo cómico. Aunque poco podrás hacer para evitar el derrame de pelo, será menos traumático para todos los habitantes de la casa si le cepillas el cuerpo entero unas cuantas veces al día durante el período de vertimiento.

Otra medida que puedes tomar es la de aspirar tu casa varias veces por semana. Tu shiba inu va a derramar pelo durante dos o tres semana por temporada, durante las cuales te recomendamos que tengas paciencia.


Temperamento

En https://petyzoo.com cada perro posee particularmente un comportamiento y un carácter concreto, con independencia de la raza a la que pertenezca. Dicho esto, es posible fijar unos atributos generales que son los que suelen presentar los perros de raza shiba inu.

De sus ejemplares se dice que son independientes y silenciosos, ya que prefieren chillar de un modo extraordinario a ladrar. Ahora bien, no son tan silenciosos cuando quieren alertar de la presencia de intrusos, patrullando el terreno de la casa.

Como buenos guardianes, son excelentes perros de compañía, con un carácter extraordinario y con una infinita franqueza. Algo tímido con los desconocidos, con ellos adoptará una actitud distante y pasiva. Muy nervioso y excitable, le encanta jugar y es un poco travieso.

Orgullosos y algo egocéntricos, en ocasiones muestran la superioridad que sienten respecto a los demás. En casa son muy leales y cariñosos, encantándoles salir a caminar con los suyos. Jugar con su familia de adopción supone también una de sus principales aficiones, sobre todo mientras son cachorros.

Relación con otros perros

La forma en la que es shiba inu se relaciona con otros perros tiene mucho que ver con la manera en la que se le haya socializado. De hacerlo bien, es probable que nos encontremos con una mascota que congenie a la perfección con otros miembros de su especie.

Hay que tener en cuenta que, de no ser así, podemos toparnos con algunos ejemplares que quieran mostrar la superioridad a la que acabamos de aludir, imponiendo su fuerte carácter sobre otros perros, llegando a mostrar algunos rasgos de agresividad.

Relación con los niños

El shiba inu, por regla general, podrá ser un compañero idóneo para tus hijos siempre que estos hayan sido educados convenientemente en el respeto a sus mascotas. Partiendo de la base de que se trata de un perrito excitable y nervioso, hay que enseñar a los niños el modo en el que deben tratarle para evitar percances.

Con los niños que mejor se lleva es con aquellos de carácter firme y amable, que no sean demasiado enérgicos ni caprichosos. Este perrito va a tender a sentirse el rey de la casa por lo que este último tipo de niños necesitan una mascota más dócil y con menos carácter.

Mantener la estabilidad en el hogar es muy importante a los efectos de que afecte positivamente a todos los miembros de la familia, lo que incluye a las mascotas.

PARA EMPEZAR.

  • Altura a la cruz: de 35 a 41 cm
  • Peso: unos 12 kg
  • Capa: de negro a leonadao pasando por diversos tonos de gris, blanca o atigrada
  • Aptitudes: originalmente perro de caza, actuamlente perro de compañía y de guarda
  • Clasificación general:Razas de perros medianos
  • Clasificación según la AKC:Grupo 6: Perros de compañía
  • Clasificación según la FCI:Grupo 5: Perros tipo Spitz y tipo primitivo >Spitz asiáticos y razas semejantes

A este perro se lo había llamado de muchas maneras: Sanin Shiba, Mino Shiba, Shinshuh Shiba, pero la que se utilizaba más a menudo era Shiba Inu que significa “perro pequeño”, nombre que finalmente se ha adoptado.

Se estima que el Shiba Inu existe en Japón desde hace más de tres mil años. Los especialistas creen que es originario del sur de China y que llegó a la isla pasando por Corea siguiendo las migraciones humanas. Este perro se usaba para la caza de aves, liebres, tejones, jabalís y hasta osos. En la actualidad se sigue utilizando para la caza pero es uno de los perros de compañía más populares del Japón.

Comportamiento

El Shiba Inu es un animal independiente y silencioso, siente apego por sus dueños pero siempre guarda las distancias. Se cree un perro listo y cuesta que obedezca. Es nervioso, juguetón y un poco travieso. Le encanta el aire libre pero se adapta bien al interior de la vivienda.

A pesar de su tamaño, el Shiba Inu tiene aspecto de perro grande. Está bien proporcionado, posee una buena osamenta y unos buenos músculos. Tiene las orejas erguidas, pequeñas y triangulares. La cola es gruesa, la lleva implantada alta y enroscada por encima de la espalda. Su pelo es áspero y recto y puede ser de color atigrado, negro, negro y fuego o rojo y blanco.

Cu >

El Shiba Inu es un perro limpio y con cepillarlo una vez a la semana ya basta. Algunos odian el agua, ante esto el dueño ha de ser firme porqué el perro siempre intenta salirse con la suya.
No es recomendable sacar al Shiba sin correa, tiene un fuerte instinto a salir corriendo detrás de cualquier presa.

El Shiba Inu es un perro saludable. La displasia de cadera y la atrofia progresiva de retina no son muy comunes pero es recomendable hacer algún chequeo.

Consejos para comprar un Shiba Inu

Buscar un cachorro por Internet conlleva riesgos. Para tener clara la profesionalidad del criadero con quien contactéis, os recomendamos que.

  • Os aseguréis de que responde vuestras dudas, que se descubre conocedor de la raza (que asiste a exposiciones caninas), y que se ofrece a realizar un seguimiento del cachorro después de la venta. ¿Se implica, o se limita a fijar un precio?
  • Veáis si está recomendado por otros criadores, o si tiene referencias de clientes satisfechos.
  • Os aseguréis de que tiene afijo, que sus perros están inscritos en el LOE y tienen pedigree en regla. Tened en cuenta que tramitar el pedigree de un cachorro no es nada caro, desconfiad de frases tipo "si te lo doy con pedigree te va a salir mucho más caro". Más información sobre los precios de un cachorro
  • Os dé garantías en relación a problemas de salud, físicos, hereditarios. ¿Entrega el cachorro con cartilla veterinaria, chip, vacunas, desparasitaciones y revisiones veterinarias al día?
  • Le pidáis que os muestre sus instalaciones y os deje ver a los ejemplares ¿Están éstos libres de enfermedades?
  • Y por último, recordad que los cachorros necesitan un mínimo de dos meses junto a su madre antes de ser entregados. Desconfiad de quien quiera acelerar el proceso.