Animales

Diferencias entre avispas y abejas

Pin
Send
Share
Send
Send


No solo unos insectos difieren de otros en cuanto a lo físico, sino que tienen un comportamiento muy diferente, sobre todo en lo relativo a la alimentación

Se trata de familiares directos y muchas veces los confundimos debido a su parecido. Aunque no lo creas, hay más diferencias entre abejas y avispas de lo que supones. Te las contamos en este artículo.

1. Diferencias cromáticas

A simple vista, ambos insectos son amarillos y negros. Sin embargo, hay algunas diferenciaciones. Para empezar, las avispas son marrón oscuro o negras con líneas amarillas muy brillantes. Algunas especies –como las asiáticas– son completamente negras.

Las abejas, en cambio, tienen el cuerpo de color pardo y las rayas amarillas son más definidas, pero menos brillantes o llamativas.

2. Diferencias físicas

Seguro que conoces el refrán que dice «tiene cintura de avispa» cuando nos referimos a alguien delgado. Esto se debe a que las avispas tienen una zona más estrecha entre el tórax y el abdomen. Esto no sucede en las abejas, quienes además presentan pelillos en casi todo el cuerpo. Sus parientes no son peludas.

3. Diferencias en el aguijón

Sin duda, es una de las principales diferencias entre avispas y abejas. Estas últimas solo pueden picar una vez, y es que su aguijón presenta una especie de ‘pinchos’ que se aferran a la víctima. Cuando lo clavan e intentan desprenderse, se desgarra el abdomen del insecto y muere en el acto.

La avispa, en cambio, presenta un aguijón liso ( forma parte de su aparato reproductor y solo las hembras lo tienen), con el que puede picar varias veces sin poner su vida en riesgo. ¡Por eso se dice que las avispas son más peligrosas que las abejas!

4. Diferencias alimentarias

Las abejas consumen néctar de flores, excepto la reina, que consume la ‘jalea real’. Las obreras son las encargadas de buscar el alimento y llevarlo a la colmena. ¿Cómo? Primero lo succionan con una trompa y luego lo transportan en sus patas y cuerpo.

Las avispas tienen potentes mandíbulas que le permiten devorar a sus presas: se trata de un insecto omnívoro que puede consumir hojas, carroña, miel e incluso larvas de abejas, a quienes atacan ingresando al panal a robar.

5. Diferencias de roles

Esta es otra de las diferencias entre avispas y abejas más importantes. Las primeras pueden ser un agente muy importante para evitar las plagas de ciertos insectos pequeños, como por ejemplo los pulgones. Esto se debe a que se alimentan de las larvas.

Eso no quiere decir que el papel de las abejas no sea destacado… ¡Todo lo contrario! Estas son las polinizadoras por excelencia en todo el planeta. Gracias al transporte de polen muchas plantas se reproducen. Como se suele decir, sin abejas, no habría vida.

6. Diferencias sociales

Cuando nos hablan de las abejas, automáticamente lo relacionamos con una colmena y, por supuesto, con la miel. Este insecto es casi siempre social o semisocial, por lo que su vida se desarrolla en grupo. Dentro de una colonia encontramos a la abeja reina (la única hembra fértil), los zánganos (machos encargados de reproducirse con la reina) y las obreras (hembras estériles que se encargan de todo el trabajo).

En cuanto a las avispas, si bien hay varias especies que forman enjambres, lo cierto es que se trata de un animal más bien solitario y competitivo con el resto de sus congéneres. Esto se debe a que tiene que hallar alimento para sobrevivir y no puede ‘compartirlo’ con sus familiares.

Es probable que usen un panal de abejas abandonado para descansar, pero no tendrán tanto trabajo en equipo como sus primas. Y algo más: las avispas hibernan, las abejas no.

7. Diferencias reproductivas

La última de las diferencias entre avispas y abejas tiene que ver con la reproducción. En el caso de las abejas, estas tienen a una única encargada de poner huevos: la reina. Las avispas solo actúan de esa manera si viven en sociedad. Pero cuando son solitarias, todas las hembras pueden concebir.

Diferencias morfológicas entre abejas y avispas

Aunque existen diversas variedades tanto de abejas como de avispas, hay características comunes para cada especie.

Las avispas, por ejemplo, son negras o marrón oscuro y amarillas, y dependiendo de la variedad pueden ser casi oscuras por completo, como en el caso de la avispa asiática. Las abejas en cambio son de color pardo más o menos oscuro y dorado, no amarillo brillante.

Las avispas poseen su característica “cintura”, una zona muy estrecha que separa el tórax del abdomen, mientras que en el caso de las abejas el estrechamiento no es tan notable. Además, la abeja tiene apariencia peluda, pues presenta pelillos de queratina en tórax, cara, abdomen y patas, mientras que la avispa no.

A nivel microscópico y funcional, el aguijón de las abejas y de las avispas no es igual, siendo lo más destacado el hecho de que las abejas solo pueden picar una vez y tras ello mueren, dado que su aguijón presenta unos pinchos que hacen que se desgarre el abdomen al intentar retirarlo. El aguijón de las avispas, que forma parte de su sistema reproductor, es liso y, por ello, una avispa puede picar repetidamente sin poner en riesgo su propia vida.

Como dato curioso, debes saber que también existen avispas sin alas.

En la fotografía se muestra a una avispa.

Diferencias en la dieta

Por sus diferencias en cuanto a la alimentación, la avispa siempre presenta unas potentes mandíbulas con las que devorar a sus presas, mientras que lo característico en el caso de la abeja es su probóscide o trompa para libar néctar de las flores.

Las abejas se alimentan de néctar, a excepción de la abeja reina que consume la llamada jalea real. Sea como fuere, las abejas son durante toda su vida herbívoras muy especializadas. En cambio, las avispas son carnívoras y generalmente parásitas durante su fase de larva, para pasar a alimentarse también de materia vegetal en la etapa adulta. Existen avispas que solo viven de néctar durante su etapa de insectos adultos, aunque la mayoría de las avispas son omnívoras que consumen tanto materia vegetal como carroña. Incluso hay avispas que atacan colmenas para robar el néctar y la miel y alimentarse de las larvas de las abejas.

En la fotografía se muestra a una abeja.

El papel de las abejas y las avispas en los ecosistemas donde habitan

Las abejas son los más efectivospolinizadores de la naturaleza. Pese a ello, existen especies vegetales que han unido su evolución a la de otros polinizadores, como es el caso de algunas clases de avispas o de determinadas razas de colibríes. Por tanto, las avispan son responsables de llevar a cabo la polinización de especies vegetales muy concretas.

En cambio, la principal función de la avispa en los ecosistemas que habita es la de cazadora de otros insectos, tanto para depositar en ellos sus huevos como para alimentar a las larvas o incluso a adultos. Sin embargo, en ocasiones se introducen avispas en los cultivos para que ejerzan de controlador natural de plagas, de manera similar a como sucede con la mariquita y los pulgones.

En la fotografía se muestra a una avispa.

Habitáculos y sociedad de avispas y abejas

Existen avispas solitarias y avispas sociales, mientras que todas las razas de abeja son sociales o semisociales. Las avispas sociales viven en enjambres construidos amasando barro, de igual forma que hacen con los panales interiores. Los panalesde las colmenas de las abejas siempre están compuestos por cera.

En la imagen se observa un panal de abejas.

Y aquí podemos observar cómo es un enjambre de avispas.

Las larvas y la reproducción

En el caso de las abejas solo la abeja reina es capaz de poner huevos, es la única hembra fértil de la colonia. Cuando las avispas viven en sociedad suele ocurrir algo parecido, aunque no siempre es así. En el caso de las avispas solitarias todas las hembras son fértiles.

Las larvas de las abejas se alimentan con néctar mientras que las larvas de avispas son carnívoras. De hecho, la primera comida de la larva de avispa suele ser el propio insecto sobre el que la mamá avispa depositó los huevos a través de su aguijón.

Otras diferencias entre abejas y avispas

En las avispas el aguijón solo se da en las hembras, pues tiene una función reproductora. A través del aguijón las avispas fértiles depositan los huevos de las futuras larvas, y el hecho de que el conducto sirva para inyectar veneno a sus presas no siempre se cumple. Las avispas pueden picar a sus presas repetidas veces.

En las abejas el aguijón cumple una función defensiva y, por ello, siempre va asociado a la inoculación de veneno. En general, las abejas son insectos pacíficos que solo atacan si se sienten amenazados como individuos o a nivel colectivo, mientras que las avispas suelen ser insectos agresivos. Si es el caso y has sufrido la picadura de una, no te pierdas nuestro artículo en el que te detallamos qué hacer cuando te pica una avispa.

Si deseas leer más artículos parecidos a Diferencias entre avispas y abejas, te recomendamos que entres en nuestra sección de Curiosidades del mundo animal.

Diferencias físicas entre abejas, avispas y abejorros

La mayoría de diferencias entre estos insectos son físicas y son las que nos ayudan más a distinguirlos rápidamente y, por estos motivos, es muy conveniente conocerlas bien. Así, aunque existen diversas especies y subespecies de los tres tipos de insectos y, por tanto, también puede haber diferencias y similitudes entre las propias especies directamente emparentadas, estas son las principales diferencias físicas entre abeja, avispa y abejorro:

  • El color:las abejas son de color pardo y amarillo y tienen pelo, los abejorros tienen un pelo suave con franjas amarillas, naranjas, blancas y pardo oscuro o negro y, por último, las avispas son generalmente negras, o pardo oscuro, con franjas amarillas brillantes y no tienen apenas pelo, pudiendo parecer a simple vista que no tengan en absoluto.
  • El pelo: como hemos comentado, las avispas apenas tienen y las abejas y los abejorros sí. Además, los abejorros tienen mucho más pelo en todo el cuerpo, algo que les da la ventaja de aguantar mejor el frío, el viento, la lluvia y otros problemas ambientales que las otras dos especies de insectos no pueden soportar bien.
  • El tamaño: la medida de estos insectos también varía. Concretamente, las abejas suelen medir de 15 mm hasta 20 mm las reinas, los abejorros tienen un tamaño que ronda los 20 mm y las avispas pueden variar mucho más de tamaño, llegando desde 10 mm hasta 35 mm, según la especie.
  • El aguijón y el veneno: es conocido por la mayoría que las abejas al picar mueren, pero ¿por qué? Esto sucede debido al tipo de aguijó que tienen, pues es fijo y tiene ganchos para quedar bien fijo en la piel del objetivo de la picadura, y no pueden retriarlo y guardarlo. Además, la glándula de veneno que está ligada al aguijón está directamente enlazada con sus intestinos. Esto no sucede en los abejorros y las avispas, ya que los primeros lo tienen fijo pero no está ligado a sus intestinos y las últimas tienen el aguijón retráctil y liso. El veneno de los abejorros y las abejas es más bien ácido, mientras que el de las avispas es alcalino.

En la imagen principal del artículo podemos ver una abeja, mientras que la imagen bajo estas líneas es de un abejorro.

Diferencia en la picadura de la abeja, la avispa y el abejorro

Otra forma de distinguir a estos insectos es fijarse en su forma de picar, desde el zumbido que hacen al acercarse hasta la forma en la que pican y el resultado. Para comenzar, el ruido o zumbido que oímos cuando revolotean cerca nuestro es mucho más fuerte el de los abejorros que el de las abejas o las avispas, excepto en el caso de las avispas de gran tamaño que pueden tener un zumbido también muy ruidoso.

En cuanto a la picadura, como hemos comentado antes, los venenos son distintos, por lo que para tratar las picaduras hay que usar sustancias opuestas para neutralizar el veneno en cada caso. Por ejemplo, en el caso de picadura de abeja que tiene veneno ácido usaremos sustancias alcalinas. La gran diferencia al picar es que cuando pican las abejas dejan el aguijón y mueren y los otros dos insectos no, pero además hay más cosas distintas entre estos insectos respecto a su forma de picar. Por ejemplo, las más agresivas son las avispas, aunque no suelen picar sino que normalmente muerden, y si pican su aguijón no queda clavado, en cambio la picadura de abejorro es menos frecuente, pues rara vez pica ya que es más tranquilo. Además, hay que pensar que estos insectos solo nos atacan cuando se han sentido intimidados o amenazados por nosotros.

En la imagen de abajo podemos ver una avispa de cerca.

Diferencias en la sociedad de las abejas, avispas y abejorros

Encontramos más diferencias en la forma de vivir de estos insectos. Para empezar, las abejas y los abejorros viven siempre en sociedad o en semisociedad, mientras que las avispas pueden ser solitarias o sociales, según su especie concreta. Las avispas usan barro para hacer sus enjambres y las abejas y abejorros usan cera para construir sus colmenas. Además, solo algunas especies de abejas hacen miel , de hecho son conocidas como abejas de la miel, mientras que los otros dos insectos no.

Estos animales son una de las vías principales por las que se polinizan las plantas, algo vital para que siga habiendo vida en el planeta tal y como la conocemos, concretamente esta es la función del abejorro y de la abeja en la naturaleza. De hecho, el primero es mucho más efectivo que la segunda, por el hecho de que aguanta condiciones más extremas, gracias a su mayor tamaño y pelo, y por tanto poliniza durante más tiempo y más distancia. En cambio, la función de las avispas es ser cazadoras o depredadoras de otros insectos.

En la imagen podemos observar un panal de abejas.

Diferencia en la dieta de la abeja, la avispa y el abejorro

Por último, otra gran diferencia entre abeja, avispa y abejorro es la forma en la que se alimentan. Las avispas tienen mandíbulas potentes que les sirven para alimentarse de otros insectos, hojas y flores, no se alimentan de néctar como las abejas y los abejorros, aunque hay algunas especies que sí comen néctar cuando son adultas. Así, mientras que las avispas son omnívoras porque mayormente cazan insectos y comen plantas, las abejas y los abejorros siempre se alimentan de néctar y por ello poseen una trompa o probóscide para libar el néctar.

Además, las avispas no solo cazan insectos para comérselos, sino que hay algunas especies que los cazan para depositar sus huevos en ellos y, por tanto, en la fase de larva estas son parasitarias.

Si deseas leer más artículos parecidos a Diferencia entre abeja, avispa y abejorro, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Animales salvajes.

Video: Diferencia entre Abeja y Avispa Especial 500 Suscriptores (Septiembre 2021).

Pin
Send
Share
Send
Send