Animales

Conoce a la raza cocker spaniel inglés, un orejudo adorable

Pin
Send
Share
Send
Send


Aunque su herencia se remonta a muchísimos años antes, las primeras menciones al término Spaniel las encontramos en el siglo XIV en los escritos del célebre literario inglés Geofrey Chaucer, conocido por sus “Cuentos de Canterbury”. Posteriormente otros escritores como Shakespeare los citaban también en sus manuscritos del siglo XVI. También en numerosas pinturas de caza de la época medieval los encontramos representados junto al cazador y sus trofeos de caza o desarrollando tareas de caza en los campos y bosques de la campiña.

Hay mucha controversia en relación al origen del nombre Spaniel en cuanto a que proviene del francés antiguo ”espaigneul” que significaba “perro español” en clara referencia al país de origen de donde se creía que venían los perros originales, más concretamente de la zona comprendida entre la antigua frontera de Francia y España, lugar donde se les conocía como “Spanyelly” o “Spaniell”.

Otras teorías hablan de que los spaniels llegaron a Inglaterra de la mano de sus dueños españoles quienes los vendieron a cazadores y aristócratas ingleses que apreciaron rápidamente sus aptitudes como perros levantadores y cobradores de caza.

Lo que sí es cierto es que en estas primeras descripciones los spaniels eran divididos por los cazadores en dos grupos: los Land Spaniels (spaniels de tierra) y los Water Spaniels (spaniels de agua). Los primeros eran un grupo muy numeroso y con una gran diversidad de tamaños. De hecho en una misma camada se podían encontrar perros de distintos tamaños y según este criterio eran separados. Los más grandes se utilizaban para levantar aves de mayor tamaño. Entre ellos encontraríamos perros que actualmente conocemos como el Springer Spaniel Inglés o el Welsh Springer Spaniel. Solían presentar un color hígado con algunos matices blancos. Los más pequeños eran descritos como perros mucho más ágiles, con patas y cola siempre en acción y con una nariz siempre ocupada en olfatear la caza. Tenían un carácter más atrevido (no le temían a entrar en los matorrales y zarzas con tal de hacer salir a la presa e incluso no dudaban en zambullirse en el agua para cobrarla) y a su vez eran más pícaros y cariñosos. Su manto presentaba una mayor diversidad de colores. Junto a estas virtudes, eran además sumamente apreciados por sus dotes para la caza de la becada (en inglés Woodcock) y muy probablemente de ahí viene que fueran llamados “cocking” o “cocker”.

Este segundo tipo de perros fue emergiendo con mucha fuerza por toda Inglaterra pero muy especialmente en el suroeste y Gales, y se les conocía como el “cocking spaniel”, hasta que a finales del siglo XIX, concretamente en 1892, fue reconocido como raza por el Kennel Club Inglés. Posteriormente, en 1902, se publicó el primer estándar oficial de la raza.

Los registros de cockers pueden ser remontados hasta 1879, donde nos encontramos con el primer ejemplar reconocido como una raza separada y distinta del resto de spaniels en Inglaterra: “Obo”. Nació el 14 de junio de ese mismo año y su propietario, James Farrow, fue quien estableció las bases iniciales para la raza tal y como las conocemos hoy día. En 1902 fundó el Cocker Spaniel Club of Great Britain, organización que todavía existe en la actualidad. Sin duda alguna “Obo” fue el precursor del Cocker Spaniel Inglés actual.

La interesante historia de la raza cocker spaniel inglés

Es una raza conocida desde tiempos antiguos, y se solía usar para la caza, independientemente de su talla adulta. Los cocker spaniel más pequeños se usaban para cazar aves y los más grandes para cazar mamíferos.

Por ello, todas las variantes de raza cocker spaniel que conocemos hoy ( cocker spaniel, spaniel de campo, springer spaniel y Sussex spaniel) se englobaban en un mismo grupo. Fue a finales del siglo XIX cuando se decidió considerar a estas razas por separado y se oficializó al cocker spaniel como raza independiente.

La raza cocker spaniel empezó a popularizarse mucho en su lugar de origen, Gran Bretaña, y posteriormente se extendió por el resto de Europa. Al llegar a los Estados Unidos, los criadores de allí prefirieron modificar la raza y darle un aspecto algo distinto. Como resultado, quedaron diferenciadas dos razas diferentes: el cocker spaniel inglés y el cocker spaniel americano. Los cinófilos británicos se opusieron a los cruces entre ambas razas para mantener la pureza de su cocker inglés, considerada la “raza original”. Pero esto tuvo consecuencias: el cocker americano se popularizó enormemente en EE.UU., hasta el punto de desbancar al inglés. Sin embargo, aunque el cocker spaniel americano sea la raza preferida en EE.UU., no es tan conocido fuera del país. El cocker spaniel inglés es el que ha conquistado corazones de cinófilos de todo el mundo.

Características físicas de la raza cocker spaniel inglés

Los cocker spaniel ingleses son muy atléticos y fuertes. Como ves, esta no es una característica propia sólo de perros grandes o gigantes, el cocker spaniel inglés, incluso en su variante más grande, sólo llega a ser de talla mediana y sin embargo son perros muy deportivos.

Tienen la cabeza mediana y elegante, con una nariz grande y el hocico cuadrado. El color de los ojos suele ser castaño, excepto en los cocker spaniel color hígado, que pueden ser de color avellana. La orejas de la raza cocker spaniel inglés son muy carácteristicas, quizás lo más representativo y conocido de estos perros: son largas, bajas y colgantes.

El cuerpo, como decíamos es fuerte, compacto y atlético, pero no por esto es un perro tosco o que de sensación de pesadez. La estructura del cocker spaniel es muy estilizada y elegante.

La cola es baja y de longitud media. En sus orígenes como perro cazador, se le solía amputar, a día de hoy, por suerte, al ser un perro principalmente doméstico ya no suele hacerse. Sí que hay lugares en los que se sigue amputando la cola de los cocker spaniel con fines meramente estéticos, pero cada vez se va perdiendo más esa costumbre. No deja de ser una crueldad y una práctica innecesaria que no aporta ningún beneficio a los perros.

Pelaje de la raza cocker spaniel inglés

El pelaje de la raza cocker spaniel es liso y sedoso y puede presentarse de varias maneras:

  • Colores sólidos: Negro, fuego, rojo, dorado, hígado. Algunos tienen una pequeña marca blanquecina en la zona del pecho.
  • Particolores: Negro y blanco, naranja y blanco, limón y blanco, hígado y blanco. Todas ellas pueden ser lisas o moteadas.
  • Tricolores: Negro, fuego y blanco o hígado, fuego y blanco.
  • Colores ruanos: Azul, naranja, limón, hígado, combinación de azul ruano y fuego o hígado y fuego.

Como ves, es una de las razas con más variedad de colores de pelaje. ¡Y son todos tan bonitos que cuesta elegir un favorito!

Carácter del cocker spaniel inglés

La cocker spaniel inglés es una raza con un carácter muy apropiado para la vida en familia. Son perros muy juguetones, divertidos, amables y cariñosos, como ocurre con otras razas, tienen costumbre de elegir a un miembro de la familia como referente.

La socialización del cocker spaniel por lo general es muy sencilla, ya que son perros de naturaleza sociable y afable. Sin embargo, esto no significa que haya que omitir el proceso de socialización cuando el cocker es cachorro. ¡Cuidado! De hecho, si no están bien socializados, pueden ser agresivos. Se han reportado especialmente episodios de agresividad injustificados en cocker dorados, esto no significa que todos sean agresivos. Una socialización completa y apropiada, hará del cocker spaniel un perro cercano y amable con personas, perros e incluso otros animales. Además, es recomendable informarse sobre el temperamento de los padres del cachorro antes de adquirirlo.

También tienden a ser muy nerviosos y destructivos cuando están solos demasiado tiempo.

Cuidados del cocker spaniel inglés

El pelo necesita una atención moderada. Al ser bastante liso, no se enreda tanto como el de otros perros de pelo largo, pero tampoco podemos ignorarlo. Necesitará cepillados frecuentes, dos o tres veces por semana. Se recomienda, además, retirar el pelo muerto entre 5 y 6 veces al año, puedes hacerlo tú o llevar a tu cocker spaniel a una peluquería canina.

También es muy importante revisar y limpiar frecuentemente las orejas.

Son perros muy activos, por lo que necesitan ejercicio físico cada día. Además de los paseos que todos los perros necesitan, es recomendable llevar al cocker spaniel a practicar algún deporte canino. Si el ejercicio es apropiado, el cocker no tendrá ningún problema para adaptarse a la vida en apartamentos o pisos, incluso en ciudades muy pobladas.

Como decíamos, tienden al nerviosismo y la destrucción cuando están solos. No conviene dejarlos sin compañía demasiadas horas al día. Si eres de los que salen de casa por la mañana y no vuelven hasta por la noche, quizás no seas el compañero ideal para un perro de la raza cocker spaniel.

Información General

Se cree que los antiguos romanos extendieron por todo su imperio un tipo de perro de caza especialmente adaptado al trabajo en entornos acuáticos, por lo que es posible que este tipo de perro llegara a las islas británicas en tiempos remotos.

No obstante, también se cree que la cepa que después dio origen a las razas “spaniel”, a la que pertenece el Cocker, es más específica de la península ibérica, de ahí su denominación. Sin embargo, no hay consenso sobre el origen del término spaniel, ya que algunos estudiosos aseguran que procede del término “l’espainholz”, derivada del francés antiguo “s’éspagnir”, y que significaba “tumbarse”, en clara referencia al comportamiento de los perros durante la caza.

En cualquier caso, los primeros “spaniel” –llegaran a Gran Bretaña desde España o no– dieron lugar a dos tipos diferentes según el terreno británico en el que realizaran sus labores de caza: los spaniels de agua (Water Spaniels) y los spaniels de tierra (Land Spaniels). Estos últimos, a su vez, fueron evolucionando hasta crear otros dos tipos diferenciados por colores y tamaños, de modo que aparecieron los Setting Spaniels (que después fundarían los distintos tipos de setter) y los Springing Spaniels, que también se dividían en dos tamaños, los grandes y los pequeños, de donde surgió el Cocker.

Precisamente porque hasta el siglo XIX estos perros pertenecían a un grupo u otro según su tamaño (en una camada de Springing Spaniels podía haber perros grandes y pequeños), es difícil profundizar en el desarrollo del Cocker. Una vez que en los albores del siglo XX empezó a seleccionarse como raza propiamente dicha, gustó mucho tanto en Europa como en Estados Unidos, si bien allí fue seleccionado con criterios estéticos diferentes hasta el punto de que acabaron considerándose razas distintas: el Cocker Inglés y el Cocker Americano.

Lo mismo que pasa con la etimología de “spaniel”, los expertos no se ponen de acuerdo sobre el origen del término “cocker”, pero la teoría más extendida es que se trata de una derivación de “cocking”, que es el término inglés para la focha de agua.

Temperamento

El Cocker destaca por su inteligencia, alegría y dinamismo, características que mantiene desde sus primeros años de desarrollo.

En el pasado se fue creando el mito de que los Cocker de color rojo estaban “locos” y que por eso mordían y eran muy difíciles de tratar. Desconocemos por completo si esta “leyenda urbana” se forjó a partir de algún caso aislado o no es más que un mito repetido una y otra vez, pero lo cierto es que hoy día no existe ninguna razón para seguir creyendo que los Cocker rojos tiene problemas de comportamiento. Además, los criadores han hecho mucho esfuerzo por conservar su carácter equilibrado en todos los colores.

Como parte de su carácter equilibrado, el Cocker mantiene su instinto de caza y una gran predilección por el agua. Por ello, en caso de que estemos por el campo y lo llevemos suelto, no dudará en zambullirse en charcos, ríos, etc. Como es lógico, debemos estar pendientes de él en estos casos.

También debido a su carácter equilibrado, el Cocker se puede adaptar sin ningún problema a la vida en la ciudad, solo necesitan hacer ejercicio periódicamente y, por supuesto, paseos diarios.

El Cocker tiene un mantenimiento fácil, pero es imprescindible que le cepillemos los flecos largos porque se anudan fácilmente. En caso necesario, se pueden recortar, pero será mejor que lo haga un especialista.

Tampoco está de más mantener cortos los pelos que crecen entre los dedos y las almohadillas, ya que si son muy largos pueden entorpecer su movimiento, incluso ocasionar resbalones.

Además de este cuidado específico de su manto, el Cocker solo necesita los cuidados de cualquier otro perro: vacunas, desparasitaciones, revisiones periódicas para ver cómo está su salud y, por supuesto, mucho cariño.

Particularidades

El Cocker no es una raza enfermiza, aunque sus orejas largas y colgantes pueden hacer que tenga cierta predisposición al padecimiento de otitis. Por ello, debemos aprender a mantenerlas limpias y en caso de que aparezca una otitis, debemos seguir las indicaciones del veterinario.

Como parte de su cuidado diario, es más que adecuado elegir una alimentación adaptada a sus necesidades, ya desde que es un cachorro. Ello permite el refuerzo del sistema inmunitario y el cuidado de su todavía sensible aparato digestivo, así como de su piel y pelo. Este es el caso del alimento Cocker Junior de Royal Canin, que además cuenta con una croqueta adaptada a la mandíbula del cachorro de Cocker y una palatabilidad reforzada.

Lo mismo pasa con el alimento Cocker Adult de Royal Canin, cuya fórmula está adaptada a la raza una vez que cumple 12 meses, con su forma de croqueta especial y única.

Origen del cocker spaniel inglés

Los cocker spaniel fueron en su tiempo razas separadas del Field y el springer spaniel, después de la formación del Kennel Club. En un inicio se le conocía como "cocking spaniel" derivando del "flushing woodcock". El nombre deriva del francés antiguo, "spaigneul", que significa literalmente "perro español" ya que la raza original provenía de España, país en el que se utilizaba como cazador y cobrador. Los cocker spaniel llegaron a Inglaterra de la mano de propietarios Españoles y se puede apreciar la enorme popularidad que adquirieron en numerosas referencias de la literatura inglesa, como en obras de Sheakespeare o Chaucer.

Esta raza ha estado muy marcada por la caza. Aunque antiguamente se usaban para diferentes tipos de presa según su talla, no se hacía distinción por razas. Así, en una misma camada de spaniel de tierra podían nacer perros grandes (más usados para cazar mamíferos) y perros pequeños (más usados para cazar aves). En consecuencia, los perros que hoy conocemos como cocker spaniel, spaniel de campo, springer spaniel y Sussex spaniel conformaban un solo grupo.

Fue recién a finales del siglo XIX que se separaron estas razas y se reconoció oficialmente por primera vez al cocker spaniel. Su principal función como perro de caza era, y sigue siendo, la de levantar la becada o gallinuela.

Este pequeño perro se hizo muy popular en Gran Bretaña, su tierra natal, y el resto de Europa. Luego fue exportado a Estados Unidos de América donde también logró mucha popularidad, pero los criadores americanos decidieron modificar la raza para conseguir una apariencia algo diferente.

Lógicamente, los cinófilos británicos se opusieron a los cambios realizados por los americanos y decidieron prohibir los cruces entre la raza original y la variedad americana. Así se separaron las dos variedades en dos razas distintas, el cocker spaniel americano y el cocker spaniel inglés.

El cocker americano llegó a ser extremadamente popular en su país, desplazando al inglés. Sin embargo, la versión americana de la raza es poco conocida en el resto del mundo, mientras que el cocker spaniel inglés es muy popular y apreciado. En la actualidad podemos descubrir pequeñas diferencias entre la raza destinada al "trabajo" y la de "belleza", como ocurre con el perro pastor alemán.

Características físicas del cocker spaniel inglés

El cocker es un perro compacto, deportivo y atlético. Su cabeza es bien modelada sin ser muy fina ni muy tosca. La depresión naso-frontal (stop) es bien marcada. La nariz es ancha y el hocico es cuadrado. Los ojos son marrones, excepto en perros con pelaje total o parcialmente de color hígado, en los que los ojos pueden ser color avellana. Las orejas son largas, de inserción baja y colgantes.

El cuerpo es fuerte y compacto. La línea superior es firme y horizontal hasta el lomo. Desde el lomo hasta la inserción de la cola, desciende suavemente. El pecho es bien desarrollado y profundo, pero no es ni muy ancho ni muy estrecho.

La cola es de inserción baja, levemente curvada y de longitud moderada. Antiguamente se amputaba para reducir las heridas durante las jornadas de caza. Hoy en día, sin embargo, la mayoría de estos perros son compañeros de la familia, por lo que no hay motivo para esa práctica. En muchos lugares se sigue amputando la cola por fines meramente estéticos, pero afortunadamente esa costumbre es cada vez menos aceptada.

El pelaje es liso, sedoso, no muy profuso y nunca rizado. Cuatro variedades de color son aceptadas por el estándar de la raza:

  • Colores sólidos. Negro, rojo, dorado, hígado, negro y fuego, hígado y fuego. Pueden presentar una pequeña marca blanca en el pecho.
  • Particolores. Negro y blanco, naranja y blanco, hígado y blanco, limón y blanco. Todos con o sin moteado.
  • Tricolores: Negro, blanco y fuego, hígado, blanco y fuego.
  • Ruanos. Azul ruano, naranja ruano, limón ruano, hígado ruano, azul ruano y fuego, hígado ruano y fuego.

Educación del cocker spaniel inglés

El cocker spaniel inglés es un perro inteligente y si trabajemos empleando el adiestramiento en positivo vamos a poder desarrollar todo el potencial del perro, ya sea en adiestramiento básico o avanzado. Empezaremos resaltando la importancia de la correcta socialización de este perro que empezará desde su llegada a casa en su etapa de cachorro.

Debemos presentarle todo tipo de personas, animales, objetos y entornos, de esta forma, al llegar a su etapa adulta no tendrá problemas de conducta como miedo o agresividad. La socialización no suele ser complicada en esta raza, ya que el cocker spaniel inglés es un perro sociable por naturaleza.

A pesar de su temperamento sociable, el perro cocker inglés puede convertirse en un perro destructor si pasamos demasiado tiempo fuera de casa o no le estimulamos como requiere, por lo que es importante tener en cuenta antes de la adopción que esta raza va a necesitar compañía y actividad frecuente.

Será fundamental enseñar a nuestro cocker las órdenes básicas para perros, fundamentales para su seguridad y la de su entorno, pero más adelante podremos trabajar habilidades caninas o trucos diversos. Lo importante es mantener a nuestro perro entretenido con nuevos ejercicios que, además, le ayudarán en su día a día.

Salud del cocker spaniel inglés

Como ocurre con prácticamente todas las razas, especialmente las que disponen de pedigree, el cocker spaniel inglés es susceptible a sufrir varias enfermedades hereditarias. La sordera, por ejemplo, es un problema importante en los cockers particolores. Entre las enfermedades más frecuentes del cocker spaniel inglés encontramos:

Es importante realizar visitas regulares al veterinario, cada 6 o 12 meses, para detectar de forma pronta cualquiera de estos problemas de salud. También será muy necesario seguir correctamente el calendario de vacunación del perro, así como las desparasitaciones periódicas, tanto internas como externas. Recuerda que la esperanza de vida del cocker spaniel inglés se sitúa sobre los 12 y 15 años.

Comportamiento y personalidad

El Cocker Spaniel Inglés es un magnífico perro para cualquier familia. Es activo pero no demasiado, muy cariñoso, dócil, dulce e inteligente. Puede ser un poco manipulador, pero es muy adaptable. Además, si bien hay que adiestrarlo desde cachorro, ello no quita que no podamos pasárnoslo bien. De hecho, para ser feliz hay que enseñarle a convivir en sociedad, pero también se tiene que cuidar bien, es decir, sacarlo a pasear todos los días, jugar mucho con él, y, en definitiva, dedicarle tiempo.

Además de lo que hemos comentado hasta ahora, será necesario darle una alimentación de calidad sin cereales y cepillarlo a diario. Así, se verá precioso, ya que estará sano. Asimismo, una vez al mes es conveniente bañarlo con un champú para perros con el fin de quitarle toda la suciedad.

Pin
Send
Share
Send
Send