Animales

Cómo sé si mi perro está sordo?

Pin
Send
Share
Send
Send


De todos es sabido el buen oído que tiene el perro. De hecho, mientras el ser humano percibe sonidos hasta 20.000 Hz, el perro lo hace hasta los 60.000 Hz. Aun así, hay ejemplares que nacen sordos o van perdiendo su capacidad auditiva con el paso de los años.

Si crees posible que tu mascota no escuche bien, lo primero que debes hacer es averiguar los motivos. La sordera en perros no implica un empeoramiento en la calidad de vida de tu mascota. No te asustes si descubres que tu perro es sordo. Él seguirá siendo un perro como cualquier otro y te ofrecerá todo su cariño sin impedimentos.

Cómo saber si mi perro es sordo

Si tu perro no es capaz de escuchar lo que le rodea, el animal es sordo. Las causas pueden ser congénitas o debidas a alguna enfermedad. La sordera en perros puede ser completa o parcial. Igualmente, el animal puede padecer sordera en un solo oído o en ambos.

A simple vista nunca podrás saber si tu mascota padece la temida sordera en perros. El animal no se comportará diferente a cualquier congénere con el sentido del oído intacto. Esto se debe a que la oreja del animal es completamente ajena al sentido en sí. Es decir, la función de la oreja es la de proteger el oído del perro.

Ante un sonido, el perro es capaz de percibirlo por las vibraciones que se producen. Cuando estas ondas atraviesan el oído medio y llegan al oído interno del animal, se produce la audición. La sordera en perros provoca que estas vibraciones no puedan percibirse.

Podrás saber si tu perro es sordo haciéndole unas fáciles pruebas en casa. Cuando le tengas de espaldas a ti, haz algún ruido que no produzca vibraciones (encender la tele, poner su cacharro de agua en el suelo o agitar las llaves). Si tu perro no se gira es probable que sea sordo. En este caso, acude a tu veterinario de confianza para confirmarlo y averiguar la causa. Si su reacción consiste en buscar el sonido pero no lo localiza, lo más probable es que padezca sordera en un solo oído y que, además, sea reversible.

Sea como sea, el veterinario siempre podrá aplicar el test BAER (Brainstem Auditory Evoked Response) para confirmar o descartar la sordera del perro. Esta prueba consiste en colocar electrodos y audífonos en la cabeza y orejas del animal y, tras aplicar estímulos auditivos, estudiar la respuesta cerebral.

También se pueden radiografías los oídos y observar las orejas del perro para determinar si el perro es o no sordo.

Cuál es la causa de la sordera en perros

No toda sordera en perros es irreversible. Lo importante es darse cuenta a tiempo y ponerle remedio lo antes posible. Sin embargo, el motivo más común de esta sordera es la edad avanzada de nuestras mascotas.

Sin embargo, si el perro aún es joven, las causas habituales de sordera son las siguientes:

  • Infecciones en el canal auditivo o traumatismos craneales. Otitis, ácaros, objetos extraños pueden desencadenar la sordera en perros y, en estos casos, siempre es reversible.
  • Exceso de cerumen. Al igual que nos ocurre a nosotros, si el perro tiene un tapón de cera en el canal auditivo, perderá su capac >Qué síntomas tiene un perro sordo

Si la sordera es debida a agentes externos y se puede revertir, el perro mostrará síntomas como costras en la oreja, sacudidas excesivas de la cabeza, pérdida de equilibrio y dolor.

En caso de que la sordera se debe a otras causas, lo único que percibirás son cambios en el comportamiento de tu perro. Si tu perro es adulto notarás que deja de acudir a tu llamada al no poder escucharla. Además, pasará más horas durmiendo. Ten en cuanto que el perro se despierta al mismo tiempo que tú y, si no te escucha, no sabrá que es hora de levantarse.

Podrías pensar que un perro sordo es desobediente al que no le interesa jugar con los humanos. Nada más lejos de la realidad. Simplemente no percibe los sonidos y le cuesta enterarse que estás intentando llamar su atención.

En el caso de los cachorros tampoco puedes caer en la tentación de pensar que el animal es más violento que sus congéneres. Mientras un perro sin sordera escucha las quejas si produce dolor cuando muerde, uno sordo no lo hará. Tendrás que mostrarle otras maneras de expresar dolor, cariño, llamadas para que entienda que estás ‘hablando’ con él.

Por supuesto, con este artículo solo queremos informarte. Te sugerimos que, ante cualquier duda respecto a la salud de tu mascota, acudas cuando antes a tu veterinario de confianza.

Una máquina de oír casi perfecta

El oído es responsable de la extraordinaria capacidad auditiva del perro: un can puede percibir sonidos de hasta 60.000 hercios frente a los 20.000 hercios que alcanza a escuchar el hombre.

Cuando un perro sufre sordera ladea la cabeza y puede sufrir caídas

Los perros suelen distinguir también mejor los sonidos graves.

El oído de un perro tiene tres partes: una externa, visible, que es la oreja del animal. El oído medio, que conecta la oreja con las partes profundas, sirve para proteger al animal de los sonidos excesivos. Y el oído interno: un conjunto de conductos y cavidades rellenas de líquido que le confiere al animal la capacidad de oír, pero también de guardar el equilibrio. Cuando un perro ensordece ladea la cabeza y puede sufrir caídas.

Un can percibe dos veces cada sonido emitido: una por cada oído. El efecto es muy parecido al fenómeno del eco cuando las ondas sonoras rebotan en una superficie. "Esta duplicidad solo desaparece cuando la fuente que los produce se encuentra por delante o por detrás del animal", explica la educadora canina Leticia Navas.

El peculiar movimiento de orejas de un perro ante un ruido nuevo, como si fueran una parabólica, tienen que ver con esta percepción doble de la vibración, "Si se mueve la fuente del ruido o si se mueve el perro, el sonido siempre llegará primero a uno de los dos oídos. De esta forma el animal puede averiguar el lugar exacto donde se originan las ondas sonoras", añade la educadora canina.

Las sorderas congénitas son frecuentes en perros de pelaje blanco

Cuando falla la compleja máquina del oído, el animal deja de recibir las vibraciones de forma adecuada. Y aparecen los primeros síntomas de la sordera.

Clases de sorderas

La sordera de un perro puede ser temporal, provocada por alguna infección. Cuando la contaminación por patógenos se agrava, la discapacidad se hace crónica. No todas las sorderas son por contaminaciones. La presencia de un tapón de cera en el oído también conlleva mermas auditivas temporales, en este caso debidas a una higiene escasa del animal por parte del dueño.

Algunas lesiones y enfermedades son responsables de otras pérdidas auditivas permanentes, mientras que la vejez desencadena una reducción paulatina de la capacidad del perro para oír ciertos sonidos. La detección temprana de este tipo de sorderas, así como una limpieza habitual del animal pueden evitar que se agraven.

Pero el tipo de sordera más frecuente en perros son las hereditarias, las que se esconden en los genes del animal. "La discapacidad auditiva por anomalías en el material genético es la causa más común de sorderas en perros", señala Navas.

Los cachorros sordos muerden de forma excesiva sus juguetes

En cierto modo, la ausencia de pigmentos en la piel merma la capacidad para oír. "Si existe piel sin pigmento en el oído interno, las terminaciones nerviosas se atrofian y mueren durante las primeras semanas", explica Navas. Esto explica que las sorderas sean frecuentes en los perros de pelaje blanco.

Para detectar una sordera a tiempo, se puede echar mano de algunas pruebas caseras sencillas. El dueño puede hacer ruidos con un objeto que sea familiares para el can, como uno de sus juguetes (si son sonoros) y esperar su reacción. El ruido de un manojo de llaves o hacer sonar una campanilla sirven para discernir un problema auditivo. Otros especialistas recomiendan hablar e ir aumentando el volumen hasta captar la atención del perro. Ante cualquier sospecha de deficiente capacidad de atención lo mejor es hacer una pronta visita al veterinario.

Alerta en los cachorros sordos

Los cachorros sordos tienden a morder de forma excesiva cuando se divierten, puesto que no oyen los lamentos de sus compañeros de juegos. Existe otra señal de alarma a la que atender en las crías que, se sospecha, sean insensibles al ruido: el perrito no se despierta para mamar con los gritos de sus hermanos, y necesita ser empujado por la madre u otro cachorro para despertar.

Mantenga al día la higiene auditiva de su perro.

Haga pruebas en casa con objetos sonoros.

Los perros de orejas largas necesitan airear sus canales auditivos mientras duermen.

Los cachorros sordos muerden de forma excesiva sus juguetes, y se muestran dormilones.

Visite al veterinario ante la sospecha de que su perro pierde capacidad de oír.

Todo sobre la sordera en los perros

(Foto via: mascobox)

Las sorderas congénitas caninas no necesitan tratamientos muy complejos ni especiales. Es importante tener cuidado con las quemaduras solares, como en cualquier otro perro, prestando especial atención a su nariz, a todo su cuerpo en caso de que sea un perro sin pelo o de pelo muy corto y claro. En estos casos, lo más recomendable es evitar las horas de sol más intenso en verano y protegerlos con crema solar.

Como sabrás, el oído también es el responsable del equilibrio. Los canes de orejas largas y colgantes corren más peligro de sufrir infecciones si su higiene no es la correcta, y con ello puede aparecer la sordera en estos perros. Cuando sienten molestias, tienden a sacudir violentamente la cabeza, rascarse las orejas compulsivamente y experimentar enrojecimientos e inflamaciones, incluso pus si la infección es grave. En ocasiones, estas dolencias afectan visiblemente a su equilibrio. Ignorar una molestia auditiva puede evolucionar a enfermedades más graves que provocan sordera en los perros, además de irritación crónica, problemas permanentes de equilibrio y coordinación, entre otros problemas.

Falta de reacciones normales ante sonidos o estímulos cotidianos o dificultad para detectar la procedencia de sonidos pueden ser señales de una sordera. A veces puede tratarse simplemente de una sordera temporal, causada por una infección o taponamiento, por lo que conviene mantener una buena higiene en los oídos de nuestras mascotas.

Si sospechas que tu perro está perdiendo audición, existen algunos métodos de comprobar su nivel de pérdida de oído. A partir de ahí, podemos acudir al veterinario a transmitirle nuestras impresiones. Por ejemplo, emite algún sonido que no produzca aire, vibración ni ningún otro estímulo que pueda ayudar al perro a detectarlo: llámale por su nombre desde otra habitación, enciende la tele, haz ruido en sus platos… cosas que generalmente sean de su interés.

Detectar la sordera en perros con el método BAER

(Foto via: perros)

Al margen de las comprobaciones caseras que nos pueden dar una ligera idea de la capacidad auditiva de nuestro perro, la única prueba realmente efectiva para determinar la sordera canina es el test BAER.

Las siglas BAER significan Brainstem Auditory Evoked Response y el test consiste en una estimulación mediante electrodos que emiten sonidos, para así evaluar la actividad cerebral en respuesta a los estímulos recibidos. No es doloroso y se puede practicar incluso en cachorros, generalmente se puede hacer sin sedación.

Se testa cada oído por separado y el procedimiento no dura más de 10 o 15 minutos, dando resultados inmediatos y enteramente fiables.

Síntomas de la sordera en perros

Sí, algunos comportamientos son característicos de los perros con problemas auditivos. Por ejemplo, cuando una camada de cachorros juega, si uno de ellos es sordo, muy probablemente muerda con excesiva fuerza a sus hermanos sin ser consciente de ello, ya que no puede escuchar sus quejidos de dolor. Además, si está dormido, no responderá a las llamadas de la madre para mamar.

Cuando la sordera canina es unilateral, resulta bastante más difícil de detectar, ya que realmente el perro sí recibe suficientes estímulos sonoros para actuar con normalidad. Sólo la sordera bilateral se notan realmente comportamientos extraños.

También es cierto que un perro con sordera unilateral puede oír sonidos, pero quizás no detecte bien de dónde vienen y se muestre desorientado al intentar buscarlos. En ese caso, conviene observar si el perro se gira o se dirige hacia donde se produjo el sonido.

Los sonidos agudos son más difíciles de detectar para los perros, si tu perro sufre de sordera puedes llamarlo dando palmadas, por ejemplo, en lugar de con silbidos o por su nombre. El sonido de las palmadas es percibido como mucho más grave por tu perro y será mucho más fácil que lo localice. Otra opción es utilizar un silbato específico para el adiestramiento canino.

Detectar la sordera canina

(Foto via: animalmascota)

Como decíamos, después de estas pruebas caseras deberás acudir al veterinario para tener un diagnóstico detallado y fiable.

El veterinario averiguará qué zona es la afectada, si el oído interno, el medio o el externo, y si el problema es puramente auditivo o si es señal de otra enfermedad. Lo más seguro es que necesite anestesiar a tu perro para poder examinarlo en profundidad sin que se ponga nervioso. Algunas de las pruebas que puede realizar son radiografías, biopsias o pruebas de alergia e hipersensibilidad. A la hora de estudiar la sordera en perros, como ellos no nos pueden decir lo que oyen y no oyen, cuantas más pruebas se hagan, mejor.

Señales de problemas auditivos más habituales en perros

Es muy normal que un perro con molestias en los oídos sacuda la cabeza y se rasque mucho las orejas. Una de las causas puede ser que un cuerpo extraño se haya introducido en su canal auditivo. En este caso, hay que acudir al veterinario cuanto antes y, si se confirma que hay algo en su oído, lo extraerá.

La presencia de pus es señal de una infección auditiva, que causa mucho dolor y si no se controla puede terminar en una sordera canina. Para tratar esta infección habrá que aplicarle antibiótico, o tratamiento fungicida o antiinflamatorio, siempre recetado por el veterinario.

El cerumen negruzco puede también indicar un problema de ácaros en la oreja o el oído. También necesita tratamiento y es contagioso, así que ten cuidado si tienes otras mascotas.

Si hay inflamación en los oídos puede ser por algún golpe o las propias sacudidas de la cabeza del perro. También pueden aparecer irritaciones en las orejas.

(Foto via: pinterest)

¿Supone un problema grave la sordera en perros?

Al margen del defecto físico obvio, un perro sordo es tan normal como cualquier otro, tienen el mismo aspecto y el mismo comportamiento. Los perros sordos simplemente no pueden oír, por lo que necesitan otros estímulos que puedan detectar, pero son igual de alegres, juguetones y felices que los demás, llevarán una vida completamente normal.

Cuando una persona acaba de descubrir que su perro sufre sordera o planea adoptar un perro sordo, puede tener dificultades para hacerse a la idea de cuidarlo, pensando que será más complicado que cuidar a un perro que oye. Muchas personas desinformadas y prejuiciosas creen que los perros con problemas como la sordera desarrollan comportamientos inadecuados, agresividad, desobediencia… pero esto no es verdad.

Los problemas de conducta suceden en todo tipo de perros y son consecuencia de una mala educación, culpa de su dueño. Un perro sordo es igual de válido, cariñoso, fiel e inteligente que cualquier otro, y necesita las mismas dosis de amor y comprensión, además de una educación y adiestramiento correctos. Hecho esto, el perro no tendrá ningún tipo de problema de comportamiento, independientemente de su defecto físico.

¿Cómo saber si mi perro está sordo?

El perro oye cuatro veces mejor que los seres humanos, de modo que saber si tiene esta limitación será relativamente sencillo. Si nuestro amigo no viene cuando le hablamos, ni nos espera tras la puerta cuando antes sí lo hacía, será el momento de preocuparnos. Aún así, para asegurarnos podemos hacer varias cosas, que son:

  • Hacer sonar un juguete sonoro: tiene que ser uno que le guste mucho, con el que realmente se lo pasa bien. Si no se inmuta, podría ser que se esté quedando sordo.
  • Dar fuertes palmadas: esto es especialmente recomendable hacer cuando está dormido. Si después de darlas el peludo sigue soñando, entonces es que podría padecer sordera.
  • Háblale en un tono de voz fuerte (sin gritar): tanto si no reacciona, como si lo hace en un volumen alto o muy alto, hay que buscar la manera de ayudarle.

¿Qué hago si sospecho que está perdiendo audición?

Lo primero que hay que hacer es no alarmarse: un perro sordo puede seguir haciendo vida completamente normal. Sólo hay que llevarlo al veterinario para confirmar el diagnóstico, y sustituir las palabras por los gestos. Para ello es interesante entender su lenguaje corporal y utilizarlo para que nos podamos comunicar de la mejor manera posible.

Por su propia seguridad, nunca hay que pasearlo sin correa, pues podría perderse o sufrir accidentes. Cada día tenemos que darle mucho cariño para que vea que no pasa nada, que, sí, es sordo, pero que lo queremos tal y como es.

De esta manera, nuestro amigo se sentirá feliz.

¿Es sordo mi perro?

Al contrario de lo que se piensa, no es cierto que un perro sordo sea más violento, más arisco ni más complicado de tener en casa. Es evidente que requerirá algunas consideraciones extra, pero nada que no puedas manejar.

Decimos que un perro es sordo cuando demuestra ser incapaz de escuchar lo que ocurre a su alrededor, problema que se adquiere (enfermedades, trastornos, etc.) o que se presenta de manera congénita (desde el nacimiento). Puede ser total, en cuyo caso el perro no oye absolutamente nada, o parcial, cuando aún percibe algunos sonidos, sobre todo los más altos. De igual forma, es posible que la sordera sea unilateral (afecta a un solo oído) o bilateral (afecta a ambos oídos).

La sordera no se manifiesta externamente, es decir, no hay nada en la apariencia del perro que revele la existencia de un problema auditivo. Esto es así porque la oreja, que es la parte exterior de este importante sentido, no tiene relación con lo que ocurre dentro, en el oído medio y el oído interno del perro.

Cuando se produce un sonido el perro lo percibe gracias a las vibraciones que genera al rebotar con los elementos del exterior, y son estas ondas las que atraviesan cada oreja de manera individual y cada oído medio hasta llegar al interno, donde se produce la audición. Cuando hay sordera, estas vibraciones dejan de percibirse.

¿Qué factores pueden ocasionar la sordera en perros?

Dependiendo de la causa puede que sea o no reversible la sordera. Además, en los casos en que es posible curarla resulta crucial detectar el problema a tiempo, lo cual se complica en muchas ocasiones.

Entre una de las causas de la sordera en perros se encuentra la edad avanzada. Al igual que ocurre con los seres humanos, el cuerpo de los perros se va deteriorando con el paso de los años, y la pérdida paulatina de la capacidad auditiva es uno de los elementos que evidencia el transcurrir del tiempo.

Cuando la sordera se da en un perro joven, los factores más habituales suelen ser los siguientes:

  • Una infección en el canal auditivo o un traumatismo en la cabeza también son motivo de sordera. La otitis, la presencia de ácaros, un objeto extraño que se ha introducido en la cavidad, entre otros factores, desencadenarían este tipo de sordera. Suele ser reversible, pero para ello es necesario que se actúe rápido.
  • El moquillo, enfermedad común en los perros y otros mamíferos, puede dejar como secuela después de la curación una sordera irreversible.
  • La excesiva acumulación de cera impide la correcta adición, pues el tapón bloquea el canal que percibe los estímulos del exterior. Esta causa, por supuesto, es provocada por la falta de higiene de un humano descuidado. Tanto en este caso como en el de las heridas e infecciones, el problema en el oído afecta al equilibrio del perro.
  • La presencia de un tumor, cancerígeno o no, en el aparato auditivo o inclusive en el cerebro afecta las funciones del oído, provocando sordera canina.
  • Algunos medicamentos merman la capacidad auditiva del perro como efecto secundario, tales como ciertos antibióticos, la quimioterapia, algunos fármacos utilizados para curar infecciones en el oído e incluso ciertos productos de limpieza para el hogar y que sean transportados en el aire hasta el oído.
  • La exposición reiterada a ruidos fuertes, ya sea graves o agudos, deteriora los nervios del oído.

Sin embargo, la herencia suele ser la causa principal de la sordera en perros. Está relacionada con la falta de pigmentación, por lo que afecta a muchos perros blancos. ¿Por qué? No quiere decir que los canes que naturalmente son de color claro sean sordos, sino que afecta en aquellos que, diferentes a los de su raza, predomina el blanco como falta de pigmentación. Cuando esto ocurre, el interior del oído también sufre esta despigmentación, con lo cual los nervios internos se deterioran cuando el cachorro solo tiene unas pocas semanas de vida. Esta particularidad no es visible externamente.

En lo que se refiere a la herencia, algunas razas son más propensas que otras a quedarse sordas, como el dálmata, bull terrier, San Bernardo, cocker, Jack Russell, entre otras.

¿Qué síntomas presenta un perro sordo?

Cuando el problema es producido por una infección, ácaros, otitis, etc., sí es posible observar ciertos síntomas, como frecuentes sacudidas de la cabeza, costras en la parte externa de la oreja, cerumen de color negro, pérdida del equilibrio y dolor evidente.

En el resto de los casos, más que síntomas físicos lo que presenta un perro sordo son cambios en el comportamiento. Si se trata de un adulto, notarás que poco a poco parece ignorar tus llamados u órdenes, lo cual se debe simplemente a que no puede escucharlas. De igual forma, es probable que empiece a dormir un mayor número de horas debido a que, por lo general, el perro se despierta al mismo tiempo que el resto de la familia, por lo que será incapaz de percibir los típicos ruidos mañaneros.

Un perro sordo da la sensación de ser desobediente y no estar interesado en juegos e interacción con sus humanos, pero la realidad es que no percibe los llamados que estos le hacen. Además, en los casos de sordera unilateral verás que, ante algún sonido, el perro gira la cabeza en distintas direcciones, intentando detectar el origen del mismo.

En los cachorros también es posible la sordera, evidenciada en juegos que resultan agresivos al ojo humano, ya que cuando el perrito muerde con fuerza no escucha las alertas de dolor que da, por ejemplo, el humano o algún hermano de la camada. De igual manera, el cachorro no responderá a los llamados de su madre para comer, ni a los ruidos presentes en el hogar.

¿Cómo saber si tu perro es sordo?

Si sospechas que tu perro es sordo puedes realizar unas sencillas pruebas en casa para determinar su grado de reacción a los sonidos. Cuando el perro esté de espaldas a ti, haz algún sonido que no produzca vibración, como por ejemplo encender el televisor, colocar su recipiente de comida en el suelo o agitar algún objeto que haga ruido. Si el perro no reacciona, debes considerar la sordera como una posibilidad y proceder a determinar sus causas junto a un veterinario. Si, por el contrario, se muestra desorientado buscando el sonido, quizá se trate de sordera unilateral e incluso reversible.

De manera profesional existe un test para determinar la sordera en perros, denominado BAER (Brainstem Auditory Evoked Response), que aplica un veterinario. La prueba consiste en colocar una serie de electrodos en la cabeza del perro, acompañados de unos audífonos en las orejas. Ante estímulos de sonidos enviados a los auriculares, se estudia el nivel de respuesta cerebral del perro. El único inconveniente es que se trata de un examen costoso y que no todos los veterinarios están capacitados para realizarlos.

Sin embargo, a través de la observación de los signos que hemos mencionado en el apartado anterior y con el correcto asesoramiento del veterinario de tu mascota, serán capaces de descubrir cuál es el problema. Radiografías del oído, observación de las orejas y un estudio de las historia clínica del animal, entre otros, se encuentran en los análisis pertinentes.

¿Existe algún tratamiento para la sordera en perros?

Eso dependerá del factor haya desatado la sordera de tu perro. Cuando se debe a una infección, como una otitis, es posible que la audición se recupere, siempre y cuando atiendas la enfermedad a tiempo. Un descuido prolongado puede dañar el oído de tu perro para siempre.

De igual forma, cuando la sordera es producto de un taponamiento de cerumen bastará con una limpieza adecuada para volver a la normalidad. Una vez que ha ocurrido esto, te recomendamos estar atento a la higiene de tu perro en todos sus aspectos, especialmente asear sus orejasuna vez por semana o cada quince días como máximo.

En los otros casos el resultado final varía, y por lo tanto también el tratamiento que se aplicará. Lo único seguro es que, una vez que la sordera ha sido declarada irreversible, no existe ningún medicamento ni tratamiento que la pueda curar, ni tampoco será necesario que administres algún fármaco extra a tu perro.

Lo que requiere un perro sordo es compresión y mucho amor, además de paciencia. Cuando te acerques a él, por ejemplo, trata de hacerlo siempre de frente, para no sobresaltarlo. Si la audición no se ha atrofiado por completo, llama al perro utilizando palmados o algún otro sonido grave, hasta que se habitúe a responder a este sonido.

Fuera de casa es indispensable ser sumamente cuidadoso, pues el can no estará capacitado para detectar sonidos que le adviertan sobre peligros que se acercan. Siempre que salgan a pasear coloca la correa a tu perro y no lo dejes libre en sitios poco seguros, muy concurridos o donde pueda correr y escaparse. Por otro lado, entrena a tu perro de la misma forma que harías con uno que pueda escuchar, solo que en lugar de sonidos para los comandos utilizaseñas y gestos con la mano.

Como forma de prevención, además, te recomendamos ponerle un collar con placa que no solo indique el nombre del perro y tus datos de contacto, sino que también incluya la palabra “Sordo”. Agrega un cascabel al collar, para que te sea sencillo saber dónde está el perro en todo momento.

Trata a tu perro con mucho cariño y paciencia, juega con él y nunca dejes de darle el amor que tanto se merece. Todos los cuidados para perros sordos en nuestro artículo, ¡no te lo pierdas!

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Sordera en perros - Causas, síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra sección de Otros problemas de salud.

Pin
Send
Share
Send
Send