Animales

Qué son las garrapatas y cómo se propagan

Pin
Send
Share
Send
Send


En casa hace mucho calor y por esta razón puede ser que decidas salir a pasear con tu can con mayor asiduidad, con el objetivo de no morir en el intento de sobrevivir al caluroso mes de agosto.

No obstante, durante la temporada estival debemos tener mil ojos con nuestros pequeños amiguitos, y es que se incrementan los casos de perros con picaduras de garrapata, por lo que no necesariamente necesitas ir al campo para que tu canino resulte infectado, ya que al juntarse cinco segundos con cualquier otro perro puede resultar invadido por estos peligrosos ácaros

Afortunadamente, existen numerosos antiparasitarios que puedes utilizar para impedir que tu can resulte infectado, los cuales además puedes conseguir a buen precio gracias al cupón Zooplus de Descuentos Ideal. Si pese a ello, crees que tu perro ha podido resultar infectado, estos son los síntomas que debes identificar. ¡Tomas nota!

1. Notas un pequeño bulto

La primera forma de detectar una garrapata en tu can es acariciándolo, ya que así podrías llegar a notar un pequeño bulto, que podría ser este parásito. En caso de que tu perro no tenga apenas pelo, la verás inmediatamente. En cambio, si es un perro peludo, tendrás que retirar su pelo para poder ver la garrapata. Suelen adherirse a zonas de piel fina, es decir, la cara, las orejas o las ingles, entre otros lugares.

2. Se rasca continuamente

Si tu perro no deja de rascarse es otro dato importante a tener en cuenta para identificar una posible infección, ya sea por garrapatas o por pulgas. Normalmente suelen rascarse sin descanso e incluso se muerden los pies, un síntoma del dolor que les causa tener estos parásitos alimentándose de su sangre.

3. Problemas respiratorios y fiebre

En casos muy graves de infección por garrapatas, los perros diagnosticados han llegado a padecer problemas respiratorios, fiebre, falta de apetito, cansancio e incluso ceguera. No obstante, este tipo de síntomas son resultado también de haber contraído una de las enfermedades más comunes tras la picadura de una garrapata, la ehrlichiosis canina.

4. Falta de movimiento

¿Tu perro era muy enérgico y ahora no quiere moverse? La falta de energía puede deberse a las altas temperaturas que estamos experimentando actualmente, pero no está de más hacerle una revisión si notamos que de la noche a la mañana ha cambiado su forma de comportamiento, ya que podría haber resultado infectado por una garrapata.

5. Hemorragia

Para poder alimentarse de la sangre del can, la garrapata tendrá que hacer una pequeña perforación en la piel del animal, por lo que se producirá una pequeña hemorragia, la cual también puede servir como señal de que tu perro ha sido infectado por este peligroso parásito.

Estos son sólo algunos de los primeros síntomas. No obstante, ante la menor duda, acude a un veterinario para que revise a tu perrito y acabe con este peligroso enemigo para su salud. No olvides cepillarlo diariamente y recortarle el pelo en verano, ya que así reducirás las posibilidades de que resulte infectado. ¡Cuídale!

Cómo se propagan las garrapatas

El ciclo de vidade las garrapatas pasa por distintas fases o estadíos, iniciándose cuando la hembra adulta deposita huevos en el medioambiente. Estos diminutos huevos eclosionan y dan lugar a larvas, las cuales esperan el paso de un hospedador para alimentarse. A los pocos días, vuelven al medio externo para mudar a ninfas, que se alimentan de un nuevo hospedador, para regresar nuevamente al medio y transformarse en adultos.

Ninfas y adultos pasan la mayor parte del tiempo en el suelo y la vegetación, incluso durante meses en fase latente sin alimentarse. Cuando los adultos machos y hembras alcanzan un hospedador definitivo de gran tamaño, como perros, gatos, ganado vacuno, ovino o equino, o el ser humano, ingieren su sangre, se aparean, y las hembras cargadas de huevos bajan al medio tras un periodo de entre 5 y 14 días, para depositarlos y cerrar así el ciclo.

¿Cómo identificar una garrapata?

Las garrapatas tienen la capacidad de transmitir la enfermedad de Lyme y otras enfermedades a humanos y animales, por lo que es muy importante saber cómo identificarlas. Uno de los pasos previos que debes dar es verificar que no haya garrapatas en tu rutina diaria de paseo, por ejemplo, especialmente si vives cerca del campo, arbustos muy frondosos o pantanos.

Frota tus manos a lo largo del cuerpo del perro y separa el pelaje para buscar los pequeños insectos. Asegúrate de revisar no solo el torso, sino también dentro y detrás de las orejas, la cara, el cuello, detrás de las patas y entre las almohadillas del perro.

Para diferenciar las múltiples especies de garrapatas que existen, se dividen en dos grandes familias: duras (Ixodidae) y blandas (Argasidae). Las garrapatas duras son las más usuales que se hospedan en los perros, entre ellas se encuentran: Amblyomma, Dermacentor, Haemaphysalis, Hyalomma, Ixodes y Rhipicehpahlus, siendo este último género el más común de todos por habitar en prácticamente todas las regiones del mundo.

Para identificar una garrapata dura debes fijarte en la zona dorsal del parásito, donde verás de forma clara la presencia de un escudo o caparazón duro. En los machos, dicho caparazón recubre toda la parte superior de su cuerpo, mientras que, en las hembras solo tapa la zona más próxima a la cabeza.

Entre las garrapatas blandas la más común es la denominada Otobius megnini. Esta suele colocarse en las orejas de los perros y se diferencia de las duras principalmente porque no cuenta con el caparazón dorsal. Asimismo, en este tipo de parásitos no es posible diferenciar el sexo a simple vista.

En todas sus fases la garrapata necesita alimentarse de sangre, por lo que puede empezar a vivir en los perros desde su nacimiento. En general, las larvas y ninfas acostumbran a instalarse en la parte del lomo del animal mientras que las adultas prefieren las zonas donde la piel es más delgada como el cuello, de esta forma, pueden alimentarse mejor.

¿Cuándo aparecen?

Es posible entrar en contacto con una garrapata si hay áreas boscosas o con arbustos cerca de casa o cuando el clima es cálido. Con el calor y las condiciones de humedad estos ectoparásitos están más activos y pueden contagiar graves enfermedades tanto a los animales como a las personas.

La garrapata se une en algún punto del cuerpo y entierra su cabeza en la piel. De esta manera, las garrapatas se adhieren a las mascotas, especialmente a los perros. Dado que suelen ser pequeñas, puede ser difícil verlas en su cuerpo o en el pelaje de la mascota, por eso es tan importante revisar a tu mejor amigo después de los paseos.

¿Cómo es la picadura de la garrapata?

Aunque es posible que a tu perro le ataquen las garrapatas en cualquier época del año, en el clima frío es mucho menos probable ya que estos parásitos suelen hibernar. Las épocas de mayor riesgo son las cálidas, en especial desde el inicio de la primavera hasta el inicio del otoño.

Las garrapatas no son como los insectos que pican y luego se van volando. Cuando una se sube al cuerpo de un perro, establece su campamento. De este modo, encuentra un lugar para comer, luego introduce su cabeza en la piel y comienza a alimentarse.

Lo más probable es que el animal no sienta nada porque la mordedura no duele y no suele causar picazón, además, debido a que las garrapatas a menudo son muy pequeñas, es posible que tampoco se vean. Sin embargo, a medida que se alimenta, se hincha y puede ser más fácil de encontrar.

Síntomas de que tu perro puede tener garrapatas

Antes de encontrar la hemorragia, el primer síntoma es el picor constante. Una vez que las garrapatas se enganchan en la piel pueden causar picazón severa además de piel roja e inflamada.

Muchos perros experimentan fiebres leves o altas, pérdida de apetito, dolor, letargo y depresión como reacción a sus picaduras, síntomas que pueden durar hasta 24 horas o continuar durante días o semanas.

Las garrapatas también pueden transmitir enfermedades a través de la sangre, algunas como: parálisis, enfermedad de Lyme, ehrlichiosis, fiebre manchada de las Montañas Rocosas y encefalitis.

La parálisis por garrapatas causa falta de memoria y el perro puede ser incapaz de moverse y parecer que estar atrapado en un estado de coma o de sueño. Las enfermedades causadas por garrapatas también pueden causar enfermedades gastrointestinales, alterar la función inmunológica, causar inflamación en el cuerpo y provocar una anemia grave potencialmente mortal.

¿Dónde se concentran las garrapatas en el perro?

Normalmente, las garrapatas adultas prefieren las zonas de piel fina ya que así les resulta más fácil alimentarse. Se concentran en:

  • Cuello
  • Orejas por dentro, por detrás y entre los pliegues
  • Barriga
  • Ingles
  • Zona perianal
  • Cualquier otra zona a la que tu perro no llegue a rascarse.

El parásito, una vez que se instala, ocasiona una herida a través de la cual se alimentará. ¡Pero la cosa no queda ahí! Además de chupar sangre, las garrapatas introducen en la herida su saliva. Esta contiene toxinas y agentes anticoagulantes, antiinflamatorios y analgésicos que al entrar en el organismo de la mascota reducen su capacidad de defenderse.

Anaplasmosis

Presenta como síntoma principal la fiebre alta y como secundarios: diarrea, vómitos, falta de apetito y parálisis en las articulacionesinflamadas.

¿Cómo eliminar la garrapata cuando la ves?

Si has descubierto una garrapata en tu perro, debes eliminarla lo antes posible. Sin embargo, la eliminación inadecuada de las garrapatas puede causar infecciones en la piel, dolor y exposición a las enfermedades que transmiten.

Sigue estos pasos para una eliminación segura de las garrapatas:

1. Extraer garrapatas con pinzas especiales

Una vez que hayas localizado la garrapata, coge un par de pinzas especiales y un recipiente con alcohol. No retires la garrapata con las manos descubiertas o podrías estar expuesto a contagio de enfermedades. Si no tienes un par de pinzas, usa guantes o envuelve tus manos en un pañuelo de papel.

Coge suavemente la garrapata cerca de la base de la cabeza con las pinzas y tira fuerte y con firmeza. Podrás sentir cierta resistencia y luego la garrapata debería comenzar a retroceder. No uses aceites o fósforos para tratar de sacar la garrapata, estos métodos son ineficaces y pueden hacer que la garrapata penetre más profundamente en la piel del perro.

2. Cómo quitar garrapatas al perro con unas pinzas de depilar

Si no dispones de las pinzas específicas, es posible usar pinzas de depilar para quitar garrapatas en perros. Las mejores son las pinzas de cabeza fina acabadas en punta (no las aplanadas). En este caso, coge la pinza y agarra la garrapata por la cabeza o lo más próximo posible a la piel del perro.

Tira de la garrapata hacia arriba lentamente pero con presión uniforme. Es decir, tiramos hacia arriba con las pinzas poco a poco y con fuerza estable hasta que la garrapata se suelte por sí misma.

3. Elimina la garrapata con 2 gotas de una pipeta antipulgas y garrapatas

Este método funciona bien. y consiste en abrir una pipeta antipulgas y colocar 2 gotas sobre la garrapata. En aproximadamente 20 segundos la garrapata se suelta sola del perro. Después, podemos retirarla.

4. Remedios caseros contra las garrapatas

También es posible eliminar las garrapatas con remedios caseros como la manzanilla, el vinagre de manzana o el aceite de romero, de canela o de almendras. La manzanilla es un remedio casero que puede ayudar a eliminar las garrapatas del perro de manera efectiva, pues el olor que desprende repele de forma natural a las garrapatas.

Por otro lado, a las garrapatas no les gusta nada el sabor de los cítricos, de manera que este es otro remedio natural perfecto para eliminarlas. Con ellos puedes preparar un repelente casero con un pulverizador. El vinagre de manzana es otro de los remedios caseros que no les agrada a las garrapatas. Este está compuesto por ácido acético, el ingrediente responsable de que tenga un sabor agrio y, además, se convierte en un remedio idóneo para eliminar las garrapatas.

Otro de los remedios caseros para eliminar estos molestos parásitos es la mezcla de aceites naturales. Eso sí, para evitar que dañen la piel del animal, es esencial obtener aceites naturales y evitar aquellos con soluciones químicas.

Cuidados básicos después de eliminar las garrapatas en perros

Para arrancar las garrapatas del perro es recomendable que uses guantes .Cuando consigas eliminar la garrapata, independientemente de si lo has hecho mediante las pinzas o los remedios caseros, debes desinfectar la zona con yodo para curar cualquier herida que haya podido provocar este insecto en el perro.

En Contenido365 también te hablamos de la Leishmaniasis.

Medidas para prevenir que tu perro tenga garrapatas

Ten en cuenta los siguientes puntos para evitar que tu perro esté en contacto con estos desagradables parásitos:

  • Mantén a tu perro alejado de los hábitats que puedan albergar garrapatas.
  • Ten especial cu >Remedios caseros de prevención de garrapatas

Para mantener al perro protegido de las garrapatas es recomendable que le compres un buen collar que sea repelente para este tipo de parásitos, así como aplicar la pipeta antiparasitaria que el veterinario habitual te indique. Lo más recomendable en el caso de que el perro haya resultado infestado por pulgas es que recurras a los remedios caseros para eliminarlas.

El vinagre de manzana también actúa como remedio preventivo, por tanto, evita que vuelva a resultar infectado por estos parásitos. Para aplicarlo a modo de prevención deberás mezclar a partes iguales vinagre de manzana con el champú que utilices para bañar al perro. Luego, procede a bañar al perro como de costumbre, secarlo y cepillarlo. También las hojas de eucalipto son un excelente remedio natural para eliminar las garrapatas en perros y también pueden ayudar a prevenir la aparición de estos parásitos.

La levadura de cerveza presenta propiedades buenas para el ser humano que también son altamente beneficiosas para el perro. Uno de los componentes principales de este producto es la vitamina B1, conocida también como la tiamina, una molécula que ayuda a repeler tanto a garrapatas como a pulgas debido al olor que genera en la sangre del perro. Asimismo, no solo permite prevenir la aparición de estos parásitos, sino que también mejora el pelaje del animal, aportándole un extra de brillo y suavidad.

¿Se pueden contagiar los humanos de las garrapatas de los perros?

Según los investigadores, tener un perro o un gato duplica las probabilidades de que los humanos encuentren una garrapata en sí mismos y eso podría aumentar el riesgo de contraer enfermedades transmitidas por garrapatas. Si quieres conocer datos exactos y estudios sobre el contagio de garrapatas puedes echar un vistazo aquí.

Las garrapatas pueden transmitir enfermedades a las personas y a sus mascotas, especialmente en los meses más cálidos en que son más activas. Los humanos pueden contraer la enfermedad de Lyme a partir de las garrapatas, al igual que los perros. La enfermedad de Lyme es grave, por lo que si paseas al perro en áreas con venados u ovejas, asegúrate de tomar precauciones para evitar que te muerda una garrapata.

La enfermedad de Lymese puede tratar con antibióticos si se detecta a tiempo. Recuerda decirle a tu médico que has sido mordido por una garrapata (en caso de que te suceda) lo más rápido posible.

Pin
Send
Share
Send
Send