Animales

Cómo cuidar el pelo del gato?

Pin
Send
Share
Send
Send


Gracias a varios estudios sabemos que los gatos dedican alrededor de un 10% del tiempo a su acicalamiento, por eso, se considera que son uno de los animales más limpios. A pesar de que continuamente se lamen el cuerpo y se limpian la cara con sus patas, es aconsejable que les ayudemos en su limpieza.

​MÉTODOS PARA CUIDAR EL PELAJE DE TU GATO

​Uno de los métodos para hacerlo, es acompañar el cepillado con caricias o dándoles de comer justo después para que así el gato lo relacione con un momento agradable. También podemos aprovechar el momento para revisar su piel, ojos, dientes, uñas y orejas, que podremos limpiar con productos específicos recomendados por nuestro veterinario. Con el cepillado evitaremos que el gato tenga pelo muerto que le puedan causar bolas de pelo y vómitos. Para los gatos de pelo largo es recomendable cepillarles casi una vez al día y los de pelo corto bastará con una vez por semana.

Para deshacer los enredos podemos utilizar polvos de talco que siempre nos ayudarán y harán más fácil el cepillado. Es muy importante saber que nunca debemos cortar su pelo con tijeras ya que es posible que dañemos la piel de nuestro pequeño felino.

Los gatos mayores o con problemas de sobrepeso podrían tener problemas para llegar a limpiar su cuerpo de forma autosuficiente, por lo que en estos casos será más recomendable que podamos ayudarles.

Cepillar el pelo del gato

El cuidado del pelo del gato debe iniciarse desde muy pequeño para que se acostumbre, sino va a ser más complicado ya que se puede volver rebelde y no querrá que le cepilles.

Imagen: torbakhopper

Cuando termines de cepillarle puedes darle una golosina para gato como recompensa, de esta forma podrá asociar el premio final con una recompensa por mantenerse tranquilo.

Si el pelo del gato es más bien largo, los cuidados deberán ser más intensos y especiales que si lo tiene corto. El cepillado es muy necesario para evitar que se traguen los pelos muertos cuando el gato se asea con su lengua. Si los traga se pueden producir bolas de pelo en su estómago, que le producen vómitos o diarreas. A los gatos de pelo largo es muy recomendable un cepillado diario, en especial en las épocas de muda de pelo, para evitar la formación de nudos y eliminar la suciedad y los posibles parásitos. Se recomienda cepillar el pelo con peines de dientes anchos para el desenredado y luego pasar el cepillo de dientes finos.

Los gatos de pelo corto no necesitan tantos cuidados y se puede reducir el cepillado a una o dos veces por semana.

Se debe peinar en la dirección del pelo y de forma muy suave y luego a contrapelo con cuidado sobre todo si es un cepillo de púas metálicas. Si encontramos un nudo que se resista hay que deshacerlo con mucha suavidad evitando arrancarlo o cortar el mechón. Comience a cepillar desde el cuello hacia atrás poniendo especial atención al cepillar las patas traseras ya que son una parte muy sensible del gato.

No todos los cepillos son adecuados para todos los pelos de gato. Dependerá de si se trata de un pelo grueso, fino, largo, corto… El cepillo debe ser fácil de usar, con cerdas suaves que no hagan daño al gato. Si no lo notas cómodo con el cepillo, aconsejamos que se cambie.

Correcta alimentación

La base de una buena alimentación es ideal para la buena salud externa e interna. Si el gato se alimenta correctamente, el pelo lucirá brillante y con color, y no se caerá de manera frecuente, tan sólo cuando hay el cambio de estación.

Durante las épocas de muda es muy recomendable darle al gato malta felina para evitar los problemas digestivos derivados de las bolas de pelo.

Control de la piel

No está de más que observemos de cerca la piel de nuestro gato. Es decir, si está rugosa cuando antes no los estaba, si vemos que se cae el pelo más de lo normal, si tiene escamas o rojeces… todos estos síntomas pueden estar relacionados con el pelo o bien con otras enfermedades internas.

Si observas estos síntomas en su piel entonces acude a un veterinario para que valore las causas y poder actuar lo antes posible.

El baño de los gatos

Aunque no es imprescindible, en ocasiones especiales porque el gato lo requiera o bien de vez en cuando, no está de más un baño para cuidar su pelo. Dependerá del tipo de gato que tengas. En especial los de pelo largo que salgan al exterior tendrán más propensión a coger suciedad en el pelo.

Existe la creencia de que a los gatos no les gusta el agua ni bañarse, hecho que es especialmente cierto si no hemos acostumbrado desde pequeñito a nuestro gato al agua. Si este es su caso los primeros baños pueden llegar a ser una tarea bastante complicada. Hay clínicas veterinarias o spa para animales que facilitan estas acciones.

Si decides hacerlo en tu casa utiliza un champú especial para gatos ya que el ph de la piel del gato no es la misma que el de los humanos. La frecuencia del baño no debería ser mayor de una vez al mes.

Pin
Send
Share
Send
Send