Animales

Evitar que mi perro destruya el jardín

Pin
Send
Share
Send
Send


Los perros, en especial, los cachorros son fanáticos de las hojas de las plantas. Las muerden, lamen y juegan con ellas porque les encanta su sabor ácido y natural, además, les encanta explorar las matas porque las encuentran curiosas también en olor y apariencia.

Es muy común ver dueños de perros enfurecidos porque su querido mejor amigo ha destrozado el precioso jardín, y más común aún, terminar frustrados por no poder controlar este comportamiento.

Afortunadamente la guerra no está perdida. Continúa leyendo este artículo de ExpertoAnimal donde te daremos los trucos para evitar que tu perro se coma las plantas. Verás que llegarás a la meta deseada con una buena dosis de distracción, entrenamiento y algo más.

¿Por qué muerden las plantas?

Tu perro puede estar masticando, mordiendo, destrozando y disfrutando de todo tu jardín debido a muchas razones: falta de vitaminas en su organismo, aburrimiento, dolor de estomago (en este caso buscan la hierba para mejorar la desagradable sensación) y hasta para drenar el estrés cuando, por ejemplo, ocurren situaciones que generan cambios inesperados o ansiedad (la llegada de un nuevo miembro a la familia o una mudanza, por ejemplo).

y si tu perro sigue comiéndose las plantas. más trucos

  • Algo muy sencillo, pero al mismo tiempo engorroso, porque no siempre tenemos la disponibil >

No olvides que existen plantas tóxicas para tu perro. Revisa nuestra lista y asegúrate que en tu jardín o dentro de tu apartamento no tienes ninguna de ellas.

Si deseas leer más artículos parecidos a Trucos para evitar que mi perro se coma las plantas, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas del comportamiento.

Entiende el problema

El primer paso para lograr que tu perro deje de destrozar tu jardín, es entender por qué lo hace. Se puede decir que una de las razone principales es que no lo has educado adecuadamente para estar entre las plantas, por lo que no sabe cómo comportarse.

Ante todo, se trata de enseñarle a tu perro, adulto o cachorro, que estas no son un juguete y que no tiene razones para destruirlas. Tal vez esto parece difícil, pero no lo es. La educación debe comenzar desde pequeño, pero no te preocupes: un perro adulto también puede aprender a respetar tu jardín.

La otra parte del problema, además de la educación, son las reacciones que tienes cuando llegas a casa y descubres tu jardín hecho un desastre. Se entiende que la reacción inicial sea molestarte y reñir a tu perro, pero esto solo empeora el problema.

¿Por qué no debes gritarle o castigarlo?

La naturaleza del perro lo llevará a querer evitar el conflicto que hay a su alrededor, por lo que reacciona con el lenguaje que seguramente ya has visto cuando asume su papel de "culpable": permanece calmado, baja las orejas, trata de esconderse, etc.

Tu perro no reacciona de esta manera porque entienda lo que ha hecho o se siente avergonzado, sino que es su forma de huir de la ira que estás descargando contra él, y que no comprende.

Regañarlo solo empeorará el problema, pues le ocasionará a tu perro problemas de estrés relacionados con una conducta agresiva de tu parte, ya que creerá, a su manera, que el vínculo que tienen se está deteriorando, por lo que tratará de liberar toda esa ansiedad destruyendo más cosas, no solo tus plantas.

Es por eso que si de verdad quieres atacar el problema real y evitar que tu perro destruya el jardín, es necesario que comprendas de antemano que su conducta tiene una razón que es imprescindible detectar, y que de ninguna manera tu amigo peludo lo hace con intención (como algunos dueños de mascotas pueden llegar a creer, paranoicamente, cuando la situación se vuelve crónica), ni mucho menos para vengarse de ti o molestarte.

Más que un problema, es el síntoma de que algo no anda bien con tu perro. Respira profundo cuando destruya algo y disponte a descubrir qué le está ocurriendo.

¿A qué se debe la conducta destructiva de tu perro?

La conducta de tu perro puede responder a ciertos factores:

    En primer lugar, tu perro podría estar tan acostumbrado a estar todo el tiempo contigo, que la separación le produce demasiada ansiedad derivando en ansiedad por separación, la cual trata de liberar destruyendo tus cosas, o en este caso, tus plantas, si se trata de un animal que tiene libre acceso al jardín. El animal no se siente capaz de quedarse solo durante el día. No olv >

¿Qué hacer para que tu perro no destroce el jardín?

Una vez que hayas identificado la causa de su conducta destructiva, ha llegado la hora de educar a tu perro en el respeto por el jardín de la casa.

En caso de problemas digestivos, crecimiento de los dientes o ansiedad de quedarse todo el día solo, lo más recomendable es acudir a un especialista veterinario para que recete los medicamentos o las terapias de conducta necesarias, dependiendo de cuál sea el caso.

Más allá de esto, hay ciertos consejos que puedes aplicar en casa para mejorar el comportamiento de tu perro:

  • La educación es lo más importante, así que desde el principio es necesario que le enseñes que las plantas y el jardín en sí no son juguetes, sino elementos del entorno. ¿Cómo hacerlo? En primer lugar, procura que cuando lo saques al jardín esté calmado, para que su primera reacción al verse libre no sea arremeter contra todo lo que tenga en frente. Es por eso que si se encuentra ansioso dentro de la casa, abrirle la puerta del jardín en ese estado resulta un error. De ser necesario, sácalo con la correa puesta hasta que se calme u ofrécele antes un largo paseo.
  • Una vez fuera, ten a la mano juguetes y objetos para entretenerlo, de esta forma evitarás que considere a las plantas una fuente de diversión. Ya sea fuera o dentro del jardín, pasear a tu perro y jugar con él lo ayudará a quedar energía y evitar el aburrimiento, lo cual se traduce en un animal más saludable.
  • Una estrategia para mantenerlo distraído es el searching, que consiste en esconder en la casa pequeños trozos de comida para que pase el día buscándolos. Esto lo ejercitará y lo mantendrá ocupado. Obviamente, no debes esconder la comida en sitios que sean propensos a que los destruya intentado encontrar el alimento. Es uno de los ejercicios de relajación más recomendables por educadores caninos y etólogos.
  • Es importante que exista algún sendero, por pequeño que este sea, entre unas plantas y otras, para acostumbrar al perro a transitar por allí y no entre las plantas. Asimismo, evita dejar a la vista trozos de tierra descubierta, pues fácilmente pueden convertirse en su baño favorito.
  • Para evitar que considere el jardín su baño particular, paséalo varias veces al día para que haga sus necesidades, y comprenda que estas no tienen cabida entre tus plantas.
  • Si el problema de tu perro es la ansiedad por una estimulación excesiva, prueba a colocar su cama y sus juguetes en espacios de la casa que estén alejados de las puertas, para que no debe estar alerta a los ruidos que vienen del exterior ni permanezca atento a quienes entran y salen del hogar.
  • Si tu perro debe quedarse en el jardín mientras estás fuera de casa, coloca algo para que pueda resguardarse y sentirse seguro mientras no estás, como una caja o una caseta para perros, así evitarás que experimente ansiedad al encontrarse completamente solo en el jardín.

La opción más sensata es que no dejes a tu perro sin supervisión en el jardín. No olvides que el perro es un animal social que no debe vivir en un jardín ya que necesita de su "manada" o "familia" para sentirse totalmente feliz y seguro. Un perro que está constantemente solo y aislado no solamente es susceptible a sufrir estrés y ansiedad, sino un sinfín de patologías que pueden derivar en problemas graves del comportamiento. Tener un perro no significa tener un ser vivo encadenado en el jardín, recuérdalo.

Si deseas leer más artículos parecidos a Evitar que mi perro destruya el jardín, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas del comportamiento.

¿Por qué el perro come plantas?

Los perrunos en general y los cachorros en particular parecen tener un gran amor por las plantas… Tal es así ¡que se las comen! Quizás no lleguen a tanto, pero sí al menos a lamerlas, morderlas y jugar con ellas (sobre todo con las hojas).

Les encanta explorar las matas y el césped, pero también destrozar petunias, begonias o margaritas. Sienten curiosidad por ellas por su aroma, su color y su apariencia. Si tienes perros y plantas, seguro que más de una vez te habrás enfadado con el can por destrozar tus flores favoritas o meter el hocico en la jardinera del parque.

Para entender por qué el animal actúa de esa manera, te contamos los principales motivos por los cuales muerden las plantas:

2. Entrena a tu mascota

La idea es que desde que el can llega a casa, le enseñemos las normas de comportamiento. Así evitaremos problemas mayores. Debes enseñarle que las plantas no son su juguete ni su comida. Cada vez que compres una maceta o una flor nueva, permite que la olfatee y que se haga a la idea de que debe alejarse de ella.

3. Rocía las plantas con limón o vinagre

El olfato de los perros es el sentido más importante de todos. Si algo huele mal o su aroma es desagradable, probablemente no se acerquen. Prueba rociar las plantas con zumo de limón diluido en agua (1 parte de zumo por 3 partes de agua), o con vinagre de manzana (misma proporción). No le hará mal a las plantas y tampoco al animal.

4. Limita el espacio del perro

Otra de las técnicas para evitar que el perro coma las plantas es no permitir que tenga libre acceso a todas las áreas de la casa. Si tienes las macetas en la sala, no le dejes quedarse allí, sobre todo cuando tú no estás en la casa. Puedes usar diferentes “barreras” para mantenerlo en una sola habitación.

Dedícale tiempo

Uno de los motivos por los cuales un perro estropea las plantas y hace agujeros en el jardín es por aburrimiento. Si pasa mucho tiempo solo, o si su familia no lo saca a pasear ni a hacer ejercicio, el animal va a optar por hacer cosas que no debería para quemar, de algún modo, toda esa energía que se le va acumulando a lo largo del día y de las semanas.

Independientemente del tamaño que tenga, el perro tiene que salir a pasear y hacer ejercicio todos los días. Si es un peludo con una alta energía siempre va a preferir correr que pasear, pero si la familia no puede, en casa se le puede (y de hecho, se le debe) cansar con juegos, sesiones de olisqueo, e incluso con el adiestramiento.

Protege al perro de tus plantas

Si tienes plantas no las trates con productos sintéticos. Son perjudiciales para el medioambiente y también para tu perro. Usa productos ecológicos caseros (en nuestro otro blog Jardinería On encontrarás mucha información sobre la agricultura ecológica). Así conseguirás tener un jardín sano y un perro que, aunque muerda alguna que otra vez alguna hoja, no le va a pasar nada.

Enséñale a no morderlas

Cada vez que veas que muerde una hoja, dile un NO firme (pero sin gritar), espera diez segundos y dale un juguete. Tendrás que ser muy constante, pero al final verás resultados positivos.

Para ayudarle a comprender, puedes pulverizar cerca de las plantas (no sobre las macetas, sino al lado) con un repelente para perros que encontrarás a la venta en tiendas de animales y en viveros.

Con estos consejos el peludo entenderá que no puede morder las plantas.

Pin
Send
Share
Send
Send