Animales

Los parásitos intestinales en perros: cómo detectarlos y prevenirlos

Los parásitos son un tema que preocupa a todos los que tenemos mascotas en algún momento. Lo más importante es mantenerlas protegidas con los tratamientos adecuados, pero aun así, en ciertas ocasiones pueden contagiarse de algunos de ellos, ya sean externos (garrapatas y pulgas son los más frecuentes en perros) o internos, que pueden llegar a producir graves daños en su sistema digestivo. ¿Cómo saber si mi perro tiene parásitos? A veces no es fácil darse cuenta, te contamos cómo hacerlo.

Cómo saber si mi perro tiene parásitos externos

Se consideran parásitos externos a los que ocupan cualquier lugar exterior en el cuerpo del perro, los que habitan entre su pelaje y atacan desde fuera. Este ataque puede ser diferente en función del tipo de parásito: las garrapatas, pulgas, chinches o mosquitos, por ejemplo, pican para alimentarse de la sangre del perro, existiendo riesgo además de que con esa picadura transmitan enfermedades. Otros, como por ejemplo el ácaro que produce la sarna, no pican pero pueden producir graves daños en la piel del animal.

Igual que estos parásitos, los síntomas de infección también son externos. Aunque protejas a tu perro contra ellos, te recomendamos que revises con frecuencia el estado de la piel y pelo de tu perro en busca de estos parásitos, especialmente si tiene contacto con zonas vegetadas.

Los síntomas más típicos de parásitos externos en los perros son los problemas tópicos, como descamación, irritaciones, rojeces, ronchas o costras, además de que podrás encontrar al propio parásito enganchado a su cuerpo.

Cómo saber si mi perro tiene parásitos internos

Esto es un poco más complicado, ya que al estar dentro del perro, los parásitos internos pasan desapercibidos más fácilmente si no prestamos atención específica. Hay muchos tipos de parásitos internos, pero los más frecuentes en los perros son los de tipo gusano, tanto los planos como los redondos. Por lo general, eligen sus intestinos, pulmones, riñones, corazón y músculos para hospedarse y alimentarse de sus nutrientes.

Si los parásitos están dentro del perro, ¿entonces cómo se produce el contagio? Por lo general, estos parásitos o sus huevos salen del cuerpo del perro en las heces, por lo que se pueden transmitir a otros perros que se acerquen. No hace falta siquiera que las ingieran, a veces es suficiente que se acerquen y las huelan. Por eso, nunca dejes a tu perro acercarse a heces de otros perros, y lo que es más importante, ¡recoge siempre sus cacas! Además de ser una obligación cívica, es fundamental para reducir el riesgo de contagio de parásitos y muchas enfermedades entre perros. La higiene se traduce en salud para todos.

¿Cómo saber si mi perro tiene parásitos dentro de su cuerpo?

Los síntomas más comunes son:

  • Vómitos
  • Diarrea, a veces con sangre
  • En caso de que los parásitos hayan infestado el sistema respiratorio, tendrá tos
  • Mucho apetito, más de lo normal
  • A pesar de comer más, pierden peso inexplicablemente
  • Decaimiento y falta de energía
  • Pérdida de salud visible en el pelaje: no brilla, está debil y se rompe o se cae
  • Muestra molestias en el ano: se lame, lo arrastra o se rasca mucho
  • A veces, eczemas en la piel
  • Heces anormales, menos consistentes y con puntos blancos
  • Vientre abultado
  • Anemia
  • Trastornos de fertilidad

Como ves, muchos de estos síntomas son generales y propios de otras enfermedades, por lo que para saber si tu perro tiene parásitos internos deberás observar sus heces.

Recuerda que es fundamental desparasitar interna y externamente a tu mascota con la frecuencia adecuada para asegurarle una buena protección. Además, si sospechas que podría haber contraído algún parásito, debes acudir al veterinario lo antes posible, sin un tratamiento podría ser realmente peligroso. Por otro lado, ten en cuenta que algunos de ellos, como las garrapatas, pulgas, ácaros o la tenia son transmisibles a los humanos. ¡Mucho cuidado!

Prevención de los parásitos intestinales en perros

Los parásitos intestinales pueden ser unproblema muy serio, ya que pueden llegar a provocar la muerte de nuestro perro, en especial cuando afectan a cachorros. Sin embargo, muchos de los parásitos pueden ser detectados fácilmente y existen numerosas formas de prevención:

  • La manera más fácil de evitar los parásitos intestinales es administrar a tu perro dosis de antiparasitarios intestinales de acuerdo a la recomendación del veterinario. En cachorros se sugiere que se administren una vez al mes.
  • Cu >

Los perros con parásitos intestinales desarrollan síntomas que se pueden detectar en casa. Cuando la infestación está en una etapa temprana, lo primero que aparece es picazón. Por lo tanto, podrás ver que tu perro se arrastra sentado rascándose el ano. También morderá la zona insistentemente debido a que, al extenderse los gusanos, le causan incomodidad.

Cuando la infestación está avanzada, los gusanos pueden salir del cuerpo de tu perro a través de las heces, así que podrás darte cuenta a simple vista. Sin embargo, los huevos no son tan fáciles de detectar, de ahí la importancia de que vigiles que tu mascota no entre en contacto con los excrementos.

También el perro adelgazará rápidamente, pues los parásitos se alimentan de los nutrientes que ingiere tu mascota. Esto puede ser un poco engañoso, pues en ocasiones los gusanos generan gases que causan hinchazón abdominal, por lo que el perro tendrá un aspecto normal.

No obstante, cuando observes de cerca se podrán apreciar las costillas y los huesos de la cadera a través del pelaje. En casos extremos pueden generarse daños en los intestinos, por lo que podrían aparecer sangrados en las heces. En caso de que notes alguno de estos síntomas, lo mejor es que lleves a tu perro al veterinario antes de suministrar alguna clase de medicamento.

Tratamiento

Los parásitos intestinales en perros, una vez diagnosticados, se tratan con antiparasitarios intestinales. Existen múltiples clases de parásitos que atacan a diferentes partes del organismo de tu mascota, por lo que es importante que se aplique el antiparasitario específico para la zona afectada.

En algunas ocasiones, el tratamiento deberá repetirse, especialmente si la infestación está muy extendida. Es muy importante que esto se realice siempre bajo supervisión del veterinario y no por cuenta propia.

Por ejemplo, algunos dueños suelen suministrar laxantes a las mascotas para que expulsen los parásitos, con lo que terminan destruyendo la flora bacteriana en sus intestinos.

Su salud es tu salud

Los parásitos son muy difíciles de controlar, pues están adaptados para sobrevivir en diferentes organismos, incluido el tuyo. Debes tener precauciones especiales cuando detectes que tu perro tiene parásitos, pues pueden llegar a infestarte a ti también.

A veces, los parásitos pueden llegar a tu cuerpo rompiendo la piel, por ejemplo, cuando caminas descalzo. Si tienes bebés en casa debes tener especial atención, pues esto puede generar problemas fatales para ellos.

Si detectas que tu perro está infestado lo más prudente es que visites al médico, pues los parásitos pueden provocar la aparición de otras enfermedades secundarias, lo que requerirá, al igual que en el caso de tu mascota, un tratamiento médico.

Tipos de parásitos

Son los más fáciles de identificar al ser muy visibles. Los más comunes son las pulgas, las garrapatas y los ácaros, que se alimentan de la sangre del animal y que les pueden provocar diversas enfermedades, como la sarna, la enfermedad de lyme o dermatitis.

¿Cómo saber si mi perro tiene parásitos externos? Muy fácil: viendo al propio insecto o, mucho más frecuente, observando que el animal se rasca mucho. A veces, de tanto que le pica, puede acabar haciéndose alguna que otra herida.

Para prevenirlos y/o combatirlos es importante que se le pongan pipetas, collares o sprays antiparasitarios en primavera y verano.

A estos los llamamos habitualmente gusanos, que residen en los órganos internos del perro y que pueden ocasionarle más de un problema. Hay de muchos tipos, siendo los más comunes los gusanos redondos y los planos.

  • Redondos: se hospedan sobretodo en los intestinos, pero pueden estar también en el sistema respiratorio. Son largos y redondos, y se transmiten a través de las heces, o de la leche materna si la madre no está desparasitada.
  • Planos: se hospedan en el intestino delgado, vesícula biliar, hígado, venas mesentéricas o en las vías hepáticas. A menudo se transmiten por la picadura de pulgas, aunque también por las heces.

¿Cómo saber que mi perro tiene parásitos internos?

Los síntomas más frecuentes son los siguientes:

  • Estómago hinchado
  • Se rasca y/o se lame el ano con frecuencia
  • Pérdida de peso
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Pelaje sin brillo
  • Apatía
  • Aumento del apetito
  • Problemas respiratorios

Si tu can tiene uno o más de estos síntomas, no dudes en llevarlo al veterinario.

Los parásitos se han de mantener alejados de nuestros amigos. Sólo así podremos asegurarnos de que no acabarán contrayendo alguna enfermedad seria.

Consultorio veterinario

Encuentra la validación de El Cazamentiras al final de la noticia.

EL TIEMPO y los especialistas de la Clínica para Pequeños Animales de la Facultad de Medicina Veterinaria y de Zootecnia de la Universidad Nacional de Colombia nos unimos para hablarle a los colombianos de los cuidados que se deben tener con las mascotas.

En esta ocasión la experta Ángela Bermudez responderá a la inquietud: ¿Es cierto que si los perros restriegan su cola en el pasto, luego de defecar, es porque tienen gusanos?

Esto es lo que explica la experta:

Es muy frecuente asumir que cuando un perro arrastra la cola en el piso o pasto tiene parásitos, por esta razón muchos propietarios acuden a consulta buscando un medicamento antiparasitario.

Si bien los parásitos gastrointestinales pueden estar asociados el prurito perianal o picor perianal, este puede estar relacionado con otras condiciones médicas, y es importante identificar el verdadero origen de la molestia.

Algunas de las causas comunes son:

• Reacciones alérgicas de tipo ambiental y/o alimentario.
• Molestias o lesiones en los sacos anales como infección, impactación, inflamación, fistulas o tumores.
• Como consecuencia de un proceso irritativo local, debido a la presencia de cuerpos extraños rectales, diarrea o colitis (inflamación del colón).

Se debe tener en cuenta que los agentes parasitarios pueden ser causales de estas dos últimas condiciones, en cuyo caso el mito cobra cierta validez. Sin embargo, debe hacerse un proceso diagnóstico correcto para poder determinar si hay parásitos o no.

Si una mascota presenta esta conducta, se debe consultar al médico veterinario quien -por medio de un examen físico completo y algunas pruebas de laboratorio- determinará la verdadera causa del escozor y podrá hacer las recomendaciones necesarias.

ÁNGELA CRISTINA BERMÚDEZ RODRÍGUEZ
Médico Veterinario
Clínica para Pequeños Animales
Facultad de Medicina Veterinaria y de Zootecnia
UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIA

Muy sencillo, usted simplemente tiene que diligenciar el formato que verá debajo de estas líneas o que también encontrará al hacer clic aquí. Para mayores detalles lo invitamos a consultar nuestros términos y condiciones.

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá