Animales

Gata en Celo ¿cuánto dura? ¿cuándo es el primero? ¿cómo calmarla?

Pin
Send
Share
Send
Send


  • Cuando la gata está en celo se vuelve mucho más mimosa y cariñosa con su dueño, incluso si normalmente es bastante arisca o solitaria. Durante el celo buscará cariño y atención, así como contacto constante.
  • Un comportamiento común en las gatas en celo es tumbarse boca arriba y revolcarse en el suelo o sobre alfombras.
  • Para que los machos la oigan y acudan en su busca, empiezan a maullar mucho y más alto de lo normal, lo que puede llegar a resultar bastante molesto.
  • Se lamen los órganos sexuales, que están inflamados.
  • Para esparcir sus feromonas y así atraer a los gatos, las hembras orinan por la calle (si se les permite salir) o por casa, fuera del cajón de arena. La orina durante esta época tiene un olor más intenso, similar al del amoniaco.
  • Es habitual que la gata en celo tenga menos apetito.

Comportamiento de los machos durante el celo de las hembras

El celo en gatos macho como tal no existe, no tienen períodos concretos de fertilidad, pero desde que alcanzan su madurez sexual están receptivos a las señales de gatas en celo en todo momento.

  • También se hará pis por casa y por todas partes.
  • Al detectar a una gata en celo cerca, intentará por todos los medios escaparse de casa para ir a buscarla.
  • En la calle, su instinto territorial se disparará, lo habitual es que se vuelvan más agresivos e incluso entren en peleas con otros machos para mostrarse como machos alfa frente a las hembras.

¿Cuándo se da el celo en gatos?

El celo de las gatas es estacional, pero varía dependiendo de si son callejeras o si viven en una casa.

  • En el caso de las gatas callejeras, tienen el celo cuando los días tienen más horas de luz. Durante primavera y hasta octubre aproximadamente, una gata callejera tendrá ciclos de celo uno tras otro si no queda preñada.
  • Las gatas caseras, por el contrario, se ven menos afectadas por la luz del día y las estaciones, ya que el ambiente del hogar es diferente. Al haber una temperatura cálida por la calefacción, una gata mascota puede entrar en celo también durante el invierno.

¡La exposición a la luz solar influye directamente en el celo de las gatas! Cuanta más luz reciba, antes le llegará el celo. Esto es un reflejo de su mecanismo de defensa en el mundo salvaje: el celo les llega cuando hay más horas de luz, es decir, durante primavera y verano. Durante esa época, también es más fácil sobrevivir: el clima es más cálido y hay más hierba, frutos y otros recursos para alimentarse. ¡Se coordinan con la naturaleza para sobrevivir ellas y sus gatitos!

¿Cuándo le llega a una gata su primer celo?

Una gata tiene su primer celo entre los 6 y 9 meses de vida generalmente, aunque esto puede variar. Algunas gatas lo tienen a los 4 ó 5 meses, ya que algunas circunstancias pueden acelerar la llegada de la fertilidad:

  • Para tener su celo, la gata necesita tener un peso mínimo. Si lo alcanza antes de los 6 meses, el celo podría aparecer.
  • Si la gata convive con un macho también puede aparecer un celo más temprano.
  • Como hemos dicho, los días con más horas de luz favorecen la llegada del celo.
  • La raza, los gatos de pelo corto alcanzan la madurez sexual antes que los de pelo largo.

Los machos, por su parte, también alcanzan la madurez sexual entre los 6 y 10 meses y se mantienen fértiles y receptivos a las hembras durante toda su vida desde ese momento. Por otra parte, una gata puede quedarse preñada desde su primer celo, incluso si ha sido precoz y ha llegado antes de los 6 meses, una gata en celo ya está preparada para tener bebés.

Por eso, si no deseas que tu gata tenga descendencia (y si no eres criador profesional te aconsejamos que así sea), lo mejor es esterilizar a tu gata. Evitarás camadas indeseadas y además apaciguarás su carácter, evitarás el cáncer y otras enfermedades y alargarás su vida. Existe una creencia muy extendida de que las gatas y las perras necesitan al menos parir una vez en su vida para estar sanas, pero esto es completamente falso. Tener una camada no afecta en absoluto a la salud ni a la felicidad de un animal.

Fases del celo en gatos

El celo de las gatas consta de varias fases diferenciadas:

  1. Proestro: es el inicio de la ovulación y dura uno o dos días. La gata comienza a comportarse de forma más cariñosa y sensible, pero aún no está receptiva sexualmente.
  2. Estro: es la etapa de celo como tal, los días de mayor receptividad a la cópula. Dura entre 3 y 14 días aproximadamente. Una curiosidad de las gatas es que son de ovulación inducida, es decir, la ovulación se produce en el momento del coito.
  3. Interestro: en caso de no producirse la ovulación, hay un período de descanso de unos 3 a 14 días hasta que se produce otro celo. Por eso, una gata que no es fecundada puede estar intermitente en celo durante todo el año.
  4. Diestro o “falsa preñez”: si la hembra es montada pero no resulta embarazada, su útero se prepara para una posible gestación, que no llega a ocurrir y en unos días vuelve a la normalidad. Al volver a su estado normal, puede repetirse el proestro.
  5. Anestro: época de reposo sexual, es decir, falta de celo. Puede durar entre mes y medio y tres meses, que suelen coincidir con el invierno.

¡Recuerda! El celo en gatos es algo natural, pero esto no significa que no debas darle la importancia y atención que merece. Si no deseas que tu gata tenga descendencia, ¡esterilízala cuanto antes! Te ahorrarás muchos inconvenientes y ella ganará en salud. Dejar que las mascotas procreen es una gran responsabilidadm ¡no te la juegues!

Comentarios

Tengo una duda sobre la edad que tienen que tener las gatas para poder realizar les la esterilización , ya que muchas personas me han hecho el comentario de que tengo que esperar que mi gata pasa el primer celo para poder esterilizarla..

No es cierto, el veterinario espera a que tenga 5 meses de edad para esterilizarla, sin haber pasado por primero celo. Hay casos en que antes de los 5 meses ya tienen el primer celo, ahí es complicado porque hay que esperar una semana para que desinflame el útero y poder operar. Si ya está por cumplir 5 meses agéndale de una vez su operación, porque pasar por el celo es complicado y no es necesario.

Me gusto toda la informacion que nos brindan en este caso, ya que tengo una gata y tenia muchas dudas sobre algunas cosas que aquí me explican fácilmente. Gracias..

Loreto Neira Parada dice

Esterilicé a mi gata hace 15 días aprox y el veterinario dijo que la había llevado a buena fecha, porque estaba a punto de entrar en celo. El problema ahora es que mi gata tiene todos los síntomas de estar en celo otra vez. No sé que hacer.

Eso es porque las hormonas aún están en el organismo, tardan un periodo de dos o tres meses aprox para que se vayan del organismo, y luego de ese tiempo ya estará la gata como esterilizada total (espero haberme expresado bien, no conozco muy bien los términos técnicos, pero es lo que me explicó el veterinario, en pocas palabras). La mía entró en celo a los 4 meses (inusual pero posible), así que tengo que esperar una semana (es terrible) para que la puedan operar, luego de la operación, dijo el doc, que el comportamiento de celo no desaparece hasta que se esfumen totalmente las hormonas (que quedan remanentes en el organismo pero desaparacerán poco a poco porque ya está esterilizada), luego de eso ya viene la traquilidad.

Adopté una gatita hace unos meses e iba a esterilizarla pero unos días antes, entró en celo… El veterinario me dio una pastilla para que se la quitara hasta el día de la esterilizacion…

«El problema» es que tengo un gato esterilizado en casa pero alguna vez le he visto el intento de ir a montarla… ¿Habría algún problema si llegaran a montarse para el día de la operación?

Un saludo y gracias

No, si tu gato está esterilizado, aunque se monten no puede dejarla preñada. Se puede operar sin problema.

Marina camacho dice

Exelente gracias po toda la información una pregunta di me puede responder ? Es cierto que se le puede dar pastilla anticonceptiva y así callar du celo ?

si, busca en la web, tenemos un artículo sobre pastillas anticonceptivas para gatas (se venden en veterinarios). Para una vez está bien, pero a largo plazo pueden causar cáncer, así que la única solución definitiva es la esterilización. Un saludo Marina.

Hola trngo dos gatas la primera tiene dos año con un bb de seis meses que le sigue amamantando cuando entrara en celo esa gata y la segunda gata es primeriza que entro en celo y mi gato el padre de esa gata le quiere preñad pero me di cuenta que la gata es demasiado. Grande para el mi pregunta es lograra embarazarla cuando se le pasara su celo y al bby cuando entrata en celo tendra problemas con el padre o no?

En mi humilde opinión, deberías esterilizarlos a los tres, hay demasiados gatitos abandonados en la calle por todo el mundo como para nosotros permitir que sigan pariendo las gatas que tenemos a nuestro cuidado (y que los machitos no sigan preñando más gatas).

El celo en gatas hembras

Comenzaremos hablando del celo en las gatas puesto que es el más complejo. Lo primero que debes saber es que los períodos de celo se suceden en ciertas épocas del año, momentos en los que la gata está predispuesta a ser fecundada por el macho para procrear. Pero no todo el año permitirán el encuentro sexual: tan solo cuando estén con el celo.

Una gata comienza a tener el primer celo hacia los 6 o los 9 meses y acaba a a los años, aproximadamente. Si tu gata tiene el pelo corto seguramente comenzarán de manera más temprana con el celo que las que tienen el pelaje más largo (de hecho, esta raza de gatos pueden llegar a retrasar el celo hasta los 15 meses).

Mientras que las perras solo tienen un celo por estación del año, en el caso de las gatas esto es distinto y pueden tener más de un celo durante una misma época. De hecho, los meses de más calor y en los que la luz se marcha más tarde son los más propensos para que aparezca el celo (es decir, primavera y verano).

Durante esta época, la frecuencia del celo puede aumentar y aparecerse cada dos o tres semanas. Sin embargo, no existe ninguna norma básica que pueda ayudarnos a saber la frecuencia del celo en las gatas porque interviene factores como los que te detallamos a continuación:

  • Ya hemos dicho que la raza del felino tiene mucho que ver pero también influye el peso y la genética.
  • También te hemos comentado que en las épocas de calor son más frecuentes los celos, esto es porque infieren aspectos como la luz y/o el clima.
  • Las gatas también pueden experimentar el celo si están en contacto con otras que lo tengan, esto es porque se desprenden unas feromonas que pueden provocar la aparición del celo. También si existe la presencia de otros machos en la zona.

También es importante que conozcas las fases en las que se divide el celo en las gatas pues, a diferencia del de los gatos, el de ellas es mucho más concreto y se prepara para ser fecundada:

  1. Proestro: en esta etapa la gata se muestra más afectuosa de lo normal, empieza a vocalizar y a experimentar los primeros síntomas del celo, aunque no lo padece como tal.
  2. Estro o celo: esta etapa, de duración variable, aunque generalmente alrededor de 5 u 8 días, la gata se muestra receptiva para la cópula. Es el momento en el que puede quedarse embarazada, por lo que debemos extremar las precauciones.
  3. Diestro o metaestro: en esta etapa la hembra deja de rechazar a los machos y si ha quedado preñada entra en estado de gestación. De no ser así, pasará unos días hasta que llegue al anestro, pero puede ocurrir que padezca un embarazo psicológico.
  4. Anestro: se trata de un período de inactiv >

El celo en gatos machos

El celo en los gatos machos es distinto al de las hembras pues, para empezar, es más tardío: comienza entre los 8 o 12 meses y termina alrededor de los 7 años. Tampoco presentan los ciclos de celo que acabamos de explicar sino que el gato está preparado para aparearse durante todo el año.

Cuando detecta el olor que desprenden las hembras con el celo u oyen los gritos de llamada que lanzan, los gatos empiezan a iniciarse también en el celo con el deseo de encontrarse con ellas.

Aunque hemos apuntado que no hay ciclos de celo en los machos, sí que es cierto que durante los meses de invierno y otoño la libido es menor que cuando llega el buen tiempo. Esto es porque el factor ambiental también hace mella en los gatos aunque esto no quiere decir que si en esta época capta la señal de una gata, él no reaccione: lo hará pero en mayor medida que si ocurre en verano.

Síntomas de que un gato está en celo

Ahora que ya conoces algunas de las características del celo en los gatos, continuamos con los signos que te ayudarán a saber cuándo tu felino esté en celo. Estos síntomas son también distintos dependiendo del género sobre el que hablemos así que, a continuación, te los clasificamos según sea macho o hembra.

Síntomas del celo en los gatos macho

Cuando capte el olor o los gritos de una hembra en celo, el gato comenzará a experimentar los signos del celo que son reconocibles porque verás cómo están más nerviosos, empiezan a maullar de forma más insistente, pueden llegar incluso a temblar de la excitación.

También puedes notar que marca con orina zonas en las que no acostumbra a hacerlo, esto es porque está marcando territorio para dejar claro que esa hembra es suya. Y precisamente esta actitud tan territorial y de marcaje hace que el animal pueda tornarse un poco más agresivo con otros machos.

Síntomas del celo en las gatas

A diferencia de lo que ocurre con las perras, las gatas no sangran cuando están preparadas para ser fecundadas. Durante este período es muy difícil ignorar los síntomas de una gata en celo: maullará mucho más de lo normal, a veces, incluso parecerá que está gritando y su voz puede llegar a confundirse con la de un niño pequeño.

Además verás que empieza a frotarse y a revolcarse con todo y con todos, a restregarse por los muebles y mostrando una actitud más cariñosa. Es también habitual que si acaricias a tu mascota en este período, veas cómo coloca su cuerpo de la manera en la que tendría que ponerse para recibir al macho. Puede ocurrir que también trate de escaparse de casa en busca de un macho.

Existen algunos cuidados de un gato en celo que debemos tener en cuenta, como prestarle más atención pues está más sensible y necesita cariño. Además que, si te despistas, es probable que lleguen a escaparse de casa para buscar un compañero de apareamiento así que no le pierdas de vista. Así que juega con tu gato en celo, acarícialo, dale más mimos y atenciones y conseguirás que se sienta más tranquilo y atendido.

Para proteger a una gata en celo de los machos que acudirán a buscarla, desde Experto Animal te recomendamos que cierres las ventanas y los balcones, pues el gato podría colarse o ella podría escaparse. Para cuidar a tu animal en estos momentos y conseguir que deje de sufrir, una buena manera es la esterilización o castración.

Existen muchas ventajas de esterilizar a un gato, empezando por el molesto celo, que les provoca estrés, ansiedad y frustración. También evitarás las escapadas y reducirás algunas conductas, como la agresividad o el marcaje. Si te estás planteando esterilizar o castrar a tu felino, no dudes en seguir en ExpertoAnimal para descubrir la mejor edad para castrar un gato macho o la mejor edad para castrar a una gata hembra.

Esta operación conlleva el riesgo natural que supone cualquier intervención quirúrgica, pero es imprescindible llevarlo a cabo si deseamos un mejor bienestar del animal y evitar algunos problemas de salud, como la piómetra o un embarazo psicológico.

Si deseas leer más artículos parecidos a Todo sobre el celo en los gatos - Macho y hembra, te recomendamos que entres en nuestra sección de Celo.

Pin
Send
Share
Send
Send