Animales

Cerdo Vietnamita

Pin
Send
Share
Send
Send


Descubre las diferencias entre los cerdos en miniatura y los cerdos vietnamitas, además de lo cuidados que hay que tener con ellos.

En los últimos años, se ha puesto de moda la innovación en cuando a las mascotas del hogar se refiere. ya no nos conformamos con tener un perro o un gato como animal de compañía en casa, sino que este abanico se ha ampliado hasta límites increíbles hace unas décadas. Uno de estas nuevas mascotas cada vez más comunes en el hogar son los cerdos de compañía.

Los cerdos son tratados últimamente como si fueran perros en el hogar, se les alimenta, limpia y saca a pasear con correa por la ciudad. Se trata de razas de cerdos de pequeño tamañas como el cerdo vietnamita o el mini pig, para que puedan convivir con nosotros, pero, ¿sabemos realmente diferenciarlos?

Diferencias entre mini pig o cerdo en miniatura y cerdo vietnamita

Para comenzar, debemos conocer el origen de estas dos razas de cerdo. El cerdo vietnamita como su nombre bien indica procede de Vietnam, es de nariz chata y de cuerpo muy fornido, del que cuelga una enorme barriga. Puede ser de muchos colores pero el más común es el de color negro. Sin embargo, el mini pig o cerdo en miniatura no es más que un cerdo de laboratorio creado por el ser humano tras la unión de muchas razas y mucha investigación, en la que se ha intentado llegar al espécimen perfecto para que sea adiestrado como cerdo mascota y conviva en el hogar.

Una de las razas clave en la creación del mini pig en los años 80 fue el cerdo vietnamita, tanto por su pequeño tamaño como por su carácter domable. Pese a ello no era el tamaño perfecto que se buscaba, por lo que se unieron otras razas como el Kune Kune y el Pygmeo africano para dar con el ejemplar idóneo.

La principal diferencia entre el mini pig o cerdo en miniatura y el cerdo vietnamita es, evidentemente, el tamaño. Aunque estos ejemplares cuando son bebés parezcan muy entrañables y pequeños cachorritos, con el paso de los años pueden llegarse a convertir en grandes ejemplares adultos. Por eso es muy importante tener esto en cuenta antes de hacerte con un cerdo como animal de compañía, ya que hay personas que creen que van a ser mucho más domesticables para tener incluso en un piso.

El cerdo vietnamita adulto puede medir hasta unos 65 centímetros de altura a la cruz, mientras que el mini pig no suele sobrepasar el medio metro. La real diferencia se encuentra en el peso, ya que aunque un cerdo vietnamita tiene una media de peso de los 65 kg, hay ejemplares que pueden llegar a pesar más de 100kg, algo que puede llegar a convertirse en un problema si queremos tenerlo como mascota en nuestro hogar. Sin embargo, las dimensiones del mini pig son mucho más pequeñas, convirtiéndolo en la raza más pequeña de cerdo que existe. El mini pig no llega a pesar más de 40 kilogramos de peso, que repartidos en su cuerpo lo hacen de mucho menor tamaño que un perro de raza grande. Todo esto variará además del cruce de razas que se hayan juntado para su creación, del tipo de vida que lleve, la alimentación y la actividad diaria.

En cuanto al carácter, ambos son muy domésticos y le llegan a coger mucho cariño a su dueño, con el que querrán pasar largas horas de descanso en el sofá, ya que son muy cariñosos a la vez que perezosos. El cerdo vietnamita tiene un carácter un poco más terco que el mini pig, por lo que la educación en los primeros meses de vida deberá ser especialmente importante si queremos que la convivencia con un cerdo doméstico en casa no sea un problema.

Cuidados de cerdo en miniatura

Desde el momento en que decidas tener un cerdo vietnamita o un mini pig o cerdo en miniatura en casa debes saber que necesitará de unos cuidados básicos al igual que otro tipo de mascotas. Los cuidados de los cerdos domésticos no varían en función de la raza prácticamente nada, simplemente en que deberás saber el tamaño con el que cuentas cuando sea adulto y que necesitarán muchos cuidados ya que el cerdo es una mascota muy longeva, llegando a tener una esperanza de vida de 20 años.

La alimentación de este tipo de mascotas es muy importante si no queremos que tengan problemas de salud derivados de la obesidad. Aunque creamos que son animales gordos por su fisionomía natural, no tiene nada que ver. Lo ideal es alimentarlos con frutas y verduras e incluir en su dieta piensos especializados que puedes encontrar en tiendas que trabajen con este tipo de animal exótico. Es especialmente importante que midas las cantidades de comida diarias, por lo que un cerdo vietnamita no puede comer lo mismo que un mini pig, y le mantengas el agua siempre a su alcance. Como hemos dicho, es importante el ejercicio diario por lo que es un animal que necesita de paseos y actividad donde pueda además desarrollar su sentido del olfato, muy característico en esta mascota.

Consecuencias del abandono de cerdos Vietnamitas

Una vez el cerdo Vietnamita empieza a crecer, y especialmente si se encuentra en una ciudad, los propietarios de este empiezan a preocuparse al ver aumentar el coste de sus cuidados, de su alimentacióln o el propio peso.

Por ese motivo tener a un cerdo Vietnamita es una gran responsabilidad para quienes decidan adoptar a uno, quienes deben informarse sobre la ordenanza de su país, comunidad y municipio así como prever e informarse sobre el posible crecimiento de su mascota.

Son muchos aquellos criadores quienes no dudan en mezclar a un cerdo vietnamita con otros cerdos de granja comúnes, cerdos que alcanzan tamaños muy grandes.

Además del propio sufrimiento del cerdo, debemos destacar que los cerdos Vietnamitas comparten especie con los cerdos de corral ordinarios y los jabalíes, es decir, son capaces de producir descendencia entre ellos. Esto ha significado que muchos cerdos Vietnamitas abandonados en España (entre otros países) se hayan reproducido con Jabalíes dando como resultado ejemplares que no se habían visto antes en el territorio: mucho más fuertes, peludos y salvajes.

Una vez los cerdos Vietnamitas son abandonados y recuperados por asociaciones y casas de acogida, en pocas ocasiones son adoptados, aunque se trate de ejemplares totalmente manos, dóciles y simpáticos con las personas.

Descripción Física

Se trata de cerdos de granja ya domésticos que suelen pesar entre 43 y 136 kilogramos de peso, es decir, no se trata de ejemplares miniatura como solemos creer. Tienen un cuerpo alargado y gordo, mostrando una prominente barriga que se acentúa con el paso del tiempo. Sus patas, cortas y finas, son más fuertes de lo que aparentan. La cara del cerdo Vietnamita es tierna y conforme avanza su edad se llena de surcos y arrugas totalmente características de la raza.

Los machos alcanzan la madurez sexual a los seis meses de edad, aún antes de su total desarrollo, a los 6 años se les considera ejemplares ya adultos. Actualmente existen una cantidad increíble y variada de ejemplares que han surgido al mezclar diferentes cerdos en cautividad y es que, ya de por si existían diferentes tipos de cerdos de origen Vietnamita.

Reproducción del cerdo vietnamita

Los cerdos vietnamitas alcanzan la pubertad a los tres meses de edad. La hembra cuenta con un ciclo sexual de tres semanas, en las cuales entra en celo y su actitud es pasiva y perezosa. Una vez es fecundada por el macho, la gestación dura 114 días y da como resultado de 5 a 15 crías.

Es recomendable que los machos sean castrados antes de los seis meses de vida, ya que éstos sí que producen malos olores y suelen tener muy mal humor. También las hembras pueden ser esterilizadas en el mismo periodo de vida por razones de salud o de comportamiento.

Comportamiento

El cerdo vietnamita es un animal que vive en manada o comunidad. Al igual que pasa con los perros, entre ellos se instaura una fuerte jerarquía que todos cumplen y respetan.

Se trata de animales muy inteligentes, con personalidad propia y un instinto muy desarrollado. Al adoptar a uno puedes encontrarte con un ejemplar exigente, sensible, neurótico o independiente, y es que a pesar de la educación, su personalidad juega un factor importante. Aprenderá a gritar, a llamar tu atención, a despertarte y a pedir comida. También puede que sean celosos de otros animales, te vacíen una despensa o que se pongan tristes al reñirles. Los cerdos son animales muy sensibles a diferencia de lo que puedan pensar algunas personas. Son curiosos por naturaleza y les encantará seguirte mientras realizas tus tares diarias, resoplando y recogiendo motas de polvo con la nariz.

Al mimarles en exceso se pueden volver territoriales y agresivos, especialmente hacia los amigos o familiares que nos visiten en el hogar y es que los cerdos Vietnamitas tienen un fuerte instinto de defensa de su territorio. Para ello, es muy importante que aprendamos sobre educación y obediencia, que al igual que en el caso de los perros, es fundamental para una convivencia adecuada. Debemos fijar normas y disciplina firme, de forma diaria y continuada así como hacerles entender el significado de la palabra “No” y obviamente no permitir nunca una falta o agresión hacia un humano.

Funciona maravillosamente el refuerzo positivo mediante golosinas y snacks (uvas o pequeñas porciones de queso) y es que los cerdos son amantes de la comida. No es un animal difícil de adiestrar ya que su capacidad de recordar comandos les permite repetir acciones una y otra vez. Te sorprenderías de lo que un cerdo puede aprender a hacer.

Antes de adoptar a un cerdo vietnamita es importante prepararnos adecuadamente para darle la bienvenida al nuevo miembro de la familia. Los cuidados irán en función de la edad, el tiempo del destete, su socialización y el tipo de educación que ha recibido.

No seas tímido, antes de adoptar a un ejemplar en concreto debes informarte de todas estas cuestiones pues no se trata de un animal de cuidados sencillos como un pez o un ave, es un animal que crecerá, que tiene sentimientos y que necesita atención al igual que un bebé.

El cerdo vietnamita debe disponer de un espacio personal no demasiado grande en el hogar, resguardado del frío dónde dormir y reposar. Si decides tenerlo dentro del hogar te aconsejamos preparar una habitación para él, con un suelo de linóleo por si se orina, que sea fácil de limpiar y mantener. Fuera de la residencia puedes elaborar una caseta o corral con una puerta que no le permita escapar de la finca. Crear un espacio cerrado en el exterior es una buena idea por si decidimos, en un futuro, dejarle en una guardería al irnos de vacaciones.

El área para dormir puede ser similar a una cama para mascotas corriente, eso sí, de tamaño algo grande. Al igual que un perro, debe disponer de su propio maletín para viajar en coche si decidimos llevárnoslo de viaje o de excursión.

No debes ubicar su residencia y comida en un mismo espacio pues es una medida totalmente antihigiénica, además de no gustarles. De esta forma, situarás sus cuencos en una zona habilitada para ello.

Si has decidido adoptar a un ejemplar joven es importante que les ofrezcas algo caliente para acurrucarse, como una bolsa de agua caliente envuelta en un paño.

Podemos enseñar a nuestro cerdo a defecar y orinar en una caja de arena, si empezamos la educación desde una edad temprana no tendremos problemas en un futuro. Eso sí, la caja deberá ser algo más grande y tener una altura baja. No utilices arena para gatos ya que puede llegar a comérsela, utiliza otro tipo de arena o virutas de pino (elementos dedicados a los conejos o chinchillas). También debe estar lejos de la zona de dormitorio, preferiblemente al aire libre, dónde se sienten más cómodos.

Es importante que dispongas juguetes para ellos que fomenten su inteligencia y diversión, al igual que harías con otra mascota. Busca juguetes que no puedan ingerir o romper.

Finalmente añadimos que los cerdos no sudan por el cuerpo, eliminan el sudor por el extremo superior de la nariz. Por ese motivo y ante altas temperaturas será beneficioso para él proporcionarle una piscina pequeña para niños o un agujero de barro, ¡irresistible! Luego le limpiarás con agua clara.

Alimentación

Para su alimentación disponle un cuenco amplio, de plástico por ejemplo, que no se pueda romper y al que pueda acceder sin dificultad. No debes darle nunca comida para perros o gatos. En el mercado encontrarás piensos específicos que darle a tu cerdo Vietnamita, alimento que contiene fibra y poca grasa. Aún así, debes recordar que el cerdo es un animal omnívoro, por ese motivo es básico que le ofrezcas proteína verde junto a, por ejemplo, gusanos.

Las raciones de comida diaria estarán repartidas en dos tomas, algo importante para que realicen una buena digestión. Siempre debe tener abundante agua fresca disponible. Si tienes a tu cerdo en el campo pastando deberás reducir sus dosis diarias de comida. Tampoco le ofrezcas comida para humanos pues el resultado será un cerdo con demasiada grasa, enfermizo y poco saludable. Un falso mito es que puedes conseguir un cerdo más pequeño si le alimentas menos. Eso es totalmente absurdo y falso, y se considera maltrato en toda regla.

Alimentos que podemos ofrecerle además del pienso: lechuga, repollo, apio, zanahorias, o pastos verdes.

Algunos alimentos que debemos limitar: frutas, maíz, patatas y similares, tomates, espinacas.

Alimentos que nunca le debemos dar: chocolate, azúcar en general, alcohol o alimentos que consideres que una mascota no debería recibir.

Se recomienda la castración de cerdos Vietnamitas si la intención del propietario es la de adoptarle como mascota. De esta forma, y siempre que se realice en la juventud, podemos prevenir enfermedades como el cáncer, la mastitis, el celo y actitudes dominantes o territoriales. También impediremos que se reproduzcan si escapan del hogar junto a jabalíes por ejemplo.

Deberemos encontrar a un veterinario que le recorte las pezuñas cuando lo necesite.

Los cerdos vietnamitas tienden a desenterrar y hurgar en el jardín en busca de lombrices por ejemplo. En casos extremos se recomienda acudir a un especialista para que les coloquen una argolla en la nariz, de esta forma evitaremos este comportamiento.

A continuación pasamos a comentar algunas de las enfermedades más comunes de los cerdos vietnamitas:

  • Problemas gastrointestinales: Evita que tu cerdo vietnamita arranque raíces o ingiera algún tipo de objeto. Podrás identificar algún problema de este tipo si vomita.
  • Colibacilosis: Se trata de una diarrea que suele aparecer en ejemplares jóvenes mal nutridos.
  • Salmonella: Afecta a ejemplares de todas las edades, generalmente después del destete. Puede ocurrir tras ingerir alimento de la basura o materia fecal de otras especies.
  • Estreñimiento: Puede ocurrir si no recibe suficiente agua o debido a una enfermedad renal. Fomentar el ejercicio puede ser beneficioso para la evacuación.
  • Prolapso rectal: Se debe a la irritación del intestino tras la diarrea prolongada.
  • Linfosarcoma, linfoma y carcinoma: A medida que nuestro cerdo vietnamita envejece aparecen con él este tipo de pequeños tumores, que en caso de alojarse en los intestinos pueden ser muy graves.
  • Piel seca, escamosa: Es común y se elimina limpiando la piel con toallas húmedas regularmente.
  • Sarna sarcóptica: Puede sucederles al igual que a otras mascotas.
  • Melanoma: Se trata de un tumor cutáneo que debe extirparse.
  • Quemaduras solares: Sucede si les exponemos frecuentemente al sol sin protección, agua o barro.
  • Cojera: Debido a la forma de la espalda los cerdos Vietnamitas pueden sufrir tirones musculares, daño en los ligamentos, fracturas etc.
  • Artritits infecciosa: Afecta a cerdos de todas las edades. Necesita tratamiento veterinario.
  • Pezuñas agrietadas: Debido al ejercicio en superficies abrasivas como el hormigón.
  • Tétanos: Sucede después de la mordedura de un perro o de una abrasión en la piel entre otras.

Como ya te habrás imaginado a los cerdos les encanta curiosear y rebuscar, especialmente en las cocinas y baños que deben permanecer cerrados de forma segura, al igual que lo harías con un niño, debes impedir que alcance productos que puedan ser perjudiciales para él.

Pin
Send
Share
Send
Send