Animales

ВїPor quГ© si tienes una mascota en casa irГЎs menos al mГ©dico?

Pin
Send
Share
Send
Send


Actualmente, se estima que aproximadamente un 65% de la población convive con al menos una mascota en el hogar. Este amplio porcentaje nos da a entender, a simple vista, que tener un animal de compañía es mucho más que alimentar a una mascota y que nos aporta más ventajas que desventajas.

De hecho, en Psicología y Mente nos hicimos eco de ciertos estudios que sugieren ciertos beneficios psicológicos y sociales de convivir con un gato. Por otra parte, nuestros amigos los perros también nos pueden ayudar a mejorar en ciertos aspectos. Te recomiendo que lo compruebes por ti mismo consultando estos enlaces:

Y, efectivamente, no estamos desencaminados: los animales de compañía aporta beneficios físicos y psicológicos a toda la familia. Por ello, muchos psicólogos recomiendan adoptar un animal para tratar ciertas habilidades personales, e incluso existen terapias en las que los animales son el recurso principal para tratar enfermedades.

1. Favorece la actividad

Tener un animal de compañía (sobre todo si se trata de un perro) puede suponer, para muchas personas, una razón para salir a la calle y dar varios paseos cada día. Aunque el motivo principal de estos paseos sea el beneficio de la mascota, sus dueños también se benefician de estas salidas. Especialmente importante en personas que siguen una vida sedentaria o con poca fuerza de voluntad para moverse.

2. Nos ayuda a hacer ejercicio físico

Más allá de salir a dar varios paseos al día, tener una mascota puede ayudar a realizar un ejercicio más intenso, ya sea pasar un rato en movimiento lanzándole cualquier objeto o realizar ejercicio de manera intencionada, muchos dueños de perros encuentran en su mascota el compañero ideal para salir a correr.

3. Nos ayuda a estructurar nuestro tiempo

El ser humano necesita rutina para funcionar de manera adecuada y sentirse seguro y confiado. Si tenemos un animal de compañía, seremos nosotros los que le proporcionaremos esta rutina diaria, lo que al mismo tiempo, estaremos estructurando también nuestros días.

4. Nos ayuda a mejorar nuestro sentido de la responsabilidad

Tener un ser vivo que depende de nosotros nos hace sentir útiles y responsables, características especialmente importantes en edad infantil. Y muchas veces, estas características surgen de manera innata, según el estudio de Fundación Affinity de niños y animales, un 90% de los niños dedicaría parte de su tiempo a cuidar a su animal, un 80% daría su juguete favorito por él y un 75% se levantaría temprano para pasearlo.

Aportan apoyo emocional, diversiГіn y son excelentes compaГ±eros. Tener una mascota en casa es, sin duda, una de las decisiones mГЎs acertadas para cuidar nuestra salud fГ­sica y psГ­quica. Algunos estudios, de hecho, seГ±alan que alarga la vida

Casi la mitad de los hogares españoles -el 46%- convive con un animal de compañía, principalmente perros y gatos, según la Fundación Affinity. Estos se han convert >Pero, además, nuestros peludos amigos influyen muy positivamente en nuestra salud.

Tener un perro, gato o cualquier otra mascota con la que se pueda interactuar genera beneficios que van más allá de la pura compañía. "Son excelentes compañeros, divertidos, fieles, relajan el ambiente y nos ayudan a desarrollar la observación, empatizar más, dan más alegría y vitalidad al hogar y protegen nuestra salud", indica el veterinario Carlos Rodríguez, fundador de Mascoteros Solidarios y director del centro veterinario Mascoteros, en Madrid. Algunos estudios han observado que, incluso, pueden alargar la vida. La Universidad de Uppsala (Suecia), por ejemplo, realizó una investigación observacional y vio que las personas que viven con un animal de compañía tienen un 36 por ciento menos de riesgo de morir por una enfermedad cardiovascular.

6. Facilitan la socialización

Nuestra mascota puede ser el tema de conversación idóneo que nos permita romper el hielo cuando nos encontramos con gente que no conocemos demasiado, o en esas incómodas situaciones de silencio. Además, puede ser el vínculo que nos permita conocer nuevos amigos y agrandar nuestro círculo social.

Cuidar y amar a un animal

Ante estos beneficios, quedan patentes las innumerables ventajas que un solo animal de compañía puede traer a nuestras vidas. Todos los miembros de la familia, tanto pequeños como mayores, pueden beneficiarse de ellas. Los animales nos permiten mejorar nuestra empatía, nuestro sentido de responsabilidad, nuestras habilidades de comunicación y de expresión de sentimientos y nuestra relación con el medio.

Por supuesto, tener una mascota en casa implica una gran responsabilidad. Debemos reflexionar bien sobre qué animal es el que más se adapta a las características de nuestro domicilio, y tener en cuenta que tener una mascota supone unos costes económicos y una atención constante.

Más ejercicio, mejor salud

El primer Análisis Científico del Vínculo de la Fundación Affinity llegó a la conclusión de que los propietarios de un perro o un gato van un 15 por ciento menos al médico. Los varones, además, tienen menos colesterol y tensión arterial que los que no viven con un animal de compañía.

Una de las razones por las que se goza de más salud si se tiene una mascota, especialmente un perro, es que nos obliga a realizar más ejercicio y, además, éste suele ser de mayor intensidad, según la Universidad de Lincoln (Reino Unido). Este tipo de actividad estimula el corazón, la oxigenación de todo el organismo.

Asimismo, ayuda a quemar calorías y, acompañada de una dieta sana y equilibrada, previene la obesidad y otras enfermedades como las cardiovasculares o, incluso el cáncer. Por otro lado, el riesgo de asma se reduce en un 15 por ciento, según otra investigación de la Universidad de Uppsala. Si se vive en una granja, esta probabilidad puede reducirse hasta la mitad.

Relajan y mitigan la soledad

Las mascotas también son grandes aliadas contra el estrés . Varios estudios han observado que el contacto con nuestros amigos peludos reduce la frecuencia cardiaca, la presión arterial y baja los niveles de cortisol, la hormona del estrés.

También combaten la depresión y, en particular los perros, pueden alejar la sombra de esta enfermedad en los más mayores. "Las mascotas, en especial los perros, aportan cariño, juegos y compañía a los ancianos. Todo ello les ayuda a combatir la depresión. Además, también les incitan a estar activos y eso les ayudará a mantenerse más ágiles físicamente y a entablar conversación con otras personas, algo que reducirá su soledad", indica el experto.

Unen a la familia

Nuestros peludos amigos aportan cohesión, armonía y mejoran la comunicación en el hogar. Y es que, tener una mascota en casa supone un refuerzo en la comunicación y el nexo entre los miembros del núcleo familiar, pues demandan consenso y cooperación en los cuidados que requieren. Pero, además, muchas de las conversaciones y risas giran en torno a estos compañeros.

Por si todo lo anterior fuera poco, generan más beneficios en el hogar. Sobr e todo, si hay niños pequeños o cuando los hijos ya se han marchado:

Promueven la responsabilidad. Tener una mascota en casa "exige atender a sus necesidades de alimentación, ejercicio, higiene, visitas al veterinario y, generalmente, los más pequeños de la casa suelen participar activamente en su cuidado", señala Carlos Rodríguez.

Mitigan la soledad. Los adultos pueden encontrar un excelente compañero. Pero este beneficio también lo notan los niños "que comparten con sus mascotas confidencias, sueños, miedos, etc", señala el fundador de Mascoteros Solidarios.

Evitan el aburrimiento. Una mascota está siempre disponible para jugar, con lo que grandes y pequeños tienen al amigo ideal para pasar un buen rato y alejar el aburrimiento.

Ayudan a comprender el duelo. Nuestras mascotas, además, nos enseñan qué es el amor incondicional, la fidelidad y cómo afrontar con valentía la separación. Además, "para los más pequeños de la casa, superar la muerte de su compañero puede ser una gran lección de aprendizaje para el futuro", señala Carlos Rodríguez.

Combaten el n >

В© ВЎHOLA! Prohibida la reproducciГіn total o parcial de este reportaje y sus fotografГ­as, aun citando su procedencia.

Ayudan a combatir enfermedades

Según numerosos estudios, los animales tienen la capacidad de mitigar aquellos sentimientos que nosotros valoramos como negativos, además de aportarnos su acompañamiento incondicional, por lo que, según la psicóloga podrían ayudar a combatir enfermedades como la depresión. “Además, cuando miramos a nuestra mascota, nuestro cerebro libera mayor cantidad de oxitocina también conocida como la hormona de la felicidad”, añade Lucendo.

En la actualidad, mascotas como los perros participan en lo que se conocen como intervenciones asistidas con animales, que consisten en la incorporación de un animal a un proceso terapéutico o educativo como complemento al mismo y que se desarrolla de forma multidisciplinar.

“La clave del éxito de las intervenciones asistidas con animales es que entra por la parte emocional y aporta gran motivación y estímulo a los usuarios receptores de las sesiones. Los animales, y en nuestro caso concreto los perros, no juzgan, no critican, no sienten lástima ni pena, no diagnostican y nos tratan a todos los seres humanos por igual”, explica Begoña Morenza Puerta, socia fundadora de Yaracan, terapia asistida con animales.

En la actualidad trabajan en muchos ámbitos, por ejemplo, con mayores con depresión, Alzheimer y demencias, con jóvenes y adultos con enfermedad mental, con personas con autismo, discapacidad intelectual, parálisis cerebral. Así como en hospitales, centros de día, residencias, y escuelas, entre otros.

Morenza señala que cuando el ser humano está en contacto con el animal segrega oxitocina y endorfinas, y se produce una reducción del ritmo cardiaco y la presión arterial. “Todo esto hace en una sesión con los perros tenga una predisposición a generar pensamientos positivos, a disminuir su aislamiento, a demostrar y expresar sus emociones, a compartir con sus iguales su experiencia. Se incrementa su capacidad de comunicación verbal y no verbal y su interacción social. En estas condiciones es sumamente fácil trabajar en áreas cognitivas o psicomotrices y en todas las que sea necesario para ayudar en el progreso de ese usuario, paciente, o alumno”, añade.

En definitiva, el objetivo de este trabajo es mejorar la calidad de vida de las personas que participan en estas terapias. “Podemos afirmar después de nuestra amplia experiencia que en nuestro caso los perros llegan a un rincón del alma al que los seres humanos no tenemos acceso”, concluye la fundadora de Yacaran.

¿Cuándo conviene tener una mascota?

Las ventajas de tener un animal de compañía son universales, si bien es cierto que Lucendo destaca el impacto positivo que puede llegar a tener en determinados grupos de población, como por ejemplo, en familias en las que hay niños pequeños, donde potencian el desarrollo del menor tanto a nivel personal como social. También en las personas mayores donde impulsan el autocuidado propio y del animal.

“Por otro lado, también es destacable el papel de estos animales en los adolescentes. Estos menores se encuentran en unas edades difíciles de cambios y evolución, por ello, el tener una mascota sobre la que tengan que focalizar su atención y sea su responsabilidad les ayuda a aprender diferentes aspectos de cuidado y compromiso, así como les sirven de apoyo en la expresión de sus emociones”, añade.

Por último, destaca la utilidad de las mascotas en personas que tienen algún tipo de discapacidad y/o problema físico y/o mental.

Bachelet y Almagro: almas gemelas

Recibe nuestros boletines de noticias directamente en tu bandeja de entrada

¿Sabías que tener perro aporta numerosos beneficios a nuestra salud?

En marco al día mundial del perro, celebrado este viernes te contaremos sobre los múltiples beneficios documentados de adoptar o comprar un compañero fiel.

1. Beneficios terapéuticos

Estudios realizados por el Centro Waltham de Mars, pionero y líder científico a nivel mundial en nutrición y bienestar para los animales de compañía, se ha demostrado que en los niños con autismo, las intervenciones asistidas con animales han facilitado las mejoras en áreas críticas como el funcionamiento social, la concentración y atención.

Los perros de asistencia tienen el rol de realizar algunas de las funciones y tareas que la persona no puede ejecutar como consecuencia de una discapacidad. Por ejemplo: el perro de Señal es clave para las personas con discapacidad auditiva, mientras que el perro Lazarillo lo es para personas con discapacidad visual.

2. Beneficios psicológicos

Los dueños de perros son menos propensos a sufrir de depresión que los no propietarios de mascotas. Incluso para aquellas personas que desarrollan una depresión clínica, tener una mascota puede ayudarles a salir de un episodio depresivo mayor de manera más eficaz incluso que la medicación.

Los perros de servicio son adiestrados para ayudar a lidiar con los distintos síntomas del trastorno de estrés postraumático (TEPT) que padecen algunos soldados cuando regresan de combates.

Estos tratamientos con caninos ayudan a lidiar con el enojo, pesadillas o insomnio, hipervigilancia, recuerdos recurrentes, sentimientos de revivir el evento traumático, entumecimiento emocional, aislamiento social para reintegrar al afectado a la vida civil.

3. Incrementa la inmunidad

Los perros están cubiertos de gérmenes. Tener un perro en la casa significa más bacterias en el hogar y por tanto sus ocupantes están más expuestos a ellas (estudio sobre “la biodiversidad relacionada con el perro“), especialmente alta en las fundas de la almohada. Por esta razón las personas con perros parecen enfermar con menos frecuencia y menos severamente que las personas que no tienen perro.

Asimismo, una casa con un perro hace que los niños sean menos propensos a desarrollar alergias en el transcurso de sus vidas según estudio de Cincinnati Childhood Allergy & Air Pollution Study (CCAAPS).

4.Aumenta tu positivismo

La interacción y el amor recibido de un perro también puede ayudar a las personas a mantenerse positivas. Incluso el simple acto de mirar a su mascota aumenta la cantidad de oxitocina, la sustancia química que hace que tu cerebro se sienta bien.

5. Detectan bajos niveles de azúcar

Un artículo del British Medical Journal indicó que más de un tercio de los perros que viven con personas diabéticas muestran cambios de comportamiento cuando cae los niveles de azúcar en la sangre de sus propietarios, a veces incluso antes de que los propios pacientes eran conscientes de ello.

6. Detectan el cáncer

De acuerdo con un estudio de caso de 1989 en la revista The Lancet, un paciente informó que su perro olisqueaba constantemente un lunar en su pierna, y una vez incluso trató de morder la lesión fuera, esto descubrió que se trataba de un melanoma maligno.

Los perros no sólo son buenos para olfatear el cáncer de piel, algunos también pueden detectar la vejiga, pulmón, de mama, de ovario y cáncer de colon. En un experimento, Panda, una perrita labrador de ocho años de edad entrenada, detecta correctamente el cáncer colorrectal en 33 de las 37 muestras de aliento y heces de las personas que los científicos habían recogido.

7. Te mantiene en forma

Asumir el cuidado de un perro requiere una rutina y te obliga a permanecer un poco activo.

Tener un perro implica sacarlo a pasear. Esto significa que la mayoría de los dueños de perros cumplen con la cantidad recomendada de un mínimo de 30 minutos de ejercicio al día.

Por otro lado si te gusta correr, hay razas que son perfectas como compañía en tus salidas de running y que te seguirán el ritmo encantados.

8. Tu vida social es más activa

Los paseos por el parque en los que el perro juega y se relaciona con amigos impulsan a sus propietarios a hacer lo mismo con otros propietarios de perros conociendo siempre gente nueva.

Los estudios muestran que la gente que tiene perros confía más en aquellas personas que también tienen perros y por tanto son más propensos a interactuar con ellas. Nos aportan un equilibrio emocional ayudándonos a ser más responsables, atentos y cariñosos aumentando nuestro contacto social.

9.Tu corazón estará mas saludable

El solo hecho de acariciar a un perro reduce la frecuencia cardíaca y la presión arterial. Un estudio chino encontró que las personas que tienen un perro consiguen dormir mejor por la noche y se enferman con menos frecuencia. Otros estudios muestran que los dueños de mascotas tienen ligeramente más bajo el colesterol y tienen más probabilidades de sobrevivir a un ataque al corazón.

10. Pueden ayudar a una persona con convulsiones

Actualmente organizaciones entrenan a perros para reconocer el comportamiento o el lenguaje corporal cambios sutiles durante los eventos convulsivos.

Aunque algunos investigadores han puesto en duda que los perros son capaces de alertar a los propietarios de las convulsiones, la mayoría de los investigadores coinciden en que un perro puede al menos un apoyo importante y compañía para los pacientes con epilepsia.

11. Ayudan con tu ansiedad

Al convivir con un perro se reducen los niveles de ansiedad debido al aumento de empatía que te provoca hacia los demás y tú entorno, señala la psicóloga Natalia Pérez Alonso y miembro de la Fundación Diagrama.

12. Cambia la vida de todos

La presencia de un perro en casa cambia la vida de un niño que sufre alguna condición física o motriz, cuando reciben entrenamiento especial y una alimentación adecuada ellos logran convertirse en una “guía” de asistencia para ayudar a estos pequeños.

En cuanto a la vinculación de los hermanos, un perro puede ser especialmente positivo para lograr la cercanía a través de sentimientos y objetivos mutuos.Convivir con un canino cambia la vida de una familia entera para mejor.

Por estos y más beneficios, los perros son considerados “el mejor amigo del hombre”. Ellos son leales, cariñosos, te escuchan y son una agradable compañía.

Pin
Send
Share
Send
Send