Animales

Todo lo que tienes que saber para jugar con tu gato

Pin
Send
Share
Send
Send


Los juegos de felinos que disfrutan con sus dueños son divertidos y muy importantes para la salud física y mental de estos animales

  • Autor: Por EVA SAN MARTÍN
  • Fecha de publicación: 15 de agosto de 2014

Los juegos de gatos son divertidos y necesarios para su salud y, además, las personas pueden compartirlos con ellos pasando momentos muy gratificantes. Mediante el juego con el felino se cuida la salud mental del animal y se estrechan los vínculos afectivos con él. En este artículo se recogen cinco juegos gratuitos que el gato adorará compartir con su dueño: juegos con palos para niños y felinos, bolsas de papel y cajas de cartón con premios comestibles y hasta un escondite.

Juegos de gatos. ¡y humanos!

Jugar con el gato es una actividad no solo divertida, según recuerdan los expertos, sino que, además, es esencial para la salud mental del peludo compañero. "Los juegos con el gato son fundamentales para proporcionar al felino el entorno estimulante que necesita para mantenerse sano y feliz", concluye un estudio sobre comportamiento felino de la Universidad de Tufts.

Los juegos de gatos son una necesidad básica, que mantiene al peludo amigo feliz y motivado

Los ancestros del gato urbano necesitaban cazar insectos, pájaros, ratones y otros pequeños mamíferos para sobrevivir. "Un felino salvaje puede cazar entre 10 y 20 pequeñas presas diarias", añaden los científicos de la Universidad de Ohio, que han conducido una investigación sobre la importancia del juego para los gatos.

Estos felinos salvajes están preparados para abalanzarse sobre cualquier posible presa en cuanto la detectan. "Aunque nuestros gatos ya no necesitan cazar para comer, conservan la necesidad de abalanzarse sobre objetos y jugar", añaden estos expertos. Por eso, explican, los juegos son una necesidad básica, que mantiene al peludo amigo feliz y motivado.

Jugar con el gato, además, ayuda a su dueño a estrechar los lazos afectivos con su peludo amigo, además de ayudarle a sonreír más y ¡a ser más feliz con un felino cerca!

1. Cajas y dentro un premio comestible

Cualquier persona que haya vivido con un gato habrá podido comprobar la fascinación que estos animales tienen por las cajas. Esta atracción se puede utilizar para jugar y estimular la mente del felino.

Una forma divertida es repartir varias cajas de distintos tamaños en la habitación. Se pueden usar cajas de cereales, de zapatos y hasta algunas de mayor tamaño.

Solo queda esconder algún premio comestible en ellas. ¡e invitar al peludo compañero a encontrarlo!

2. Palos y varitas para jugar con niños

Los juegos de gatos con palos y muñecos colgantes son buenos para los niños, ya que enseñan al felino a jugar, mientras los pies y las manos del pequeño quedan protegidos

Niños y animales pueden convertirse en grandes amigos. Además, los gatos pueden enseñar grandes lecciones a los pequeños, entre ellas, a ser más pacientes, respetar otras formas de vida e, incluso, a fomentar en ellos el hábito de la lectura.

Enganchar, con ayuda de una goma elástica, un ratón del gato a una vara o palo puede transformarse en un juguete que compartirán pequeños y felinos de un modo seguro. "Las varitas con muñecos son un buen juguete que pueden compartir niños y gato, ya que enseñamos al felino que lo que caza son juguetes, mientras que las manos y pies de los menores quedan fuera del juego", explica la Asociación Internacional para el Cuidado del Gato.

Por qué deberías disponer de tiempo para jugar con tu gato

La decisión de tener una mascota, en este caso un gato, es un acto que conlleva responsabilidad y dedicación, y va mucho más allá de simplemente acordarse de comprar el alimento balanceado, aplicarle las vacunas correspondientes o cambiar las piedritas sanitarias.

Un gato también necesita atención, atención de la buena, esa que te llevará a brindarle tiempo y dedicación.

Y cuando se la brindes, descubrirás que tu gatito puede ser un divertido compañero de juegos. Los gatos aman jugar, tienen un espíritu curioso y travieso que los impulsa a jugar con casi cualquier cosa. Por eso, para que tus adornos y muebles no sufran las consecuencias de sus juegos gatunos, lo más importante es poner a su disposición juguetes especialmente pensados para gatos.

En los últimos años, toda la industria relacionada con el mundo de las mascotas, busca permanentemente hacer los juguetes más interesantes para los gatos, porque notaron la necesidad que tienen los dueños de relacionarse con sus mascotas desde otro lugar.

Tu gatito necesita jugar porque le permite mejorar sus habilidades de caza. Cuando persigue un juguete tu gato busca un objetivo, se acerca sigilosamente, se abalanza y disfruta cuando consigue el juguete. Y verlo hacer esa acción será muy divertido para tí.

Además, utilizando juguetes especialmente pensados para gatos, estos graciosos felinos, pueden mantener un peso saludable y liberan tensiones que pueden llevar a que tengan ciertas actitudes negativas.

También los juguetes felinos son muy beneficiosos para ayudar a los gatos tímidos a ganar confianza, porque cuando juegan la atención se centra en el objeto y no en el miedo o la desconfianza.

El juego les permite a los gatos desarrollar habilidades de supervivencia, que son muy importantes aunque tu gatito nunca se aventure lejos de tu casa.

Cuáles son los mejores juguetes para tu gato

Que quieras jugar con tu gato, no significa que tengas que salir corriendo a comprar un arsenal de juguetes. Puedes brindarle juguetes económicos y sencillos colocándolos en diferentes lugares de tu casa, como para transformar su espacio vital en un interesante patio de juegos.

Es importante que verifiques siempre que cualquiera sea el juguete para gatos que compres, sea completamente seguro para tu gato, es decir, que no corra el riesgo de poder tragarlo, o que no contengan piezas pequeñas. Veamos cuáles son los juguetes con los que nuestros amigos felinos les encanta jugar.

Juguetes que les permita ser cazadores

A los gatos les llama la atención cualquier cosa en movimiento. Cuando tu gatito vea una simple pluma balanceándose delante de él, no podrá evitar la tentación de abalanzarse sobre ella. Muchos juguetes para gatitos están diseñados para que puedas jugar con ellos, tirando de un hilo o cuerda, y moviendo el objeto delante de tu mascota. Arrastra el juguete para que tu gatito lo persiga, variando la velocidad y la dirección, no se lo dejes muy fácil, pero de vez en cuando, permite que tu gatito sea capaz de atrapar el juguete. La caza para los gatos es una cuestión tanto física como mental, es decir, tu gatito tiene que ser capaz de planificar los movimientos, tener capturas exitosas y no frustrarse.

Juguetes que les enseñen a comer

Muchos gatos pueden ser demasiado glotones y en lugar de comer, realmente devoran la comida en pocos minutos. Para evitar esto, que además puede ser muy perjudicial para su salud, puedes utilizar los juguetes puzzle, que son una especie de contenedores, que dosifican el alimento, permitiéndole a tu gato jugar mientras accede a la comida de una manera más lenta y segura.

Juguetes para estimular y llamar la atención de tu gato

¿Has escuchado hablar alguna vez de la hierba gatera? Si nunca escuchaste hablar de ella, no pierdas ni un minuto más y corre a la tienda de mascotas a comprar esta especie de afrodisíaco para gatos. Y prepara tu móvil para sacar las fotos más divertidas de tu gato, mientras realiza posturas de lo más divertidas, estimulado por el olor de la hierba gatera.

Juguetes para saltar y esconderse

No todos los juguetes para gatos tienen que ser comprados en una tienda. Prueba a poner delante de tu gatito una simple caja de cartón. Verás que no puede evitar sentir curiosidad por lo que hay dentro, y querrá meterse y esconderse. Puedes complementar este momento de juego con tu mascota, acercando alguna “presa”, para que intente capturarla.

Es verdad que los gatos pueden llegar a dormir hasta quince horas por día, pero cuando están despiertos necesitan jugar. En la naturaleza, los felinos cazan. Y debes darle a tu gato la posibilidad de desarrollar ese instinto de caza, sin que por ello tenga romper todo a su paso.

El juego les brinda mucho más que ejercicio, ya que alivia la ansiedad, el aburrimiento y el estrés que pueden sentir al estar encerrados o quedar solos en la casa.

Y lo que es más importante, comparte juegos con tu gatito.

No se trata simplemente de comprar en la tienda juguetes para gatos y repartirlos por las diferentes estancias de la csa.

Se trata de que puedas dedicarle algunos minutos de tu tiempo al día para relacionarte con él mediante una actividad lúdica.

Es muy importante que no te frustres si el primer juguete que le compras a tu gato no despierta interés en el. Lo que puede resultar muy atractivo para un gato, para otro no lo es. Observa el comportamiento de tu gatito, para descubrir qué elementos u objetos llaman más su atención.

Y por sobre todo, disfruta con el de este tiempo de juego, para fortalecer el vínculo entre ambos.

3. Bolsas de papel para jugar con el gato

Los juegos y juguetes más queridos y apreciados por los felinos son baratos ¡y gratuitos! Así, una sencilla bolsa de papel puede convertirse en un interminable juego para él. Y para hacerla más atractiva, "podemos poner una pelota en el fondo de la bolsa", puntualizan los veterinarios de la asociación.

Otra alternativa divertida de juego con gatos es meter esta bolsa de papel dentro de una caja de cartón. ¡El felino podrá saltar al interior de la caja y salir durante el juego!

4. El escondite

Como los gatos adoran las cajas, se pueden repartir algunas por la habitación y esconder dentro premios comestibles

La afición de los gatos por los refugios (cajas, interior de los armarios, etc.) puede ser utilizada para idear un gran y divertido juego.

"¿Dónde está Minnie?" (en lugar de Minnie, ponga el nombre de su mascota) es una buena invitación para empezar el juego. El inteligente felino no tardará en reconocer la pauta de su juego si, al encontrarle, su dueño le ofrece un cariñoso abrazo y le muestra su alegría.

5. Una bola que se mueve

Los juguetes hechos en casa (hay ideas geniales y muy efectivas en el artículo 'Cinco juguetes para gatos con el rollo del papel higiénico, ¡rápidos y baratos!') suelen ser muy atractivos y, además, ¡gratuitos!

"Una pelota anudada en una cuerda muy larga es un juguete que atraerá a la mayoría de los felinos, ¡incluso a los más tímidos!", explica el Grupo de Medicina Felina, especializado en cuidar de la salud de los peludos compañeros.

¿Conoce otros juegos de gatos que le guste compartir su felino? Puede contárnoslo en la sección de comentarios. ¡Gracias!

¿Por qué es tan importante jugar con un gato?

El estilo de vida influye notablemente en la conducta y en el bienestar del felino. Si bien es cierto que los gatos duermen muchas horas al día, entre 12 y 18, también es importante resaltar que cuando se encuentran despiertos, su nivel de actividad es muy intensa, algo que se ve mermado en muchas ocasiones cuando nos encontramos ante gatos domésticos que viven en un hogar sin acceso al exterior.

En estos casos, los felinos no pueden llevar a cabo la conducta de caza, que en estado silvestre supondría hasta seis horas de actividad física diaria para cubrir sus necesidades nutricionales. Eso se traduce en gatos aburridos, gatos con sobrepeso o gatos que no pueden más que cazar pequeños insectos o juguetes.

Además, este problema se ve agravado cuando el propietario no es capaz de interpretar correctamente el lenguaje felino y considera que el gato puede estar pidiéndole comida, cuando en realidad busca interacción social y juego. Al jugar con los gatos, mejoramos su calidad de vida, bienestar, relación con el propietario y prevenimos distintos problemas ya mencionados, como el peso excesivo y el estrés. Por ese motivo, es tan importante jugar con un gato.

¿Con qué juegan los gatos?

Los gatos son animales curiosos que necesitan experimentar nuevas vivencias para sentirse estimulados y es importante subrayar que no siempre utilizan los juguetes prediseñados como forma exclusiva de entretenimiento. Un gato puede jugar con plantas, cajas, hierba gatera o catnip y hasta con la aparición de cualquier objeto nuevo en el hogar que le proporcione curiosidad y suponga un reto para sus sentidos.

No obstante, a la hora de querer jugar con un gato, puede ser recomendable emplear juguetes para evitar posibles arañazos y mordiscos, ya que la conducta de juego está muy relacionada con la caza. Entonces, ¿qué juguetes debemos elegir para saber cómo jugar con un gato y motivarle de forma positiva y acertada?

Juguetes de caza

Los juguetes de caza suelen ser los más recomendables y podemos destacar la caña de pescar o caña de juguete, ya tenga plumas o peluches al final. Suele ser el juguete más apreciado por los felinos, aunque cada uno tiene sus propias preferencias. También encontramos dentro de esta categoría los ratoncitos de peluche o los juguetes interactivos que se mueven solos, como el juguete mariposa para gatos, muchos de ellos emiten además ruido.

Juguetes de inteligencia

También podemos utilizar juguetes de inteligencia, como los circuitos con pelota para gatos, el kong y otros juguetes similares que actúan como expendedores de comida. Por lo general este tipo de juguetes combinan la estimulación física y mental, pero no incluyen al propietario como participante del juego.

¿Cómo hacer que un gato juegue? - 5 juegos divert >

La conducta de juego es fundamental y necesaria para cualquier gato, independientemente de su edad, por lo que es recomendable dedicar a nuestro mejor amigo tiempo de calidad a su lado que promueva la conducta natural de juego, especialmente si está combinada con la conducta de caza. Como propietarios, debemos esforzarnos para conocer las preferencias del gato así como realizar actividades que fomenten la naturaleza felina.

A continuación te proponemos 5 juegos para gatos caseros:

  1. Motivar con la caña de pescar: suele ser el juego más atrayente para un gato, ya que el rápido movimiento de la caña de pescar capta la atención de los felinos, que son mucho más sensibles al movimiento. Si no dispones de este juguete, puedes utilizar cualquier otro que tengas a mano, moviéndolo de forma constante.
  2. Jugar al escondite con el gato: ¿crees que los perros son los únicos que saben jugar al escondite con los humanos? Ocúltate tras una puerta y llama a tu gato para que venga a buscarte. Una vez te encuentre, felícitalo efusivamente y recompésalo, incluso con un pedacito de comida. Puedes utilizar siempre las mismas palabras para que las asocie con esta acitividad. Por ejemplo, "Garfield, ¿dónde estoy?"
  3. Ejercicios de procepción: para realizar esta actividad no necesitarás mucho y, a cambio, lograrás que tu gato estimule su equilibrio, el tacto y también el sentido de la vista. Son especialmente populares en perros, pero pueden ser también excelentes en gatos. Además, ayudan a que el gato gane confianza en sí mismo. Solo necesitarás colocar en una habitación texturas y objetos distintos, por ejemplo, plástico de burbujas, un metro cuadrado de hierba falsa o una escalera en el suelo. Después debes esparcir premios para el gato o frotarlos con catnip. El gato experimentará con texturas y formas nuevas, al tiempo que descubre.
  4. Exploración olfativa: Prueba a esconder en un cartón de papel higiénico más o menos cerrado distintas hierbas con olores, siempre prestando atención a evitar las plantas tóxicas para gatos. Algunos ejemplos pueden ser el catnip, la valeriana o el aloe vera. Se lo pasará genial descubriendo cosas nuevas.
  5. Túneles y premios escondidos: En cualquier comercio específico para mascotas (e incluso para niños) puedes encontrar túneles que tu gato adorará. Esconde dentro del túnel un premio o alguna planta que pueda atraerle para estimular su curiosidad. Si no sabes qué utilizar, descubre 10 olores que atraen a los gatos.

¿Por qué mi gato no juega solo?

Muchas personas confunden el enriquecimiento del hogar con dejar al alcance del felino todos los juguetes de los que dispone. Este es un grave error. Debes saber que los gatos muestran mucho interés por objetos, sustancias y olores nuevos, por ello, tras una sola sesión de juegos y sin la estimulación que tú puedes proporcionarles, un objeto estático no les causa ninguna curiosidad, por lo que dejan de jugar solos, incluso cuando hablamos de juguetes interactivos o de aquellos que se mueven solos.

Puede ser muy interesante tener una caja con los juguetes de nuestro gato y retirar de forma diaria únicamente uno o dos, con el objetivo de que muestre interés por ellos. Si el objetivo es que juegue con nosotros, dedicaremos tiempo a sorprenderle con esos juguetes y a socializar, pero si por el contrario el objetivo es que se divierta en nuestra ausencia, podemos frotar los juguetes con catnip, para que se despierten sus sentidos.

¿Cómo jugar con un gato pequeño?

Los gatitos son especialmente juguetones y fáciles de motivar y, a no ser que hayan padecido una experiencia muy traumática, suelen disfrutar enormemente del juego con sus humanos, conformándose con prácticamente cualquier objeto nuevo a su alcance. Es muy positivo estimularles en esta etapa, aunque nunca de forma excesiva, ya que ello favorecerá un comportamiento más positivo y un mejor bienestar, además de predisponer al animal a ser juguetón en todas las etapas de su vida.

¿Cómo jugar con un gato adulto?

No todos los gatos juegan en su edad adulta y puede ocurrir que, si no han aprendido conductas de caza o de juego en su etapa de socialización, no sepan jugar correctamente. Algunos incluso no han jugado en toda su vida, ya que fueron separados de forma pronta de su madre y hermanos, sumado además a que los humanos con los que convivían no le motivaron. Por ello, si has adoptado a un gato adulto y no eres capaz de hacerle jugar, puede que te encuentres ante este tipo de casos.

¿Cómo jugar con un gato adulto que no sabe? Este es sin duda un caso muy complicado y se necesita tiempo, dedicación y el uso de todas las herramientas posibles. Combinando catnip, juguetes y movimiento, podemos lograr que nuestro felino llegue a mostrar interés por el juego, aunque en casos graves, como ante un síndrome de privación sensional, puede ocurrir que el gato no llegue nunca a jugar.

¿Cómo jugar con gatos mayores?

¿Te has preguntado alguna vez hasta qué edad juegan los gatos? La mayoría de propietarios no saben que muchos felinos juegan hasta en su etapa de vejez, aunque obviamente no de forma tan activa como un gato cachorro o adulto. En estos casos debemos adaptar el juego en función de las limitaciones del mismo gato, pero tratando de motivarle para que siga ejercitándose y estimulando su mente.

¿Cuánto tiempo hay que jugar con un gato?

Un estudio publicado por Universities Federation for Animal Welfare en 165 gatos de refugio muestra una mejora importante del bienestar y reducción del estrés en aquellos individuos que se encontraban en un entorno enriquecido, con un manejo basado en el refuerzo positivo y donde primase la consistencia, la oportunidad de relacionarse y favoreciendo las conductas de juego naturales en el felino en un 69-76% de los casos.

Entonces, ¿cuánto tiempo se debe jugar con un gato al día? Es importante resaltar que las necesidades varían según cada inviduo y, aunque es un hecho que el juego puede mejorar los niveles de estrés y ansiedad en el felino, un estudio del libro Animal Behaviour resalta los efectos negativos de un exceso de estimulación, que harían aumentar notablemente las situaciones estresantes y que no siempre sería un indicador de bienestar en el caso de los gatos que han estado privados de estimulación durante mucho tiempo.

Por tanto, se debe favorecer el juego siempre de forma progresiva y adaptándolo al individuo y a sus necesidades concretas de juego, diversión y reducción del estrés. Pero como media, podrías situar el tiempo de juego diario en 30 minutos de forma aproximada.

¿Cómo saber si mi gato está jugando o peleando?

Especialmente cuando nos encontramos ante un problema de agresividad en el gato, puede ser difícil diferenciar las conductas propias del juego y aquellas que son efectivamente parte de una agresión hacia nosotros. Como hemos explicado anteriormente, la agresividad puede ser una consecuencia de la falta de juego, que provoca que el animal redirija la conducta de caza hacia nosotros, aunque también puede deberse a la energía acumulada que no ha podido canalizar de forma adecuada.

Pero si nuestro gato se muestra agresivo más allá de los momentos de juego, podríamos sospechar que la conducta se debe a otro motivo, por ejemplo a una falta de socialización, a un trauma o mala experiencia vivida, debido a la propia genética del felino e incluso por una causa orgánica, es decir, por dolor o debido a un problema hormonal entre otros.

Ante cualquiera de estos problemas, lo más recomendable es realizar un examen veterinario que descarte cualquier patología y, ante un comportamiento grave, plantearnos acudir a un etólogo o un educador felino.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Cómo jugar con un gato?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Juegos y Diversión.

Pin
Send
Share
Send
Send