Animales

Cómo educar a un mastín tibetano

Pin
Send
Share
Send
Send


El Mastín Tibetano es un perro gigante que destaca por su labor de protección. Descubre cómo adoptar o comprar un dogo del Tíbet y cómo adiestrar a un Mastín Tibetano.

Características del Mastín Tibetano

El Mastín Tibetano es el perro más grande del mundo puede llegar a pesar entre 85-100 kg. Es una raza de perro mastín fuerte, pesada y bien proporcionada. Se caracteriza por tener una cabeza bastante ancha, con una mandíbula fuerte, ojos medianos y muy expresivos, orejas medianas y triangulares. Además, de una cola mediana tirando a larga sin llegar más abajo de la articulación tibio-tarsiana. Esto lo podemos ver en fotos del Mastín Tibetano.

Esta raza de perro tiene una espalda musculosa cubierta con un pelaje largo y denso, formado por dos capas de color negro intenso, pardo, dorado o gris azulado. Es necesario cepillarlo como mínimo tres veces a la semana.

El Mastín Tibetano es gigante. Esto se debe a que la altura del Mastín Tibetano es de 66 cm en los machos y de 61 cm en las hembras.

En cuanto al comportamiento destaca su nobleza, trabajo, protección y valentía, no dudaría en cuidar de una familia. Sin embargo, sin la educación adecuada y el ejercicio necesario el Mastín Tibetano es agresivo y testarudo.

¿Cómo criar un Mastín Tibetano?

Para criar a un perro de esta raza se debe saber que necesitan hacer ejercicio para que no se pongan nerviosos ni agresivos. Pueden vivir en climas cálidos y fríos, gracias a que su capa es muy gruesa y resistente. Este perro no es para todo el mundo debido a su gran tamaño, ya que necesita amplios terrenos donde pueda correr libremente y disfrutar de su libertad. Por el contario, si los espacios son reducidos terminará volviéndose agresivo debido al estrés por lo que es desaconsejable tenerlo en un piso o apartamento.

El dogo del Tíbet puede padecer enfermedades como la displasia de cadera, el hipotiroidismo o las cataratas. Tiene una esperanza de vida de 11 a 14 años.

¿Cómo adiestrar o entrenar a un Mastín Tibetano?

Tener un Mastín Tibetano es una gran responsabilidad y se le debe educar o entrenar para que tenga un correcto comportamiento. Este entrenamiento debe empezar desde los tres primero meses, ya que el Mastín Tibetano cachorro adquiere más fácil las directrices que le damos.

Para empezar hay que desarrollar la socialización, es decir, se le debe acostumbrar a compartir e interactuar con las personas y otros animales para que mantenga un comportamiento adecuado. Conforme va creciendo y desarrollándose se van incorporando instrucciones más complejas como seguir al amo, detenerse o esperar a que se le dé permiso para avanzar, siendo muy útil para conseguir tener al Mastín Tibetano controlado. Sin embargo, si no nos sentimos preparados para ello, lo mejor es contratar a un entrenador canino que nos ayude.

Además, hay que estimularlo con una serie de recompensas como snacks, caricias, mimos, halagos que le guste y le haga repetir el comportamiento deseado.El ataque del Mastín Tibetano a los extraños es común si el perro no está bien adiestrado. Esto se debe a que durante siglos se ha usado como perro de guardia, teniendo que enfrentarse a distintos depredadores.

¿Dónde se consigue un Mastín Tibetano?

Para conseguir un dogo del Tíbet hay dos opciones: adoptarlo o comprarlo. Antes de tomar la decisión de tener un Mastín Tibetano como mascota, debes conocer cinco datos importantes.

1 – Uno de los perros más grandes del mundo. ¡Los machos, más grandes que las hembras, pueden medir hasta 66 centímetros de cruz y pesar 80 kilos!

2 – El guardián de los monasterios tibetanos. En su origen, los pastores del Himalaya crearon esta raza para vigilar los rebaños, mientras que los monjes tibetanos los adiestraban como perros guardianes de sus monasterios.

3 – Un excelente perro guardián. Defiende ferozmente su territorio, alerta con ladridos en caso de intrusión y es muy fiel a su dueño.

4 – Una verdadera bola de energía. En el Tíbet, este magnífico mastín se acostumbró a arreglárselas solo, a guiar y vigilar al rebaño, y, también, a defender firmemente los lugares de culto del Himalaya.

5 – Una mano de hierro con guante de seda. Es mejor no adoptar a este tipo de mastín si tenemos hijos, pues se trata de un perro guardián que puede reaccionar de forma agresiva contra niños pequeños llenos de energía.

¿Cómo podemos adoptar a un Mastín Tibetano?

Es muy fácil, aunque sea un perro de raza concreta, hay una amplia variedad de entidades que buscan un hogar para estos animales. La mayor parte de estos son el resultado de abandonos, siendo la adopción una gran opción para dar una segunda oportunidad a este incondicional compañero.

¿Dónde venden Mastín Tibetano?

Hay que estar seguros que se quiere uno porque son bastantes complicados de encontrar en España debido a que hay pocos en el mundo y están muy codiciados. Sin embargo, son fáciles de encontrar en criaderos de México o China. Se debe tener en cuenta que no están al alcance de todos los bolsillos.

¿Qué precio tiene un Mastín Tibetano?

Esto puede variar dependiendo de la raza y el pedigree entre 50.000 o 100.000 dólares e incluso más. Es una raza de perro muy exclusiva. Un ejemplo es el caso en el que se vendió un cachorro de Mastín Tibetano por más de 1,5 millones de dólares.

Historia y Origen del Mastín Tibetano

Las referencias a la existencia del Mastín Tibetano, se remontan hasta 2.000 años antes de Cristo. Existen pinturas y bajo relieves que dan cuenta de este magnífico animal, utilizado como perro de guerra y guardián de prisioneros de guerra de los asirios, fue mencionado en las Crónicas de Aristóteles, el filósofo griego, en los años 384-322 A.C. Posteriormente, es admirado por Marco Polo, lo que refleja en sus escrituras que narran su viaje al Asia en 1271, siendo una historia notoria, las incursiones en el campo de batalla de este animal, acompañando a los ejércitos de Gengis Kan, de quien se dice que poseía 30.000 ejemplares, uno por cada soldado.

Su origen milenario, los ubica ejerciendo labores de pastoreo junto a los antiguos habitantes del Himalaya y como eternos guardianes de los monasterios budistas, lo cual les añade un aura de misticismo que los hace aún más atractivos y por tanto codiciados. Poseer un Mastín Tibetano es sinónimo de conocimiento ancestral de los orígenes de este perro de cualidades tan especiales y variadas, que se ha adaptado muy bien, según han sido las necesidades de los pobladores del Continente asiático, en su proceso de evolución a través de los siglos.

La ocupación británica de la India, permitió que Occidente conociera más de cerca a estos ejemplares caninos milenarios, al enviársele uno, a la Reina Victoria, en 1847. La casa real, se vio atraída por el Mastín Tibetano, gracias a su origen que se remonta a tiempos muy remotos, acompañando a los grandes representantes de la historia de la humanidad y para 1898, ya se daba cuenta de varios de estos peculiares perros, incluyendo el primer nacimiento de un cachorro en el zoológico de Berlín, Alemania. En Inglaterra, fueron destinados a presentaciones en funciones circenses, donde constituían una atracción especial, al lucir como leones gigantescos, siendo perros.

En la actualidad, China se adecua a las normas internacionales sobre la distinción de pureza del Mastín Tibetano y ya cuenta con criaderos reconocidos, donde se mantienen los vínculos genéticos de esta raza ancestral y mítica. Sin embargo, en las alejadas zonas de pastoreo del Tíbet, es común encontrar al Mastín Tibetano, también conocido como dogo del Tíbet, acompañando a los niños, hijos de los pastores, mientras corretean junto a ellos en el campo y cuidan de los rebaños.

Para Occ >el poseer un perro de esta raza equivale a lucir un costoso artículo de lujo , ya que el precio de estos incomparables ejemplares, ha llegado a cotizarse en 1,6 millones de Euros.

Características físicas del perro Mastín Tibetano

Es un perro muy grande, llega a pesar entre 85 y 100 kilos, su estatura puede alcanzar más de un metro. Con un pecho ancho y grandes y gruesas patas, posee una musculatura definida para soportar su peso y estatura. Su cabeza destaca del cuerpo por su tamaño, los ojos son hundidos y de color oscuro.

Por su origen en las montañas del Tíbet, cuenta con dos capas de pelaje abundante y largo que hace que se asemeje a un león, el hocico es negro y redondo, con mejillas que cuelgan dejando bastante espacio en las encías, donde se aprecian grandes colmillos que le otorgan una capacidad de mordida fuerte.

La cola se enrosca hacia adelante y descansa sobre sus cuartos traseros.

El color de su pelaje varía entre negro con detalles amarillos en las cejas, pecho y patas, blanco, rojo, gris, amarillos en varias tonalidades y los hay de dos colores, mezclados de entre la variedad natural.

Su diafragma es más largo que en otras razas porque su cuerpo es igualmente más largo que alto, la cámara interna se distiende cuando ladra y con el paso del aire, le proporciona un sonido como de trueno, asemejando el rugido de un león, lo cual le adiciona una fiereza que realmente no posee en su carácter.

En términos generales, el Mastín Tibetano es un perro fuerte y sano, pero por su tamaño y peso, suele sufrir de las articulaciones y el desgaste de sus huesos es más rápido que el que presentan otras razas, por esta razón, debe proporcionársele un buen espacio para que pueda desplazarse y correr con comodidad, igualmente se recomienda no someterlo a actividades agotadoras en las que tenga que emplear mucha fuerza.

En su estructura física, no ha evolucionado a través de los siglos, haciendo de este un perro realmente puro desde sus orígenes.

En cuanto a su abundante pelaje, muda la capa interna dos veces al año, haciendo que varíe su apariencia, para lograr un aspecto saludable en su piel, debe cepillarse con frecuencia y de manera dedicada, cuidando cada parte de su cuerpo con especial esmero.

Otras variedades de esta especie:

Carácter y personalidad del perro Mastín Tibetano

Al no haber sufrido cambios morfológicos en su estructura corporal, su carácter tampoco ha cambiado, a pesar de haber sido perro de guerra, donde solo su tamaño y potente ladrido infundía terror en los ejércitos oponentes, la naturaleza del Mastín Tibetano es el pastoreo y en atención a esta cualidad, es un perro de manada, que considera como partes de la suya a quienes se encuentran constantemente en su entorno.

Esto hace de esta raza un perro ideal para cuidar a los niños, las propiedades y los rebaños. Su carácter es dócil y cariñoso, pero puede tornarse fiero ante la presencia de extraños, sobre todo si siente o percibe alguna amenaza para su manada. Por esta razón, se recomienda disciplinarlo desde pequeño y si se va a tener en casa, debe advertirse a las visitas, para que no hagan movimientos bruscos en presencia del perro a fin de evitar que la situación se salga de control.

Si el Mastín Tibetano se encuentra en las montañas, desarrollándose de acuerdo a su naturaleza de pastor, se le verá corretear a sus anchas, cuidando de todo tipo de ganado y de los niños sin que la falta de espacio lo altere.

Si se va a tener un dogo del Tíbet en la ciudad, debe dársele espacio suficiente dentro de casa y en todo caso, acostumbrarlo a largos paseos, en los que pueda caminar y correr sin problemas, pero debe adiestrarse para que afronte los cambios constantes de las ciudades, donde el ruido de los coches o la falta de previsión de los que se cruzan en su camino, puedan resultarle amenazantes.

Por su naturaleza territorial, el Mastín Tibetano suele ser un perro celoso con su territorio y no admite incursiones de ningún tipo, lo cual lo hace un excelente guardián, pero esto acarrea una gran responsabilidad para los propietarios, quienes deben mantener al perro aislado de la zona externa, con cercas resistentes a las embestidas, en caso de que alguna presencia cercana le haga sentirse incómodo.

En términos generales, a pesar de su gran tamaño y apariencia intimidante, es un perro dócil y cariñoso que no representa ningún peligro para sus propietarios, así mismo, puede convivir con otros animales y razas de perros más pequeñas si se le acostumbra desde que está cachorro.

El Mastín Tibetano se considera un perro muy inteligente, capaz de comprender y reaccionar de manera favorable a diferentes situaciones si se le entrena de manera adecuada y se le trata con afecto.

ВїCГіmo educar un perro mastГ­n?

El entrenamiento del mastГ­n puede ser diferente al entrenamiento de otros tipos de razas de perros. Estamos ante unas razas que disfrutan complaciendo a su dueГ±o, haciendo que el mastГ­n sea una raza agradable para entrenar, sin embargo tambiГ©n pueden ser muy obstinados y con un fuerte carГЎcter que en algunos casos hace difГ­cil su entrenamiento. Lidiar con el carГЎcter de un mastГ­n tibetano puede no ser una tarea fГЎcil.

De hecho, los mastines son conocidos como unas razas que no responden bien a las tГЎcticas de regaГ±o o de entrenamiento negativo, pero no te desanimes all utilizar las tГ©cnicas y estrategias adecuadas, puede entrenar a tu mastГ­n para que sea un perro muy bien educado y equilibrado.

Los mastines no son conocidos por sus buenos resultados en las clases de obediencia. Tampoco lo son la agilidad o el seguimiento de las ГЎreas tГ­picas de la raza. Es importante que el dueГ±o del perro estГ© al tanto de estos hechos. Normalmente no esperas los mismos resultados en el entrenamiento de un mastГ­n como lo harГ­amos con un Border Collie. Esto no se debe a que el mastГ­n sea estГєpido o menos inteligente que otras razas. Es mГЎs una cuestiГіn de diferentes personalidades. El «problema» mГЎs comГєn es hacer que el mastГ­n haga las cosas lo suficientemente rГЎpido, no porque no pueda moverse rГЎpido, sino porque en general estamos ante razas bastante mГЎs relajadas que otras mГЎs predispuestas para el entrenamiento.

ВїPor quГ© es tan importante entrenar a un mastГ­n?

Al ser un perros muy grandes y con un fuerte instinto de protecciГіn es muy importante que se socialice y entrene adecuadamente a un perro de cualquier raza mastГ­n. Sin un entrenamiento adecuado, su tamaГ±o, fuerza e inclinaciГіn para proteger pueden ser peligrosos, si no se controlan.

Sin embargo estos perros pueden ser entrenados y obtener buenos resultado si lo hacemos de la manera adecuada. Una vez que el perro tenga un vГ­nculo profundo con su propietario y familia querrГЎn protegerlos por instinto, es por eso que es fundamental centrarse en el entrenamiento del comportamiento, en lugar de cГіmo proteger.

AdemГЎs, los mastines pueden ser bastante tercos. Puede ser una fase o parte de la personalidad del perro en general, dependerГЎ bastante de cГіmo se crГ­a y cuida al perro mientras aГєn es un cachorro.

Vamos a adentrarnos en cГіmo entrenar a estos perros gigantes tranquilos, relajados y adorables.

Cachorros de Mastín Tibetano

En esta raza hay una limitación con relación a las crías, pues la hembra solo entra en celo una vez al año, teniendo camadas medias, es decir, de cinco a diez cachorros por camada, son de gran tamaño y abundante pelaje, presentando la particularidad del control natural de natalidad en estos enormes perros, que representarían un grave problema para sus lugares de origen, si se reprodujeran con la frecuencia de otras razas.

Dependiendo del cuidado que se les otorgue a los cachorros pueden obtenerse crías inusualmente grandes, que llegan a medir un metro de altura antes de cumplir el primer año de edad.

Alcanzan la madurez a los cuatro años, tiempo durante el cual, a pesar de su tamaño, abundante pelaje y ladrido profundo e intimidador, en su carácter siguen siendo unos cachorros juguetones y cariñosos, a los que es preciso disciplinar desde muy temprano para evitar trastornos de conducta que serían muy difíciles de controlar por sus características físicas y fuerza natural.

Empieza a entrenar a tu mastГ­n desde que es un cachorro

Empieza a entrenar tan pronto como puedas.En general se recomiendan empezar desde que dejan a su madre, a partir de las 8 a 10 semanas. Todos los cachorros son diferentes y se adaptan de maneras diferentes a las rutinas del entrenamiento, unos aprenden rГЎpido mientras que otros son mГЎs obstinados y les lleva mГЎs tiempo aprender a obedecer. Se paciente en el proceso y no te rindas si tu mastГ­n te estГЎ dando problemas al principio.

Establece metas

Como con todo lo demГЎs en la vida, es importante establecer metas para el entrenamiento de su mastГ­n. ВїQuГ© quieres que el perro haga o no haga? AnГіtalo y haz un seguimiento por partes. Esto te ayudarГЎ a cumplir tus objetivos y a verificar si tu perro logra aquello para lo que estГЎis trabajando. Divide el objetivo principal en varios objetivos parciales.

Establecer metas hace que el proceso de aprendizaje sea mГЎs fГЎcil de seguir. TambiГ©n te da una buena sensaciГіn al ver que se van cumpliendo pequeГ±os objetivos y se avanza.

Alimentación y salud del perro Mastín Tibetano

Un perro de gran tamaño, fortaleza y energía como el Mastín Tibetano, requiere de una dieta rica en proteínas que mantengan su musculatura en buen estado y favorezca su abundante pelaje.

Los dogos del Tíbet crecen con mucha rapidez y esta particularidad los hace que sus articulaciones y composición ósea se puedan afectar con mayor frecuencia que otras razas de perros, es por esta razón, que se debe incorporar en su dieta, un suplemento alimenticio de cartílago de tiburón, cuyas propiedades en beneficio de las articulaciones, son ampliamente conocidas.

Si se desea obtener un cachorro de esta raza, se requiere conciencia del costo de su alimentación, que suele ingerir en grandes cantidades, acordes con su estructura y tamaño, que inevitablemente determinan su apetito.

Es recomendable que se consulte al veterinario acerca de cuál es el alimento que más le conviene, así como los suplementos que pueda requerir para prevenir sus problemas articulares u óseos.

Entrenar al mastГ­n para guardar el ganado

En caso de entrenar un mastГ­n para la guarda del ganado, este debe pasar sus primeros meses de vida en estrecho contacto con el rebaГ±o que pasarГЎ a ser su familia. Al estar en continuo contacto con los animales del rebaГ±o el mastГ­n los aceptarГЎ como su familia y serГЎ aceptado por ellos, de esta manera al ser adulto los defenderГЎ de cualquier peligro. Un mastГ­n espaГ±ol es un magnГ­fico perro para la guarda del ganado.

Dado el carГЎcter independiente de los mastines, no es conveniente darles un entrenamiento especГ­fico para la guarda del ganado, pero tienen que aprender a atender a 3 comandos bГЎsicos,

  • Deben entender lo que significa «¡no!В» y dejar lo que estГ© haciendo cuando lo oiga.
  • Han de venir a la llamada de su amo y dejarse sujetar y permanecer quieto.
  • Ha de volver con el rebaГ±o al indicГЎrselo

Cuidados del perro Mastín Tibetano

Dadas las particularidades de tamaño, naturaleza y carácter del Mastín Tibetano, deben prodigársele cuidados especiales, no solo para su aspecto físico, sino emocional.

En cuanto a la parte física, atender su alimentación de manera adecuada permitirá que luzca saludable en su pelaje y que su crecimiento no se vea afectado por afecciones articulares, el proveerle de espacio suficiente y largos paseo, contribuirá a una buena circulación sanguínea. El cuidado del aseo, cepillando su melena dos o tres veces al día y cuidando la higiene de su boca, se tendrá un ejemplar sano.

En cuanto al aspecto emocional, se debe aprovechar su carácter dulce y cariñoso para que se acostumbre a interactuar en los diferentes escenarios que ofrecen los centros urbanos, llenos de ruido y personas, a las que debe acostumbrarse sin que padezca alguna perturbación que pudiera ocasionar situaciones peligrosas, por no poder controlarlo si se altera de manera inusual.

Es preciso que se le enseñe desde cachorro a obedecer órdenes, las cuales deben dársele de manera enérgica, para que aprenda quién tiene el control de la situación.

Una vez logrados estos objetivos, se estará en posesión de un perro dócil que no va a representar problemas mayores.

Recompensa y castigo en el entrenamiento de tu mastГ­n

BГЎsicamente, hablamos de dos tipos de recompensas que puedes dar a tu perro cuando intentas enseГ±arle algo. La primera y mГЎs importante es que claramente hacemos que el perro entienda que apreciamos lo que acaba de hacer. Al perro le encanta tener Г©xito, y la sensaciГіn que tiene cuando el dueГ±o estГЎ contento con Г©l. Esta es la mejor motivaciГіn que un perro puede tener. Cuando haya aprendido lo que significa la palabra «SiГ©ntate» y se sienta cuando le dices que lo haga, debes recompensarlo verbalmente. No debes usar la recompensa verbal demasiado y en las situaciones equivocadas, el efecto de este tipo de recompensa no serГЎ tan bueno como cuando intenta aprender algo nuevo al perro.

Otra forma de recompensar al perro es usando la comida. Esto puede ser efectivo, pero algunos instructores de obediencia no estГЎn de acuerdo con estos mГ©todos. AsegГєrate de que tu perro no se emocione con la comida. ВЎe supone que debe concentrarse en el entrenamiento, no en la recompensa que estГЎ en tu mano. Recuerde siempre que debe dar una recompensa verbal primero, y luego la recompensa de alimentos.

Lo contrario de la recompensa es el castigo. Una regla de oro dice que nunca usarГЎs ningГєn tipo de castigo fГ­sico mientras entrenas a un perro u otro animal. Golpear o gritar es totalmente anti-aprendizaje, La mejor manera de demostrarle a tu perro que no estГЎ satisfecho con su comportamiento, es decirle con un firme «ВЎNo!», llevarlo de vuelta a su posiciГіn y no darle comentarios verbales mГЎs allГЎ de esto. El mastГ­n quiere tu atenciГіn de una manera positiva. Si no lo entiende, entiende perfectamente que no hizo lo que esperabas que hiciera. Cuando finalmente lo logre y reciba tus elogios intentarГЎ hacerte feliz de nuevo la prГіxima vez que tenga la oportunidad. Gritar y golpear nunca es la soluciГіn adecuada, no importa con quГ© tipo de enseГ±anza estГ©s tratando. Recompensa o no recompensa es la Гєnica psicologГ­a de aprendizaje que necesita con un mastГ­n normal.

Haz que el entrenamiento de tu mastГ­n sea positivo y divertido

Ciertas razas de perros fueron criados para seguir Гіrdenes, como el Border Collie, que ademГЎs es una de las razas de perro mГЎs inteligentes sino la mГЎs inteligente. En contraste, no es innato para los mastines obedecer Гіrdenes, estas razas fueron criadas bГЎsicamente para guardar y proteger, lo que hace que sean perros muy independientes y por tanto necesitan un entrenamiento diferente.

La capacitaciГіn debe ser placentera como motivaciГіn para que continГєe y tenga Г©xito. Elogia cariГ±osamente con palabras especГ­ficas y continuas cuando el perro obedezca y avance en su entrenamiento. Observa los comandos de actividades y demostraciones de afecto que hacen feliz a tu perro. ВЎToma nota y usa esos!

Es clave enfocarse en el entrenamiento positivo para los mastines. Si se comportan incorrectamente, es posible que solo tengas que levantar la voz o mirarlos fijamente. La alabanza es una herramienta de aprendizaje realmente fantГЎstica para la mayorГ­a de las razas de perros.

Educación y adiestramiento del Mastín Tibetano

Poseer un cachorro de esta raza requiere de un alto sentido de la responsabilidad, es por eso que se recomienda que el entrenamiento comience desde los primeros tres meses de vida, que es el tiempo en que comienza a formar su carácter definitivo.

Lo primero que debe hacerse, es acostumbrar al cachorro a compartir e interactuar con varias personas y diferentes animales, que vaya identificando diferentes lugares en sus paseos y darle oportunidad de que satisfaga su curiosidad natural, enseñándole poco a poco, el que mantenga un comportamiento adecuado, esto es, corregirlo con firmeza si se torna agresivo o si no obedece una instrucción como echarse o quedarse quieto.

En la medida en que va creciendo y desarrollándose, se van incorporando instrucciones más complejas, como seguir al amo, detenerse, esperar que se le autorice el avance y todas las instrucciones que componen un entrenamiento que permita tener un adulto de Mastín Tibetano perfectamente controlado, sin temor de que ocurra alguna eventualidad, pues esta raza es sumamente inteligente y por tanto capaz de entender las diferentes situaciones que se le presenten, pudiendo reaccionar de manera oportuna, precisa y adecuada, si posee un buen entrenamiento.

Si el aspirante a dueño de un Mastín Tibetano no se siente preparado o no tiene ninguna experiencia en el manejo de perros, debe recurrir a los servicios de un entrenador canino.

Socializa tu mastГ­n

Debes acostumbrar a tu mastГ­n a estar rodeado de personas y otros perros desde una temprana edad (aunque algunas razas de mastines, sobre todo los machos, son poco socializables con otros perros y animales). Socializar a tu perro es clave en el entrenamiento si quieres que tu cachorro se comporte correctamente mГЎs adelante cuando sea un perro adulto. PresГ©ntalo a amigos y familia, otros perros, gente del vecindario y haz que viva y experimente nuevas situaciones en las que se pueda encontrar, de esta forma ya no representarГЎn una novedad para Г©l en el futuro

Al encontrarse y observar a otros perros, tu mastГ­n comienza a tener una mejor idea de cГіmo son los buenos modales de los perros. PresentГЎndolo a otros seres humanos lo acostumbras a estar cerca de personas, le permite entender quГ© tipo de persona debe aceptar (como un vecino o un repartidor ) en comparaciГіn con un intruso.

Conclusión

Ancestral, milenario y mítico, el Mastín Tibetano o dogo del Tíbet, es un fabuloso ejemplar canino, encuadrado en la categoría de los colosos más codiciados en Asia Central y con renovada popularidad en Occidente, al transformarse en una de las razas que son sinónimo de poder y estatus social.

En la antigüedad se le consideró complemento ideal de la maquinaria de guerra, en virtud de su gran tamaño e inteligencia para aprender a utilizar su fortaleza en el arte de la guerra, donde solo su apariencia, ya generaba terror en los ejércitos enemigos.

Sin embargo, su verdadera naturaleza es el pastoreo y el cuidar de quienes considera miembros de su manada, su carácter territorial y dócil, lo hacen ideal para el cuidado de rebaños y niños, actualmente, sigue siendo el compañero de juegos de los niños de las montañas del Tíbet y aun goza de la preferencia y simpatía de los monjes tibetanos, que desde tiempos ancestrales los utilizan como guardianes de sus templos y monasterios.

El Mastín Tibetano, forma parte del arte más antiguo y de las menciones colmadas de admiración por parte de filósofos y grandes guerreros de la antigüedad, haciéndolo protagonista de innumerables hazañas bélicas, así como por sus características únicas en cuanto a su tamaño y la apariencia de un león, que ha contribuido a su linaje mítico.

Gran Bretaña lo introduce en Occidente, donde no se hizo esperar la admiración que causaron los ejemplares obsequiados a la realeza y fueron objeto de exposición en circos y zoológicos de toda Europa.

Actualmente, han recobrado su estatus exclusivo, ya que los criadores chinos se han dejado orientar por las federaciones caninas mundiales, logrando que se definan sus características físicas y de carácter que denotan su pureza, llegándose a comprobar que no ha sufrido ninguna variación en su estructura genética, a pesar del transcurrir del tiempo. Esto puede deberse a que su lugar de origen en las montañas del Tíbet, no permitió el cruce con otras razas que desvirtuaran sus características particulares, haciendo de este un perro de pureza garantizada, lo cual contribuye a su elevado precio.

Aunque pueden conseguirse en Europa y posiblemente en varios países a nivel mundial, no son muy comunes y son realmente pocos los ejemplares que puedan observarse.

El Mastín Tibetano es un perro colosal, en la categoría de los gigantes caninos es el más cariñoso y dócil, pero requiere de una gran responsabilidad a la hora de adquirirlo, porque el criarlo sin control y disciplina, podría representar un gran peligro para la comunidad donde se desarrolle.

Todo lo que deberías saber sobre el Mastín Tibetano

Este extraordinario perro de guarda y defensa, cuya principal misión es la proteger a rebaños y familias frente a la presencia de depredadores y extraños, es en esa zona estimulado para que desarrolle rasgos de agresividad, mientras en demasiadas ocasiones permanece atado, todo lo contrario a lo que ocurre en nuestro ámbito cultural.

Una raza que ha permanecido prácticamente inalterable durante miles de años y que desciende directamente del antiguo Mastín Tibetano, convirtiéndose en el perro gigante con el que villas y campamentos enteros se sintieron muy protegidos. En algunos pueblos también fueron usados como arma arrojadiza contra los enemigos y como custodia de prisioneros, evitando su huida.

El perro protector de los monasterios tibetanos se conoce por ser también una de preciada raza de trabajo para los antiguos pastores nómadas que habitan el Himalaya. Desgraciadamente, tan majestuosa raza, estuvo al borde de la extinción cuando el Tibet fue invadido por China, allá por los años 50 del siglo pasado.

La suerte quiso que en ese momento bastantes ejemplares de este impresionante perro llegaran a Nepal y a la India, lugares donde la raza comenzó a desarrollarse de nuevo. Su popularidad en Occidente creció en el momento en que otros de estos perros fueron exportados a Estados Unidos e Inglaterra.

La primera mención histórica que se conoce de tan poderoso can la efectuó Aristóteles, quien vivió del 384 al 322 a. C., si bien poco se sabe sobre el origen real de la raza. Más tarde, sería alabado por Marco Polo quien, durante sus viajes a Asia, en torno al 1.271 d.C., quedó prendado de estos perros a los que adulaba por su gran tamaño y fuerza.

Mucho después, en el año 1.847, la Reina Victoria de Inglaterra abrió las puertas de Europa a un magnífico ejemplar de Dogo Tibetano, cuyo impacto hizo que unos años más tarde, en 1.898, fuera registrada en el zoo de Berlín la primera camada de Mastines Tibetanos del viejo continente.

Características y rasgos físicos

Con una altura a la cruz de 66 centímetros y un peso que oscila entre los 50 y los 75 kilos este perro de apariencia solemne y seria, como indica su estándar, es también pesado, potente y de buena osamenta

Su cabeza es pesada, ancha y fuerte y su cráneo es macizo y ligeramente redondeado. Sus ojos son ovalados y medianos, de tonalidad acorde al manto, aunque mejor cuanto más oscuros. Algo separados, cuentan con párpados bien adheridos que le confieren expresión digna.

Su nariz es ancha y su color depende también de la tonalidad del perro, si bien ha de ser lo más oscura posible y bien pigmentada. Su protuberancia occipital es bastante pronunciada y su depresión naso-frontal o stop está bien definido.

Su hocico es cuadrado y ancho. Sus mandíbulas son fuertes con una perfecta mordida de tijera, si bien se acepta igualmente la mordida en pinza. Sus labios están bien desarrollados y cubren la mandíbula superior.

Su cuello es fuerte, arqueado y bien musculoso y apenas debe tener papada. Sus orejas son triangulares, medianas, colgantes y caídas hacia adelante cuando el perro está en reposo. Cuando está alerta, las lleva levantadas. Su espalda es musculosa y recta. Su pecho es profundo y moderadamente amplio. Su cola, de inserción alta, es mediana-larga y la lleva enroscada hacia un lado, sobre la espalda.

Color y pelaje

Su asombroso pelaje está compuesto por pelo hirsuto y espeso, menos tupido en el caso de las hembras. La doble capa de pelo que exhibe el Dogo Tibetano le sirve para protegerse de las durísimas condiciones climatológicas del Tibet. Mientras que la capa externa es gruesa, áspera y de pelo no demasiado largo, la capa interna es lanosa y densa en la época fría, para convertirse en un pelo ralo cuando llega el calor.

El color de su pelaje es negro con marcas de fuego o sin ellas, azul con marcas de fuego o sin ellas, dorado o sable. Es aceptable una estrella blanca en el pecho y unas mínimas marcas blancas en los pies.


Temperamento

Si te llama la atención esta raza al punto de que estés pensando en convertir a uno de sus ejemplares en tu noble amigo canino, tienes que conocer de antemano que en España hay poquísimos Dogos del Tibet, lo que es algo que quizás hayas constatado, debido a que probablemente nunca te has cruzado con uno de ellos por la calle.

Ni que decir tiene que este perro no vas a poder adoptarlo porque no es un animal que encuentres en protectoras de animales ni instituciones similares, al ser prácticamente desconocido en nuestro país.

Aunque nadie duda que adoptar es la opción más aconsejada para hacerte con un animal, pues muchos de ellos resultan abandonados con el tiempo, como fruto de la irresponsabilidad de sus caprichosos dueños, en el caso del Mastín Tibetano sería bastante extraño que encontraras uno a tu disposición en esas circunstancias.

Queremos que conozcas un dato: el perro más caro del mundo es un Dogo del Tibet, una auténtica mole canina que parece valer “su peso en oro” ya que en el año 2014 uno de sus ejemplares se vendió por la friolera cantidad de ¡cerca de 2 millones de dólares!, lo que a nuestro entender supera toda la lógica.

Su compra se habría efectuado por un empresario chino cuya identidad se desconoce, probablemente relacionado con el mundo de la construcción, y que tendría la pretensión de dedicarse a la cría de estos perros en el futuro.

Como no podría ser de otra manera, en su momento trascendió que se trataba de un bellísimo ejemplar, inusual y del que se decía que por sus venas corría “sangre de leones”, lo que es más que cuestionable y probablemente responda a las técnicas de marketing que en su día rodearon a tan inusitada venta.

Todo un “lujo asiático”, que rezuma exclusividad por los cuatro costados y que revolucionó el mundo de las mascotas por lo desorbitado de sus cifras. No en vano, alrededor de esta fascinante especie canina parece haberse creado una auténtica “burbuja especulativa”, bastante indeseable si consideramos que de lo que estamos hablando no es de una mercadería “chic”, sino la vida de unos animales que no debieran ser objeto de millonarias transacciones económicas.

Evidentemente, esto no quiere decir que todos los perros de esta raza que muchos califican como de verdaderos “mitos vivientes”, dada su antigüedad y su carácter misterioso, casi místico, cuesten esta cifra, ni nada parecido, pero nos parece oportuno que estés al tanto de tal curiosidad.

Si hay un adjetivo para calificar a este sorprendente can es el de independiente, a la par que protector y leal con su familia humana de adopción. Sin ser un perro demasiado apegado, sí disfruta mucho de la compañía de sus familiares a los que protegerá a cualquier precio.

El que fuera el animal preferido de los lamas puede cambiar tu vida para bien, convirtiéndose en tu sombra protectora, si bien antes de tomar una decisión definitiva has de valorar si estás en condiciones de afrontar el importante desembolso económico que lleva aparejada la compra de un perro de gran tamaño.

Es importante que sepas que solo para alimentación deberás destinar una elevada cantidad de dinero todos los meses, pues un perro de este tamaño ingiere sacos de pienso a la velocidad del rayo.

Además, y a diferencia de otros perros muy grandes, el acicalamiento de este animal también es un aspecto a contemplar, pues su deslumbrante manto requiere para lucir como merece tanto de tu dedicación como de productos específicos que le saquen todo el partido posible, ya que si tienes un perro así de llamativo, vas a querer presumir de él.

Otra de las cuestiones que debes tomar en consideración es que este can precisa largos paseos y ejercicio cada día, por lo que deberás contar con tiempo suficiente para poder acompañarle.

Para que durante estos paseos todo transcurra con la normalidad debida, deberás someter a tu Mastín Tibetano desde cachorro a una intensa y adecuada socialización que le permita aceptar con naturalidad la cercanía de otras personas y animales a los que no debe considerar en ningún caso una amenaza.

Piensa que la educación de un animal de esta envergadura es toda una responsabilidad que recae sobre ti, pues al llevarle a vivir contigo cuando aún es solo un cachorro, le estás privando de la posibilidad de que aprenda por imitación de su familia biológica.

Relación con los niños

Amigable y dócil con los niños de la casa, desplegará con ellos todo su instinto protector, convirtiéndose en un buen compañero para ellos, aunque es muy recomendable la supervisión de los juegos entre este grandullón y los chiquitines de la casa por parte de un adulto, pues su desmesurado tamaño va a hacer que en más de una ocasión tus hijos acaben en el suelo.

Considerado como un perro estable, a menudo resulta más testarudo de lo que parece, rasgo que habrás de trabajar con él a nivel a fin de que matice esta conducta.

Cuidados básicos

Ya hemos hecho mención a que enriquecer tu vida con la presencia de uno de estos sensacionales canes, tiene un precio. Piensa que no deberías plantearte su adopción a menos que cuentes con una casa amplia, dentro de la cual pueda moverse sin dificultad, pues a este perro le gusta incorporarse a la rutina del interior del hogar.

Además, dadas sus altas necesidades de ejercicio, que obedece a que este tipo de canes tienen que canalizar toda su energía, tu casa deberá contar también con un buen patio o jardín en el que pueda moverse a su antojo y en la que no sería descabellado que colocaras una gran caseta en la que pudiera guarecerse en aquellos ratos que le apetezca.

En cuanto a su cama, también deberá ser acorde a sus grandes dimensiones, debiendo disponer de un espacio dentro de la casa en la que colocarla sin que suponga un obstáculo para el resto de la familia.

Si además te planteas transportarlo en coche, tendrás que contar con un automóvil grande que además tenga un maletero espacioso. No olvides anclarle adecuadamente al asiento trasero para que no tenga acceso al conductor.

Higiene dental

Ten mucho cuidado de no cometer el error de cuidar meticulosamente la apariencia de tu Dogo del Tibet, manteniendo resplandeciente su mano, pero de descuidar su higiene dental, pues un perro con una boca limpia tendrá muchas más posibilidades de estar sano que otro que no la tenga.

En contra de lo que muchos puedan pensar, la limpieza dental no solo evita enfermedades bucales sino también renales, hepáticas y hasta cardíacas, por lo que el cepillado dental periódico de tu mascota debe ser abordado desde cachorro como un hábito más de tu rutina diaria.

Baño y secado

La labor de bañar y secar a un perro gigante no es cuestión baladí. Meter en la bañera a un perro de tamaña envergadura al que además es posible que esta práctica desagrade, requiere destreza y grandes dosis de paciencia.

Si la situación te sobrepasa, siempre puedes acudir a un centro de estética canina en el que te devuelvan a un sedoso y perfumado perro que poco tenga que ver con el que les confiaste un rato antes.

Tendrás que cepillar y alisar el pelaje de tu Mastín Tibetano al menos 4 veces por semana, evitando la formación de nudos en el precioso manto de este peculiar perro.

Vacunas y tratamientos antiparasitarios

Por muy grande que sea tu perro, el daño que pueden causar los diminutos virus y bacterias en su organismo puede llegar a ser gravísimo, por lo que atender adecuadamente a su calendario de vacunaciones es una de las obligaciones que no puedes dejar de lado bajo ninguna circunstancia.

El denso pelaje del Dogo Tibetano se convertirá en objetivo principal de parásitos procedentes del exterior así como de otros perros, por lo que deberás tener la precaución de colocarle las pipetas o collares antiparásitos que el veterinario te recomiende, ya que si permites que estas formas de vida se cobijen en su gran cantidad de pelo, tu fiel amigo gigante podría salir muy perjudicado.

Enfermedades más comunes

El Mastín Tibetano es un perro muy robusto que no es conocido por enfermedades específicas de la raza que sean graves, si bien pueden padecer algunas de las propias de los perros gigantes como la displasia de cadera, el hipotiroidismo, los problemas neurológicos y el entropión.

Como dato que indica lo primitivo de esta raza, queremos apuntar un rasgo que comparte con los lobos y es que las hembras solo tienen un celo al año, lo que las diferencia de las del resto de las razas caninas.

No olvides que es fundamental que tu mascota visite como mínimo una vez todos los años la consulta veterinaria, para que se le efectúe un buen chequeo a fondo que te permita tener la tranquilidad de que su salud está en buenas manos.

Adiestramiento

Convivir con un Dogo del Tibet supone que ambas partes tengáis claras las reglas del juego desde el primer momento. Tú deberás ser ese educador amable y considerado, pero al mismo tiempo firme y coherente, dando en todo momento muestras de la suficiente seguridad para que el animal te considere ese admirable líder alfa de la manada al que no le costará obedecer, pues contarás con todo su respeto.

Indudablemente un perro de este poderío físico no es un animal que esté hecho para cualquiera y mucho menos para dueños novatos atraídos únicamente por la excentricidad de contar con un perro único, con el que nunca llegarían a hacerse.

Piensa en el monumental lío en el que podrías meterte si no tienes experiencia previa con perros o si eres una persona a la que le resulta complicado el ejercicio de la autoridad. También tienes que reflexionar sobre si tienes la suficiente fuerza física para poder controlar a un perro como el Mastín Tibetano en caso de necesidad.

Parte de la base de que tendrás que pasear por la calle con un perro que además va a llamar la atención de todo aquel con el que te cruces y que no puedes permitir que se convierta en un verdadero “peligro en potencia” en plena vía pública. No pierdas de vista que podrías dar a alguien un susto colosal si tu perro reacciona de un modo agresivo ante la presencia de personas u otras mascotas.

En cuanto a la forma de adiestrarle, también tienes que tener prevista la posibilidad de que te hiciera falta ayuda profesional en caso de que tu forma de adiestrar a tu Mastín Tibetano no arrojara los resultados esperados.

En principio, si haces bien las cosas desde el mismo momento en que el cachorro llegue a tu casa y sabes mantener un “NO” a toda costa, educándole convenientemente en las normas básicas de obediencia, no habría razón para que tengas problemas, aunque lo cierto es que en esta raza, como en cualquier otra, puedes encontrar algún ejemplar con un comportamiento atípico, que sepa cómo ponerte las cosas especialmente difíciles.

Adiestra a tu Dogo Tibetano siempre en positivo pues está demostrado que los austeros y rígidos métodos de adiestramiento tradicionales, no lograban más que acrecentar la timidez de los perros, haciéndolos miedosos y huidizos. Como normal general, esto daba como resultado canes impredecibles que se volvían agresivos con más facilidad de la debida, tan pronto cómo se veían superados por cualquier situación.

En su lugar, deberás estimular a tu Mastín Tibetano con una serie de recompensas que sean de su agrado y que le haga querer repetir una y otra vez ese comportamiento que sabe que tú deseas y que tiene como contrapartida desde deliciosos snacks (teniendo cuidado de que el perro no engorde), hasta caricias, mimos, halagos y todo tipo de cariños que le reconforten al máximo.

Pin
Send
Share
Send
Send