Animales

Bañar a un gato es bueno?

Pin
Send
Share
Send
Send


Los gatos, además de ser animales extremadamente limpios que se acicalan continuamente con la ayuda de su lengua, acostumbran a mostrar hostilidad ante el contacto de su cuerpo con el agua. Ese es el motivo por el que en ocasiones se recomienda el uso de espumas de lavado en seco, que puedes adquirir en tiendas de animales especializadas y que, combinadas con un correcto cepillado para eliminar el pelo muerto, pueden ser una excelente opción para mantener su higiene en estado óptimo.

Pese a ello, existen determinadas circunstancias que pueden provocar que sea necesario bañar a un gato. Entre ellas, cabe destacar su raza o características (pelaje largo), la necesidad de una desparasitación mediante un champú adecuado, la presencia de alguna patología relacionada con la piel, o incluso la eliminación de suciedad puntual concentrada (grasa, orín, tierra…).

​¿CADA CUÁNDO SE BAÑA A UN GATO?

​También es cierto, que si consigues acostumbrar a tu gato al baño desde que es un gatito (a partir de los 2 meses de edad), el contacto con el agua no necesariamente debe resultarle desagradable. Si éste es tu caso, y tu gato no suele salir al exterior, una frecuencia de lavado mensual es suficiente.

​¿CÓMO BAÑAR A UN GATO?

​Para llevar a cabo el baño a un gato, deberás tener tacto y paciencia. Aunque a tu gato le guste el agua, cualquier movimiento brusco puede generarle estrés y complicar la actividad. Puedes usar la bañera, o un recipiente que se ajuste a su tamaño. Es conveniente que coloques una alfombrilla en la superficie para evitar que tu gato se resbale con las uñas. Utiliza agua tibia (30 grados) y un champú específico para felinos. Éste último punto es muy importante, porque los champús para humanos, aunque sean neutros, no respetan el PH de la piel de los gatos. Antes de empezar, deja correr el agua unos segundos para que tu gato se acostumbre al sonido.

Durante el bañado, evita el contacto del agua con sus orejas y ojos. De esta manera, disminuirás el riesgo de que desarrolle infecciones a posteriori. Comienza mojando la parte inferior de su cuerpo con la mano o la ayuda de una esponja suave, y ves ascendiendo poco a poco. Con esta técnica, conseguirás aumentar su confianza y hacer más fácil el proceso. Enjabónalo mientras lo acaricias, y deja que el champú actúe durante unos minutos. Finaliza el proceso aclarando su cuerpo con abundante agua para eliminar restos de jabón, que podrían incomodarlo durante sus rutinas de aseo diario.

Una vez finalizada la tarea, sécalo con una toalla, con mucho mimo y cuidado. Si es invierno, también puedes utilizar un secador para acelerar el secado, aunque el ruido que produce suele generarles inquietud y ansiedad. Puedes probar con un secador silencioso. Acércaselo con moderación, y deja que lo toque para que se familiarice con él.

Cuando hayas conseguido que esté totalmente seco y tranquilo, puedes darle un último cepillado para que su pelaje resulte brillante y uniforme.

¿Es necesario bañar a un gato?

La respuesta a esta pregunta depende de cada animal, y es que los veterinarios dicen que realmente no es necesario bañar a un gato si este está sano y tiene un buen aspecto, al menos, no de forma regular sino solo cuando sea estrictamente necesario, ya que si bañamos frecuentemente a nuestro felino, es posible que pierda los aceites esenciales que contiene su pelaje y encima, le provoquemos una experiencia traumática. Así que bañar a un gato no es en absoluto necesario, pero es bueno si lo necesita. Además, los felinos son uno de los animales más higiénicos que existen, ya que se pasan la mayor parte del tiempo aseándose pasando su lengua por todo el cuerpo, así que si tu gato tiene el pelo corto y encima es de interior, con un buen cepillado regular casi siempre será suficiente.

Por todos es sabido la frase típica de que los gatos odian el agua pero esta afirmación es incierta, ya que todo es cuestión de acostumbrarlos. Al igual que pasa con otro animales, tú puedes educar a un gato desde pequeño y acostumbrarlo a bañarse y a tener contacto con el agua, eso sí, lo ideal sería empezar a bañarlo a partir de los 2 o 3 meses de edad que es cuando ya se le han puesto las vacunas pertinentes y está en plena etapa de socialización, para que no se enferme y aprenda que el agua no es "mala". Si tienes que acostumbrar a bañar a un gato adulto te será mucho más complicado.

Asimismo, también existen algunas razas de mininos que les gusta el agua como el gato bengalí que no tienen ningún problema en jugar con el agua y son unos excelentes nadadores. Pero obviamente, de estas razas solo hay algunas excepciones. Sin embargo, es posible acostumbrar a un gato a bañarlo en casa sin que salga corriendo y sin que tenga una experiencia negativa.

¿Cuándo bañar a un gato?

Lo hayas o no acostumbrado a bañarse, existen algunas situaciones extraordinarias en las que puede que sea necesario bañar a un gato:

  • Si has acogido a un gato callejero cachorro o adulto y está sucio.
  • Si tu gato padece alguna alergia o tiene alguna infección en la piel.
  • Si tu felino ha sufrido un golpe de calor o simplemente hace muchísimo calor en el ambiente.
  • Si tu minino tiene el pelo largo o semi-largo, y no puedes desenredarlo con un cepillo o tiene la piel grasa.
  • Si tu gato tiene pulgas y tienes que eliminarlas con un champú especial.
  • Si tu gato tiene tiña que afecta al pelo, a la piel y a las uñas.
  • Si tu felino se ha ensuciado con algún producto, sobre todo si es químico o tóxico, que no se pueda quitar el mismo y/o con ayuda de las toallitas húmedas.
  • Si tu minino ha dejado de asearse por alguna razón.

Solo en estos casos será realmente necesario bañar a un gato, sino bastará con su misma higiene diaria, cepillados más o menos regulares dependiendo del tipo de pelaje que tenga y también, puedes utilizar toallitas húmedas empapadas de champús en seco específicos para respetar el ph de la piel de los gatos para quitar determinados restos de suciedad sin llegar a darle un baño.

Consejos para bañar a un gato adecuadamente

Antes de bañar a un gato es importante que tengamos en cuenta una serie de pautas que es mejor seguir para hacerle la experiencia lo más agradable posible.

El primer baño de los gatos es siempre el peor porque todo es desconocido para ellos y no saben qué les espera en ese momento, así que es muy importante que nosotros estemos calmados, seamos pacientes, y no hagamos ruidos bruscos ni alcemos la voz al hablar para no alterar ni poner más nervioso aún a nuestro minino. Debes acariciarlo y tratarlo con mucho cariño en ese momento.

También si es posible pídele ayuda a alguien familiar para tu felino para que te ayude a bañarlo y sostenerlo si es necesario. Además procura llenar la bañera o el recipiente que vayas a utilizar con agua tibia y antes de que metas a tu gato, ya que el ruido del agua saliendo a chorro por el grifo puede poner aún más nervioso a tu minino y hacer que se ponga agresivo. Asimismo, también puedes colocarle una toalla para que clave las uñas en el fondo de la bañera si quiere.

Utiliza un champú específico para gatos para no dañar la piel ni el pelaje de tu mascota y báñalo de forma suave procurando no tocarle toda la zona de la cabeza ni acercándote mucho a él para que no te arañe la cara si se tensa. Una vez lo hayas enjabonado y aclarado bien, saca a tu gato mojado y sécalo con una toalla lo mejor que puedas para quitarle el máximo de humedad. Si crees que tu gato va a tolerar bien el ruido del secador, entonces ponlo a una temperatura y una potencia media y empieza a secarle el pelo desde una distancia prudente.

Cuantas antes lo hagas y más veces le des un baño a tu gato, más probabilidades hay de que le acabe gustando la experiencia y más fácil será para todos, así que no tengas miedo y déjate de preguntar si bañar a un gato es bueno o malo porque todo depende de muchos factores.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Bañar a un gato es bueno?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Cuidados básicos.

por Veterinaria Daniela Peñaranda

Daniela Peñaranda te explica en qué momentos debe ser necesario un baño para tu felino y cuáles son los consejos para hacerlo correctamente y evitar rasguños.

La respuesta de la veterinaria es todo depende del gato que tengas, pero sobre todo de su pelaje. Si tienes un gato de pelo corto que no sale de la casa, probablemente no va a necesitar el baño, pero si tienes uno de pelo largo o que sale de la casa, seguramente necesitará de la ducha al menos una vez al mes.

El baño del gato se hará para remover células muertas, limpiar el pelo y la piel, pero sobre todo para eliminar parásitos externos como pulgas o garrapatas. Es clave que los animales se acostumbren desde cachorros al agua, ya que esto hará que cuando sean adultos esta actividad sea menos estresante para todos.

Una de las recomendaciones que hace la experta es que si los vas a mandar bañar, lo hagas en lugares donde solo lo hagan con gatos, ya que si ven perros en el mismo sitio se podrían estresar. Incluso, si puedes pide el baño a domicilio.

Otra de las recomendaciones es que le cortes las uñas un día antes, aunque si es un gato adulto que nunca se ha bañado, lo mejor es que dejes esto en manos de un profesional.

Lo importante siempre será el trato y la manera en que cepillan al animal, se debe tener especial cuidado con la zona del abdomen y del pecho porque esa piel es muy sensible y por lo general a los gatos no les gusta que les toquen ahí.

Si quieres saber más, no dejes de ver el video completo.

Pin
Send
Share
Send
Send