Animales

Cómo afecta el moquillo en gatos?

Pin
Send
Share
Send
Send


¿Sabías que existen remedios caseros para el resfriado del gato? Los felinos son propensos a las enfermedades respiratorias, la más común el resfriado.

¿Has visto a tu gatito menos activo de lo normal, buscar calor, lagrimear y estornudar? Seguramente, esté resfriado.

Es un problema leve aunque no por ello menos importante. A continuación desde ExpertoAnimal te informamos sobre el resfriado en gatos y los remedios que puedes ofrecerle en casa, antes de acudir al veterinario.

El resfriado en felinos

Esta enfermedad respiratoria puede ser simple y pasajera, pero si no ayudamos a nuestro compañero a superarla tratándole los síntomas puede haber complicaciones y acabar dándose enfermedades secundarias de las vías respiratorias. Para el resfriado no hay una cura directa, es decir, se cura dejando que el virus haga su proceso y padeciendo los síntomas de la forma más llevadera posible hasta que la enfermedad termina, generalmente, en unos 10 días. Al tratarse de una enfermedad leve podemos intentar seguir un tratamiento sintomático desde casa, pero siempre teniendo en cuenta que si nuestra mascota empeora en seguida debemos acudir al veterinario.

Esta enfermedad en gatos no tiene nada que ver con la que se da en humanos, por lo que no nos podemos contagiar mutuamente.

El resfriado suele darse en los meses de invierno debido a las bajas temperaturas, pero también es muy común durante los meses de calor debido a las corrientes de aire y los cambios de temperatura bruscos. Como la mayoría de enfermedades respiratorias que se dan en los gatos el resfriado, así como el virus de la gripe felina, son enfermedades altamente contagiosas entre ellos. Debido a esto si detectamos que uno de nuestros felinos domésticos se encuentra en proceso de resfriado y convive con más, deberemos aislarlo lo máximo posible durante el proceso viral y sobre todo lavarnos bien las manos antes y después de estar con él.

En gatos adultos y sanos el procesodurará alrededor de 10 días, pero en gatitos pequeños, madres lactantes, individuos enfermos y ejemplares viejos, un simple resfriado puede complicarse y derivarse a problemas más graves como por ejemplo una neumonía. Por esto recomendamos que si su gato cumple el perfil de alguno de los ejemplares más débiles ante un resfriado, llévelo directamente a su especialista veterinario de confianza. En cambio, si nuestro gato goza normalmente de buena salud y es adulto, podremos ayudarle en casa de forma más tranquila y económica, pudiendo ayudarle a superar el resfriado antes de los 10 días de media que suele durar el proceso.

El hecho de que nuestro amigo se resfríe nos indica que lo más probable es que haya estado bajo de defensasdebido a alguna carencia en su alimentación. Por lo que deberemos reforzarle el sistema inmunológico y revisar que no tenga algún otro problema o enfermedad que pueda haberle causado la bajada de defensas.

La mejor prevención es seguir el calendario de vacunación que nuestro veterinario nos indique para nuestra mascota. Además siempre deberemos tener cuidado con las corrientes de aire y los cambios de temperatura bruscos.

Síntomas del resfriado en gatos

Para detectar si nuestro gato está resfriado debemos fijarnos en los síntomas, que por suerte son bastante evidentes y claros:

  • Respiración dificultosa
  • Secreción nasal y ocular
  • Fiebre leve
  • Estornudos
  • Leve letargo
  • Leve pérd >

¿Cómo ayudar a mi gato a superar el resfriado?

Pasamos a explicar una serie de remedios y cosas básicas para tratar los síntomas tan molestos del resfriado de nuestro compañero enfermo. Pero tendremos presente que si hay que proporcionarle algún tipo de medicación es de extrema importancia que la recete e indique su dosis el veterinario, ya que hay que recordar que los gatos son muy sensibles a la medicación y corremos el riesgo de intoxicarlos si les subministramos medicamentos humanos y/o de la forma que a nosotros nos pueda parecer correcta, así que siempre debemos acudir al veterinario en estos casos.

Los cuidados y remedios que puedes darle a tu gatito enfermo de resfriado son:

    Tenemos que ayudarle a comer, ya que por sí mismo comerá muy poco o nada deb >

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Remedios caseros para el resfriado del gato, te recomendamos que entres en nuestra sección de Remedios caseros.

¿Qué es el moquillo?

El moquillo, conocido también como panleucopenia felina, es una enfermedad transmitida por un virus que ataca y mata a las células que se dividen rápidamente, como las que se encuentran en el intestino o en la médula ósea. De este modo, el animal se debilita, llegando a presentar los siguientes síntomas:

  • Pérdida de apetito y de peso
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Secreción nasal
  • Diarrea con o sin sangre
  • Fiebre
  • En casos graves, puede tener convulsiones, y/o empezará a morderse partes de su cuerpo.

Es una enfermedad común en gatitos que tienen menos de cinco meses, y en aquellos que todavía no se han vacunado.

¿Cómo se contagia?

Un gato puede contagiarse si la sangre o cualquier tipo de secreción de otro felino entra en contacto con él. El virus se elimina a través de la orina, heces o secreciones nasales, por lo que si convives con dos o más peludos, es muy importante que los mantengas separados hasta que se hayan curado.

Tratamiento del moquillo

Al no haber medicamento que elimine el virus, el tratamiento consiste en reducir los síntomas que presenta el gato, desde la clínica o el hospital veterinario puesto que existe un riesgo muy alto de que fallezca.

Allí, le administrarán sueros para mantenerlo hidratado, y antibióticos para las infecciones.

¿Cómo cuidar a un gato con moquillo?

Además de darle el medicamento que necesite, tenemos que hacerle compañía y darle mucho cariño todos los días. Así, las posibilidades de que sobreviva aumentarán considerablemente. También es importante asegurarnos de que bebe abundante agua limpia. En el caso de que no quiera beber, se la daremos con una jeringa sin aguja.

Para evitar la pérdida de peso y los problemas que eso conllevaría, es necesario que coma alimentos de calidad, con un alto porcentaje de proteína animal (mínimo 70%) y sin nada de cereales ni subproductos. De este modo, podrá curarse poco a poco.

El moquillo es una enfermedad muy seria que ha de tratarse en cuanto aparecen los primeros síntomas. Si sospechas que tu amigo está enfermo, no dudes en llevarlo al veterinario.

La enfermedad del moquillo en gatos

La panleucopenia felina es una enfermedad vírica contagiosa de carácter grave que afecta especialmente a gatos cachorros o jóvenes y que, en la mayoría de casos, resulta mortal. El término "panleucopenia" hace referencia a un nivel anormalmente bajo de glóbulos blancos en sangre.

El agente causal de la enteritis infecciosa felina es un virus ADN del género de los Parvovirus (de la Familia Parvoviridae) que requiere células con gran actividad mitótica para replicarse. Crece a una gran velocidad, en las células renales del gato, lo que provoca inclusiones intranucleares en las mismas.

Hablamos de un virus especialmente resistente y estable, pues puede sobrevivir más de un año en interiores a temperatura ambiente. También resiste a la congelación y al tratamiento con diversos tipos de desinfectantes, entre los que se incluyen el éter, el cloroformo, el alcohol, el fenol, la tripsina, los diluyentes orgánicos yodados y los compuestos de amonio cuaternario. No obstante, puede destruirse en un minuto a 100 ºC.

Existen 2 formas de infección de la panleucopenia felina:

  1. Infección sistémica: se replica durante las primeras 18-24 horas y a partir del séptimo día se disemina por todo el organismo. Puede afectar a diversos tejidos, como el tejido linfoide, el tracto intestinal o la médula ósea. Daña zonas vitales para la defensa orgánica, lo que hace susceptibles a los individuos que la padecen a experimentar además una infección bacteriana secundaria.
  2. Infección uterina y del sistema nervioso: cuando se produce durante el primer tercio de la gestación puede provocar muertes fetales tempranas, reabsorción y nacimiento de animales muertos. Cuando se produce en el segundo o tercer tercio de la gestación puede causar hidrocefalia, hipoplasia del cerebelo y lesiones en la retina y en el nervio óptico.

Contagio del moquillo en gatos

La panleucopenia felina se desarrolla principalmente en gatos domésticos, aunque existen otros animales susceptibles a padecerlo. Si bien puede afectar a gatos de todas las edades, los felinos jóvenes son los más vulnerables, especialmente a partir de los tres meses de edad, momento en el que dejan de recibir los anticuerpos necesarios proporcionados por el calostro de la madre al lactar.

El virus de la enteritis infecciosa felina está presente en todas las secreciones de los animales enfermos, incluyendo la saliva, las heces, los vómitos y la orina, especialmente durante los primeros estadios de la enfermedad. También puede localizarse en la sangre del animal infectado.

Las vías de contagio del moquillo felino son:

  1. Contacto directo entre gatos enfermos y gatos susceptibles.
  2. Material contaminante en la comida, las camas, la jaula, la ropa.
  3. Transmisión mediante vectores, como pulgas y garrapatas.

Además, los gatos recuperados pueden transportar el virus en sus tejidos durante meses, convirtiéndose en portadores subclínicos, a la vez que eliminan los restos del virus en heces y orina hasta 6 meses. Los gatos infectados desde el nacimiento pueden contener el virus del moquillo felino en los riñones durante más de un año.

Factores de riesgo de la panleucopenia felina

Son especialmente vulnerables aquellos felinos que viven en refugios o casas de acogida, donde el tránsito de animales es muy elevado. También lo son aquellos gatos que viven en hogares con diversas mascotas y los que tienen acceso al exterior y pueden entrar en contacto con felinos infectados.

¿El moquillo en gatos se contagia a perros?

Aunque los términos utilizados son similares, el moquillo canino y el moquillo felino no están provocados por el mismo virus. Por tanto, el virus del moquillo en gatos no se contagia a perros. Además, tampoco se contagia al ser humano. No obstante, aún actualmente se discute el hecho de que la enteritis infecciosa felina sea el virus a partir del cual se desarrolló el parvovirus canino. También presenta una gran similitud con el virus de la enteritis del visón.

Síntomas del moquillo en gatos

Existen diversos síntomas que pueden indicarnos que algo no marcha bien, por ello, a continuación repasaremos los síntomas de la panleucopenia felina más frecuentes. No obstante, recuerda que estos síntomas pueden presentarse también en otras de las enfermedades más comunes de los gatos.

Los síntomas del moquillo en gatos son:

  • Fiebre: el gato puede experimentar durante 24 horas fiebre entre los 40 ºC y los 41 ºC. Generalmente desciende y vuelve a subir.
  • Depresión: podemos adveritr que el gato está apático, triste o desanimado.
  • Vómitos: al principio observaremos que los vómitos contienen restos de comida pero, a medida que la enfermedad avanza, se convertirán en vómitos espumosos, de color blanco-amarillento.
  • Diarrea: aparece tras superar el período febril, entre dos y cuatro días después. Observaremos heces líquidas de color negro, resultado de la sangre digerida. En este momento la enfermedad se encuentra en un estadio avanzado.
  • Deshidratación y pérdida de peso: causado principalmente por los vómitos y la diarrea.
  • Anorexia: el gato rechaza cualquier tipo de alimento.

También podemos observar que el gato, a consecuencia del dolor y de la fiebre, adopta ciertas posturas para encontrarse mejor, colocando así el abdomen sobre una superficie fresca. Así mismo, es muy probable que se resista a la palpación abdominal, muestre las encías amarillas (ictericia) y diarrea sanguinolienta.

La presentación de uno o varios de los síntomas descritos son motivo de consulta, por ello, si has advertido que tu felino muestra alguna de estas señales no dudes en acudir al veterinario. A continuación hablaremos de las pruebas veterinarias que pueden confirmar la presencia del virus de la panleucopenia felina.

Diagnóstico del moquillo en gatos

En la clínica veterinaria el especialista realizará las pruebas necesarias para confirmar la presencia del virus del moquillo felino. Además de preguntarnos sobre la sintomatología del animal, se fijará en su aspecto. Es probable que tras los síntomas descritos el gato muestre restos de heces y vómitos en el manto. También podrá observarse palidez de las mucosas, ojos hundidos, deshidratación extrema, depresión y hasta secreción nasal.

Para confirmar que el gato padece panleucopenia felina lo más común es realizar un análisis hematológico que ayude a medir los glóbulos rojos, los glóbulos blancos y las plaquetas. También es posible que solicite un análisis bioquímico para evaluar los niveles de proteínas séricas normales, los niveles de glucosa o los incrementos en las enzimas ALT y AST. El método de diagnóstico menos utilizado para el moquillo en gatos es la serología.

En ocasiones también se utiliza el test ELISA (común en el diagnóstico del parvovirus canino) para confirmar la enteritis infecciosa felina. No obstante, se debe tener en cuenta que no está específicamente fabricado para diagnosticar el moquillo felino y que puede producirse un falso positivo tras 5-12 días de la vacunación del gato.

Pronóstico de la panleucopenia felina

El pronóstico solo puede ofrecerlo un veterinario y generalmente es reservado. No obstante, se estima que cuando un animal es capaz de sobrevivir más de cinco días a la infección se recupera. Aún así, la convalecencia del felino puede durar diversas semanas e incluso meses.

La mortaldad en los gatos adultos mayores de 5 años ronda el 50 - 60% mientras que en gatos menores de 6 meses se sitúa alrededor del 90%. Como podemos observar es una enfermedad con un alto índice de mortaldad.

Remedios caseros para el moquillo en gatos

Una vez recibida el alta veterinaria podremos llevar el gato a casa, sin embargo, debemos seguir ofreciéndole ciertos cuidados, con el objetivo de mejorar su calidad de vida. Puesto que no existe un tratamiento casero para el moquillo en gatos, mencionaremos algunos remedios naturales que sí pueden ayudarle en este momento tan delicado:

  • Bajar la fiebre: podemos aplicar compresas frías en el vientre del animal o, directamente, envolverlo con una toalla humedecida que esté muy bien escurrida. La dejaremos uno o dos minutos como máximo. También será importante animarle a beber para mantenerle hidratado, que a su vez ayudará a bajar la fiebre.
  • Evitar la deshidratación: le animaremos a beber, aunque no grandes cantidades de golpe. Puede ser interesante adquirir una bebida enriquecida con electrocitos (de venta en farmacias). Si el felino se niega a beber podemos utilizar una jeringa sin punta para administrar lentamente la bebida en su boca.
  • Controlar los vómitos: tras el vómito retiraremos el alimento, al menos, durante 12 horas. Después le ofreceremos una dieta blanda, preferiblemente comida húmeda gastrointestinal de prescripción veterinaria.
  • Estimular el apetito: para incentivar la ingesta podemos calentar la comida ligeramente, mezclarla con agua o caldo (sin sal, cebolla o ajo) y untar pequeñas porciones suavemente en sus dientes para que la ingiera. También podemos probar con otros alimentos que resulten más apetecibles, como carne y pescado hervidos, siempre con precaución de retirar las espinas o huesos.
  • Mejorar su estado de ánimo: debemos dedicarle para que su estado de ánimo mejore y aumente así su bienestar, lo que influirá directamente en una mejor recuperación. Podemos acariciarlo, masajear su cuerpo con suavidad o hablarle, en definitiva, pasar tiempo con él.

Antes de aplicar cualquiera de los remedios mencionados recomendamos consultar con el veterinario para garantizar que no afectan de modo alguno al tratamiento prescrito por el especialista.

¿Cómo prevenir el moquillo en los gatos?

La prevención es clave para evitar que nuestro felino contraiga el virus de la panleucopenia felina. Los gatos cachorros que no hayan recibido el calostro de la madre no estarán protegidos, por lo que conviene aislarlos del exterior y extremar las medidas de higiene hasta el momento de empezar el calendario de vacunas del gato.

La primera dosis de la vacuna se inocula a los dos meses de edad y posteriormente se realizan tres recordatorios, aunque debemos resaltar que la vacunación puede variar según el país. A partir de entonces se deberá vacunar al gato anualmente para garantizar que su organismo disponga los anticuerpos necesarios.

La desparasitación del gato es otro método de prevención importante a la hora de luchar contra el moquillo felino, pues ciertos parásitos externos pueden actuar como vectores de la enfermedad y transmitirla a nuestros gatos. Consultaremos con el veterinario para que nos prescriba los productos más adecuados.

Para terminar queremos ofrecerte cinco consejos básicos que debes seguir si tienes un gato que se está recuperando de un cuadro de panleucopenia felina:

  1. Evita introducir un segundo gato en el hogar, al menos, durante un año.
  2. Ofrécele alimento de calidad que sea de fácil asimilación.
  3. Deja a su alcance agua fresca y limpia. No olvides renovarla regularmente.
  4. Limpia de forma regular el hogar y ofrécele un ambiente cómodo y agradable.
  5. Asegúrate que reciba todo el cariño y el apoyo que requiere en este momento.

¿Añadirías algún consejo más? ¿Te has quedado con alguna duda? Si tu también estás pasando por esta situación no dudes en dejar tu comentario y compartir tu experiencia.

¿El moquillo en gatos es contagioso a humanos?

Este virus es muy contagioso entre gatos, sin embargo, no se transmite a personas ni a otros animales, por lo que no debemos preocuparnos por padecer FPV. Podemos manipular a nuestro felino y ofrecerle los mejores cuidados con la tranquilidad de saber que no nos vamos a infectar.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a El moquillo en gatos - Contagio, síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra sección de Enfermedades víricas.

Pin
Send
Share
Send
Send