Animales

Mi gato no puede defecar ni orinar - Causas y soluciones

Pin
Send
Share
Send
Send


Al igual que los seres humanos, los gatos tienen necesidades biológicas. Y cuando tienen que ir, simplemente tienen que hacerlo. ¿Pero qué pasa cuando tu gato o gatito no está defecando correctamente?

Es un problema bastante común entre los padres de mascotas que los gatos orinen fuera de la caja de arena o tengan diarrea.

Pero cuando los gatitos no hacen caca (o no pueden), es mucho más raro.

Lo normal cuando son pequeños es que hagan sus cositas en el primer sitio que les guste, hasta que aprendan a usar la caja de arena.

¿Por qué mi gatito no hace caca?

Si tu gatito no ha hecho sus cosas, por ejemplo, durante 24 horas o más, puede deberse a los siguientes motivos:

  • Desparasitación reciente
  • Esterilización reciente
  • Ansiedad de separación
  • Nuevo entorno
  • Problemas de salud

Si tu pequeñín ha sido recientemente desparasitado o esterilizado o castrado, es completamente natural que no defeque en el transcurso de las siguientes 24 horas.

La mayoría de los gatitos sufren de ansiedad cuando se separan de sus madres o sus hermanos, o simplemente de sus antiguos dueños. No puedes forzar a un gato a que le guste instantáneamente su nueva casa o apartamento y su nueva familia. No importa cuánto amor y devoción muestres a tu mascota, tienes que ser paciente hasta que se acostumbre.

El nuevo entorno abrumará sus sentidos. Además de negarse a hacer sus cosas probablemente también querrá esconderse de ti.

Finalmente, tu gatito podría no estar defecando debido a un problema de salud no diagnosticado. Si pasa un par de días así, debes llevarlo al veterinario.

¿Por qué mi gatito no puede defecar ni orinar?

En primer lugar vamos a tratar el caso de gatos bebés que no defecan ni orinan. Los gatitos menores de 3-4 semanas no saben alimentarse solos. Además, son gatos que no pueden defecar ni orinar sin ayuda. Por ello, deberían estar con su madre y, si encontramos abandonado alguno, seremos nosotros los que deberemos dispensarle los cuidados maternos necesarios. Así, sdemás de alimentarlos con biberón, después de cada toma tendremos que frotarles los genitales con una gasa o algodón humedecido, imitando la lengua de su madre. Este masaje es el que hace que el gatito orine y defeque. Para más detalles, no te pierdas nuestro artículo "Cómo ayudar a un gatito a defecar".

¿Cuántos días puede estar un gato bebé sin defecar ni orinar?

Si cuidamos de uno de estos pequeños podemos tener la duda de cuántos días puede estar el gato bebé sin defecar. La respuesta es ninguno. Si observamos que en varias tomas, tras el masaje, el gatito sigue sin orinar ni defecar debemos contactar con el veterinario. En gatos tan pequeños cualquier alteración puede resultar fatal.

¿Por qué mi gato adulto no puede defecar ni orinar?

Si un gato no puede defecar ni orinar es probable que no esté comiendo ni bebiendo. Este cuadro, si se prolonga más de un día, nos está indicando la existencia de un problema grave de salud que debe ser tratado por el veterinario.

Son muchas las patologías que cursan con anorexia, deshidratación y apatía. Un gato puede dejar de orinar cuando padece algún problema urinario, como una infección de orina, una insuficiencia renal, cálculos, etc. Así mismo, problemas como las obstrucciones pueden impedir la defecación. Pero, también hay circunstancias psicológicas que explican que un gato no haga caca ni pis. Por ejemplo, el estrés puede llegar a inhibir la eliminación en los gatos. Así, si acabamos de adoptarlo y comprobamos que está muy asustado debemos saber que puede ser normal que el arenero permanezca limpio.

Mi gato orina o defeca poco, ¿por qué?

Un gato adulto es habitual que orine 2-3 veces al día y que defeque 1-2. Si observamos que, de repente, nuestro gato orina una vez al día solamente o deja de defecar, puede ser que el gato no pueda defecar ni orinar porque está bebiendo y comiendo menos o ingiriendo un alimento inadecuado. En estos casos debemos prestar atención a los siguientes aspectos:

  • Puede que el gato esté bebiendo poco, por lo que deberíamos animarlo a beber, por ejemplo, poniendo más bebederos y de tamaño grande porque les resultan más cómodos, utilizando fuentes, ya que el agua en movimiento les atrae y, sobre todo, ofreciéndole siempre agua limpia y fresca. Consulta nuestro artículo "Por qué mi gato no bebe agua" para más información.
  • La com >

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi gato no puede defecar ni orinar - Causas y soluciones, te recomendamos que entres en nuestra sección de Otros problemas de salud.

IN THIS ARTICLE

  • Estreñimiento o la Constipación en los Gatos
  • ¿Cuál es la diferencia entre la constipación y el estreñimiento?
  • ¿Cuáles son los signos de estas condiciones?
  • ¿Qué causa la constipación y el estreñimiento?
  • ¿Cómo se diagnostican estas condiciones?
  • ¿Cómo se tratan estas condiciones?

05 Abr Estreñimiento en gatos: cómo detectarlo y solucionar el problema

En ocasiones, por muchas posibles causas, puede darse una acumulación de heces en el colon de nuestros amigos felinos. El estreñimiento en gatos provoca dificultad y dolor en la evacuación, y es un problema que debemos no solo tratar cuando ocurra, sino prevenir con unos hábitos saludables que impidan su aparición.

Habitualmente, un gato adulto con un ritmo de vida corriente defeca todos los días. Si en algún momento detectamos que su deposición se demora entre dos y cuatro días, debemos llevarlo al veterinario lo antes posible.

Causas del estreñimiento en gatos

Hay muchos motivos que pueden provocar el estreñimiento en gatos. Estos son algunos de los principales:

  • Una dieta baja en fibra y alta en carbohidratos.
  • Falta de agua: los gatos son animales que beben poca cantidad de agua al día, y una falta de hidratación hace que su sistema digestivo no trabaje correctamente.
  • Dolor en cualquier zona de su cuerpo, pero sobre todo en la parte final de la columna y la pelvis, lo que impide que nuestro animal pueda poner la postura correcta para evacuar las heces.
  • La obesidad, ya que hace que nuestro gato no se mueva apenas y, por tanto, su metabolismo se ralentice.
  • Miedo y estrés: ante estas sensaciones, los animales se aguantan más las ganas e incluso pueden defecar en lugares de la casa que no corresponde, fuera de su caja de arena.
  • Bolas de pelo: pueden provocar estreñimiento en gatos si se quedan atascadas e impiden el proceso de digestión.
  • Cuerpos extraños: al igual que las bolas de pelo, si el gato ha tragado juguetes, hilos o restos de comida como huesos, puede darse un atasco en el sistema digestivo.
  • Problemas renales: Una insuficiencia en el riñón puede provocar un estreñimiento secundario.
  • Problemas inflamatorios en el tracto digestivo.

¿Qué síntomas tendrá tu gato si está estreñido?

Es importante estar atentos a la conducta y actitud de nuestros gatos en el día a día. Su observación, aunque sea superficial y a nivel doméstico, puede darnos elocuentes indicadores con los que anticipar un problema. En el caso del estreñimiento en gatos, por supuesto, hay síntomas que nos indican que nuestros felinos pueden tener problemas intestinales.

Si el gato va muchas veces a la caja de arena para intentar defecar sin conseguirlo, e incluso podemos escuchar quejidos de dolor, tendremos que estar atentos para llevarlo al veterinario si persiste el problema. También si observamos que el gato defeca fuera de la caja, y si sus heces son pequeñas, duras y secas, o si hay presencia de sangre o mucosidad en las deposiciones, puede ser señal de estreñimiento.

Otros síntomas pueden ser el dolor abdominal, los maullidos que denoten nerviosismo o incluso agresividad, el decaimiento, la falta -o pérdida- de apetito y peso o el descuido del pelaje (ya no se lo lame) pueden ser igualmente señales de estreñimiento en gatos a las que hay que prestar atención.

¿Cómo tratar el estreñimiento de nuestro gato?

Cuando los síntomas sean claros y sepamos a ciencia cierta que nuestro gato está estreñido, debemos tener en cuenta cómo actuar. Es fundamental que nunca, bajo ningún concepto, demos por nuestra cuenta un medicamento al animal, incluyendo laxantes y lavativas de humanos. Cualquier medicación deberá ser prescrita por un veterinario.

En ocasiones puede ser suficiente con seguir una dieta rica en fibra y agua. La malta es una buena solución para prevenir las obstrucciones por bolas de pelo, y también tendremos que fijarnos si hay un rechazo a la caja por parte del gato, para cambiar el tipo de arena o el tamaño de la caja a unos que le sean más acordes.

¿Cómo prevenir el estreñimiento en gatos?

Tal y como tratamos de inculcar con nuestros planes de salud para animales, siempre es mejor fomentar la prevención que la cura, y aplicar los tratamientos únicamente cuando llega el problema. La mejor prevención para el estreñimiento en gatos es una dieta de alta calidad, que contenga de manera equilibrada fibra y agua. También es interesante que un porcentaje moderado de la dieta contenga pescado azul como atún, caballa o sardina, lo que ayudará al tránsito intestinal.

El agua es otro de los factores importantes. Es básico que el agua se cambie diariamente y que siempre esté en abundancia: algunos felinos prefieren beber de agua en movimiento, por lo que beber de una fuente específica para animales puede ayudar en ese sentido. Además, esas fuentes incluyen filtros que aseguran la calidad del agua. En caso de no utilizar fuentes, lo ideal es dar siempre agua embotellada.

También hay que limpiar con frecuencia el arenero de los gatos, retirando diariamente las heces y siempre manteniéndolo alejado de sus zonas de comida y descanso. Además, fomentar la actividad física ayudará a prevenir la obesidad y otras enfermedades que puedan derivar en estreñimiento. Otro de los factores que pueden ayudar a evitar la obstrucción de las heces es que el gato sea cepillado diariamente, y que le cortemos el pelo cuando sea necesario: despojarle de ese exceso de pelo dificultará que llegue a tragar grandes bolas que puedan quedársele bloqueadas.

Ante cualquier síntoma de estreñimiento en gatos, debemos extremar las precauciones y acudir a nuestra clínica veterinaria. Los gatos son animales muy silenciosos en sus síntomas, por lo que conviene estar al tanto de cualquier cambio en su actitud, que podría indicar una dolencia.

No dudes en contactar con nosotros para cualquier consulta. Puedes pedir cita con nosotros en el 96 120 60 59.

¿Cuántos días puede estar un gato sin defecar?

Tu colega tiene que hacer de vientre todos los días, siempre que pase un día sin que no cague has de empezar a preocuparte y adoptar las medidas que te recomendaremos a continuación. Si pese a ello tu gato no mejora, no dejes que llegue el cuarto día y siga estreñido, déjanos una consulta o acude al especialista.

Nunca uses laxantes para humanos en tu gatito. Aunque hayas leído por ahí que pueden ayudarle, lo que acabarás consiguiendo es provocarle un fallo renal o hepático. Las medicinas para personas no están formuladas para humanos. Recuérdalo.

Mi gato no hace popó y está muy gordo

La obesidad en gatos es un problema que hay que atajar. Tras ser castrado, puede que su cuerpo cambie y gane quilos, este cambio en su metabolismo puede acabar afectando a su tracto digestivo, evitando que pueda aliviarse. Lo mejor que puedes hacer es consultar con nuestros veterinarios online para iniciar un tratamiento de dieta, obligarle a hacer ejercicio y a jugar más.

Una mala dieta, sin fibra y pobre en nutrientes, no le viene nada bien. Si el problema es lo que come, verás que sus heces, las pocas que echa, están secas y no tienen buen color. No paramos de repetirlo porque es importante: acostúmbrate a mirar el tono y la solidez de su popo, por su salud.

Otro motivo por el que está estreñido es porque no bebe o no lo hace en la cantidad adecuada. Este problema es frecuente en cuidadores que pasan poco tiempo en casa. Aunque los gatos sean muy independientes y se apañen bien solos, no podemos nunca descuidarnos, tenemos que dejarles un bol con agua fresca a su alcance, asegurándonos de que se lo rellenamos cuando se vacíe y limpiándolo con asiduidad.

¿Qué hacer para que mi gato cague?

Un cambio de dieta, un bebedero lleno y la realización de juegos y ejercicio diario suelen ser los remedios más habituales para prevenir que tu gato se estriña, pero también tienes que hacer otra cosa con regularidad.

Puede que tu gato tenga una dieta ejemplar pero que se trague algo que le tapone el colon. Lo más frecuente es que este ‘algo’ sea una enorme bola de pelo producida por él mismo. La manera de evitar que esto suceda es sentarte con él a diario para cepillarle el pelo. Aprovecha este momento para darle mimos, para fortalecer vuestro vínculo y para examinar que su temperatura corporal es la correcta. Recuerda que si tiene más de 39º es que tiene fiebre.

Remedios caseros para el estreñimiento en gatos

Como te decimos, no uses nunca laxantes para humanos. Antes de tomar esta medida, cambia su dieta y pon tu consulta a uno de nuestros veterinarios online. De todas formas, hay algo que puedes darle para intentar que haga caca antes en su arenero: una cucharadita de aceite de oliva, pero haz esto solo en ese día en el que has descubierto que está estrenido, no lo uses como medicina.

Síntomas de que tu gato está estreñido y has de llevarlo al veterinario con urgencia

Que tu gato no haga popo no siempre es por culpa de la dieta o de que haga poco ejercicio. Tu gato puede haber desarrollado fobia a su arenero o que sea síntoma de un problema peor. Si por lo que sea no te has fijado en si ha hecho caca todos los días, observa su conducta para saber si el problema es grave o acaba de iniciarse.

Si el estreñimiento de tu gato es un problema serio, su carácter cambiará, estará más protestón y será más tozudo. También es posible que deje de lado sus hábitos de higiene, que el estreñimiento se combine con vómitos, con algo de sangre e incluso con dolor en el abdomen y con pérdida severa de peso. Todos estos síntomas te revelarán que su incapacidad para cagare no es ocasional, que es un síntoma de algo peor. Si este es su caso, consulta sin falta con nuestros especialistas.

You'll Love This Curly-Coated Kitty

The friendly and inquisitive LaPerm has an easy-care coat that comes in a variety of colors and patterns.

Pin
Send
Share
Send
Send